sinoloveomelocreo 5: mamá, ¿ves al conductor del autobús?

5 e  Mamá, ¿ves al conductor del autobús?

Gorka, hoy un chavalote de 14 años, es despierto, el capitán del equipo de baloncesto de su escuela, el niño más rápido y con más resistencia entre sus compañeros, una anguila, mete triples arrodillado, pega manguerazos jugando al pádel que me hace imaginar cómo puede ser enfrentarse a Djokovic (no a Federer o a Nadal) al otro lado de la red. Pero ése es el Gorka actual. El Gorka bebé tuvo una motricidad fina y una motricidad corporal pésima. Pasó por varias terapias y varias fases de inadaptado total. En su primera guardería, en el barrio (mientras niños de 3 años disfrutaban persiguiendo un balón él estaba retraído en su mundo con su cubito verde y sus muñecos), en su primer colegio bilingüe, porque el inglés, como en mi época (y dentro de poco el chino), es imprescindible para el desarrollo laboral de una persona hoy en día.

En eso estábamos, en el proceso de invertir en el desarrollo de nuestros hijos cuando la profesora de primaria le convocó a María a una reunión de tutoría. Era la primera quincena de Octubre. El curso acababa de empezar. La tutora de Gorka estaba sorprendida al conocer  a María; una mujer formada y educada era la madre del monstruo. María pasó ese día uno de los peores momentos de su vida. Su hijo, su adoración, se hacía bolita cuando su profesora le hablaba, se tapaba los oídos y se cerraba en banda. Molestaba a sus compañeros, no participaba, no iba a progresar en la vida. Era un bueno para nada. En el colegio le recomendaban hacer una serie de pruebas para confirmar que Gorka era hiperactivo, para pasar a tratarle con Ritalín.

De vuelta a casa, en un autobús de línea que cubría el trayecto entre Majadahonda y Moncloa, María hizo algo no del todo normal (o sí). En vez de recriminarle al niño por su actitud, le preguntó por qué le pasaba o hacía eso. La respuesta de Gorka abre un antes y un después en nuestra historia familiar.

“Mami, ¿ves al chófer del autobús? Mi profesora me grita desde ahí tan fuerte que tengo que taparme los oídos”

Ese fue el último día de Gorka en el Saint Michael School. A Gorka afortunadamente, desde ese día se le acabó el colegio bilingüe y el inglés.  María contactó inmediatamente con José Manuel, terapeuta y amigo, el mismo del vídeo de las gemelas, que le preguntó si no se acordaba de la recomendación que nos había hecho un año atrás. En el kilómetro 21 de la carretera de La Coruña había (y sigue habiendo) un centro escolar que se basaba en una filosofía de vida (la antroposofía) y en una pedagogía diferente. José Manuel nos animaba a contactar con el colegio e ingresar a Gorka en este centro.

Dicho y hecho. La semana siguiente tuvimos una entrevista con el Director. Por causualidades de la vida, en una clase habían tenido una baja y habían contactado con los padres de la lista de espera. Ninguna de las personas a las que habían llamado había contestado ni se había reportado al recado. Gorka tendría su oportunidad. Mariana, jardinera del colegio, le tendría dos semanas a prueba  y al final de las mismas nos confirmaría si Gorka entraba en la escuela Micael o no. Libertad de Cátedra total. El profesor, sin coacción de la dirección del colegio, decide si acepta al nuevo alumno, o no, en su clase.

En el proceso de entrevista con Antonio quedó una cosa clara. No había plaza para Gorka en primero de primaria. Si Gorka entraba en la escuela Micael sería repitiendo el último año de jardín de infancia. Como Gorka es de diciembre y nuestra prioridad estaba clara en el cambio de educación, dijimos rápidamente que sí.

Gorka ha sido, es, y será toda su vida, un jodón. Ahora se les llama índigos, pero la verdad, como en el chiste de la instrucción militar, en el que la bala cae al suelo, no por la gravedad, sino porque se le acaba la pólvora, Gorka es , en realidad, un auténtico rompe-pelotas. Nos ha traído de cabeza y nos va a seguir trayendo, pero Gorka no ha necesitado de medicación alguna para desarrollar sus capacidades y adaptarse a la vida escolar.

Pero no es tan importante lo que vemos hoy como lo que no vimos antes. Tras hablar con varios padres del anterior colegio, con varios profesores (disidentes del sistema), nos dimos cuenta de que Gorka había vivido en su anterior colegio continuamente castigado. Un niño de 4 años y de 5 años, vivía castigado. Porque hasta en la clase de música, o en la ruta, estaba castigado. Castigado y gritoneado. La verdad es que Gorka nos demostró muchas veces que no estaba a gusto en su colegio anterior. No era feliz. Y nosotros empeñados en que ése era el colegio ideal. Inglés, bilingüe, caro, perfecto. Ja!!!

El mejor, por supuesto que sí.

O no.

En nuestra vida tenemos ojos para ver, oídos para escuchar y otros sentidos elementales que nos aportan el gusto, el tacto, y el olfato. Pero qué diferente es oír y escuchar. Qué diferente  es ver y apreciar lo que es, qué diferente tocar y sentir lo que hay. En la medida que el hombre (y la mujer) se ha convertido en un ser evolucionado y social, en esa misma medida, ha ido perdiendo agudeza y confianza en su percepción sensorial e intuición.

Tú, en tu día a día, como profesional, como madre, como amigo, como persona  emprendedora, ¿miras o ves?, ¿oyes o escuchas?, ¿tocas o sientes?, ¿gustas o degustas?, ¿aprendes o aprehendes?

¿Para qué estás aquí, para transformar tu entorno o para consumir precocinados?

Si te respondo en primera persona, nosotros una vez estuvimos totalmente dormidos, porque miramos sin ver. Y no hay peor ciego que el que no quiere ver. Puedes tapar el sol con un dedo. O puedes dormir tranquilo porque una nube hoy lo tapó. La realidad, no importa el tamaño del dedo o de la nube, es terca. Es tozuda. Está ahí. Es lo que es.

¿Utilizas tus sentidos para percibir? ¿Ves al conductor del autobús? ¿Ves a Neo, ves al mendigo, ves a Smith? ¿Ves matrix?

matrixneomon

Actividad:

Júntate con dos o tres amigos a ver Matrix.

Puedes elegir a una energía libre (Neo), a un amigo incondicional (Trinity), a una persona que represente a tu padre o tu madre, o un mayor, una persona de gran fe, si es posible en ti (Morfeo), puedes invitar a un pibón (la chica del traje rojo), puedes invitar a un hombre demoledor (Smith), puedes invitar a tu coach o una persona sabia y de tu confianza (el oráculo), puedes elegir a varios amigos del montón (un pordiosero, un agente de banca, un policía), qué más da, pero junta a gente.

Monta un cine-forum. La película da para comentar.

Si no te molestan las sugerencias, no te dejes estas dos:

¿Pildorita roja? ¿Pildorita azul?

¿Por qué no corre? Porque ha empezado a creer.

matrixsystemfailuremon

Así lo vimos… el sistema definitivamente falla (de vez en cuando). Ahora sí, ahora no, ahora sí, ahora no, …

Esta entrada fue publicada en autores, biografía, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

2 comentarios en “sinoloveomelocreo 5: mamá, ¿ves al conductor del autobús?

  1. Pingback: la responsabilidad – el 3ple camino

  2. Pingback: pongamos que hablamos de responsabilidad | organizaciones con espíritu y corazón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s