aprendiendo el juego de la vida, jerarquía y sumisión. ¿Cambiamos las reglas?

teselassentados alrededor de esta mesa de forja recubierta de teselas, que un día fue de mis abuelos maternos, José y Pilar, y que me trae recuerdos de bonito cocido con aceite y pimienta negra recién molida con un molinillo de época,

me encuentro hablando con Silvia sobre el juego de la vida, ese entretenido juego, Shakespeare pensaba que era un teatro, seguro que el herrero de tu pueblo le pone forma de yunque y se lo ventila a martillazos,

teatro tan cargado a veces de frustración y dolor que cuesta llevar, ¿verdad?, porque es verdad que el dolor es doloroso a veces, sobre todo cuando en nuestra vida hay algún episodio de siniestro total, de esos en los que el vehículo acaba como un guiñapo,

dolor doloroso que a veces podría ser menor si pudiésemos cambiar nuestra mirada, o lo que es mucho mejor, nuestra forma de mirar mirando, o de percibir el mundo y lo que nos pasa,

la particular obra de teatro en la que nos encontramos inmersas, o el cuchillo que el herrero se empeña en forjar entre el yunque y el martillo, con la ayuda del agua, ¿quién ha dicho que el agua no duele?,

y en eso pensamos un regla nueva que no nos han explicado y que cambia la percepción del juego, tan sencilla como la siguiente, “al entrar elegimos a nuestros padres, papá y mamá, padre y madre”, con una única condición,

“de la misma forma en la que elegimos, un día podemos ser elegidos”, por una o varias personas, espíritus en desarrollo, que encuentran en nuestra vida, entorno y formas el campo adecuado para su camino,

así de sencillo, así de divertido.

teselasmon   así lo vimos…

Este pequeño giro en las reglas de juego es todo menos pequeño y tiene implicaciones muy interesantes, si las entendemos, ya que nuestra “deuda” no es para con nuestros padres, de hecho no hay deuda alguna,

cuando somos padres o madres de la siguiente generación, el siguiente salto de conciencia, cumplimos con ese compromiso de correspondencia, recibir y dar, aprehender y acompañar en el proceso de otros aprehendizajes,

tal vez no es necesario tanto dolor y amargura para con papá y mamá, en este divertido juego de la vida.


hay otra forma de entender la vida, que habla de la deuda contraída con nuestros mayores, una deuda inabordable y que hay que pagar cada día de nuestras vidas, una deuda infinita,

una forma de entender el juego que habla de jerarquía y sumisión, jerarquía y sumisión a papá y mamá en casa, a las profes en el cole, al jefe en el trabajo, al cura en la comunidad religiosa,

jerarquía y sumisión al que sabe y manda, jerarquía al mayor, al que estaba antes,

al poli y al doctor, al juez, al sistema político, a las reglas establecidas y aceptadas por nuestros mayores,

una forma de entender y restringir la libertad personal, porque somos deudores, y cuando no pagamos en el modo y forma en el que nos quieren cobrar, además somos culpables, hasta el infinito infinitoso y más allá, ad infinitum.


por todo ello, agradecemos a Shakespeare y al herrero del pueblo (y a su recuerdo) esta forma de entender este juego, con una regla menos, o al menos enunciada de una forma ligeramente diferente.


cada vez que cambiamos una regla del juego, o concebimos un juego nuevo, estamos desarrollando un ejercicio de pensamiento libre, déjame que lo denomine en inglés OPEN MIND, uno de los movimientos de la teoría U,

esta tecnología del cambio personal que influye en el mundo social, político / jurídico y económico, en realidad en todas las realidades con las que estamos necesariamente conectadas.

 

con la confianza de mi mamá

asombrosopoderPreparando una propuesta para un programa piloto en las comunidades de aprendizaje de Rivas Vaciamadrid, leo uno de los objetivos que nos plantean, “Proyectando altas expectativas hacia el alumnado”,

y me pregunto si lo que tenemos que proyectar son expectativas o una confianza absoluta en sus capacidades (las actuales y las que pueden desarrollar), y en eso estoy, y me acuerdo de un texto que lee Silvia en un libro,

una historia real, un sucedido, que incluye en su blog, y que reproduzco a continuación, y pienso que sí, que nos sería suficiente con un mundo en el que papá y mamá no proyectan en nosotros sus expectativas,

y mucho menos sus frustraciones,

sino su amor incondicional a sus bebés, y su confianza en el desarrollo de las capacidades (intelectuales, motoras, emocionales, y otras superiores de las que no vamos a hablar hoy) de esa personita menor (en altura), llámale niña, llámale adolescente,

a la que cobija y da apoyo, fundamentalmente desde su ejemplo de vida.

asombrosopodermon   asi lo vimos…

muchas gracias, Silvia, por compartir.

Un día, Thomas Alva Edison llegó a casa y le dio a su mamá una nota.
Él le dijo a ella: “Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre.”

Los ojos de su madre estaban llenos de lágrimas cuando ella leyó en voz alta la carta que le trajo su hijo.
“Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted”.
Muchos años después la madre de Edison falleció, y él fue uno de los más grandes inventores del siglo.
Un día él estaba mirando algunas cosas viejas de la familia. Repentinamente él vio un papel doblado en el marco de un dibujo en el escritorio.
Él lo tomó y lo abrió. En el papel estaba escrito

“Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela.”

Edison lloro por horas, entonces él escribió en su diario: “Thomas Alva Edison fue un niño mentalmente enfermo, pero por una madre heroica se convirtió el el genio del siglo.”
Qué impresionante la reacción de la mamá, ¿verdad?.

En lugar de leer lo que realmente decía la carta, y habiendo podido hacer sentir menos a su hijo, le dio un giro completamente y ¡le inyectó seguridad y certeza a su hijo!
Le hizo creer que era un genio y se lo creyó tanto, que creció y murió siéndolo.

el libro de Laura Gutman que no leo este verano (mi madre y otras mamás)

corazonrojoLaura es una madre argentina a la que llego por medio de Silvia, en una especie de regalo de vuelta, antes yo le he presentado a Tomás, que le ha introducido en el mundo de la biodescodificación,

y le ha trazado a la escuela francesa y a la figura de Enric Corberá, que cita a Laura en uns de sus presentaciones en internet, qué bien que ya estamos de vuelta en el inicio, qué rapidito,

una mujer que desarrolla su observación desde su rol de mamá en una cultura lejana, observa que te observa cómo tratan las madres inglesas a sus hijos, con cuánta ditancia, con cuánta frialdad,

una observación que se convierte en punto de partida de una vida dedicada a una teoría en desarrollo, a un supuesto que abre una vía de investigación, que se resumiría en una frase brutal,

“estamos enfermos de mamá y de falta de amor”,

no se me ocurre forma más rotunda y sencilla de expresarlo,

porque en eso Laura Gutman y la biodescodificación coinciden, la enfermedad tiene un origen fundamentalmente emocional, en los sapos y culebras que nos hemos tenido que tragar,

mamás que no han sido mamás sino madres, seguramente a ellas también les faltó en su día el cariño de una mamá protectora y cariñosa que les regara y les regalara un ejemplo precioso con su amor incondicional,

sí, todo parece indicar que tenemos un déficit enorme de cariño y de piel,

corazonrojomon   así lo vimos…

si quieres te dejo unas trazas a unos libros que me rodean este verano y que estoy convencido, muchas gracias, Silvia, por el regalo de vuelta, conversaciones y  resúmenes, de que voy a entender sin leer.

LA BIOGRAFIA HUMANA

LA MATERNIDAD Y EL ENCUENTRO CON LA PROPIA SOMBRA

LA FAMILIA NACE CON EL PRIMER HIJO

CRIANZA, VIOLENCIAS INVISIBLES Y ADICCIONES

LA REVOLUCION DE LAS MADRES: EL DESAFIO DE NUTRIR A NUESTROS HIJO S

 

Madrid, Microsoft, durex y corazones por aquí y por allá

corazonesvoladoresme estoy despidiendo de Maitane, mi hija mayor, en la terminal 4 del aeropuerto de Madrid, con dos jugos de naranja sobre la mesa, hace varios meses que tengo castigado el café,

con un par de libros y unas pinturas acuareleables en la mesa, unas pinturas que sirven para pintar sobre la piel, me hago un dibujo en la planta del pie, maravillas del verano, sobre el plástico, intento pintar sobre su carpeta de viaje y no me deja,

pero ella me hace un dibujo en la carcasa del móvil, una bandera, rojo, amarillo y rojo, Madrid,

“para que se lo enseñes a amama Pily”, una broma que surge del choque cultural entre una madre vasca nacionalista y unos hijos mexicanos, “que no, abuela, que la ciudad más grande del mundo no es Bilbao”, parecen clamar mis hijos,

un dibujo que me paro a pensar y a sentir ahora, un resumen de mi vida reciente,

un móvil de Microsoft (esa compañía sobre la que construimos Navega, sql, punto net, 100% compatible con todos los productos Microsoft, internet explorer, el gran monstruo de la navegación en internet hace no tantos años),

una carcasa reventada, y cosida con unos celos (que bien puede representar ese proceso de siniestro total que protagoniza Navega, ese barquito de papel que quisimos convertir en avión, por supuesto de papel),

y la cuidad que acoge la aventura, Madrid, capital del reino de España, otrora una potente potencia entre las más del mundo mundial, “España va bien”, “España va bien”, “España va bien”, ese mantra que no nos cansamos de escuchar,

¿quién nos dijo que una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad?,

y un corazón sobre la i,

es curioso que un día me cuento que me encanta el espacio aéreo de Madrid, y aquí estoy, despidiendo a Maitane, mi hija mayor, y mi hija pequeña, que para algo es la única hija que tengo,

que Gorka, aunque termine en a es chico,

es curioso que haya pasado el tiempo y ese corazón pequeñito que sobrevuela la i, ¿acaso es una mariposa?, me recuerde esa historia de amor al espacio aéreo de esta cuidad que me rodea,

tal vez recordándome que el amor que tenemos, por muy pequeño que se vea en el papel, es infinito, y alcanza a todos nuestros seres queridos, los del más acá y los del más allá, los que transitaron antes que nosotros, amama Pily y el abuelito Miguel,

los que nos acompañan en nuestro día a día, Silvia, Fernando y Pedro, Hugo, Paco y Luis

y los que nos suceden, que ojalá desarrollen su conciencia un paso más allá de lo que nosotras fuimos capaces (o estamos siendo) con la nuestra, mientras se amplían las capacidades de amar,

en la cercanía y en la distancia,

a las personas queridas de nuestro más acá, y del más allá.

corazonesvoladoresmon   asi lo vimos…

yo también quiero que te quedes

WP_20160810_17_06_49_Pro

Maitane, yo también quiero que te quedes, pero no unos pocos días más de este verano, sino a vivir conmigo. Sé que hoy es imposible, pero no importa. Un pollo gigante me acompaña todos los días, por la mañana y por la noche,

los días de sol y los días nublados, en los que soy consciente del sol tras las nubes, como soy consciente del amor sin fronteras, sin tiempo ni espacio, de alguna extraña forma siento que vives en mí como yo vivo en ti.

yotambienquieroquetequedes    así lo vimos…

¿sabes que el pollo que pegaste en mi ventana te acompaña en su mirar mirando?

los esclavos no se deben divertir

esclavosPablo es un ejemplo para mí en una capacidad que me gustaría desarrollar en mi vida, y según escribo me doy cuenta que no he hecho nada para que se desarrolle, debo querer que me caiga del cielo sin dedicarme lo más mínimo,

y debe ser por eso que no sucede,

ya que Pablo se acuerda de todos los nombres de los niños y mayores de mi urbanización, de todos, los de 3 años, los de las niñas de 14, sus padres, sus abuelas, las chicas que las acompañan,

con un truco aparentemente sencillo, cuando le presentan una persona nueva repite 3 veces para dentro el nombre, Mariola, Mariola, Mariola, lo “clava” en algún sitio del almacén de los recuerdos, y ya está,

pero es que además es una persona cercana, accesible, cariñosa, que conversa con facilidad, sigue tu hilo y desarrolla el suyo propio, un chico que cae bien, es todo un ejemplo de lo que me gustaría ser de mayor,

salvo por una característica sin importancia, Pablo es un esclavo,

o al menos eso es lo que ha percibido hace poco, tras unas vacaciones de 3 días con su novia en la costa de Santander, terminando los cuales se ha encontrado con una lista de quejas por parte del presidente de la comunidad de vecinos,

que si come en la piscina, que si se sale de la valla y se sienta en el césped, que si habla mucho con este o aquel vecino, que si sale pronto del trabajo, qué curioso que hayan caído todas las quejas juntas, sin el más mínimo pre-aviso durante un mes,

justo después de tomar 3 días de vacaciones para despedirse de su novia, argentina como él, de vuelta a casa,

lo cual nos lleva a pensar en ese tipo de personas que son muy amables con las personas a las que contrata mientras le reflejen su característica de “ser superior”, está claro que para que haya un ser superior debe haber seres inferiores,

y me he puesto a observar que las chicas que acompañan a las niñas, sudamericanas en la mayor parte de los casos, no llevan bikini (ni traje de baño), no vaya a ser que se mezclen con los propietarios o inquilinas de la urba,

un sitio muy fino en el que cuando dos niñas juegan a adivinar marcas de coches los dos primeros que salen son BMW y Mercedes, para qué Ford o Seat,

y en la reflexión me río con Pablo, que en estos 3 días ha pasado de ser “el” Socorrista (guarda-vidas) de la urbanización, un chaval majísimo, amable, cercano, y se ha convertido en un puto esclavo de mierda,

debe ser que los seres superiores sólo lo son mientras otros inferiores con los que parecen co-habitar les recuerdan su pretendida superioridad, el menos en el mundo económico y del tener que vivimos.

esclavosmon   así lo vimos…

y me sigo fijando en esos pequeños detalles que hacen la diferencia entre un hombre libre y un esclavo, entre el bien-trato y el mal-trato que surge entre iguales diferentes, por su procedencia, por el color de su tez, o por su puesto de trabajo,

buen ejercicio para un verano al sol de piscina de mi urbanización, sitio modesto pero con aspiración de más.

¿qué haría Dory?

buscandoadoryme acerco al cine acompañando a Maitane, mi hija mayor, que tiene unas ganas enormes de ver la última de Disney Pixar, buscando a Dory, sin tener la más mínima idea de lo que me voy a encontrar,

una fábula de la creatividad en la vida,

porque ésa es una de las lecturas que encontramos en este viaje de vuelta, cruzamos otra vez el océano, no en busca de Nemo, sino en busca de Dory, ese pez con memoria de teflón (“es que tengo un problema con la memoria a corto”),

esta vez son Nemo y su padre Marlin los que tienen que estrujarse la mollera para encontar a su amiga, en un viaje en el que van saltando de atolladero en atolladero, hasta llegar a la exposición mar abierto,

un viaje en el que se preguntan más de una vez cómo lo haría Dory, su singular amiga,

un ser que tiene un gran problema, no se acuerda de nada, problema que se convierte en virtud, ya que no opera como su memoria le dicta, y no construye esquemas de cómo debería ser, o de cómo se hacen las cosas,

ya que cada situación y solución es necesariamente nueva.

Me pregunto por qué estoy hoy aquí, no me acuerdo para qué vine, no, es broma, y me pregunto cómo sería nuestro mundo creativo y emocional si no tirásemos tanto de tanta memoria vieja,

conceptos, criterios, emociones atoradas, re-sentimientos antiguos, caducos, obsoletos, porque la persona con la que me encuentro no es ya esa que yo conocí, y que era tan necesaria en esa etapa de mi camino,

como no lo soy yo, ni son iguales mis actuales circunstancias.

En fin, me pregunto cómo sería mi mundo hoy si yo fuese un poco Dory.

buscandoadorymon   así lo vimos…

la teoría U explica 3 movimientos, open mind (mente abierta), open heart (corazón abierto), open will (voluntad abierta), que podemos realizar en un camino de auto-descubrimiento,

que llevamos con nosotros a todos los entornos sociales en los que co-laboramos, ya sean sociales, organizativos, con o sin lucro, en nuestro tiempo ocupado o en nuestro tiempo voluntario.

Open mind (mente abierta) que se puede entener como los ojos abiertos y sin prejuicios de un niño, gracias, Dory, por regalarnos tu memoria de teflón y tu capacidad de ver la vida en cada momento con ojos nuevos.

y retomo el lema de la teoría U, transforming Business, Society and Self, y lo TRANSformo,

transforming Self, Society and Business,

sí, ése es el orden correcto.

 

el secreto de la felicidad

lallave

Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad.

El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llegó a un hermoso castillo, en lo alto de una montaña. Allí vivía el sabio que buscaba.

Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas conversando en los rincones, una pequeña orquesta que tocaba melodías suaves y una mea repleta de los más deliciosos manjares de aqulla región del mundo. El sabio conversaba con todos, y el joven tuvo que esperar dos horas para que el atendiera.

El sabio escuchó atentamente el motivo de la visita, pero le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el Secreto de la Felicidad. Le sugirió que diese un paseo por su palacio y volviese dos horas más tarde.

Pero quier pedirte un favor – añadió el sabio entregándole una cucharilla de té en la que dejó caer dos gotas de aceite-. Mientras camines lleva esta cucharilla y cuida de que el aceite no se derrame.

El joven comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio manteniendo siempre los ojos fijos en la cuchara. Pasadas las dos horas, retornó a la presencia del sabio.

¿Qué tal? – preguntó el sabio-. ¿Viste los tapices de Persia que hay en mi comedor? ¿Viste el jardín que el maestro de los jardineros tardó diez años en crear? ¿Reparaste en los bellos pergaminos de mi biblioteca?

El joven, avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupación había sido no derramar las gotas de aceite que el sabio le había confiado.

Pues entonces vuelve y conoce las maravillas de mi mundo – dijo el sabio-. No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.

Ya más tranquilo, el joven cogió nuevamente la cucahara y volvó a pasear por el palacio, esta vez mirando con atención todas las obras de arte que adornaban el techo y las paredes. Vio los jardines, las montañas a su alrededor, la delicadeza de las flores, el esmero con que cada obra de arte estaba colocada en su lugar. De regreso a la presencia del sabio le relató detalladamente todo lo que había visto.

¿Pero dónde están las dos gotas de aciete que te confié? – preguntó el sabio.

El joven miró a la cuchara y se dio cuenta de que las había derramado.

Pues éste es el único consejo que puedo darte – le dijo el más sabio de los sabios-. El secreto de la felicidad está en mirar todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse nunca de las dos gotas de aceite en la cuchara.

lallavemon

así lo vimos…

o así volvimos a leer este cuento que forma parte de uno de los primeros capítulos del alquimista, esa fábula para niñas de todas las edades, que saco de la estantería para prestárselo a Pablo,

nuestro guardavidas del 16, que no puede con Brida, otro libro de Paulo Coelho,

y tal vez acabe este verano en las manos de Maitane, de mi hija mayor, que ya está en edad de disfrutar de una historia de amor entre jóvenes, Santiago y Fátima, y de otras conversaciones con el rey Melquisedec y la gitana, con el comerciante de cristales y el alquimista,

una historia que habla del compromiso con el camino personal,

o puesto en otras palabras, con nuestro amor y respeto a nuestra propia vida.

3 visiones

cassiusnos reunimos en la casa de la juventud de Rivas – Vaciamadrid con varias personas que forman parte de la comisión que gestiona las comunidades de aprendizaje de la localidad, en ese ejercicio tan interesante y necesario ligado con la educación,

con el objeto de escucharles, qué necesita el proyecto que lideran, para ver si tenemos una propuesta que encaje con la necesidad, al fin y al cabo nosotros ya sabemos de lo nuestro,

en una reunión en la que nos sentimos tan a gusto, y tras la que empezamos a pensar cómo podríamos acercar lo nuestro a lo suyo, las emociones y la comunicación efectiva a la gestión que realizan más de 700 personas voluntarias dentro del proyecto,

seguro que hay casos en los que la frustración aparece y alguna que otra herramienta / capacidad es necesaria en escena, y hablamos para ver si puede llegar a cuadrar, de una colaboración inicial,

con una intervención en un grupo de personas voluntarias, de 10 a 20, en 3 sesiones, de 2 horas y media, más o menos, en las que compartimos nuestro punto, fundamentos de las emociones de nuestro día a día, el suyo, los conflictos de esas personas voluntarias,

y conversamos para construir un proceso sencillo, que fomenta el buen trato desde el refuerzo positivo en toda la comunidad, un proceso que empieza a coger forma con la ayuda del 3, y la teoría del color de Goethe de fondo,

visión diurna para empezar,

visión nocturna para seguir,

y cambios de visión para terminar,

en reuniones distanciadas 2 o 3 semanas, que crean el espacio intermedio para experimentar, y para el desarrollo del observador, y un proceso de cierre como forma de encuentro, evaluación y mejora de lo que vendrá después,

si es que viene algo después,

cada día tenemos más claro que nunca está mal un prototipo para empezar.

cassiusmon   así lo vimos…

en la pared de la casa de la juventud hay varios murales, que fotografiamos por segunda vez, quién sabe por qué las fotos de nuestra primera visita simplemente no las pudimos recuperar, tal vez sólo se trata de darle fuerza a este año terriblemente par.

la realidad supera una vez más a la ficción

polillotres jóvenes se juntan a ver el partido que cierra la eurocopa de Francia preguntándose cuál de nuestro vecinos prefieren como sucesores, los del norte, más allá de los Pirineos, o lo del oeste, más allá de quién sabe qué dificultades geográficas,

y las dudas se disparan, “a mí me gustaría que ganase Portugal si no jugase Cristiano Ronaldo”, “yo prefiero que gane Francia por Griezmann”, “yo prefiero a los portugueses, qué majos son”,

está claro que el resultado no va a ser bueno para todos, pero da lo mismo, porque lo que queramos o no, sólo vamos a tardar 120 minutos para reconocerlo, el tiempo del partido normal y la prórroga, para percatarnos una vez más,

lo que quieran o no un grupo de mortales, hoy está claro que la mayoría reunida quiere que gane Francia, le va a influir bien poco a la Diosa del Futbol, esa prima hermana de la Diosa Fortuna,

que trae una mensajera para despedirle entre sollozos a Cristiano Ronaldo, el gol de Portugal, por el minuto 25, en el ecuador de la primera parte, “hoy no vas a ser el mejor jugador del partido, ni vas a meter un gol”,

en forma de polilla, hay que ver qué caprichosas son las diosas, y cuántos idiomas dominan los astros de este deporte, el castellano, el portugués, el francés, para saludarle a Platini al recibir el trofeo (uy, hoy no ha venido),

y el polillo (idioma de la emisaria de la diosa), que sigue presente en la retransmisión aquí y allá,

está claro cuando el vendaval de futbol que desata Francia amaina, tras la lesión del crack portugués (nos han dicho que le peguemos, ya le hemos pegado, ¿y ahora qué?), y esa Portugal pausada de los veranos sin estrés se asienta en el campo,

y la polilla que sigue escribiendo su guión, y nos saluda de nuevo en el monitor, en el descanso de la primera parte,

está claro cuando a punto de terminar el partido un cabezazo de Griezmann lame el travesaño, y un chutazo envenenado muerde la cepa del poste, hoy parece que no es el día de Francia,

está claro cuando Éder, los comentaristas acaban de comentar cómo Portugal ha tenido históricamente muchos jugadores buenos, pero no ha tenido nunca un nueve, jugando sus primeros minutos en la eurocopa con el nueve a la espalda,

mete su primer gol del torneo,

convirtiendo a la peor tercera en el grupo de fases (hay 6 primeras + 6 segundas + 3 terceras selecciones mejores) en campeona del torneo, por primera vez en la historia del país,

sin el concurso del mejor jugador de su historia,

y es que cuando la diosa se pone a escribir guiones cualquier cosa absurda se convierte en realidad, y cualquier afán de control por parte de los hombres se convierte en vano intento de controlar la vida, tan incontrolable e inesperada como el guión,

más nos valdría aprender polillo, y poner en todas nuestras acciones nuestra mejor intención, e intentar dar la mejor versión de nosotras mismas, que no es cosa mala, independientemente del dorsal que nos pinten en la espalda,

y del guión que nos toque interpretar en la representación de la gran obra.

polillomonasí lo vimos…

Francia no sacó en el arreón final para ganar este partido a Benzema ni a Gameiro, hombres versados en el oficio de 9, porque no los convocó, y Portugal ganó porque su entrenador no sabía que su país nunca se caracterizó por tener buenos nueves,

y sacó a Éder al campo, un nueve del montón, todo lo que necesita una quisquillosa diosa para desmantelar en un chispazo una tradición.

 

,

 

 

tan escasa en

 

en estas fechas de verano informal que preceden al verano formal hemos observado estos días cómo la diosa del fútbol otro guión improbable, y cómo la realidad supera con creces nuevamente a la ficción,

en una final de la eurocopa con un desenlace in-esperado,