Adam Grant, takers, matchers, givers y la caja de amplificación de las virtudes

adamgrantNos hacemos eco eco eco de una noticia en el confidencial, publicada el 04/05/2013, por Miguel Ayuso, una entrada diferente, porque rompe una creencia al uso, con el título “el hombre más generoso cuenta el verdadero secreto del éxito”

Desde su aparición como disciplina académica, la psicología de las organizaciones ha tratado de encontrar la manera en que deben operar las empresas para que los trabajadores disfruten con su trabajo, quieran desempeñarlo de la mejor forma y  sean lo más eficientes posible. La mayor parte de las teorías giran en torno a la idea de que la mejor forma de motivar a los trabajadores pasa por incentivar su trabajo: ya sea a través de recursos financieros (como las retribuciones variables o los bonus por productividad), el desarrollo de una carrera profesional atractiva y, quizás en menor medida, la creación de un buen clima de trabajo y la implantación de ayudas sociales  y retribuciones en especie (guarderías, gimnasios y restaurantes a disposición del trabajador). Pero para el profesor de la escuela de negocios Wharton, Adam Grant, todas fallan al olvidar la que, asegura, es la mayor fuente de motivación para los trabajadores: la generosidad. Sigue leyendo