y tú, ¿sabes hacer la U con un canUto?

utheopeq hubo un tiempo en el que las personas tontas no sabían hacer la O con un canuto, hace tanto tiempo que debería haber empezado con la mítica entradilla de los cuentos, “érase una vez que se era”

y ese tiempo hace tiempo que pasó, y ahora, en el presente, es la gente inteligente, chicos y chicas, que ya han aprendido a hacer la O con el canuto, esas mismas personas, esa misma gente, la que no sabe hacer la U con el canUto.

algo ha cambiado y algo permanece.

en esta entrada de domingo, medio seria, medio broma, queremos girar el foco a un mundo cada vez más complejo, cada vez más global y diverso, en el que no podemos dejar de percibir lo que tenemos delante de la nariz.

la O se ha abierto por arriba, y para subir de nuevo tenemos que bajar, tenemos que pasar al valle para volver a las alturas.

en el proceso de viajar tenemos 3 enemigos, una mente cerrada, unas emociones cerradas, y una voluntad des-conectada de nuestro ser esencial, es por ello que tenemos que hacer 3 ejercicios,

abrir la mente, open will,

abrir la emoción del corazón, open heart,

y abrir la intuición verdadera que nos conecta con nuestro camino de desarrollo personal.

si quieres tener más información, nosotros no somos muy listos, de cómo hacer la U con el canUto, puedes contactar con el Presencing Institute, un desarrollo del MIT (el massachUsetts institUte of technology), de los eUa.

es muy curioso que en el Intituto tecnológico de massachUsetts nazca una metodología que habla de re-contactar con el Ser, o el Self (con mayúsculas), que del minúsculo self (o ego) ya tenemos bastante, para re-conectar con la organización y con la sociedad.

re-conectar o hacer un algo nUevo, difícil de explicar porque eso de “traer el fUtUro que viene” debe ser un poco diferente a lo que estamos acnstumbrados a hacer, copypaste de lo que se ha hecho antes y aparentemente funciona.

lo dicho, 3 ejercicios para sanar al individuo, a la organización, y a la sociedad, con la ayuda del MIT, si lo han dicho los americanos será verdad, es curioso que ni mamás, ni papás, ni papanatas, ni hijos e hijas se escriban con u, qué raro.

utheopeqmon   así lo vimos…

es curioso cómo la U parece dibujar una sonrisa en nuestro monigote, que también se escribe sin u, vamos tener que renombrarle como mUñecote, y reUbicar esa energía de nuestros mayores, abUelos y abUelas, que nos podrían enseñar a ver de nUevo,

para más info de pintar sonrisas en un mundo nUevo (personal, organizacional y social),

puedes consultar la web del Presencing Institute