el buey solo y la sopa de piedras

piedras1Hace no demasiado tiempo, un joven entrado en años tiene un sentimiento de desasosiego. En su interior se está obrando una transformación. Él siempre ha trabajado solo. Ha sido individualista a más no poder. Yo, mí, me, conmigo en los estudios y en el trabajo. Preparando exámenes y llevando a cabo proyectos. Como él mismo recuerda, “el buey solo, bien se lame”.

Sin embargo, algo está cambiando paulatinamente, sin prisa pero sin pausa, en su fuero interno. Tal vez es un síntoma de la edad. Tal vez es una pequeña transformación interior. La llamada le lleva al desarrollo de proyectos en equipo. Una fábula que le cuenta un amigo le apoya. No puede ser de otra forma.

Os dejo a solas con la fábula. Sigue leyendo