y la felicitación de Pablo, mi guardavidas, me alegra la navidad

elguardavidases 25 de Diciembre, me acabo de despertar hace cosa de 1 hora, y reviso las felicitaciones que no me paro a leer anoche, y alguna de las que no podía leer, porque todavía no estaban mandadas,

y entresaco una de entre todas, la felicitación de Pablo Toranzo, mi guardavidas, ese chico argentino que como todos los veranos aparece en la piscina, bien plantado, compañero de los niños, ayuda de las madres,

es el guardavidas de la urbanización,

un chico con el que trabo relación, a base de escuchar historias y de contar historias, nos vamos compartiendo la vida, y vamos compartiendo juegos y rutinas, algún día vamos a jugar juntos al dog, Pablo, y a juegos nuevos que están por aparecer en este mundo,

un chico que me acompaña en el verano del 2016, el verano de la frustración,

nada ha ocurrido antes de verano como pretendía, ni la Universidad Rey Juan Carlos ni Gredos San Diego han sido la palanca que buscaba para mover el mundo de las emociones en el cole,

el MOOC 7 emociones y 3 dinámicas en el cole apenas ha tenido repercusión, estoy embarcado en un proyecto que no es un proyecto de vida, es un proyecto de supervivencia, y poco a poco mi energía y mi ilusión se apagan,

y hago algo que no es normal en verano, una época tan dada a salir hacia fuera, la fiesta, la cervecita y los amigos, y las largas horas de desparrame al sol, en este verano del 2016 mi tendencia es interior,

y me quedo mirando hacia dentro, sintiendo por dónde, una pregunta mucho más terrenal que desde dónde y para qué, y las horas van pasando, como las familias y los niños que salen y vuelven de vacación,

y Pablo es el guardián de las vidas que pasan por ahí,

un verano curioso éste del 2016, un año en el que todo podía ocurrir pero no ocurre nada, hasta que terminando el mes de agosto, Pablo en dos semanas se va de aquí, surge de la tierra un proceso de re-conexión,

«el caballero de la armadura oxidada» y «la teoría U» bajan de mis estanterías a la piscina, después de un evento que en su momento me pasa bastante des-apercibido, viene bien el espacio de 3 / 4 meses para recapitular,

Pablo me regala un libro de Carlos Castaneda, la rueda del tiempo, un libro póstumo de citas que supone un recorrido por la vida y obra de su autor, y re-conecto con una etapa de mi vida en la que conozco a Agustín, fundador de la familia azul,

estoy re-conectando con mi fuente, y con mi energía interior, que ha des-aparecido buscando la energía del exterior, gracias, Pablo, por tus conversaciones y tu cariño, gracias, Pablo, por tu acompañamiento en mi proceso de re-conexión interior.

elguardavidasasí lo vimos…

entro en la wikipedia y consulto la bibliografía de Carlos Castaneda, en estas vacaciones en las que he salido con demasiada ropa y con ningún libro, qué raro, ¿verdad?, y pienso que de vuelta a casa me voy a leer el lado activo del infinito,

y antes de llegar me voy a hacer un regalo de año nuevo, «Pases mágicos», en el que Carlos y su grupo comparten las técnicas de la tensigridad, un regalo raro, de esos que uno se hace de vez en cuando quién sabe para qué,

¿verdad, Pablo?

,