una esfera con una luz interna (con la ayuda del 3 en Juego de Tronos)

un ostinato, un riff, un loop inestable, volátil, inicia esta semana,

es el ostinato intro de Juego de Tronos, esa serie que cuenta con 7 temporadas y 29 intros diferentes, un mundo cerrado en sí mismo, en una secuencia de imágenes que se genera en esta esfera, cerrada en sí misma al revés, e iluminado por una luz,

una luz que no es otra cosa que el propio juego de tronos, el mundo obstinado y terco guiado por la ambición de los personajes que pueblan esta historia, a la que da entrada esta intro que se desarrolla con base en 3 reglas, a saber,

1, desembarco del rey (king´s landing), invernalia (winterfell), el muro, y donde quiera que se encuentre Daenerys Targaryen, son los escenarios que siempre, siempre, siempre van a aparecer en la intro de la serie,

2, para no romper el presupuesto, en este mundo centralizado, cómo no, la capital del reino representa al reino en la mayor parte de las ocasiones, y una vez más el mapa o la etiqueta sustituyen al territorio,

y 3, como máximo van a aparecer 6 escenarios de la acción, si 4 son fijos sólo queda espacio para dos más, una especie de selección de 3, con uno de los 3 territorios fijo, 4 (primera parte de la terna) + 1 + 1 = 6,

y sigo escuchando este video de Jaime Altozano, que ilustra las luchas de poder, el ascenso y la caída y los viajes de los protagonistas por este vasto territorio, una lucha entre menor y mayor, inestable, volátil,

cómo me habría gustado aprender música así, Jaime, con Juego de Tronos, con Sauron y Gandalf, y la comunidad del anillo,

personajes buenos y malos que se confunden continuamente, personajes grises, con matices, que se confunden en la lucha por el trono, ya sea un chelo en solitario, al que le sucede un violín, ya sea toda la sección completa de cuerdas,

en este ejercicio fugaz que es el ejercicio del poder, ahora lo tengo yo, ahora ya no, el poder es tuyo, mientras continuamos el viaje, en este ejercicio tan interesante del Ser Humano en la materia, que es la vida.

   así lo vimos…

termina el video de Jaime, qué interesante, y curioseo qué es una esfera de Dyson, qué curioso, la de cosas que el ser humano es capaz de imaginar, indagar, investigar, y las puertas que abre la curiosidad,

y me quedo escuchando la melodía de juego de tronos, ahí en el fondo, para empezar esta semana que seguro que se mueve, como otras muchas, entre el cielo y la tierra, el desarrollo espiritual y la materia,

Ser o no Ser y Tener o su contrario.

muchas gracias, Fernando y Eva, por este sábado tan bonito y por este video, con el que, un día de estos, tenéis toda la razón del mundo, podemos montar un post, o dos, si nos llega el tutorial de armonías que nos promete Jaime hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer, y por la teoría del color de Goethe, en el que jugamos con el baile de la claridad y la oscuridad, la materia y la conciencia,

mayor y menor, dramático y glorioso,

con el órgano sensible del Ser humano, y su capacidad de percepción, en este baile de 3 que es la vida.

puedes descargar 7 emociones desde este enlace.

 

Anuncios

una vida para seguir mejorando (y 3 redes neuronales diferenciadas, para empezar)

los resultados de un estudio de Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas (Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences) se cuela en la sesión en vivo del laboratorio de la U (Ulav live session),

de la mano de Tania Singer,

un estudio relacionado con los efectos y las aplicaciones prácticas (incluyendo la reducción del estrés) de prácticas relacionadas con la meditación y la práctica de la atención plena (mindfulness),

ya estemos hablando de la meditación tradicional (amarilla en el gráfico) o de prácticas relacionadas con el desarrollo de la empatía y la compasión (roja en el gráfico) o de la inteligencia social y la toma de perspectiva (verde en el gráfico),

 

en una presentación de que dura más o menos desde el minuto 16 al 29, 13 minutos interesantes, en los que observamos cómo, tras un estudio en el que más de 300 personas son sometidas a un programas de 9 meses,

con prácticas individuales y en grupos de dos, con contactos diarios de 10 minutos entre 2 personas del grupo, tanto para el módulo de afecto (empatía y compasión) como para el de toma de perspectiva

nuestra compasión y empatía hacia otras personas aumenta (esto es, se puede entrenar) según realizamos los ejercicios de los módulos 2 y 3, no así cuando realizamos los ejercicios de meditación convencional, qué curioso,

de la misma forma que puede aumentar nuestra capacidad de toma de perspectiva,

esa capacidad necesaria para superar conflictos culturales, que ocurren cuando otras personas nos han ofendido, tienen opiniones diametralmente opuestas a las nuestras, que condenamos, como condenamos sus acciones,

es que muchas veces no podemos llegar a aceptar sus creencias, tan diferentes de las nuestras,

si bien esta capacidad sólo se desarrolla cuando hacemos ejercicios específicos, relacionados con este bloque (el bloque verde), qué curioso que el desarrollo de la compasión y la empatía no afecte a la toma de perspectiva,

fundamentalmente mediante la toma de contacto periódica con otras personas que tienen un marco de pensamiento diferente del nuestro, en conversaciones de 10 minutos.

Vamos terminando la presentación y nos ofrecen un par de transparencias relativas a la producción de cortisol (estrés objetivable), picos de estrés que se ven reducidos a la mitad gracias a los efectos de las prácticas del bloque rojo y verde,

siempre que desarrollemos estas prácticas de forma consistente (durante un periodo de tiempo suficiente), nos recomiendan procesos que duren meses, ¿9 meses, como un embarazo?,

para regenerar nuestra masa cerebral y las conexiones cerebrales, todo parece indicar que hay 3 redes neuronales que podemos entrenar de forma independiente, de las que vamos a obtener diferentes resultados, aplicables en nuestro día a día,

por medio de prácticas tradicionales (meditación convencional focalizada en la atención) y de prácticas dialógicas (2 personas conversando es suficiente), para practicar la empatía y la compasión, y el cambio de perspectiva,

la apertura del corazón y una vuelta de tuerca a nuestra visión del mundo, nuestras creencias en relación a otras personas, el alter, dos capacidades tan necesarias en este mundo tan así, pequeño y grande, global y local,

hiper-conectado y totalmente des-conectado,

que hemos elegido para vivir, y desarrollarnos.

   así lo vimos…

 

te dejo con unos pocos apuntes del video, en inglés, espero que el tuyo sea mucho mejor que el mío

loving and kindness, feelings of gratitude and love to one more people,

social affect, you are feeling with the suffering of the other,

and you practice other perspective taking, empathy or compassion,

perspective taking is important for overcoming cultural conflict,

bacause it´s nice to open your heart to your children,

what about people who have offended you, what about conflict areas, people who hold completely different beliefs, and you condemn these people, because of their actions, and you don´t understand their beliefs are different from yours.

you have to train what we call theory of mind, perspective taking or mentalizing.

So we need both,

opening your heart, loving, kindness and compassion (affect),

and perspective.4

Una palabra, Dyad, captura mi atención en la presentación,…

Dyad, ¿qué será esto del  Dyad?

Dyad

In sociology, a dyad (from Greek δύο dýo, “two” or Sanskrit दयाद “Dayadaha”) is a group of two people, the smallest possible social group. As an adjective, “dyadic” describes their interaction.

The pair of individuals in a dyad can be linked via romantic interest, family relation, interests, work, partners in crime, and so on. The relation can be based on equality, but may be based on an asymmetrical or hierarchical relationship (master–servant).

En sociología, una díada (del griego δύο dýo, “dos” o sánscrito दयाद “Dayadaha”) es un grupo de dos personas, el grupo social más pequeño posible. Como un adjetivo, “diádica” describe su interacción.

El par de individuos en una díada puede vincularse a través del interés romántico, la relación familiar, los intereses, el trabajo, los compañeros en el crimen, etc. La relación puede basarse en la igualdad, pero puede basarse en una relación asimétrica o jerárquica (amo-servidor).

¿podemos entrenar la compasión y la empatía?

sí,

¿podemos mejorar nuestra perspectiva del mundo y del otro?,

sí,

¿podemos mejorar nuestra capacidad para el desarrollo de procesos co-creación de lo nuevo, procesos con base altruísta?

sí,

todo parece indicar que podemos “entrenar” la compasión y la empatía, así como podemos entrenar la perspectiva, y que cuando desarrollamos estas capacidades mejoramos nuestra respuesta a situaciones de estrés,

no está mal para empezar, si nos aplicamos.

desde organizaciones con espíritu y corazón promovemos 7 emociones, un modelo de responsabilidad emocional que integra el campo de la atención, que deriva en el de la escucha y la atención, con el mundo emocional y el desarrollo del buen trato.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace.

 

amar la trama más que el desenlace

 

por algún extraño motivo esta canción de Jorge Drexler se cuela en esta mañana de jueves, en la que el desayuno nos lleva a revisitar un proyecto empresarial con un resultado funesto,

por delante de la convocatoria que nos llega de fuckupnights, en su tercer aniversario de eventos de fracaso, historias de emprendedores que se anidan de alguna forma en el este resultado  tan poco deseado,

personas que vuelven a re-hacerse desde los restos de la anterior aventura, y que vuelven a dar lo mejor de sí mismas, en este ejercicio tan interesante de pensar – sentir – hacer de forma congruente que es la vida.

   así lo vimos…

y no puedo sino copiar el texto de esta canción, todo parece que la convocatoria de fuckupnigths queda para otra ocasión, 3 años de personas resucitando, 3 personas por sesión, la próxima convocatoria en este enlace,

Súbitamente así sincronizados
Dos paseantes distraídos 
Han conseguido que el reloj de arena 
De la pena pare, que se despedace 
Y así seguir el rumbo que el viento trace

 

y me pregunto cómo sería esta vida cuando nos hacemos uno con la trama, y nos liberamos de la necesidad desesperante y desesperada de que el desenlace sea como yo quiero que sea, tan cerca del objetivo mental y de lo que las expectativas dictan,

y así seguir el rumbo que el viento trace,

mientras camino por Madrid en tu compañía.

La trama y el desenlace

Camino por Madrid en tu compañía
Mi mano en tu cintura copiando a tu mano en la cintura mia
A paso lento, como bostezando
Como quien besa al barrio el hilo pisando
Como quien sabe que cuenta con la tarde entera 
Sin nada más que hacer que acariciar aceras
Y sin planearlo tu acaso como que sin querer lo bailo azul 
Te vi cambiar tu paso hasta ponerlo en fase
En la misma fase que mi propio paso
Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener, entrar y salir de fase
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Fue un salto ínfimo, disimulado
Un mínimo cambio de ritmo apenas
Paso cambiado y dos cuerdas que resuenan 
Como un mismo número en distintos lados
O el paso exacto de los soldados
Como dos focos intermitentes
Súbitamente así sincronizados
Dos paseantes distraídos 
Han conseguido que el reloj de arena 
De la pena pare, que se despedace 
Y así seguir el rumbo que el viento trace
Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener, entrar y salir de fase
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Por ahí como en un film de Eric Rommer
Sin esperar que algo pase
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Te vi cambiar tu paso, hasta ponerlo en fase
En la misma fase que mi propio paso
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Camino por Madrid en tu compañía
Autores de la canción: Jorge Abner Drexler / Jorge Abner Drexler Prada
Letra de La trama y el desenlace © Warner/Chappell Music, Inc
el púrpura es un color que surge de la mezcla del violeta y el rojo, la alegría del hacer conjunto y el miedo, un color que no exploramos en 7 emociones, pero que un día nos puede dar cancha para una nueva aventura.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, 2 alemanes, qué curioso, o 2 almas sensibles,
depende cómo lo quieras mirar,
como Jorge Drexler, como tú y yo, quién sabe qué nos une, camino por Madrid en tu compañía, ya somos 10, y así seguir el rumbo que el viento trace, que puedes descargar desde este enlace.

solve et coagula (palabras y preguntas en TRANSformación)

me acuerdo de un escrito corto de Paulo Coelho al preparar un post con relación al título que buscamos para la primera reunión de “el futuro emerge” en Bilbao, que en Madrid se ha titulado sin más “diálogo sobre Catalunya y España”,

y que en Bilbao lleva proceso de tener otro título, tras invitar a Gaizka y a Iban en el proceso de la convocatoria, en un proceso que se vuelve aditivo, y en el que a una idea se suma otra, y una frase recibe una respuesta,

y surge una nueva propuesta, que observo,

esto es lo que está escrito hasta ahora, empezando por un par de preguntas, no está mal para comenzar…

¿Son las personas las que hacen al grupo o es el grupo el que “hace” a las personas?

Individuo, grupo, pueblo, sociedad… ¿Qué es qué y qué es antes/más que qué?

¿Dónde termina el “yo”, se mezcla con el “nosotros” y se enfrenta al “vosotros”?

Coincido parcialmente con el grupo. ¿Cuándo debo intentar cambiarlo y cuándo debo entender que no es mi sitio y salir?

El papel de la minoría disidente en un grupo. ¿Enrarece o enriquece? Cuestión de actitud.

¿Por qué siempre blanco, gris o negro? ¿No puedo ser arco iris?

Identidad, voluntad, reconocimiento, obediencia, aceptación: ¿Soy? ¿Quiero ser? ¿Queréis que sea? ¿Debo ser?

Normas, reglas, leyes = ¿Barreras, límites, fronteras, muros?

¿Mayoría = democracia = consenso = libertad = anarquía?

Flexibilidad vs rigidez, permeabilidad vs impermeabilidad, apertura vs cerrazón, reforma vs conservación, progreso vs estancamiento, consciencia vs

tal vez es buen momento para realizar el movimiento contrario, de la suma a la resta, de la expansión a la concreción, sístole y diástole, de todas las ideas a unas pocas y un par de frases, un movimiento en el que tal vez nos ayudan Maite y Tomás.

   así lo vimos…

y copio este texto del blog “iglesia de satán”, qué título más demoníaco, tan poco afín al nuestro, organizaciones con espíritu y corazón, un texto en el que reviso si el título del post, solve et coagula, tiene algún sentido,

o me he desparramado esta tarde un buen montón,

y me quedo con esas frases que hablan de la alquimia, de la transformación de los metales como proceso paralelo a la TRANSformación personal, ese movimiento que mueve nuestro mundo y nuestras mareas,

quién sabe por qué me acuerdo de ese proceso que tanto nos gusta, en el que barajamos y repartimos cartas de nuevo, para volver a jugar el mismo juego, con nuestra mejor intención, … otra vez.

Quienes estén familiarizados con la representación de Baphomet de Elias Levi habrán notado que en los brazos de Baphomet figuran las inscripciones en latín “solve” y “coagula”. Muchos de los elementos que rodean a Baphomet en la imagen representan distintas dicotomías: el día y la noche, el arriba y el abajo, el sexo masculino y el femenino, la naturaleza animal y la humana. Solve et coagula no es la excepción. Se trata de una antigua máxima de la alquimia, “disolver y coagular”, y significa que algo debe ser primero descompuesto o destruido para poder luego poder componer o construir algo nuevo.

La alquimia era una proto-ciencia medieval, la antecesora y precursora de la química moderna. Entre sus intereses se encontraba la transmutación de los metales, la creación del elixir de la inmortalidad, la piedra filosofal y panaceas para curar cualquier enfermedad. Una curiosa confluencia entre ciencia, filosofía y magia.

Los alquimistas entendían la expresión “Solve et coagula” tanto en su sentido literal como metafísico. Para crear nuevas sustancias, era necesario descomponer las existentes. Por ejemplo fundir metales para crear una nueva aleación. Pero la transmutación de metales era también entendida como una analogía de la transmutación personal y espiritual de una persona hacia la perfección. Para crear un hombre nuevo era necesario destruir al anterior.

De la misma manera, para los satanistas, el principio “solve et coagula” representa la dicotomía destrucción – construcción, la idea de que todo proceso de transformación es, a la vez, un proceso destructivo y constructivo. Un nuevo orden requiere el desbaratamiento del anterior. Desde esta perspectiva, destruir no conlleva necesariamente una carga simbólica negativa (ni construir una carga positiva), sino que ambos procesos son complementarios. Uno no puede existir sin el otro.

en el barajar y repartir las cartas de nuevo, en el sumar y el restar se manifiesta el ser de las personas que componen los grupos y los equipos de trabajo, y seguimos en este proceso que nos permite conocernos un poco mejor,

yo me reconozco, yo te re-conozco,

hasta que el ser del grupo se hace presente entre nosotras, en este mágico proceso de TRANSformación, en el que ya no soy yo, pero buena parte de mi ser está ahí representado, vivo, activo, animado, y volvemos juntas a Ser.

por algún extraño motivo a estas letras le “toca” el color azul claro del orgullo sano, un orgullo que tiene todo que ver con el tránsito del EGO al Yo soy, ya estemos hablando del desarrollo personal, o del desarrollo del grupo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría del color de Goethe y por la teoría U de Otto Scharmer, que nos regala esa segunda clave para la transformación del territorio del Yo soy al ECO (el ecosistema),

completando un precioso salto mortal, del EGO al ECO, from ego to Eco, e2e,

un tránsito que sólo es posible desde el azul.

pero esa historia y ese color, azul índigo, azul oscurito, tal vez forma parte de otro post.

 

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace.

instantes de felicidad

érase una vez que se era un hombre curioso, un hombre súper mental, un investigador que quiere comprender la vida, qué complicado, qué grande, comprender la vida, … no deja de ser una misión importante para un simple mortal.

Y este investigador decide dedicar su vida a esa búsqueda, “quiero comprender la vida”, como si se pudiera comprender el sabor de las fresas. Y para ello emprende un viaje a pie, echa a andar kilómetros y kilómetros y durante el camino no para de hacerse preguntas: ¿Por qué el cielo es azul?, ¿por qué me late el corazón?, ¿por qué esto?, ¿por qué aquello? Hay un montón de cosas que no comprende, ¿por qué sopla el viento?, ¿por qué sonríe la gente?, ¿por qué algunas veces tengo sensaciones agradables en el cuerpo?, si yo siempre soy el mismo. Algunas mañanas se despierta y se pregunta: “esta vida, ¿qué es?” Un día llega a lo alto de una montaña. Allí se siente muy alegre y se dice: “a lo mejor la vida es esto”, “igual la tengo dentro de mí”, y dice: “voy a prestar atención a esta sensación que está aquí dentro de mí.”

Baja de la montaña, coge un camino que sale a la derecha y la cosa que tenía dentro desaparece. Vuelve atrás, coge otro camino, y en ese otro camino vuelve a sentir que la cosa sigue ahí. Así, de camino en camino, cuida de estar siempre vigilante procurando mantener lo que tiene dentro.

Y caminando con esa sensación en su interior, llega a un pueblo. Hay un camino ancho y al final del camino está la entrada al pueblo. Avanza, la cosa sigue allí (en su interior). A los lados del camino de entrada al pueblo hay piedras, son como lápidas y en ellas están escritos nombres de personas, también pone edades, 5 años y 2 meses, 8 años y 3 días.. Y no entiende nada. De repente vuelve la cabeza y piensa, ¿cómo puedo sentir esto en mi interior que es tan agradable, dulce y al mismo tiempo mirar las tumbas? Sigue sin entender nada. ¿Cómo la gente de este pueblo se puede imponer mirar esto cada vez que entran y salen del pueblo? Así, con gran curiosidad, entra en el pueblo y en cuanto se tropieza con una persona, le pregunta, ¿cómo hacen ustedes en este pueblo?, cada vez que entran y salen tiene que ser insoportable ver estas tumbas con todos esos niños muertos. La persona del pueblo le dice, “escucha viajero, vete a ver al jefe del pueblo y él te lo explica”.

El viajero se presenta ante el jefe del pueblo y éste le explica lo siguiente: investigador, pareces curioso por comprender la vida. Nosotros aquí en nuestro pueblo hace mucho tiempo qué la comprendimos. Con lo cual la curiosidad del joven viajero cada vez es mayor, y le pregunta: ¿han comprendido la vida? Y el jefe del pueblo le dice: te voy a decir nuestro secreto. Cuando un niño llega a la edad de 15 años, yo, el jefe del pueblo, le regaló un cuaderno y en ese cuaderno cada persona va apuntando todos sus momentos de felicidad. Una gota de rocío por la mañana que se desliza por una hoja, diez segundos de felicidad. La sonrisa de mama al despertar, treinta segundos de felicidad. La mirada de mi amada todas las mañanas, ochenta y tres segundos de felicidad. Una puesta de sol con el cielo que se inflama, diez minutos de felicidad. El instante en que ella me dijo que sí, todavía más segundos de felicidad. El nacimiento de mi primer hijo, de mi segundo hijo, cada instante en el que le tomé en mis brazos y se apaciguó, se calmó, cada sonrisa, cada risa, otros tantos instantes de felicidad …

Y a lo largo de toda nuestra vida en nuestro pueblo anotamos con mucho cuidado todos esos instantes de felicidad, porque para nosotros son instantes de vida, así que cuando desaparece el cuerpo y nuestra alma se va a otro viaje, yo, el jefe del pueblo, cojo el cuaderno y sumó todos los segundos y los minutos, y eso, joven viajero, es lo que tú has visto encima de las tumbas. Son todos nuestros momentos de felicidad, porque para todos nosotros la vida son instantes de felicidad.

Así que os doy las gracias, porque durante estos tres días habéis participado para llenar mi cuaderno y me habéis permitido llenar instantes de felicidad. Muchas gracias.

Os deseo muchos instantes de felicidad. Bien sea aquí o en otros lugares, en la descodificación y en una vida estupenda.

   así lo vimos…

Origen del cuento: relato de Beatriz Bourau-Glisia, profesora de la escuela francesa de biodescodificación, transcrito por Silvia Bascón Arbizu,

una chica preciosa que nos regala esta historia (érase una vez que se era), relacionada con la curiosidad, y una búsqueda que le acerca a esta comprensión de la vida, ahí va, qué curioso, nos volvemos a topar con el azul índigo de la comprensión.

si quieres, tú también puedes acompañarnos en este ejercicio, lástima que no podemos regalarte un cuaderno, que nos lleva de lo que pensamos hacer a lo que hicimos, y a lo que estamos haciendo, cosechando y regando, aquí y allá, instantes de felicidad,

en el álbum de los momentos maravillosos de nuestras vidas,

en érase una vez que se era,

una vida en plenitud.

7 emociones, creative commons, es un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que puedes descargar desde esta página.

 

 

revisito a Simon Sinek, gracias a Jaume Gurt

Paco me pasa un enlace a Jaume Gurt, “tal vez le conoces, Mikel, tal vez te interesa contactar con él”, en referencia a el futuro emerge, ese proyecto o iniciativa que relaciona mundos hasta cierto punto inconexos,

la educación y la salud, la iniciativa social y el desarrollo corporativo, el dinero y la conciencia,

y me acuerdo de Jaume y de Joan Pau, y de aquel proyecto en el que colaboro, ya hace 4 años, Prepárate Madrid 2013, ese proyecto que surge en Barcelona para acompañar el desarrollo de personas en situación de paro o en tránsito laboral,

“sí, sí le conozco a Jaime”, y decido re-contactar con él, busco sus datos en el móvil, nada, no tengo el teléfono suyo, en la base de datos, en su perfil de linkedin, y quién sabe por qué, curioseando, enlazo con esta charla de Simon Sinek,

un video en el que este conferenciante experto en gestión nos recomienda comunicar de forma estrictamente contraria a cómo lo hacemos de forma habitual, desde dentro hacia fuera, en vez de desde fuera hacia dentro,

empezando con el why, con nuestro por qué particular,

déjame que lo reformule ligeramente, con nuestro para qué particular,

un video en el que se apoya en el ejemplo de Apple, porque una vez hemos sintonizado con el para qué de una organización, de una marca, de un grupo de personas, estamos más cerca de ser parte del grupo, de formar parte del grupo,

convertido en una nueva tribu,

sí, creo que es el motivo por el que me junto hace cuatro años a esta iniciativa liderada por Joan Pau Fisas, Prepárate, que me lleva a conocer a Jaume, este hombre interesado por el liderazgo y por el desarrollo positivo de personas y organizaciones,

con el que vuelvo a re-contactar, muchas gracias, Paco, por el recordatorio, y siento que el futuro emerge cuando entramos en contacto con personas con las que ya hemos sintonizado en el pasado,

y con las que tenemos ese para qué común, que nos facilita entrar de nuevo en contacto, y compartir.

   así lo vimos…

y me acuerdo de los posts de Prepárate 2013, ese proyecto con el me inicio en esta extraña forma de comunicar, por medio de historias que encierran un para qué, y un desde dónde, que no es siempre evidente, pero que anda por ahí inmerso,

y en el que te animamos a indagar.

aprovechando el viaje,

me vuelvo a preguntar el para qué  de esta iniciativa, organizaciones con espíritu y corazón, y de este blog, y contacto con una idea casi absurda, un mundo con menos lobos, sí, y también con menos ovejas, un mundo con menos dolor,

con mucho más color, y en el que más y más personas se relacionan, y se desarrollan, de dentro hacia fuera, desde su luz.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional que nos permite integrar fundamentos de la atención (que deriva en escucha y conversaciones) y del buen trato, en un mundo en el que nuestros valores están presentes,

y tienen una correlación con nuestro especial “desde dónde”, y “para qué”,

un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe,

con más color,

de dentro hacia fuera,

que se haga la luz en nuestras vidas, claro que sí.

 

 

al mundo le hace falta más gente que sienta las cosas que dice (y Maite se suelta el pelo… otra vez)

me llega una foto de Maite con el pelo suelto en el grupo de “el futuro emerge” de Bilbao, una foto de un dibujo en el que Maite responde a una relación de documentos que hemos preparado tras la última reunión del grupo,

incluida una presentación que subo a una carpeta común, para comentarios,

en la que compartimos los valores que queremos ver florecer en este mundo, tan bonito, en el que hemos decidido vivir, junto con varios fundamentos de este movimiento, en el que también puedes encontrar nuestra misión, nuestros intereses,

una relación de palabras que a buen seguro evolucionarán,

y observo la diferencia entre los resultados del powerpoint y los de la mano suelta, no importa que en el fondo nos encontremos casi siempre con cualquier tipo de cuadrícula que nos limita, quién sabe si nos pretende maniatar,

y me sonrío al leer la frase que encabeza el dibujo, “al mundo le hace falta más gente que sienta las cosas que dice”, y no puedo sino coincidir, y preguntarme cómo sería un mundo con mucha más gente así.

     así lo vimos…

y me acuerdo de una de las 4 dis-funciones del liderazgo actual, en la teoría U de Otto Scharmer, esa falta de correlación entre lo que pensamos y lo que decimos, lo que nuestra mente sabe y lo que nuestro cuerpo y boca expresan,

no está mal para empezar.

con base en 7 emociones integramos el campo de la atención (presencia que se traduce en la evolución de los campos de la escucha y de la conversación) con los fundamentos del buen trato (nuestra mejor intención),

y los fundamentos del liderazgo colaborativo, un liderazgo plano, transversal, raro, con nuevas formas de hacer que van tomando forma, poco a poco, y a pesar de la cuadrícula imperante, a nuestro alrededor,

un tipo de liderazgo que integra nuestro propósito con el de la organización, nos reconoce como personas plenas y facilita procesos de autogestión, posibilitando el desarrollo de ecosistemas innovadores en la organización.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, desde este enlace.

 

 

 

 

 

 

de vuelta a Bermeo

en el ejercicio de mirar qué no termina de fluir en nuestra vida como nos gustaría, es muy curioso, en contra de lo que nos han contado, y de nuestro gesto natural, que se empeña en mirar hacia delante, algunas veces es necesario mirar hacia atrás,

hacia esa parte de nuestra familia de  la que menos conocemos, que está más tapada, que es menos bonita, menos brillante, ya sea con una constelación familiar, ya sea trabajando nuestro árbol genealógico, ya sea de otras formas,

que hoy des-conozco,

pero es curioso observar cómo, algunas veces, ese gesto, por medio del cual nos ponemos en contacto con todo lo omitido, lo oculto, lo no visto, quién sabe si nos podemos llegar a morir sin echarle un vistazo, si alguien no nos anima,

nos pone especialmente contentos, a un grado que es difícil de explicar,

y así me pasa a mí, cuando re-contacto con mi tío, el hijo pequeño de mi padre, y con mi madre, y empiezo a indagar en una figura oculta en mi árbol genealógico, porque más allá de mi padre está mi abuelo paterno, José,

de la misma forma que más allá de mi abuelo paterno está mi bisabuelo, Antonio,

en este mundo en el que muchos niños de la inclusa, adoptados en una segunda casa, y algún que otro contrabandista, en este caso por voluntad propia, cambian de apellido, y reciben en una segunda vida el apellido que hoy acompaña mi nombre, Bilbao,

y aunque estoy seguro de que no voy a llegar tan lejos, y conocer el apellido de origen que esconde este apellido de regalo, buen apellido para una segunda vida,

que no somos de aquí,

que somos de Bilbao,

algo de bien va a hacer este proceso de tender la mirada hacia ese rincón de mi familia que nadie, ni mi padre ni mis dos tíos, ni mi hermana ni mis primos, que yo sepa, ni yo mismo hasta el día de ayer, ha querido conocer en mayor detalle,

quién sabe por qué será, ¿verdad?

en la primera aproximación a mi familia paterna surgen dos nombres, Alejo Bilbao Beltrán de Guevara, tío y referencia de mi padre, en palabras de José Luis, su hermano, héroe de un bando que hizo la guerra y la perdió,

y Tomás Arana Astoreca, abuelo de ambos y figura de referencia de José Luis, otro prohombre, de los cuales puedo encontrar información en esta enorme biblioteca que es internet,

todo parece indicar que no es ése el camino en el que me toca indagar … esta vez.

en la página del ayuntamiento de Bermeo capto la imagen de Izaro, esa isla que se divisa desde la casa de mis abuelos maternos, esa parte de mi familia que sí conozco y que sí he disfrutado,

y observo el aire que deja la isla de Izaro al pasar, el espacio en la cola, ese ingente espacio que deja el pasado, sobre el que se sitúan esas palabras en blanco, Bermeoko Udala, ayuntamiento de Bermeo,

donde continúa, si nadie lo remedia, esta pequeña historia, enterrada en el pasado, revivida por un correo y una cita para seguir buscando una pista, un pequeño cabo suelto del que tirar.

   así lo vimos…

y la captura de imagen de hoy genera una extraña imagen en la que se combina el azul del mar con los sones de la txalaparta, quién sabe desde qué profundo rincón del monte o de la mar surja esa nota, que se convierte en melodía,

hasta hoy mismo sepultada en la inmensidad.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que nos inspira en este viaje, del rojo al violeta,

pasando irremisiblemente por el azul oscuro, de la comprensión.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace.

y retomamos el sentido de la vida (de la mano amiga de Leonardo Boff)

recibo la news  semanal de Leonardo Boff, una imagen de Maite (compañera del grupo de el futuro emerge en Bilbao), una poesía de Carolina (compañera del grupo de triformación social),
y pienso que hoy no merece la pena opinar, el que quiera que lea, la que quiera que opine, que bastante opino ya con este sencillo ejercicio de elegir este pedazo de aquí, y este trozo de allá,
quién sabe si la realidad que se forma, en este post a 3, tiene algún sentido para la persona que observa con curiosidad
Quien observa el panorama brasilero bajo la óptica de la ética (toda óptica produce su ética) no deja de quedar desolado y profundamente entristecido. Un presidente no es solo portador del poder supremo de un país. El cargo posee una carga ética. Él debe testimoniar, con su vida y actos, los valores que quiere que su pueblo viva. Aquí tenemos lo contrario: un presidente tenido por corrupto, no sólo por acusación de políticos, ni siquiera por delaciones, siempre discutibles, sino por una seria investigación de la Policía Federal y de otros órganos como el Ministerio Público. Pero la desmesurada vanidad del cargo y la total falta de respeto a su propio país, se mantienen a base de corrupción hecha a la luz del día, comprando votos de diputados y ofreciendo otros favores. Y esos diputados, alegremente, se dejan corromper, porque muchos son corruptos y aprovechan la ocasión para conseguir funciones y otros beneficios. La república ha quedado podrida para siempre. Tenemos que volver a fundar Brasil sobre otras bases pues aquellas que lo han sostenido cojeando hasta ahora ya no consiguen sostenerlo dignamente.

A pesar de todo esto, no dejamos que muera la esperanza,aunque en este momento, al decir de Rubem Alves, se trata de una “esperanza agonizante”. Pero resucitará de esta agonía y nos rescatará el sentido de vivir. Si perdemos el sentido de la vida, el próximo paso podría ser el completo cinismo y, en último término, el suicidio. Quiero retomar la cuestión del sentido de la vida.

A pesar de la desesperanza y de la existencia del absurdo ante el cual se rinde la propia razón, creemos en la bondad fundamental de la vida. La persona común, que somos la gran mayoría de nosotros, se levanta, pierde un precioso tiempo de su vida en los autobuses super-abarrotados, va al trabajo, muchas veces duro y mal remunerado, lucha por la familia, se preocupa por la educación de sus hijos, sueña con un Brasil mejor, es capaz de gestos generosos auxiliando a un vecino más pobre y, en casos extremos, arriesga la vida para salvar a una niña inocente amenazada de estupro. ¿Qué se esconde detrás de estos gestos cotidianos y banales? Se esconde la confianza de que, a pesar de todo, vale la pena vivir porque la vida, en su profundidad, es buena y fue hecha para ser vivida con coraje, que produce autoestima y sentido de valor.

Hay aquí una sacralidad que no viene bajo un signo religioso sino bajo la perspectiva de lo ético, de vivir correctamente y de hacer lo que debe ser hecho. El gran sociólogo austriaco-norte-americano Peter Berger, fallecido hace poco, escribió un brillante libro relativizando la tesis de Max Weber sobre la secularización completa de la vida moderna con el título: Rumor de ángeles: la sociedad moderna y el descubrimiento de lo sobrenatural (Herder 1975). En él describe innumerables señales, que él llama “rumor de ángeles”, que muestran lo sagrado de la vida y el sentido que ella siempre guarda, a pesar de todo el caos y de los contrasentidos históricos.

Traigo aquí solo un ejemplo que me viene a la mente, banal y entendido por todas las madres que duermen a sus hijos. Uno de ellos despierta sobresaltado en medio de la noche. Tiene una pesadilla, todo está oscuro, se siente solo, y lleno de miedo grita llamando a su madre. Esta se levanta, abraza el niño a su cuello y en un gesto primordial de magna mater lo rodea de cariño y de besos, le dice cosas dulces y le susurra: “Mi niño, no tengas miedo; tu madre está aquí. Todo todo está en orden, no pasa nada, mi amor”. El niño deja de llorar. Recobra la confianza en la noche y poco después se duerme de nuevo, tranquilo y reconciliado con las cosas.

Esta escena tan común esconde algo radical que se manifiesta en la pregunta: ¿será que la madre está engañando al niño? El mundo no está en orden, ni todo está bien. Y sin embargo estamos seguros de que la madre no está engañando a su hijito. Su gesto y sus palabras revelan que, no obstante el desorden que la razón práctica percibe, impera un orden más fundamental. El conocido pensador Eric Voegelin (Order and History, 1956) mostró magistralmente que todo ser humano posee una tendencia esencial hacia el orden. Donde quiera que surja el ser humano, aparece un orden de las cosas, valores y ciertos comportamientos.

La tendencia hacia el orden implica la convicción de que la vida tiene sentido. Que en el fondo de la realidad, no prevalece la mentira, sino la confianza, el consuelo y la acogida final.

Así creemos que el tiempo de la gran desolación por causa de la corrupción que destruye el orden pasará, y volveremos a celebrar y disfrutar el sentido bueno de la existencia.

y me quedo pensando cómo será eso del post a 3, después de la imagen, uno, y del texto de Leonardo Boff, 2.
 así lo vimos…
antes de que se me olvide copiar el 3

No escales montañas para que el mundo te vea. Escala montañas para ver el mundo.

Vuélvete nada. Quítate las capas de protecciones superfluas, hasta llegar a tu centro, al núcleo más íntimo que hay en ti.
No te salves, no te protejas, no te cubras, no te escondas, no te avergüences ni justifiques, no te excuses ni trates de quedar bien.

Disuélvete. Desaparece en las nubes del ocaso y renace cada mañana en las gotas de rocío. Recréate día a día. Hazte a tu gusto.
Quítate los aires de importante y la necesidad imperiosa de que te vean, de que te hablen, de que todo sea como quieres tú.

Vacíate. Sin deseos insaciables, sin llamados de atención, sin demandas ni cuestiones. Solo tú contigo mismo en un acto sublime de humildad y vacío, para que Dios pueda penetrarte y ocuparte, y obrar en ti maravillas.

Vuélvete nadie. Sin grandes nombres que honrar, como decía el gran poeta Tagore, pierde tu reputación, vuélvete notorio. Que nadie te tenga agarrado de tus grandes declaraciones ni de palabras que te esclavizan. Para que puedas cambiar tanto cuanto desees, para que no tengas que cumplir expectativas.

Quédate solo. En todos los momentos que puedas, quédate en silencio. Para que no te haga ruido el mundo y puedas escuchar a Dios.

Despégate de las emociones. Pon en calma ese mar bravío que te arrastra de aquí para allá sin piedad y sin rumbo, porque solo en la calma se asienta la conciencia.

Aléjate de los lugares que no huelen a ti, que no saben a ti, que no se te parecen. Para que solo estés donde se escucha música de amor, donde se baila la danza cósmica y donde solo hay caminantes con antorchas de luz y buscadores de paz, no de gloria.

Ve donde te celebren… donde te vean el alma y te miren desde el alma.

descubriendo el alma sensible del hombre

me siento a charlar con Gorka, mi hijo mayor, mi hijo pequeño, esa broma que hago tantas veces, ya que solo tengo un hijo varón, y observo cómo la conversación que se desarrolla viene cargada hoy de presencia, respeto y cariño,

una conversación en la que le reenvío una poesía que me acaba de llegar al móvil, a la que Gorka me responde con otra poesía, especialmente bonita, que copio a continuación, en este impulso en el que compartimos la belleza en nuestras vidas,

En la vida ni se fracasa ni se triunfa.
En  la vida se aprende, 
se crece, 
se descubre; 
se escribe, 
se borra y se reescribe otra vez; 
se hila, 
se deshila y se vuelve a hilar.
El día que comprendí 
que lo único que me voy a llevar es lo que vivo,

empecé a Vivir lo que me quiero llevar.

Poesía Purépecha.

y me paro a observar las conversaciones que no he tenido con mi padre, e intuyo que a él le pasó lo mismo con el suyo, tal vez educados ambos en esa imagen de hombre fuerte, el hombre no llora, sostén de su familia,

y conecto con esa sensibilidad que despierta en el varón, en contacto con otros hombres,

y que va más allá de las caricias físicas a otras personas a su alrededor, generalmente dedicadas a su compañera, de sexo femenino, o a sus hijos pequeños,

en un contacto entre almas sensibles que se reconocen,

y en el que experimentamos una nueva intimidad,

   así lo vimos…

muchas gracias por compartir, Gorka, en esta vida en la que hilamos y deshilamos, y en la que ójala seamos capaces de vivir, más a menudo, todo lo que nos queremos llevar.

me acuerdo de un libro de Margarete van den Brink, las 7 fases de desarrollo de personas y organizaciones, un libro que recomiendo a cualquier persona que quiera indagar más en temas de género,

ese mundo que tantas conversaciones encendidas despierta, en esa frontera en la que se mezclan la biología, la historia, la educación, ¿qué es propio de cada género, hombre y mujer, hembra y macho, y qué es un regalo envenenado de la educación?,

y en las características del alma sensible de la mujer (entendida como lo femenino) que el hombre puede desarrollar, y de las características del alma del hombre (entendido como lo masculino) que la mujer puede desarrollar,

en un proceso en el que yo me encuentro en el desarrollo de mis capacidades complementarias, y me formo como ser completo, un sitio siempre bueno desde el que conectar, y compartir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que traza puentes con el campo de la atención (convertida en escucha y conversaciones),

con el bien estar y la presencia, con una sociedad (ya estemos hablando a nivel social como organizativo) que se desarrolla con base en valores, creative commons, un texto que puedes descargar desde esta página.