Bob Dylan es del Athletic

iraolaydanies ya la tarde del lunes, y entramos en una oficina con una mesa redonda, amplia, a la que acompañan 4 sillas, y 3 botellines de agua, una de las 4 sillas no tiene sed, y una decoración estándar en la que me llama la atención un cuadro, por el que pregunto,

“es un regalo que aúna mis dos pasiones, Bob Dylan y el Athletic”, me responde Natxo,

recién sentados en la mesa en la que nos acompañan 2 relojes de otra época, de ésa en la que el tiempo se mide con granos de arena, uno chiquitín, de arena blanca, otro grandotote, de arena oscura, podría ser arena volcánica,

el reloj chiquitín cuenta 1 minuto, muy adecuado cuando alguien te asalta y te pide un minuto, “venga, aquí tienes tu minuto”, el grande, el volcánico, el de la arena negra, mide una hora de tiempo,

y en eso estamos, en una conversación que nos lleva por la historia del sector, siempre es bueno conocer de primera mano los intereses y anhelos compartidos, y la historia de la casa,

en un recorrido que nos sirve para reconocer el territorio por el que transita esta organización, y que nos facilita la propuesta una propuesta de intervención, si es el caso, quién sabe si haya un encaje posible,

y Natxo nos cuenta una historia de una sucesión en su organización, en la que un nuevo gerente acaba de ser nombrado, y lo primero que hace es participar activamente en el plan estratégico de la organización, con un horizonte trianual,

en el que incorpora un desarrollo organizativo con base en valores,

y nos cuenta el proceso, participativo, en el que se encuentra la organización, con la identificación de los valores por parte de las personas que componen la compañía, primero los literales, luegos las definiciones, que marcan los territorios,

el desarrollo de un blog, la capacitación para un colectivo de líderes de la organización, y otros intereses, en curso, de la organización.

en la charla Pablo y Mikel intercalan sus historias, Mikel acaba de llegar de visitar a Jon,  amigo de juventud y compañero de carrera que acaba de tener un incidente con una ambulancia, que cualquier día lo mismo también cuenta en este espacio,

y que sirve para ilustrar cómo los comportamientos hablan más alto y dicen más cosas de las organizaciones, y de sus procesos, de lo que queda escrito en sus políticas, para bien o para mal.

el reloj chiquitín tiene la arena abajo, el reloj negro también, Pablo nos avisa, él tiene que recoger a los enanos en Archanda, nuestro tiempo hoy se está acabando, si hemos entendido el momento de la organización de Natxo,

seguramente nos volvamos a encontrar, con una organización que trabaja con base en valores, desde las personas que la componen y le dan vida, en clave participativa, y podamos extender esta conversación.

iraolaydanimon   así lo vimos…

pienso, ya terminada la reunión, qué significa el Athletic, y su cultura, para mí, y qué representa Bob Dylan en el mundo de la canción, y no me extraña que Natxo nos esté hablando de un programa para el desarrollo de una organización con base en valores,

y busco una canción para acompañar esta conversación de la que un cuadro, el Athletic y Bod Dylan, y 2 relojes de arena son testigos, sí, esta puede ser, “the answer is blowing in the wind”

y una foto de un restaurante cercano en el que no comimos hoy, “mea culpa, Pablo”, el próximo día puede ser,

athletic

mientras estos chicos del Athletic me explican por qué ya no sacan la gabarra para celebrar los títulos, ni siquiera cuando se consiguen a doble partido contra el Barca, goleando 4-0 probablemente al mejor equipo de la historia del fútbol.

mochilami tiempo en Bilbao se acaba, y saco una última foto, ladrillos de mi juventud, palmera de Arrese y triángulo del EME en el macuto, en la estación de bus de Garellano, con ese regusto del que está de vuelta en casa, despidiéndose y con ganas de volver.