explorando el miedo

calabazahalloweenbajo al portal y me encuentro con los preparativos de Halloween, esa tradición estadounidense que nos invade, ¿truco o trato?, día de difuntos que se convierte en noche de muertos,

y no sé por qué lo conecto con la reunión de voluntarias de Rivas-Vaciamadrid, en la que cerramos el bloque del hombre en la sombra explorando la energía del miedo, con una pregunta simple, y tú, ¿a qué le tienes miedo?,

y juguetón como soy, le propongo al grupo un juego, voy a escribir un miedo que creo no van a nombrar, es un miedo muy evidente, pero muy poco nombrado, en vez de un juego ahora lo veo como un reto,

y empiezan a desfilar miedos personales y colectivos, algunos muy conocidos, algunos menos, el miedo a la soledad, al ridículo, al qué dirán, tan parecido al miedo al rechazo, a la enfermedad, a la tormenta, a la oscuridad,

a la injusticia, al dolor, al sufrimiento, a las arañas, a la pérdida de seres queridos, a hablar en público, a la muerte, al fracaso, a no ser capaz, a equivocarme, a dañar a las personas que quiero,

a morir, a no sentirme querida, el miedo a no tener miedo, a ser incapaz de querer, y según voy escuchando pienso en otros dos miedos que creo que no van a surgir, y que efectivamente no surgen, ha terminado el ejercicio aunque podría seguir,

tenemos tantos miedos…,

y les pregunto si creen haber acertado o no el miedo oculto, el miedo que guarda el anverso de la página, bien custodiado por la opacidad del papel, algunas piensan que sí, otras que no, la opinión es libre,

no así la verdad, que es la que es,

entre 15 personas no han desvelado, o acertado, el miedo oculto, un miedo que nos ata tanto que lo escondemos de nuestra mirada, tenemos un miedo terrible a la verdad, tal vez es porque, como reza la frase,

la verdad os hará libres,

y esos son los dos miedos adicionales que no he escrito pero sí he imaginado mientras se desarrolla la dinámica, el miedo a la libertad, y algo que el miedo a la libertad lleva de la mano, el miedo a vivir,

uno de nuestros miedos más grandes,

el miedo a vivir nuestra propia vida, la mejor de todas nuestras vidas posibles, esa vida en la que soy el mejor reflejo de mí misma, y paso por mi portal, y siento que un año nuevo empieza, un año sin miedo a las arañas, a las cucarachas, y tal, y tal.

calabazahalloweenmon   así lo vimos…

Si quieres, puedes acceder a 7 emociones, pdf publicado bajo licencia CREATIVE COMMONS haciendo clic en el siguiente link.

 

vamos a portarnos mal

elotrogrupo iniciamos un grupo piloto con las 7 emociones en la comunidad de aprendizaje de Rivas-Vaciamadrid, un proyecto que engloba a 700 personas voluntarias, para apoyar a jóvenes desde infantil a bachillerato en 15 centros del municipio,

en un taller que bien podría ser un formato tipo, una reunión para tratar los fundamentos de las 3 emociones básicas que condicionana tanto nuestras relaciones en el mundo del tener, el miedo – la tristeza – la rabia,

y de las relaciones que emergen de estas tres emociones, con ayuda del análisis transaccional, la teoría del P – A – n (Padre – Adulto – niño), y la teoría de Karpman, que bosqueja al ser humano en la sombra,

y como en todas nuestras actividades sustituimos el powerpoint por preguntas, y en vez de afirmar recogemos respuestas, y vemos lo que el grupo nos devuelve, y empiezan a surgir las sorpresas,

de las 15 personas que nos hemos reunido hoy, al recopilar las 3, 5, o 7 emociones más importantes en la educación, tan enfocadas como estamos en la devolución positiva, ni una sola de las presentes menciona ninguna de estas tres:

  • el miedo,
  • la tristeza,
  • la ira o rabia,

y sin embargo hay muchas respuestas que pueden caer en el apartado de actitudes, comportamientos o valores, por lo que les pido que repitan el ejercicio pero enunciando los 3 valores más importantes en la educación,

volveremos sobre estas distinciones más tarde,

y hacemos un ejercicio para visualizar el color de las emociones, ¿de qué color pintarías tú el miedo?, el grupo lo pinta de negro, ¿de qué color pintarías la tristeza?, la mayoría elige el gris, ¿de qué color pintarías la rabia?, casi por unanimidad el rojo,

pinturasy me muero de risa, estoy siendo malo, muy malo, preguntas y más preguntas, respuestas compartidas que deben tener algún fundamento aunque no sepamos muy bien cuál,

y nuevas formas de mirar este mundo, para volver a ver los colores del arco iris, con ojos nuevos, con ojos de niño, con asombro y reverencia, y volver a mirar el mundo, y la educación, convertida en procesos de apreHendizaje, … otra vez.


La primera sesión va avanzando, y Santiago se revuelve con tanto miedo – tristeza – rabia, y las dinámicas del hombre en la sombra, y me doy cuenta de cómo no vemos lo que no queremos ver,

y tal vez esto está pasando en la educación, mira qué regalo poder sentirlo,

y tal vez pensando en dar una educación maravillosa, refuerzo positivo, un mundo apreciativo magnífico, hemos desconectado nuestro mirar, y hemos dejado de observar la realidad, en especial esa parte de la realidad que no nos gusta,

y ya no vemos el principio del mal trato en nuestra vida,

un mal trato que si no lo percibimos cuando es pequeñito se va a hacer grande, y nos va a acompañar a comer en nuestra mesa, y como es parte de la familia no lo vemos, qué bueno empezar esta jornada así,

y qué bueno que alguna de las personas asistentes se remuevan en sus asientos, yo quiero más de lo bonito, sí, yo también, pero eso empieza en la jornada siguiente, con 3 emociones que no te voy a contar todavía,

o mejor dicho, sobre las que no te voy a preguntar, porque ahora, lo que toca, es portarse mal.

elgrinchmon   así lo vimos…

Isabel y yo nos despedimos de salida de la casa de la juventud de Inma y Cristina deseándoles que se porten mal, y llego a casa y abro sin querer, qué casualidad, un video de calle 13, que te adjunto, a que no sabes cómo se titula…

en la sala, nos encontramos en la casa de la juventud de Rivas-Vaciamadrid, un centro que ahora, además de juventud, alberga otras dinámicas, mujer, …, realidades que quedan reflejadas en las paredes,

mujeres

tengo que preguntar quién ha dejado esta cara verde medio malévola, vaya sonrisita, Manolo, esperando este taller y este post

elgrinch

resolución de conflictos (en 3 niveles)

conflictossalgo con Jose de esa reunión en la que conocemos a Pepa y a Pilar, y en la que tenemos una primera impresión y un conocimiento de primera mano del movimiento de las comunidades de aprendizaje de Rivas – Vaciamadrid,

y ya en el coche, entablamos una conversación relacionada con los 3 niveles de la resolución de conflictos, que tienen que ver con 3 niveles de conexión, o mejor dicho de desconexión, con nosostros mismos,

ya que en el primero, yo desconecto de mí mismo, en el segundo, yo desconecto de ti, y en el tercero, nosotras (o yo, tanto da) desconectamos de un organismo mayor, una organización, una institución o un sistema

(son las desconexiones intra-personal, inter-personal y sistémica),

sólo hace falta ese punto de des-conexión en el que el YO SOY no está al cargo, el que ocupa el lugar de mandos es el EGO, que se resiste, que porfía, que quiere controlar la situación, y que el mundo sea a su imagen y semejanza,

no es raro que las cosas no sean como ese EGO desenfrenado quiere que sean, y va a ser bastante normal que entremos en procesos de frustración (que es una forma de llamar a lo que se desencadena cuando las expectativas y los resultados están lejos),

y sin querer queriendo, ya hemos llegado a Conde Casal, donde Jose se queda, y le despido, que la manaña no para, a buen seguro vamos a tener tiempo para evolucionar los 3 niveles de la des-conexión en la resolución de conflictos,

y de correlacionarlos con nuestro programa de «7 emociones y 3 dinámicas en el cole», qué bueno que esta reunión nos aporta un foco para seguir aportando en este enfoque que nos adentra en el buen vivir,

también en la educación, ese proceso que gira poco a poco, sin prisa pero sin pausa, hacia el apreHendizaje.

conflictosmon   así lo vimos…

Intento incorporar una de las dos fotos que he sacado antes de la reunión en la casa de la juventud de Rivas – Vaciamadrid, pero no la localizo.  En su lugar hay una serie de 7 fotos naranjas y amarillas, con diferentes tonos e intensidades,

qué casualidad, que sugieren el color del plexo solar, ese centro en el que se acumula nuestra energía vital, y en el que se centra en muchos casos buena parte de nuestros conflictos, ya sea la agresividad, la frustración,

también esa energía necesaria para un nuevo actuar.


Echo la mirada atrás, y pienso qué inspira este enfoque de las 3 des-conexiones, y está claro, no tengo que indagar muy profundo, hace unos meses, desde el u-lab, el laboratorio de la teoría U, comparten con nosotros una visión,

con 3 des-conexiones de las personas con este mundo tan bonito que hemos decidido habitar, la des-conexión ecológica (que nos separa de la naturaleza), y que no hemos incluido en la gestión de conflictos,

3divides2

la des-conexión social (yo des-conectado de otras personas), que hemos desdoblado en dos niveles, y la des-conexión espiritual (ésa tan común en la que estoy des-conectada de mí misma).