destapa lo bueno

realmente no sé qué me produce más asombro, qué me deja más perplejo, esta imagen de la campaña destapa lo malo, de save the children, o este tweet de Pablo Cueva, desde @emocionarse, según el cual 1 de cada 5 alumnos sufre acoso,

al menos en la comunidad del País Vasco, la tierra de mis padres, y no puedo evitar correlacionar esta campaña y este mensaje con una conversación que mantengo recientemente con una fundación en Madrid,

en una conversación que habla de los pocos fondos que la comunidad y el ayuntamiento destinan para fomentar el buen trato, fondos que se han destinado de forma casi íntegra, vamos a poner mayoritaria, a frenar el mal trato,

y no puedo evitar preguntarme hasta qué punto estamos poniendo foco y haciendo hincapié en la taza mala, porque nuestra atención, puesta en el mal trato, ayuda a que el mal trato crezca,

cuando podríamos enfocar nuestra energía y nuestra atención en hacer florecer el buen trato, en un enfoque salutogénico, generador de salud, creo que de eso precisamente se trata,

y no puedo evitar una nota corta al tweet de Pablo, ¿se te ocurre, Pablo, qué podemos hacer para fomentar el buen trato en el cole en particular, y en la sociedad en general, antes de que el mal trato se haga tan grande?

 así lo vimos…

en 7 emociones acompañamos el recorrido por los colores (un colora para cada emoción), con un poco de análisis transaccional, fundamentos del mal trato, el perseguidor – la víctima – el salvador, quejas y críticas,

una comprensión fundamental, de base, para adentrarnos en procesos de buen trato, con la evolución del ser en la sombra hacia nuevas formas de estar en el mundo, en ese proceso fundamental de destapar nuestra luz interior.

cuando la luz exterior es muy fuerte, si haces fotografía lo tendrás muy claro, las sombras crecen, mientras que al contrario, cuando la luz es muy tenue, aquí vamos a acabar agradeciendo las nubes, las sombras desaparecen,

no es extraño observar que en el mundo material, en la lucha del ser en la materia, tan cargadita de ego, las sombras crezcan y el mal trato florezca, es lo que tiene la vida en la materia con la luz focal del sol,

no es extraño que tengamos que transitar a la falta de luz, algunos lo llaman oscuridad, aunque es más bonito denominarla luz difusa de infinito, o luz interior, que nos acompaña en nuestro desarrollo espiritual, en el mejor yo soy que es posible,

en un ejercicio del ego al des-apego, del mal trato al buen trato, de la búsqueda enfermiza de la atención y de la competición por todo, sí, prácticamente por todo, a otras formas de estar en relación con el alter, y conmigo misma,

en ese proceso en el que podemos destapar todo lo bueno que vive en mí.

 

y leo esta frase que me acompaña de mañanita, como todo pensamiento que tenemos se refiere a nosotras mismas, condenar a otra persona es auto – condenarnos, quién sabe por qué siento, Pablo, que hoy me toca perdonar – me, otra vez.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

más verde y sin residuos emocionales tóxicos

Berdeago es una feria que se celebra en Durango en la que el CIE (el Consorcio de Inteligencia Emocional del País Vasco), una asociación sin ánimo de lucro que crece al abrigo de innobasque (Agencia Vasca de Innovación),

una feria que seguramente tiene que ver algo con la ecología (Berde = verde, – ago = más), buen sitio para colar una presentación de ecología emocional, que van a presentar Igor, Platón y Pablo,

qué pena no estar más cerca para compartir este ratito con este grupo de abanderados de este mundo nuevo en el que las emociones sí están presentes en nuestras vidas, con esa idea me voy a la cama,

y no me extraña nada, cada vez me extrañan menos las “causualidades”, sólo me dejo maravillar, que al abrir un libro por la mañana, el Manual del Guerrero de la Luz, de Paulo Coelho, éste sea el texto que me recibe para empezar este día,

Existe una basura emocional: es producto de las usinas del pensamiento. Son dolores que ya pasaron y ahora ya no tienen ninguna utilidad. Son precauciones que fueron importantes en el paseo, pero de nada sirven en el presente. 

El guerrero también posee sus recuerdos, pero consigue separar lo que es útil de lo innecesario, él se desprende de su basura emocional. 

Dice un compañero: “Pero esto forma parte de mi historia. ¿Por qué debo abandonar sentimientos que han marcado mi existencia?” 

El guerrero sonríe, pero no intenta sentir cosas que ya no siente ahora. Él está cambiando, y quiere que sus sentimientos lo acompañen.

un texto que comparto con mis compañeras del CIE, compañeras de emociones, aunque mi favorito siga siendo Pablo.

   así lo vimos…

y hay un día en el que empezamos a limpiar las basuritas emocionales, esos dolores del pasado que ya no tienen ninguna utilidad, mientras observo como mi compañera de camino y de emociones hace precisamente eso,

reciclar emociones viejas y altamente contaminantes, con la ayuda del miedo bueno, una maravillosa herramienta para separar lo que sí es parte de nuestra vida y lo que yo no tiene sitio, ¿o acaso crees que no existe eso del miedo bueno?

por medio de 7 emociones explicamos el mundo emocional, muy especialmente el para qué positivo de el miedo, de la tristeza y de la rabia, las 3 emociones que más nos atan a tierra y a estados de mal – estar y mal – vivir,

para poder transitar poco a poco en una sinfonía de emociones ascendentes, más positivas, de las que también nos gusta hablar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace

 

 

 

el viaje a la positividad (y las digresiones del dragón)

Recibo este correo de Pablo Cueva, que nos invita con esta foto de dragones vascos aunque mucho me temo que la foto está sacada en otros territorios, quién dijo miedo, a un viaje que espero te parezca la mitad de interesante que a mí …

En el viaje a la positividad emocional encontramos tres paradas que aportan al viajero distintas herramientas con las que profundizar en el tránsito a realizar. En esta charla explicaremos de forma específica la importancia de la ilusión y de la alegría como emociones que nos orientan hacia la positividad. También abordaremos algunas técnicas para conseguir captar más de ambas emociones en nuestra vida cotidiana y, con ello, facilitar el objetivo que nos proponemos.

entradas al evento en eventbrite

y me sonrío al observar esta extraña foto en la que el mundo no está a nuestros pies sino a nuestras espaldas, ¿tal vez nos ponemos el mundo por montera, en nuestra mochila particular?,

un mundo en la mochila de un extraño ser, parece un ser humano, un humanita en vez de un dragón, que exhala humo, quién sabe si es el preludio del fuego o es el final de las llamas que acaba de exhalar.

   así lo vimos…

aupa y poziktiba son dos palabros que me recuerdan a mis orígenes, en el remoto norte, ese extraño y rudo territorio, tan parecido a la irredenta aldea gala de Asterix, en el que parece que nos preguntamos continuamente:

¿quién dijo miedo?

y pienso en el tránsito emocional que todas nosotras tenemos que hacer para que la ilusión y la alegría sean estados consistentes en nuestras vidas, porque las energías más lentas son muy potentes, y nos atan a la tierra,

y aquí estoy hablando de las 3 emociones de nuestro mundo material, la  ira – la tristeza – el miedo, qué difícil es mantener una relación consistente con la ilusión y la alegría cuando el miedo campa a nuestro alrededor,

ya sea bajo nuestros pies o bien dentro en nuestra mochila, tal vez por eso hoy termino el desayuno con Silvia hablando de un par de actividades, convertidas en rutinas, que nos permiten contactar con esa energía positiva,

de una forma sostenida en el tiempo, hoy sí, hoy otra vez, hoy también,

y me cuestiono cómo vibrar más continuo en las energías altas de la alegría y la ilusión, voy a preguntarle a Pablo, tal vez él le conoce al chico que era dragón y no tenía miedo a los jabalíes ni a los romanos, ni a los benditos Asterix y Obelix,

tal vez porque todos ellos le temen a él, el chico dragón.

y en la digresión en la que me encuentro sumido esta mañanita de otoño, en un viaje de la positividad – la ilusión – la alegría al miedo, mira que sí que hemos evolucionado a peor, esto es involución en vez de evolución,

me pregunto a qué le tendrá miedo un dragón.

en el viaje a los hábitos positivos, actividades positivas, convertidas en rutinas, alrededor del té,

re-contactamos con esas prácticas diarias de respiración consciente del Arte de Vivir (a retomar), y la auto-hipnosis que Silvia acaba de aprender en un taller con Jean Guillaume Sales, a ver cómo la integra/mos en el día a día (a incorporar),

la comida sana, el paseo o el ejercicio diario, y este espacio que se va abriendo en nuestras vidas, un ratito para hablar de cómo nos sentimos (en proceso), ejercicios sencillos con los que podemos contactar con una energía,

no necesariamente relacionada con el aroma a chamusquina ni con el humo de nuestro amigo el dragón, que nos permite este ejercicio en elevación.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional que nos permite viajar de forma consciente desde el miedo a la alegría, del rojo al violeta, de nuestra energía más densa a nuestra energía más vibrante,

desde la energía del miedo, tan cercana al “no soy”, a la energía de la alegría, en la que nos permitimos, de nuevo, hacer juntas, en colaboración, desde nuestra mejor intención,

facilitando que lo nuevo se asiente en nuestras vidas, y a nuestro alrededor.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace

 

 

el viaje del ave Fénix

recibo una invitación poziktiba de Pablo Cueva para asistir a un evento en Bilbao, el viaje del ave Fénix,

este chico tan majo que conozco hace apenas 3 años, esa sonrisa franca, rica, abierta que me anima de vez en cuando en una conversación presencial o por teléfono,

ese cariño relativamente reciente que crece en el tiempo, en la cercanía y en la distancia,

que me remite esta invitación poziktiba, mezcla de pozik (contento, en euskera), y positiva, una invitación a una taller que se celebra el fin de semana que entra, y a la que no voy a poder asistir, a no ser que el avión de papel se convierta en avión real,

si te parece te dejo con el vuelo del Ave Fénix…

En el fondo de lo que hablamos es de reconstruirse, de reinventarse, de rehacerse, de recuperarse. Pero tal vez este viaje no solo pueda describirse con esos verbos. Tal vez haya que hablar también de la posibilidad de crecer, de mejorar, tal y como nos muestra la evidencia científica, sobre resiliencia. ¿Cual es el mapa que usar? Y dentro de éste, ¿cuál es el trayecto a elegir?

Mapa. No hay otro que el de la realidad. Pero, cuidado… La realidad vista desde el punto de vista más objetivo, más amplio. Un mapa en el que quede impreso tanto la adversidad a la que nos enfrentamos como nuestros apoyos para hacerlo. Una realidad que exprese el camino hecho, sin censura, que incluya las autopistas de la satisfacción y el orgullo y las zonas en las que hubo que hacer camino. La intensidad emocional tiende a alejarnos de una parte de nuestra realidad puesto que amplifica parte de lo que nos rodea. No hay mejor herramienta que un mapa detallado y una brújula que nos oriente dentro de su inmensidad.

Brújula. La dirección que seguir es la de mejorar, la de recuperarse. La inteligencia, para mí, implica necesariamente la positividad. Esto implica que, por muchas razones que se pueda tener para quedarse en el terrero de la pérdida y/o del dolor, lo sano supone seguir con la vida, no pararse, no estancarse. Por ello nuestra brújula debe indicar el bienestar. Y la demostración de que avanzamos es estar más cerca de la meta.

Itinerario. ¿Cómo se llega? Es evidente que cada uno debe descubrir su propio camino, pero sí es verdad que podemos aportar algunas recomendaciones:

  •  Ponerse en marcha. Difícilmente se llega a ningún lado sentado.
  • Dibujar una meta en el horizonte y encaminarse hacia ella. Si no tenemos metas tan voluminosas nos valdrán los objetivos diarios, los pasos en los que me voy a centrar hoy.
  • Ir acompañado. La mayoría de los viajes son más entretenidos y seguros cuando se comparten con otros.
  • Aceptar e integrar lo negativo como propio de nuestro camino y, en paralelo, desear llegar a nuevos lugares en los que puede que nos encontremos mejor.

Coraje y paciencia. No hay cambio sin esfuerzo, sin insistencia, sin lucha. Muchas veces el camino no es claro pero se trata de seguir avanzando. Teniendo mapa, brújula y ruta solo resta la determinación confiada combinada, a veces, con la espera a que el camino se despeje o la espesura se abra. Pasamos la vida haciendo trayectos más o menos cortos que nos llevan de lo negativo a lo positivo y viceversa, básicamente porque la vida es diversa y con ella nuestra forma de posicionarnos ante ella. Interpretamos la realidad como favorable y/o desfavorable cuando, a veces, solo es facilitadora o obstaculizadora de nuestros deseos. Es decir, interpretamos la vida y le asignamos una polaridad cuando muchas veces ésta no es más que una proyección de nuestra voluntad. La verdadera positividad o negatividad de la vida requiere de perspectiva para ser descubierta porque de lo contrario equivocarse es lo más fácil.

Comparte este evento en Facebook y Twitter Esperamos que puedas venir.Un saludo, Pablo Cueva López.

y me observo publicando estas líneas en wordpress, des-obedeciendo a Pablo, vestido con una camiseta de NAVEGA, un barquito de papel, qué curioso, hecho con el mismo material con el que Pablo construye su avión poziktibo,

y pienso que tal vez los mismos principios que rigen el vuelo del ave fénix son aplicables a la navegación espacial y a la navegación marítima, a saber, mapa, brújula e itinerario, coraje y paciencia, para empezar.

   así lo vimos…

y soy consciente de esta “causualidad” que conecta hoy el avión de papel con el barco del mismo material, y con la conversación que mantengo justo ayer con Julio Borrell, para utilizar NAVEGA en el sistema de gestión de calidad de su organización,

quién sabe si este barco de papel, cual ave fénix, también puede resurgir de sus cenizas, esparcidas en cualquier espacio de este amplio aire y mar azul, no podía ser otro el color.

y no sé por qué conecto el vuelo del Ave Fénix con la pérdida, y con la emoción de la tristeza, esa emoción que nos ayuda a trazar un plan, que se va a desarrollar con coraje y paciencia, déjame que incluya la palabra perseverancia,

que nos ayuda a desarrollar el plan, dale que te pego, hasta llegar al azul clarito del orgullo humilde, orgullo sano, azul clarito, ese color que me gusta más y más, cada día un poco más.

desde organizaciones con espíritu y corazón promovemos el desarrollo positivo de personas, grupos y organizaciones, mediante el desarrollo del campo de la atención y nuestra mejor intención.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que nos acompaña en nuestra navegación, un modelo que tú también puedes utilizar.

 

el vaso medio lleno

silvia“historias que TRANSforman la educación” es un proyecto que está a punto de terminar su recorrido en goteo, plataforma en la que lanzamos  la financiación del MOOC (curso gratuito) en emociones para todos los profesores y centros educativos en España.

con este último video queremos agradecer a todas las personas que nos han acompañado en la financiación del proyecto, y en la maduración de la idea.
muchas gracias por acompañarnos, a nosotros también nos gustáis vosotras.
un abrazo de corazón.

por cierto, una fase termina, y comienza la siguiente, porque no se hizo el peldaño para descansar en él, sino para pasar al siguiente.

faltan 3 días para cerrar el goteo, y pocos días más para abrir el MOOC, que esperamos os guste, y os sea de utilidad.

“historias que TRANSforman”, 7 emociones y 3 dinámicas en el cole, que pronto se pueden convertir en 4, en 5, dinámicas para el desarrollo de procesos positivos de los que todas formamos parte,

en un proceso continuo de dejar ir a lo viejo, y acompañar el emerger de lo nuevo, según se hace presente.

silviamon   así lo vimos…

en el video de hoy nos acompañan Pablo Cueva, socio de la asociación “historias que TRANSforman”, un regalo del camino que se transforma de tanto en tanto en rey mago, Tomás Orbea Celaya, un cariño grande que se labró en el tiempo, ayer jefe y hoy compañero de innovaciones, si hay un día un juego con las emociones y tal y tal también se lo debemos a él, Carlos Carrera, fundador de la asociación “aprendemos todos”, nuestra voz y nuestro abrazo, convertido en cariño de corazón, más allá de los mares, Nacho Villoch, bilbaino de PRO, que nos regala el nombre “historias que TRANSforman” en una presentación en su casa, el centro de innovación del BBVA, y Sandra Antón, amiga de Silvia, que nos presta de tanto en tanto a sus hijas para volver a disfrutar del regalo de pintar, y de los berrinches por aquí y por allá, amigos del camino reprentativos de esta vida que más bonita es cuando más la compartimos.

creo que de eso habla el vaso medio lleno.

utheopeqla teoría U trata de ese proceso en el que dejamos ir lo viejo, y celebramos lo nuevo,

un proceso en el que el YO SOY se hace presente,

tras revisar las ataduras del pasado,

mis creencias viejas y mi voz del juicio,

mi emoción desconectada por la voz del cinismo,

mi voluntad encapsulada por el miedo,

ese YO SOY que nos permite dar el paso del mini-yo a una conciencia ECO,

amplia, diversa, bio, sistémica, en la que somos parte de un todo mayor,

para crear nuevos escenarios, nuevas reglas y juegos nuevos,

con la alegría del asombro, y la celebración del vaso,

claro que sí, siempre medio lleno.