sinoloveomelocreo 2: el que pregunta se queda de cuadra

cap2mon2 b Jesús Calderón tenía una frase, El que pregunta se queda de cuadra. ¿Cuál es la tuya?

Una vez que terminé la carrera, me fui 2 meses a Inglaterra, a perfeccionar, según yo, mi inglés, para tener la suficiente confianza en ese apartado, en la búsqueda del trabajo. Una automentira como otra cualquiera, como demostraría poco más tarde, optando a un puesto de trabajo en el que no se necesitaba el inglés absolutamente para nada.

Me acuerdo como si fuese hoy la entrevista en la que, otra vez en manada, aunque no soy de carácter grupal, hice unas pruebas psicotécnicas, de personalidad e inteligencia con Pepe, Iñaki y Mikel, 3 compañeros de promoción. Esta vez, en una empresa en Madrid.

Me acuerdo los comentarios al terminar la entrevista.

          Si te ofreciesen un trabajo, ¿aceptarías?

          No. ¿y tú?

          No, yo tampoco.

De los cuatro compañeros, a tres nos ofrecieron el trabajo. Mikel (otro Mikel), el más listo de los cuatro, estaba para aceptar, pero le ofrecieron un trabajo a la vez en Seat, que estaba reclutando gente para la nueva planta de Martorell. Mikel eligió Seat. Y a Pepe, segundo más listo, que había copiado el test de Mikel, también le ofrecieron trabajo. ¿Resultado? Pepe y yo, que no habríamos entrado nunca a trabajar en esa empresa, pasamos a ser compañeros de trabajo. Y Mikel, que tampoco habría estado interesado, a punto estuvo. De no ser por Seat.

A veces, en esta vida, tenemos las cosas muy claras. Otras, decimos tenerlas. En más ocasiones de las que creemos, una simple posibilidad, una nueva opción, demuestra que el negro no es negro ni el blanco es tan blanco como pretendemos. Ni lo tenemos tan claro ni lo demostramos en el día a día. Al menos hasta que nos llegamos a conocer y aprendemos a escucharnos, a sentir realmente, y a respetarnos.

En mi primer trabajo coincidí con el que sería uno de los mejores amigos de mi vida: Bernardo.

Me acuerdo el ridículo al llegar el primer día a Nissan como ingeniero de producción e integrarme en un equipo consultor externo formado por tres compañeros. Llegamos Esteban y yo. La bata de mis compañeros era azul. Yo, para qué voy a decir lo contrario, elegí una bata blanca. Una bata que casi no me sabía poner!!!

Mis primeros pasos al lado de Bernardo demostraron, qué bueno, cómo soy. Al de una semana ya había adoptado a mi mentor como amigo. Me acuerdo que, de hecho, se lo dije.

          “Bernardo, tú y yo podríamos ser buenos amigos”.

          “Quién sabe. Puede ser o puede no ser”.

Bernardo, amigo, tú siempre tan lapidario, todo parece indicar que en este caso, porque sólo el tiempo da y quita muchas veces razones, y mucho ha llovido desde esta anécdota, la vida ha confirmado mi presentimiento.

Al de pocos días, ya estaba haciendo mis primeros pinitos de forma independiente a Bernardo, y al de unos meses empecé a trabajar con Jesús CALDERÓN, consultor senior, el azote de Nissan y de mi propia empresa, y socio de la misma. De Jesús recuerdo, con cariño, cómo construía las historias. Historias que contaba pausadamente, con la confianza y el aplomo de los abuelos, de la gente serena, de los verdaderos cuentacuentos. Una historia en la que, por cierto, te acababas muriendo de risa. Una historia en la que a veces te dabas cuenta, casi siempre tarde, que el protagonista del que te estabas riendo eras tú mismo. El muy hijo de su santísima se iba a su apartamento a las 5 de la tarde y se pasaba maquinando cómo conseguir lo que necesitaba. De sus clientes, de sus subordinados, del personal de otros departamentos. Si no fuese por el ardor juvenil y un poco de falta de percepción, Jesús era un jefe temible. Más de uno le tenía verdadero miedo.

De aquella época todavía recuerdo dos de sus frases:

          “El que pregunta se queda de cuadra”, que viene a traducirse como que aquel que pregunta queda vinculado por la respuesta. Si quieres obedecer, pregunta, pide opinión. Si no quieres oír un no, no preguntes, y corre con las consecuencias. Porque la vida es para los valientes, para los que tienen coraje. O agallas, tanto da.

          Y la segunda “Si mi abuela tuviera trole, no sería mi abuela”. Una frase que es un alegato pro-realidad. Lo que es, es, y punto.Una frase tan bruta como brutal, en su acepción más genuina… y en la otra

Porque “Si mi abuela tuviera trole, no sería mi abuela” es, sobre todo, una muy buena frase para comentar. Porque lo que es, es, si no fuese porque en esta vida, no todas las cosas son lo que parecen. De la misma forma que no somos exactamente lo que queremos o decimos ser. Al contrario. Casi todo, como nuestra personalidad íntima, tiene una máscara. Casi todas las acciones tienen una intención, no siempre evidente. Mucha gente sólo te ayuda si se ayuda a sí misma. Con el correr de los años he entendido que es muy bueno que exista ese punto de interés propio o egoísmo. Un proyecto irá adelante cuando se encuentran dos partes, o más, que tienen un interés propio muy grande en el proyecto. Y es muy difícil que se mueva un acuerdo de colaboración si sólo existe un interés fuerte.

En mi etapa más reciente, me he acordado mucho de Jesús, y también de mis abuelos. Mi abuela materna fue en sus años mozos una persona más bien hosca, distante, fría, por referencias que tengo de mi madre y más de un testimonio documental en forma de foto, que así lo atestigua, hasta que le llegó a la segunda infancia. Tenía, de eso me acuerdo bien, frases memorables. Alguna de cosecha propia, y alguna de sus mayores.

“La pelota que va al frontón,  vuelve”, versión vasca de quien al cielo escupe del cielo le cae, era una frase de sus mayores.

“A mí plin” o “a mí es que no me gusta discutir” eran frases de su última etapa. Respecto a la primera, es verdad que a la abuela no la oí criticar a nadie en el pueblo, vecinos, señoras, literalmente a nadie, un regalo muy bonito. Un espejo en el que nos podríamos mirar todos. Y recuerdo pocas peleas en las que la abuela participara, salvo, claro está, con mi abuelo. “Es que este hombre está cada día más raro” también estaba en el catálogo.

En este proceso de recapitulación, quiero acompañarte con una reflexión. Si buscas en tu biblioteca no te olvides de frases gloriosas de tu madre y de tu padre. Porque un niño busca siempre el reconocimiento y el amor de sus padres. De su padre y de su madre. Un bebé, un niño o una niña pasa, como el león de Madagascar 3, por el aro, no importa lo estrecho que sea, que le marcan sus padres. En busca de amor y reconocimiento.

Mi madre tiene una frase que ha pasado desapercibida en mi vida, hasta apenas unos pocos meses, al ver que mis hijos se rebelaban de una forma brutal ante ella. Al volverla a oír, he captado toda la esencia de su significado:

“Obeceder es amar”. Una frase terrible. Porque hacer lo que piensas, si va en contra de lo que te dicen, es … ufff, ama, qué legadito. Vaya lema para la siguiente generación.

Si sigo con el hilito, de mis mayores, mi jefe o mis abuelos, pasando por mi madre, para llegar a donde siempre hay que llegar. Y ahí estoy yo, que me puedo observar recientemente en el espejo con un pensamiento recurrente. “¿Cuáles son mis frases de mayor? O lo que es lo mismo. ¿Cuál es mi legado, el legado de Mikel, a mis hijos?” Estaba en eso, preocupado, hasta que he encontrado un par de lemas que se están haciendo fuertes en mi vida.

El primero, contra el que Gorka, mi hijo mayor, se revuelve, es radical:

“Menos es más”.

El segundo, te lo cuento en un rato. Porque, llegados a este punto, lo que piense, quiera o sienta Mikel no es muy importante.

¿Cuáles son tus frases? ¿Cuáles son tus lemas?

¿Son tuyos realmente o se los has comprado a tu padre o a tu madre, a una enciclopedia, a tu jefe o a una amiga?

¿Te los crees? ¿Los vives? ¿Qué significados profundos tienen?

¿Encarnas tus frases?

No te preocupes si no tienes frases personales. Simplemente ocúpate. Nunca es demasiado tarde en la construcción de quién eres y desarrollar la película de tu vida.

 cap2mon

 Captura de pantalla del tráiler de Madagascar 3. Ojo al trole. O así la vimos…

Esta entrada fue publicada en autores, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s