descubriendo juegos nuevos (fililí, cadí y patají)

dogen el ejercicio de jugar, entendiendo ese tipo de juego en el que no importa ganar ni perder, sino pasárselo bien con los amigos y la familia, entra en escena una juego nuevo, el dog, una mezcla preciosa de parchís, ya sabes, me como una y cuentro veinte, y el 1.

y he puesto 1 a propósito, para que no lo asocies con el UNO, ese juego de cartas para animar maldades entre niños, cambio de sentido, te salto, coges dos, cualquier piscina, monte o playa, de forma más natural en el verano

en eso estoy, en el proceso de proponer a un grupo de personas mayores esa imagen del DOG, un juego que combina y mejora el parchís y el UNO, ¿te haces una idea de cómo puede ser?, y Ana me suelta otro juego que podemos practicar en cualquier momento.

éste es un juego para mayores, que requiere como único elemento un diccionario clásico, seguramente mejor en este caso que la wikipedia, con un mecanismo muy tonto, alguien propone una palabra rara, pero real, un palabro, y el resto de las personas, los otros, tienen que adivinar la definición, y si no la saben, lo cual es lo más normal, tienen que crear o construir una definición «verosímil».

gana, como no podría ser de otra forma, el que en un proceso de votación a mano alzada, ha conseguido esa verosimilitud, esa definición que pega, o aparentemente casa mejor, con el palabro.

Ana recuerda, mientras se monda de risa, varios palabros épicos, demostrativos de ese nuevo juego, empezando por fililí, la palabra primera que abre una serie de reuniones y de risas entre amigos, para seguir con cadí, y patají.

si me dejas que me acerque al diccionario,

fililí, tela muy ligera de lana y seda que se solía traer de Berbería

cadí, entre turcos y moros, juez que entiende en las causas civiles

patají, no está registrada en el diccionario, Ana me ha hecho trampas, pero puedo buscar patajú, planta de tallo herbáceo, con largas y anchas hojas que recogen y filtran en el tronco el agua de la lluvia, la cual, mediante un pinchazo, puede beber el viajero.

por poner un ejemplo del juego, en el turno de la palabra cadí, mira que sí suena un poco mora, gana la siguiente definición, arqueta mudéjar para guardar el ajuar de la novia, yo creo que también la habría votado.

jugando, jugando, risa viene, risa va, estamos pasando el rato, y me quedo con ese juego raro, el DOG, en la recámara, para otro rato.

dogmon   así lo vimos…

si quieres hacer más informal este juego, y compartirlo con niños, puedes eliminar el diccionario y formar palabros raros, con definiciones obstrusas e inconmensurables, ese juego de los palabros disparatados, en el que onza es la mujer que ocupa el undécimo lugar, y defecar es un coche defectuoso, seguro que te lo pasas como un niño entre niños, también este verano.

 

Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, jugando juegos nuevos, organizaciones generadoras de innovación por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s