las locomotoras contra el pueblo (y el pueblo contra las locomotoras)

me llega un correo de Avaaz, esta plataforma que moviliza el sentir de un buen puñado de personas anónimas, cuya voz no se escucha en muchos foros, a veces votamos a personas, llámales políticos, que no nos representan,

un correo que va a interrumpir el plácido discurrir de escuchar es amar, las historias que conducen, sin prisa pero sin pausa, a que surja este proyecto en el que ponemos en el centro la escucha y el desarrollo de la conciencia,

un correo en el que nos piden ayuda para hacer frente a una citación judicial por parte de Monsanto, qué curioso este mundo nuevo en el que un mundo corporativo interpone una demanda contra una plataforma de ciudadanas libres,

requiriéndoles que entreguen cualquier correo privado, nota o registro que tengan sobre Roundup, el herbicida de Monsanto, en el centro de su negocio, cada día está más claro que la información es poder, ,

y las formas que tienen los dueños del dinero de hacer evidentes las desigualdades, en procesos judiciales liderados por los abogados más brillantes, y también los más caros, no hace falta aquí, o tal vez sí, preguntarnos por qué será,

quién sabe por qué me viene a la mente la imagen de una locomotora contra una persona desvalida, en la mitad de un paso a nivel, ¿qué harías si te ves en una situación similar en tu vida?

   así lo vimos…

 

de la misma forma que está claro que el poder corrompe, y el poder absoluto parece corromper de forma absoluta, está claro que la unión hace la fuerza, y que cuando nos sentimos fuertes, y no sentimos el miedo, no salimos huyendo despavoridas,

y me planteo una imagen alternativa, en la cual la locomotora no se avalanza contra una persona desvalida, porque la unión hace la fuerza, y lo que se plantea es un choque de trenes, en el que uno o los dos trenes,

mucho me temo que ése es muchas veces el resultado, cuando obedecer no es una alternativa, y salir huyendo no se contempla, va a salir mal.

el mensaje y varios de los términos del mensaje de Avaaz me dejan pensativo, una de las respuestas naturales ante el miedo, cuando no hay intención de pelearse, es prepararse para la lucha, pero no tengo muy claro que éste sea el caso,

porque Avaaz está planteando desde años atrás campañas para denunciar diversas situaciones a lo largo y ancho del mundo, que atentan contra la dignidad humana, y contra la justicia,

tal vez estamos en una expresión de la rabia, que busca restablecer la justicia,

incluso más allá, cuando dos seres, desde la conciencia, cada uno desde la suya, van a entrar en la confrontación, y ahí me quedo pensando, en el miedo, en la rabia, en el orgullo, ese yo soy sano que se planta y dice “aquí estoy yo”,

quién sabe si estamos hablando del miedo, de la rabia o del orgullo, pero tal vez estas líneas y este caso sirven para una evolución, y para hacernos pensar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

líneas y círculos, ¿a quién le vas?

circulosayer y antesdeayer he tenido la oportunidad de asistir a dos eventos similares, relacionados con la misma temática, las personas en situación de desempleo, en Madrid,  mi ciudad de acogida, y en Barcelona, la ciudad en la que tuve mi primer trabajo cuando me egresé (terminé estudios). Hasta ahí todo parejo. Empate a uno.

en el caso del evento de Madrid, el I Foro Primer Empleo, se celebraba en dos jornadas en el pabellón 2 de Ifema. En el caso de Prepárate, en jornada única en el Palacio de Congresos de la Fira, dos sitios representativos en las dos ciudades bandera de España. Empate a dos.

en ambos casos hay una serie de ponencias plenarias para ayudar a la persona en situación de desempleo a encontrar trabajo, y hay una serie de organizaciones que apoyan el evento. Empate a tres.

Hasta aquí llegaron las grandes similitudes, que abren paso a los pequeños matices que hacen la diferencia. Sigue leyendo

generando y consumiendo energías verdes

GOIENERTEKECuando estudiamos modelos de negocio muchas veces estamos muy (excesivamente) centrados en cómo se genera el dinero (muchos pocos hacen un mucho, y pocos muchos también). Mucho más que en los modelos de relación que se establecen entre las partes (organización, proveedores, clientes, administración). En el País Vasco nos gusta levantar troncos y cortar piedras (como a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), para que no digan que no nos gusta innovar. Aunque tradicionalmente los hombres se esconden de las mujeres en txokos (en vez de pretenderlas) y tenemos formas raras de hacer negocios (un apretón de manos ha sustituido tradicionalmente muchos contratos) y cierto espíritu emprendedor.

Entre otras rarezas de este mundo poco civilizado, se encuentran las cooperativas, ese esquema raro en que además de trabajadores (fuerza laboral) somos propietarios (fuerza económica), y en el que todas las personas somos un poco más iguales Sigue leyendo

el buey solo y la sopa de piedras

piedras1Hace no demasiado tiempo, un joven entrado en años tiene un sentimiento de desasosiego. En su interior se está obrando una transformación. Él siempre ha trabajado solo. Ha sido individualista a más no poder. Yo, mí, me, conmigo en los estudios y en el trabajo. Preparando exámenes y llevando a cabo proyectos. Como él mismo recuerda, “el buey solo, bien se lame”.

Sin embargo, algo está cambiando paulatinamente, sin prisa pero sin pausa, en su fuero interno. Tal vez es un síntoma de la edad. Tal vez es una pequeña transformación interior. La llamada le lleva al desarrollo de proyectos en equipo. Una fábula que le cuenta un amigo le apoya. No puede ser de otra forma.

Os dejo a solas con la fábula. Sigue leyendo

PAH, como no va conmigo…(los nuevos sintecho)

pahtekeEstaba el pasado martes en el tren de cercanías, acercándome a Madrid para una entrevista, cuando entró en el vagón una de esas historias anónimas que no queremos mirar de cerca a los ojos, porque nos parten la mirada y el alma.

Nuestra historia anónima era profesora de primaria. Como muchos otros españoles, en paro. Y del paro sobrevenido, otras cosas ocurren. En este caso, como en otros muchos, los problemas con la hipoteca. Nuestro personaje anónimo explicó cómo nadie le ayudó en el proceso en el que le desahuciaron a ella y a sus dos hijos. Nadie salvo voluntarios de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que no pudieron impedir el proceso. Hoy, pide en el tren para poder evitar que le quiten los hijos. Sin trabajo, sin casa, sin hijos. Tal vez sin fe en la vida. Sigue leyendo