el buey solo y la sopa de piedras

piedras1Hace no demasiado tiempo, un joven entrado en años tiene un sentimiento de desasosiego. En su interior se está obrando una transformación. Él siempre ha trabajado solo. Ha sido individualista a más no poder. Yo, mí, me, conmigo en los estudios y en el trabajo. Preparando exámenes y llevando a cabo proyectos. Como él mismo recuerda, “el buey solo, bien se lame”.

Sin embargo, algo está cambiando paulatinamente, sin prisa pero sin pausa, en su fuero interno. Tal vez es un síntoma de la edad. Tal vez es una pequeña transformación interior. La llamada le lleva al desarrollo de proyectos en equipo. Una fábula que le cuenta un amigo le apoya. No puede ser de otra forma.

Os dejo a solas con la fábula.

Llega un caminante al pueblo con una sonrisa, y se acerca a una casa, con un hatillo aparentemente muy pesado. El paisano le pregunta:- Perdone la indiscricción. ¿Qué lleva en el saco?- Traigo piedras del camino. Soy cocinero profesional y les vengo a traer mi especialidad. Quiero agasajar a los habitantes de este pueblo con una exquisita sopa de piedras. ¿Le importaría   acompañarme a la plaza del pueblo para poderla ofrecer a sus vecinos?
Qué raro, piensa el paisano. Qué raro que una sopa de piedras sea rica … No es un mendigo, sino un cocinero. Y nos está ofreciendo un suculento manjar. No   pierdo nada por ayudarle. Al fin y a la postre, no viene a pedir.- Acompáñeme, por favor.- Es especialmente importante que nos reunamos en un sitio en el que haya agua fresca. Tal vez una fuente en el centro del pueblo. Un sitio en el que sus vecinos puedan sentirse a gusto, juntarse y charlar mientras el fuego obra la transformación.
Ya en el centro de la plaza, disponen unas brasas con unos sarmientos. Un vecino les presta una cacerola, y empieza la cocción. Pasan 10 minutos de cocción, y el cocinero, con una cuchara de madera, se acerca al cacerolo y saborea el guiso.- Hummmm, está rica, pero le falta … un poco de sal. ¿Alguien me podría ayudar? – Sí, yo. Faltaría más. Echa la sal, y deja que hierva 3 minutos más. Se acerca con el cucharón y saborea el manjar.- Hummmmm, está rica, pero tal vez, sólo tal vez, de tener, la condimentaría con unas zanahorias y un poco de puerro.- Yo las puedo traer. Con sumo gusto, además.
El resto del cuento te lo puedes imaginar. El pueblo completo celebra esa tarde una magnífica sopa de piedras compartida, en la que cada persona aporta según su capacidad, interés y especialidad. Porque no estamos aquí para enseñar sino para aprender juntas. En un camino que nos lleva a todas de aquí a allá. De donde somos hoy a donde estamos llamados a Ser.lasopadepiedrasmon

Así lo vimos, y así lo vivimos, poco a poco, el buey, mi amigo, yo, y los paisanos del pueblo, alguno de ellos compañeros de camino hoy…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en artes, autores, letras, Mikel, participación genuina, Ser Humano, sopa de piedras, un día de dulce y etiquetada , , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Un pensamiento en “el buey solo y la sopa de piedras

  1. Pingback: prepárate para el 2013 y para el 2014 (necesitamos tu ayuda) | preparate 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s