¿es el pádel un deporte de derechas o de izquierdas?

padelcon la llegada de Gorka, mi hijo mayor, me han entrado las ganas de refrescar el pádel, ese deporte que tengo «dormido» desde Octubre del año pasado, por culpa de una tendinitis que no he curado del todo bien.

el proceso de recuperación ha sido simple, 3 partidos después de 9 meses sin jugar, para comprobar, horror, lo que me temía, que la tendinitis se ha cronificado, y que hay un algo ahí dentro que se resiente a la primera de cambio.

ante la evidencia de que estoy donde estaba hace 9 meses, tras pasar por un proceso de recuperación de 10 sesiones y mucho tiempo de pomadas, muñequeras, vendas y no esfuerzo, tengo, por lo menos, 2 opciones, repetir el proceso y dejar de jugar o forzar.

y en eso estoy cuando encuentro en el camino otra opción, siempre hay tres, una que parece totalmente absurda en un principio, pero puede no serlo, una tercera en la que confluyen la preparación de un taller de creatividad, en la que trabajamos el cerebro izquierdo y el derecho, un trabajo sobre mis valores personales, y la re-capitulación sobre dos procesos de juego, que nos llevan confrontar los conceptos de compartir y competir.

tal vez te preguntas cuál es la posibilidad que se abre, estando mucho más centrado en compartir momentos y jugar con Gorka y sus amigos, que en ganarles, compartir antes que competir, ¿y por qué no aprendo a jugar al pádel con la izquierda?

diestros y siniestros, «right», que también se puede traducir como adecuado, o left, que n osé por qué diantres me suena como a lo que me falta, pienso en ser un poco + ambi-diestro en mi vida, incorporando la izquierda.

la primera hora jugando con la izquierda es traumática, no le doy 2 veces seguidas, la segunda mejor sustancialmente, descubro que también le puedo dar mal, pero le puedo dar, de revés, en la tercera Emilio me propone jugar un partido.

Emilio es el abuelo de un chaval de la urbanización, por edad podría ser mi padre, y es una de esas personas muy competitivas que se desarrolla en el mundo, y me machaca 6-1 en el primer set, ¿quieres que afloje un poco?, no, por mí está bien así.

el juego que salvo, de chiripa, más pos sus fallos que por mis virtudes, es un ejemplo de lo que está por venir.

cambiamos el cruce de saque, ahora vamos a jugar en la diagonal izquierda de la pista, estoy yo al servicio, y empiezo ganando 1-0, que se convierte en 2-1, y en 3-2, estoy empezando a darle a unas cuantas bolas seguidas.

cualquier día de estos pienso que voy a descubrir que mi brazo izquierdo también tiene mates y pelotas cortadas, pero ése es otro capítulo de la historia, por ahora llevo sólo 3 horas de prácticas con mi nuevo yo siniestro, no está mal para empezar.

padelmon   así lo vimos…

en el ejercicio de hacer algo diferente para afrontar las dificultades que nos plantea el día a día, muchas veces entramos de lleno en todo lo que no podemos hacer, en vez de dar fuerza a lo que sí es posible.

es muy divertido abrir un juego nuevo, un juego que me puede llevar un tiempo, tal vez largo, pero que me va a dar regalos nuevos, desde la conciencia, que se abre, al observar el proceso.

primero no tengo fuerza para agarrar la pala, luego no tengo postura para golpear la bola, luego no tengo fuerza en el brazo para golpear la bola, un día de estos voy a llegar al no tengo el tacto para cortar la bola según mi interés.

en este nuevo aprendizaje, en el que la cabeza sabe lo que tiene que hacer pero el cuerpo no sabe cómo, porque no tiene la destreza, se pone también a jugar mi emoción, una emoción que acepta, o no, que Emilio me barra de la pista, o que se permite disfrutar de que hay una bola un poco más difícil que puedo, pasadas 3 horas de juego, dar con mi pata de palo, o mi brazo izquierdo, para empezar a ser siniestro de verdad.

desarrollando nuevas capacidades

con 3 pelotas, empiezo un ejercicio nuevo,

cerebro izquierdo y cerebro derecho unidos por medio del cuerpo calloso,

a ver si me vuelvo un poco más femenino, o despierto esa capacidad que las mujeres llevan de serie,

como tengo algo de bestia masculina, el campo de mi ejercicio se encuentra en la cancha de pádel.

Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito, autores, encontrándome con las posibilidades, Mikel por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s