¿y si elevamos el salario mínimo?

cuando el primer ejecutivo de la compañía en la que tú trabajas tarda 3,3 días en ingresar lo que un trabajador medio de la organización va a ganar en todo un año, podemos entender que vivimos en un mundo des-igual,

y lo que es peor, en el que la des-igualdad va en aumento, porque esa persona con ese sueldo no está ahí con el objetivo de que la des-igualdad se reduzca, antes al contrario, su sueldo está justificado si sirve a la voluntad del que lo propicia,

no me extraña que este mundo en el que vivimos sea tan así,

si acaso me causa más extrañeza que creamos que juntas podemos hacer algo para evitar que esta tendencia que observamos aquí y allá, hoy en este informe que saca a al luz intermón Oxfam,

en esta campaña de firmas que esta vez no se lanza desde avaaz, o una plataforma similar, no sé por qué me temo que dentro de poco un técnico de Intermón Oxfam, o una persona subcontratada, me va a llamar por teléfono,

ya tienen mis datos, para agradecerme una donación.

   así lo vimos…

tras recibir este mensaje de Paco, muchas gracias siempre, Paco, hago lo que me toca, leo la página, leo parte del informe, firmo, colaboro en la difusión de la iniciativa en facebook y twitter, recibo el correo de bienvenida a la plataforma de Intermón,

yo no he pedido eso, con usuario automático incluido, horror, ya estoy en otra máquina de triturar,

y me dejo sentir, y conecto con una línea de interés de este blog, la economía del bien común, un interés que aflora ya hace unos años, antes de conocer en persona a Chistian Felber, motor del movimiento,

y con la triformación social, de la que algo apreHendo de la mano de Luis Espiga, en este mundo ideal en el que son 3 las esferas que lo mueven todo, cada una operando en consonancia con la ley que le es propia,

porque este mundo es perfecto cuando en el ámbito político judicial impera la igualdad, en el ámbito social la libertad, y en el ámbito económico la fraternidad, y observo que esta campaña está dirigida a promover la igualdad,

cuando en realidad buscamos un mundo más fraterno,

pero está claro que es muy difícil de promover todo aquello que apenas llegamos a entender, quién sabe si hoy me estoy resignando un poco en este último comentario, en un mundo que no conoce, la fraternidad.

y observo esos vasos comunicantes entre estos mundos, el mundo empresarial / económico y el mundo legislativo / judicial, en el que las leyes, en muchos casos, fallan tan decididamente en favor de los que más tienen,

y aquí he escrito bien, las leyes, no los jueces, porque los jueces administran lo que las leyes indican, y poca igualdad puede ejercer un juez cuando la ley no promueve la igualdad,

en este mundo en el que hemos soportado y facilitado por ley el tráfico de esclavos, la discriminación de la mujer, de las minorías étnicas, religiosas, culturales, sexuales, sí, yo de mayor también quiero ser parte de la mayoría,

o vivir en un mundo en el que los ideales de la igualdad (llámale justicia), la libertad (en MAYÚSCULAS, la real) y la fraternidad (esa gran desconocida a día de hoy, para la que nos hace falta una comprensión nueva) son parte de nuestra vida.

la comprensión es una emoción de la que no vamos a hablar hoy, aunque la citamos, una de las 7 emociones que promovemos en este mundo raro, en el que acabamos hablando de des-igualdad (y de leyes) cuando deberíamos hablar de fraternidad.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U, de Otto Scharmer, que a su vez se inspira, entre otras fuentes, en la trifomación social y la ley del 3,

y por la teoría del color de Goethe, que nos acerca al arco iris, un modelo que nos permite jugar con el número 3, 3 emociones del mundo material + 3 emociones del mundo espiritual = 7 colores, como el arco iris,

con el 3 por aquí y allá.

 

 

 

 

 

Anuncios

3 meses para el programa, 3 años para la presentadora, 3 generaciones para cambiar (uf, todo lo que nos queda por hacer)

leo  con sorpresa este titular, según el cual un tribunal egipcio “receta” Tres años de cárcel para una presentadora egipcia que habló de madres solteras en un programa de televisión de su responsabilidad

suspendiendo la emisión del programa durantes 3 meses,

y no puedo sino pensar en todo lo que nos queda por hacer para extender a nivel mundial este orden que nos hace iguales, al hombre y a la mujer,

al hombre rico y al pobre, al negro y al blanco, convertidos en seres humanos sin más,

iguales en el ámbito de la justicia y de la política, hay que ver cuánto nos falta para conquistar la igualdad,

mientras queremos ser totalmente diferentes, y que esas diferencias se reconozcan y se acepten en el ámbito de lo social, ya que en este ámbito la ley que debería regir en nuestras vidas es la libertad,

porque todas queremos ser libres, como seres sociales, para elegir el esquema de colegio en el que queremos ver desarrollarse a nuestras hijas, o para elegir el tipo de medicina que queremos utilizar cuando la enfermedad quiebra nuestro bien estar,

o el libro que quiero escribir, o que quiero y puedo leer, o el arte que quiero desarrollar, en cualquiera de sus formas y manifestaciones, con materiales o colores, con palabras o imágenes, estático o dinámico, en interacción con el medio y las personas,

incluyendo la libertad de expresión,

y observo esta sociedad, la egipcia, en la que la mujer no es ni parecida al hombre en la esfera político / judicial, una mujer no tiene ni voz ni voto, por ejemplo, y en la que se ve tan restringida la libertad de opinión,

qué buen ejemplo de falta de igualdad en el ámbito político judicial, y de falta de libertad en el ámbito social, dos de los 3 ámbitos que conforman este mundo, según la triformación social.

   así lo vimos…

el tercer ámbito de la triformación social es la esfera económica, en la que debería regir la ley de la fraternidad, otra gran desconocida, no ya en Egipto, sino a nivel mundial, de la que seguramente encontramos un ejemplo un día de estos del que hablar.

y me acuerdo de aquel paseo por El Cairo en el que le doy la mano a una chica, que se va a convertir 11 meses después en mi pareja, hace ya cosa de 21 años, 3 veces 7, cómo pasa el tiempo,

un paseo sospechoso para la policía local, ¿qué es eso de que un hombre le dé la mano a una mujer en público?, ¿a dónde podemos llegar si este ejemplo se difunde en nuestra sociedad?,

y entiendo que una generación, o dos, o tres, quién sabe en realidad cuántas, son necesarias para que en ciertos países reinen las condiciones de las que disfrutamos hoy en día a nuestro alrededor,

tengan o no tengan, tengamos o no tengamos, por ese entonces, rey … o reina.

Si quieres leer el artículo completo que origina esta reflexión, del que copio esta perla,

las autoridades del país suspendieron el programa durante tres meses por lo que consideraban difusión de “ideas inmorales” que alienan a la sociedad y “amenazan el tejido de la familia egipcia”,

al que es necesario sumar el titular, Tres años de cárcel para una presentadora egipcia que habló de madres solteras, con el que se compone sola esta entrada que habla de la triformación social, con la ayuda del 3,

3 meses para el programa, 3 años para la presentadora, 3 generaciones para cambiar,

puedes abrir este enlace

la rabia es una emoción que tiene TODO que ver con la justicia, uno de los “valores” que están en el foco de estas líneas hoy, supongo que puedes observar que lo que es justo aquí no necesariamente es justo allá,

y que cada territorio se provee de sus leyes, que no son, casi nunca, un ejemplo del futuro hacia el que caminamos, sino una fotografía, a veces esperpéntica, del pasado que nos ha traído hasta aquí,

no es anormal que a muchas personas les entren ganas de promover, o de participar en, alguna que otra revolución.

7 emociones, creative commons, es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe, un texto que puedes descargar desde este enlace.

 

una cálida reunión en Ártica

me reuno con Lola y con Laura en Ártica, alrededor de una mesa, en la que vamos a evocar el bosque de Oma, ese espacio lleno de color que se convierte en reclamo turístico de la tierra de mis padres,

tras una campaña del Gobierno Vasco que lo pone de enseña, un bosque en el que Ibarrola genera un entorno diferente, un bosque lleno de color en el que las 3 hemos estado,

y la conversación continúa, en este despacho en el que una foto de todas las personas que trabajan en el centro está presente, con unas palabras pendientes que bien pueden tener que ver con el concepto de equipo,

un grupo de personas con un objetivo en común, con un desde dónde compartido, con una calidez que nos acompaña en esta mañana de otoño, la reunión ya está terminando,

me despido de Laura, y Lola me acompaña hasta la puerta, una familia la está esperando, saco unas fotos de unos dibujos de infantil, hay que ver qué bonita es esta etapa de nuestras vidas, y me despido de Ártica, camino del coche,

para cruzarme en la acera con un grupo de personas dando un paseo durante el recreo, colaboradoras de este centro, parte de ese equipo que fotografío en el despacho,

todo parece indicar que el ambiente cálido del despacho se filtra aquí y allá en este  cole, ojalá nos podamos acercarnos con 7 emociones y compartir con este equipo de personas los fundamentos del campo de la atención y del buen trato,

si tiene que ser, será.

   así lo vimos…

y recibo en el móvil un poema de Rudolf Steiner que Pilar nos remite al grupo de triformación social, en el que indagamos, entre otras cosas, en la teoría U, un poema que relaciono con esta sensación de calorcito y calidez.

 

De la cabeza a los pies

soy imagen de Dios.

Desde el corazón hasta las manos siento el aliento de Dios.

Cuando veo a Dios en todas partes,

en papá y mamá,

en toda persona querida, 

en animal y flor,

en árbol y piedra,

nada me da temor,

tan sólo amor

a todo lo que me rodea.

cuando siento ese aliento de esa energía superior, llámala como la llames, en la piedra y en la planta, en el animal y en el ser humano, en mi hija y en mi madre, aquí y allá, a nuestro alrededor.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, creative commons, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe, en el que integramos fundamentos del campo de la atención y del buen trato, para empezar.

esnifando agua de mar

una visita a mi doctora, a principio del verano, me incita a comprar un medicamento y una solución acuosa con la que hago un lavado previo de las fosas nasales, es muy curioso qué baratos son los medicamentos y qué cara es esta botella de agua con sal,

Rhinomer, 135 ml, fuerza 2, que si ponemos a precio de supermercado viene a costar más de 60 €uritos el litro, más del doble de una buena botella de ginebra, si te gusta el gin-tonic, o de whisky, si eres más escocés,

o 60 litros de leche de vaca, si eres niño, 30 de leche de avena, si has sustituido la leche animal por la vegetal, y podemos seguir haciendo la correspondencia entre diferentes tipos de bebidas y sueros, pero creo que la imagen es suficiente para seguir,

y en eso estoy, acabando las vacaciones de verano, por Cabo de Gata, un día de paseo cerca de el faro, y se me ocurre pensar qué pasaría si sustituyo la preciosa solución de agua con sal por agua con sal del mar,

en algún libro reciente he leído que somos fundamentalmente agua con sal, ya que el ser humano tiene un origen anfibio, hace muchos miles de años, y tenemos una profunda memoria corporal,

y me aplico en la idea, y relleno 3 botellas vacías de agua mineral, hemos comprado agua de Lanjarón, de la sierra de Granada, no muy lejos de aquí, agua en relativa proximidad, directamente en la playa,

en una de esas playas de agua cristalina que permite observar las piedras del fondo, sí, esta playa es de piedras en vez de arena,

y me vuelvo a mi vida normal con estas 3 botellas que van a ser parte de un experimento en setiembre, experimento en el que sustituyo en primera instancia el Rhinomer por agua marina,

y en el que, puestos a experimentar, pruebo cuál es el efecto del agua marina y cuál es el efecto del medicamento, sí, decido quedarme sólo con el agua marina, suprimiendo la medicación,

para observar, con agrado, de hecho una sonrisa puebla mi cara, parece que me la han partido en dos, que dos tapones de agua esnifada, la tengo de introducir inspirando por la nariz, y despejarla por la boca,

un tapón por la noche, un tapón por la mañana,

son suficientes, sin el concurso de la medicación, para despejar, hidratar las fosas nasales, y mejorar ostensiblemente mi respiración.

   así lo vimos…

en el proceso de sustituir la solución salina perfectamente estéril y con un aplicador ergonómicamente impecable por el botellón de agua de Lanjarón y el tapón, y este proceso de esnifado, observo una cosa curiosa,

en contra de lo que podría parecer me siento más contento con la práctica del tapón, un proceso que me contacta con una vida más sencilla y más natural, que adicionalmente evoca esa playa preciosa con ese agua cristalina,

junto al Cabo de Gata, ese paraje agreste y diferente al que trato de acercarme una vez al año, y que, por azares del destino, y una idea (vamos a probar y ver qué pasa) que se convierte en un hábito, acerco a mi día a día por la noche y la mañana,

y parte de esa mar preciosa, agua y sal, mar mediterránea que se junta en algún punto con el océano atlántico, y con el resto de las aguas y los mares que conocemos, el Antártico y el Pacífico también, vive todos los días en mí,

y es más, yo soy parte integrante de esa gran mar.

qué bonito, yo soy mar

en un cálculo a la inversa, las 3 botellas de agua marina que traigo, 4 litros y medio, equivalen a 33 con 3 periodo recipientes de Rhinomer de 135 centilitros, o lo que es lo mismo sin serlo, 233 litros de leche, o más de 7 botellas de ginebra buena,

vamos a quitar las comas y el periodo,

y mejor si me dosifico, que si no me voy a emborrachar.

y en algún camino me pregunto por qué 3 botellas, y recontacto con esa imagen del Ser humano triformado, pensar – sentir – hacer congruentes, y me acuerdo de aquel taller de triformación social con Luis Espiga,

que se va a asentar posteriormente profundizando en la teoría U,

sí, vivimos mucho mejor cuando integramos, en las pequeñas cosas de nuestra vida, la emoción, porque somos capaces de pensar y de hacer, sí, pero ese proceso se enriquece con la emoción,

qué bueno que ahora sí, otra vez, pensar – sentir – hacer, la emoción está presente, y que traigo 3 botellas, aunque alguna de ellas tenga que esperar media eternidad.

7 emociones es un modelo (eso es, una simplificación) que nos permite entender el mundo, desarrollando la conciencia y la presencia, desde el buen trato, yo me bien trato para tratarte bien a ti, desde mi responsabilidad emocional,

un modelo que integra el mundo material y el espiritual con base en la triformación del ser humano y social, ya que nos conocemos y desarrollamos en relación, y que nos acerca a los fundamentos del liderazgo colaborativo,

un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este link

las externalidades y la multiplicación de los peces

tras ayudarle a Silvia en su mudanza, un proceso en el que se pone muchas veces de manifiesto la de cosas inútiles que tenemos en nuestros armarios y en nuestros trasteros, y lo que nos cuesta librarnos de tantas cosas, convertidas en apegos,

surge una reflexión,

que me conecta con una idea que va tomando fuerza, somos la primera generación sobre este planeta que ha tenido demasiadas cosas, no sé si aprecias esta tendencia en tu casa, en especial si miras a tus hijos, si es que los tienes,

demasiados juguetes, demasiada electrónica, demasiado de todo, que acaba en aprecio a casi nada, qué más me da la última maravilla si basta con que vea la siguiente y mueva mi dedito y diga, “quiero eso”,

y en eso estoy que me llega, y leo con atención, el último post de Leonardo Boff,

y me quedo con la sensación de que tanto demasiado, tanto despilfarro, sobre todo en este primer mundo desmesurado, tiene un coste, que el mundo corporativo ha venido a llamar externalidad,

un impacto negativo que no implica nada en el balance de mis cuentas, es un perjuicio para otros, o para todos, que es una forma muy próxima al nadie, si somos conscientes de que los extremos se tocan,

externalidades que alguien, nadie y todos, va a acabar percibiendo, más tarde o más temprano.

    así lo vimos…

busco una imagen para acompañar este post en mi álbum, y pienso en esos dos peces, que se encuentran mirando cada uno en sentido contrario, en representación de la alteridad, el alter, el otro, la otra persona,

una imagen que conecto con el milagro de multiplicación de los panes y los peces, y me pregunto qué haremos cuando ya no nos queden peces que multiplicar, y sólo podamos multiplicar las externalidades.

La Tierra en números rojos: 

el ser humano, Satán de la Tierra 

El día 2 de agosto de 2017 sucedió un hecho preocupante para la humanidad y para cada ser humano individualmente. Fue el día anual de la “Sobrecarga de la Tierra” (Overshoot Day ). Es decir: fue el día en que gastamos todos los bienes y servicios naturales, básicos para sustentar la vida. Estábamos en verde y ahora entramos en números rojos, o sea, en un cheque sin fondos. Lo que gastemos de aquí en adelante será violentamente arrancado a la Tierra para atender las indispensables demandas humanas y, lo que es peor, para mantener el nivel de consumo perdulario de los países ricos.

A este hecho se le suele llamar “Huella Ecológica de la Tierra”. Mediante ella, se mide la cantidad de tierra fértil y de mar necesarios para generar los medios de vida indispensables como agua, granos, carnes, peces, fibras, madera, energía renovable y otros más. Disponemos de 12 mil millones de hectáreas de tierra fértil (selvas, pastos, cultivos) pero necesitaríamos en realidad 20 mil millones.

¿Cómo cubrir este déficit de 8 mil millones? Chupando más y más de la Tierra… ¿pero hasta cuándo? Estamos descapitalizando lentamente a la Madre Tierra. No sabemos cuándo llegará su colapso, pero, de continuar con el nivel de consumo y desperdicio de los países opulentos, vendrá, con consecuencias nefastas para todos.

Cuando hablamos de hectáreas de tierra, no pensamos solamente en el suelo, sino en todo lo que él nos permite producir, como por ejemplo, maderas para muebles, ropas de algodón, tinturas, principios activos naturales para la medicina, minerales y otros.

En promedio cada persona necesitaría para su supervivencia 1,7 hectárea de tierra. Casi la mitad de la humanidad (43%) está por debajo de este valor, como los países donde hace estragos el hambre: Eritrea con huella ecológica de 0,4 hectáreas, Bangladesh con 0,7, Brasil, por encima de la media mundial con 2,9. El 54% de la población mundial va mucho más allá de sus necesidades, como Estados Unidos con 8,2 hectáreas, Canadá 8,2, Luxemburgo 15,8, Italia 4,6 e India 1,2.

Esta Sobrecarga Ecológica es un préstamo que estamos tomando de las generaciones futuras para nuestro uso y disfrute actuales. Pero cuando les llegue el turno a ellas, ¿en qué condiciones van a satisfacer sus necesidades de alimento, agua, fibras, granos, carnes y madera? Podrían heredar un planeta depauperado.

Tememos que nuestros descendientes, mirando hacia atrás, acaben maldiciéndonos: “ustedes no pensaron en sus hijos, nietos y biznietos; no supieron ahorrar y desarrollar un consumo sobrio y frugal para que quedase algo bueno de la Tierra para nosotros, y no sólo para nosotros, también para todos los seres vivos, que necesitan aquello que nosotros apreciamos”. Esto nos trae a la memoria las palabras del indígena Seattle: «Si todos los animales se acabasen, el ser humano moriría de soledad de espíritu, porque todo lo que sucede a los animales, le sucederá también al ser humano, pues todo está interrelacionado».

Lo que predomina en el mundo es una perversa injusticia social, cruel y despiadada: el 15% de los que viven en las regiones opulentas del Norte del planeta dispone del 75% de los bienes y servicios naturales y del 40% de la tierra fértil. Algunos millones de personas, cual perros famélicos, deben esperar las migajas que caen de las bien servidas mesas de aquéllos.

En verdad la Sobrecarga de la Tierra es el resultado del tipo de economía dilapidadora de las “bondades de la naturaleza”, como dicen los andinos, deforestando, contaminando aguas y suelos, empobreciendo ecosistemas y erosionando la biodiversidad. Estos efectos son considerados “externalidades”, que no afectan al lucro y no entran en la contabilidad empresarial. Pero afectan la vida presente y futura.

El eco-economista Ladislau Dowbor de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, en su libro Democracia económica (Vozes 2008) resume el problema con palabras claras: «Parece bastante absurdo, pero lo esencial de la teoría económica con la cual trabajamos no considera la descapitalización del planeta. En la práctica, en economía doméstica, sería como si sobreviviésemos vendiendo los muebles, la plata de la casa… y creyésemos que con ese ingreso podríamos seguir viviendo con normalidad, y que estaríamos administrando bien nuestra casa. Estamos destruyendo el suelo, el agua, la vida en los mares, la cobertura vegetal, las reservas de petróleo, la capa de ozono, el propio clima, pero lo que contabilizamos es sólo la tasa de crecimiento» (p. 123).

Ésta es la lógica vigente de la actual economía de mercado neoliberal, irracional y suicida. De modo radical yo diría: el ser humano se está revelando como el Satán de la Tierra y no su ángel de la guarda.

Puedes acceder al blog de Koinomía en este link

y me acuerdo de la economía del bien común, ese movimiento que encabeza Christian Felber, y que es tan interesante, porque incluye en el balance aspectos qué sí que nos importan cuando tenemos cuenta al otro, al alter,

y el bien común de nuestra casa compartida, una casa de la que no nos vamos a poder mudar.

Si tú también piensas que una nueva conciencia es necesaria sobre la tierra, te animamos a leer 7 emociones, un modelo de inteligencia emocional, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe,

que nos prepara para la acción colectiva, desde una nueva comprensión.

y Einstein muere hace un buen (pero su ejemplo nos queda)

releyendo una vez más esa cita de Einstein que se multiplica aquí y allá, “no podemos resolver problemas pensando de la misma forma que cuando los creamos”, o un derivado interesado,

“los problemas no pueden resolverse desde el  nivel de conciencia desde el que los creamos”,

me pregunto en qué fecha muere Alberto, 1955 es la respuesta, después de ver cómo emerge el régimen nazi, allá por 1933, y nacionalizarse ciudadado de los Estados Unidos de América, donde muere más de 20 años después,

y hago una resta sencilla, 2017 menos 1955, hace 62 años, 2 generaciones completas, y me hago una pregunta tonta tontísima, ¿cuántas generaciones más necesitamos para un verdadera evolución de la conciencia?

   así lo vimos…

la palabra verdadera, en el contexto en el que la escribo, pretende hace hincapié en el colectivo que guía los sistemas que mueven este mundo, el mundo social, el mundo político / judicial, y el mundo económico,

las 3 grandes esferas en las que se plasman las 3 leyes que sanan este mundo, tan bonito, en el que hemos elegido vivir, libertad (en el campo social / cultural), igualdad (en el político / judicial), fraternidad (en el mundo económico).

el colectivo que guía los sistemas que mueven este mundo hace referencia a las personas que son líderes, y ejercen el liderazgo, un liderazgo del que tú también puedes participar,

líder, haz algo,

o haz algo para ser líder,

ya sabes, utilizando otra cita de Alberto, “si quieres entender a una persona no escuches sus palabras, observa su comportamiento”, o esta otra, “dar ejemplo no es la mejor manera de influir en los demás, es la única manera”.

si asumimos que los problemas no pueden resolverse desde el  nivel de conciencia desde el que los creamos,

tal vez lo que necesitamos son líderes con una nueva conciencia,

personas que nos influyan desde un ejemplo nuevo,

y, algo que suena parecido pero no es lo mismo,

una nueva conciencia del liderazgo.

un liderazgo distribuido, del que todas somos parte,

nada extraño si piensas que ya aceptamos, por ejemplo, la inteligencia o la conciencia colectiva.

desde 7 emociones, un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, filtramos los fundamentos del liderazgo colaborativo, un nuevo oximorón,

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde esta página.

 

procesos más participativos, en los que no sea tan difícil el amor

cierro la semana leyendo el blog de Leonardo Boff, este intelectual brasileño tan cercano a los pobres, a los sin techo, a los excluidos, este intelectual convencido de la importancia de la política en el futuro que viene,

y en la regeneración del PT frente a los partidos en el poder en Brasil, y me quedo con esta última frase que comparte con nosotros,

un camino político de desarrollo sostenible en el que, por ser más participativo, no sea tan difícil el amor,

qué curioso, un proceso, que al ser más participativo, facilite que la energía del amor esté presente, y pienso en esas cualidades que facilitan el liderazgo colaborativo, pienso en esas capacidades que tenemos que desarrollar, que bien podemos desarrollar,

para que esa posibilidad que se abre se vaya haciendo realidad entre nosotros, yo lidero y tú también, porque si yo lidero y tapono tu expresión, y tu postura, si no hay encuentro, si es tu posición o la mía, hay liderazgo, sí, pero no es colaborativo,

tenemos que des-entrañar, a pequeña escala primero, para poder llevarlo a una escala superior, esas claves que facilitan esta nueva forma de liderar, 4 claves que Luis Espiga nos comparte en su seminario de triformación social,

1 el desarrollo de la confianza en el grupo,

2 la comunicación verdadera, desde el corazón,

capacidades de base que se van a hacer presentes en un nivel superior,

3 cuando afrontamos la resolución de conflictos, porque es imposible una vida sin conflictos, desde que dos o más personas se juntan, qué bueno si conseguimos que esta resolución sea en fase temprana,

cuando el conflicto es un bebé, está tiernito, que si el conflicto es anciano poco o nada vamos a ser capaces de mover y de cambiar,

y 4 en la toma de decisiones.

Leo lo que he escrito y entiendo la dificultad que entraña el punto, qué sencillo es escribir “el desarrollo de la confianza en el grupo”, y que difícil es de conseguir, para ello necesitamos que la relación sea estable en el tiempo, y profunda,

y necesitamos que las partes que integran el todo hayan hecho un desarrollo personal, porque la confianza florece en entornos en los que el EGO da paso a la presencia del Yo soy, que se encuentra con otro Yo soy y lo reconoce, yo te veo,

es posible que nos lleve un tiempo este proceso, y es cierto que me cuesta imaginar cómo se relaciona el liderazgo colaborativo con el liderazgo tradicional, este post lo escribe Leonardo, y anida sobre un discurso del expresidente Lula,

un líder de opinión que elabora sobre el discurso de un líder político,

y se me hace muy difícil seguir con la teoría del liderazgo colaborativo, mejor me voy a aplicar para desarrollar en la práctica, en mi pequeño entorno, allá donde sea posible, los fundamentos de la atención,

fundamentos sencillos que hacen posibles una nueva escucha, y una nueva conversación, en un proceso en el que las gotas sobre la hoja se encuentran, azul sobre verde, orgullo sano sobre nuestra mejor intención,

para que el liderazgo colaborativo florezca, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, como agua de rocío o de lluvia, sobre la energía del amor.

   así lo vimos…

si quieres, puedes enlazar con el post de Leonardo Boff en esta dirección, un post titulado “La centralidad de los humildes de la Tierra: a propósito del discurso de Lula”, en el que habla, entre otras cosas, de la cultura, de la creatividad, de la esperanza.

el orgullo humilde, el azul clarito, es la emoción que facilita ese tránsito tan fácil de escribir con palabras y tan complejo de realizar en la vida real, ese tránsito del EGO al Yo soy, un tránsito esencial a la hora de entablar relaciones nuevas, relaciones de igual a igual.

puedes descargar 7 emociones, un modelo emocional que integra las claves para el desarrollo del liderazgo colaborativo, y el desarrollo de equipos de alto rendimiento e impacto, en cualquier esfera,  económica, politico / judicial, social / cultural,

7 emociones, un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe.

 

luz y oscuridad en la pecera (la informática como ejemplo)

un post reciente, que tiene como base la universidad 42, que arranca con un proceso de selección brutal, y un proceso de inmersión en la pecera, 4 semanas al mes, 24 horas al día, con flexibilidad absoluta, me deja pensando,

y en eso sigo al leer la historia del fundador del invento, Xavier Niel,

un multimillonario que explica cómo “He ganado mucho dinero y quiero devolver algo a mi país”, unos 20 millones de euros para la puesta a punto del proyecto y 7 millones adicionales cada año durante la primera década, no está mal para empezar,

un ejemplo maravilloso de lo que es la fraternidad, esa ley que debería regir el mundo de los negocios, por medio de la cual los excedentes del trabajo, personales y de las organizaciones vuelven, sin contraprestaciones, al mundo cultural,

porque la cultura, en este mundo ideal de la triformación, debería ser libre (gratis), y debería ser plural (libre otra vez, esta vez desde la libertad de opción). universidades públicas, universidades privadas, con diferentes enfoques y metodologías,

me quedo pensando al observar cómo, además, Xavier Niel pretende ser un tipo de ejemplo, en el entendimiento de que otros jóvenes que hoy se forman en la universidad 42 serán multimillonarios mañana, y apoyarán el desarrollo del proyecto,

continuarán su impulso, no está mal para seguir,

tal vez me  quedo pensando al observar este modelo en el que el ganador se lo lleva todo, y formenta hasta tal punto la competencia, 24 horas al día para trabajar, sumidos en una pantalla, resolviendo problemas, puntos y comas, ceros y nulls,

bucles infinitos,

una pecera de minúsculos pececillos, sentados tras grandes monitores, televisiones para la programación, un día nos contaron que la informática nos liberaría, que podríamos hacer muchas más cosas,

lo que no entendimos es que lo que íbamos a hacer es programar más y más.

   así lo vimos…

y me quedo pensando en qué formulas se pueden articular para dejar de fomentar la acumulación de capital entre los jóvenes de la próxima generación, seguramente los de ésta ya estamos perdidos ante tanta contaminación,

metidos como estamos en el “STAR system”, Messi y Ronaldo, Mourinho y Guardiola, Mickel Jackson y Madonna, Javier Bardem y Penélope Cruz, un mundo en el que un poco más no es suficiente por decreto,

fórmulas que fomenten por igual la iniciativa personal y el bienestar común, el emprendimiento y el desarrollo de proyectos, y peceras en las que los pezqueñitos tienen más espacio y aguas libres para nadar,

y re-contacto con la figura de Christian Felber, y la economía del Bien Común, o con la de Otto Scharmer, y la teoría U, esos marcos de nueva generación que tal vez nos permiten construir, entre todos, un mundo diferente, y seguramente mejor.

Xavier Niel aprendió a programar por su cuenta con un Sinclair ZX81 que su padre le regaló cuando cumplió los 16 años. En lugar de dedicar su tiempo -como la mayoría de niños de su generación que tuvieron acceso a estos primeros ordenadores personales- a cargar juegos grabados en casetes, se apasionó por los lenguajes de programación. Sólo tres años después tenía suficiente experiencia en telecomunicaciones como para crear y vender (a buen precio) su primera compañía. Esas dos características, nuevas tecnologías y ojo para los negocios, han sido una constante en la vida de Niel y las que le han convertido en multimillonario. Niel, como Steve Jobs, Mark Zuckerberg y tantos otros empresarios tecnológicos, no tuvo un expediente académico brillante. Por eso, en 2013, después de declarar que en Francia el sistema educativo no funcionaba, comenzó a pensar en cuál podría ser su aportación para mejorar las cosas. La respuesta fue la École 42 de París, un experimento pedagógico para formar programadores en el que no existen profesores, exámenes, horarios ni títulos, gratuito para los alumnos y financiado totalmente por Xavier Niel. “He ganado mucho dinero y quiero devolver algo a mi país”, fue su respuesta cuando los periodistas le preguntaros porqué invertía parte de su fortuna en semejante idea. Los costes del proyecto -pagados, según dijo a Wired por su “tarjeta de crédito”- no son baratos: unos 20 millones de euros para comenzar a funcionar y 7 millones adicionales cada año durante la primera década. Después Niel confía en que en la gratitud de los alumnos formados en la 42 hará el resto para que siga funcionando, puesto que da por hecho que varios de ellos serán también millonarios gracias a las revolucionarias ideas que saldrán de allí.

La propuesta, que lleva tres años funcionando y y ha abierto una segunda sede en San Francisco, es una isla en medio de los tradicionales sistemas pedagógicos. Y los resultados que ofrecerá todavía un misterio. Cada curso reciben unas 80.000 solicitudes de ingreso, pero solo 3.000 alumnos son invitados a participar en el siguiente paso del proceso de selección: 15 días en la sede de la escuela, con un programa intensivo (pueden trabajar las 24 horas del día), en el que deben enfrentarse a distintos retos. Sólo 1.000 de ellos completan correctamente este paso e ingresan en la escuela. Una vez allí continúan trabajando a su ritmo -las aulas no cierran jamás-, con proyectos colaborativos que deben resolver por su cuenta y entregar a los tutores: no existen asignaturas, ni cursos (tienen niveles que cada uno completa en el tiempo que necesite), ni boletines de notas, ni títulos académicos. Talento en bruto y libre.

El nombre de la escuela hace justicia a su peculiar funcionamiento -una mezcla de reunión de frikis y genios tecnológicos- puesto que proviene de la serie de novelas Guía del autoestopista galáctico escritas por el británico Douglas Adams. En ellas “42” es la respuesta que ofrece la supercomputadora Deep Tought cuando se le pregunta cuál es “el sentido de la vida, el universo y todo lo demás”. Por ahora, parece que en la 42 los alumnos están centrados en responder a “todo lo demás”, pero quién sabe si de semejante reunión de jóvenes cerebros no saldrán otras respuestas. O, al menos, como sugería la obra de Adams, otras formas más adecuadas de plantear la pregunta.

mapeando el futuro

hemos terminado la conversación de “el futuro emerge” en Artxanda, con una sensación muy bonita, nos hemos juntado 7 personas que hemos ido compartiendo preguntas, proyectos, ideas y propuestas,

a la vera de la antigua rueda del funicular al empezar la reunión, a la sombra de los árboles que nos protegen del sol cuando continuamos charlando, sobre el suelo húmedo cuando ya cae la noche,

una conversación en esta tarde de primavera que va a tener una continuación, Tomás y yo nos vamos a tomar una caña en el Txakolí, en un rato en el que Tomás va ha hacer un bosquejo del propósito, azul sobre blando, con base en lo que ha escuchado,

en un planetario que empieza por el centro, emoción – conciencia, liderazgo colaborativo, ponencias y conversaciones, libertad, y unir, esas son las palabras que acompañan el futuro emerge,

y un planetario de temáticas relacionadas, bienestar / salud, desarrollo personal, educación, smart cities, nuevas economías, … globos alrededor de los cuales se organizan foros, pero que desconectamos entre sí,

y empezamos a tirar conectores, ¿podría existir una relación, una mesa de conversaciones en torno a desarrollo personal y educación?, sí, ¿podría existir una relación, una mesa de conversaciones en torno a smart cities y administración?, sí,

y las conexiones continúan al son de la conversación que trae Tomás,

y el dibujo de “el futuro emerge”, este dibujo en el que se plasma de una forma diferente el propósito de este evento que une lo viejo y lo nuevo, la esfera corporativa y la social / cultural, los líderes actuales y el liderazgo en formación,

se va desarrollando, alrededor de una rueda, del verde, a la sombra y sobre la humedad, con una cerveza en el Txakolí, aquí y allá, y el futuro nos encuentra conversando, es buena hora de volver a casa a cenar.

   así lo vimos…

y siento que este monigote va a evolucionar con la ayuda de los recién llegados al grupo, con Maite, con Iñigo, con Tomás, en cualquier caso se trata de conectar realidades, hoy se han juntado al grupo 3 nuevas formas de mirar la cosa,

la libertad en la vida (también en la universidad), conversaciones que conectan memorias en Iparralde, la biodescodificación y un taller de unas seguidoras de Hammer que tal vez tiene continuidad en Leioa, para continuar.

 

desde dónde operamos

acabamos de dar un paseo por la playa de Laga, una de las muchas playas agrestes que nos regala el litoral cantábrico, tierra, mar y agua, en perfecta sintonía, y nos acercamos a comer a Akorda, un barrio de Ibarranguelua,

en la indómita y profunda costa vizcaína, aquí pasa como en Galicia, es muy difícil estar de paso, si estás por aquí es que tenías que acercarte aquí,

donde una cerámica nos está esperando,

un trozo de barro horneado a altas temperaturas, sobre una estantería azul, al aire libre, nos está esperando y nos está abriendo, o preparando el terreno, a una conversación por construir,

una conversación sobre “el futuro emerge”,

una conversación que siempre es imcompleta si no revisamos el desde dónde más profundo desde el que operamos, qué curioso que estos indómitos vascos, tan rudos, tan de pensar y de hacer,

nos reciban con esta artesanía, arte sano, qué bonito, con este barro horneado, con este trozo informe de vida, blanco sobre azul, tierra, mar y agua, que nos conecta de nuevo con nuestra mejor intención.

   así lo vimos…

ya estamos acabando de comer, de la misma forma que ya voy acabando el post de hoy, un paseo por San Pedro de Atxarre nos espera, verde, como el borde del monigote que hoy enmarca esta imagen cargada de corazones,

un resumen perfecto de esta reunión preparatoria de “el futuro emerge”, en la que el resultado es irrelevante si las personas a las que convocamos, alguna de ellas se va a juntar por casualidad, nos conectamos con esa intención,

no es yo, es el mejor futuro que viene, y que conecta a través de mí, a traves tuyo, convertido en nosotros, en esta infinitud de arenas, de playas, de mar, de agua, de verde, qué bonito es este universo tierra que hemos decidido habitar.

este trozo de barro, que nos está esperando a la entrada del bar antes de comer, en realidad es una jabonera, de la que nos vamos a despedir antes de emprender el camino a Atxarre, qué curiosa es la vida, hoy nos teníamos que encontrar aquí.

la triformación social y la teoría U se encuentran en el fondo de “el futuro emerge”, como lo están nuestras emociones y nuestro Ser en proceso de conexión