contigo somos más paz

me llega una invitación curiosa, una invitación para participar en el evento de contigo somo más paz, una iniciativa que lidera la fundación ananta, en la que participan Fidel Delgado, mi titiripeuta favorito, María Toscano, Virginia Blanes,

y Ravid Goldschmidt, a cargo del apartado musical, con su ya famoso Hang, y me pregunto qué será eso del Hang, y curioseo en internet, no es un tipo de banda, no es un estilo de música, realmente es un nuevo instrumento musical,

y me pregunto si es posible seguir inventando cosas,

y la respuesta es que evidentemente sí, claro que es posible, y lo que es más importante, los nuevos inventos tienen una relación directa con el nivel de conciencia desde el que se generan,

y la evolución de la conciencia del planeta y de las personas que lo poblamos no para de aumentar,

por lo que mucho me temo que el Hang de Ravid, además de nuevo tiene mucho de sanador, una especie de cuenco tibetano metálico reconvertido en tambor, en elemento de percusión, que contacta de forma diferente con nuestro ser espiritual,

un ser espiritual que se puede hacer presente en el Teatro la Latina de Madrid, el 24 de Setiembre, para empezar el otoño, es evidente que con María y con Fidel, con Virginia y Ravid, contigo y conmigo, somos más paz.

   así lo vimos…

7 €uros para la entrada, qué curioso número, este número mágico que nos acompaña aquí y allá, 7 novias para 7 hermanos, los 7 días de la semana, las 7 notas de la escala musical, 7 colores para representar el arco iris,

ese puente que une la tierra y el cielo, el mundo material y el espiritual …

7 emociones, creative commons, un modelo de inteligencia emocional inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe, un modelo de inteligencia emocional con los 7 colores de uno de los fenómenos más mágicos de este mundo,

tan bonito, en el que hemos decidido vivir.

 

proyectarse muy alto

aquehuelelalluviarecibo una meditación que relaciono con un proceso que en 7 emociones denominamos “pasar la puerta del orgullo”, una puerta que separa nuestro EGO, y nuestro mini-yo, de nuestro Yo Soy, gracias, Joaquín,

una puerta que una vez pasada nos conecta con habitaciones de otra dimensión, con techos muy altos, en los que no nos vemos oprimidos por nuestra mismidad y los avatares de la existencia,

unos techos altos que nos permiten entrar en contacto con nuestro destino mayor, con nuestro objeto de estar aquí, con nuestro camino de vida y evolución, o lo que es lo mismo, con un destino mayor, del que somos parte contratante,

no soy yo, es una voluntad de la que formo parte, y a la que sirvo, en algún punto del camino voy a ver claro que el camino no es individual, sino un camino compartido, el camino de una comunidad,

porque lo que está por venir no lo hago yo sola, necesito de otras personas que vibran en mi misma energía, con la misma intención, y hay un momento en el que camino se hace vida compartida,

una gozada esto de coincidir.

aquehuelelalluvia   así lo vimos…

 

“Para salir de los límites de su conciencia, el discípulo de la Ciencia iniciática debe aprender a proyectarse muy alto, hasta el Ser sublime que abraza y alimenta a todas las criaturas: se pregunta cómo ese Ser ve el futuro de la humanidad, cuáles son sus proyectos para ella, para su evolución, no sólo en un futuro cercano, sino también y sobre todo en un futuro remoto. Y porque trata cada vez más aproximarse a este Ser inmensamente grande, luminoso y perfecto, consigue poco a poco salir de sí mismo. Se realiza un trabajo en su interior, en su subconsciencia, en su conciencia, y en su supraconciencia, y lo que entonces vive como sensaciones y experiencias es inexplicable.

Esta práctica es una de las más saludables para el discípulo; realizándola cada día, se aleja de su yo limitado para fundirse en ese océano de luz que es Dios. Es ahí donde recibe el verdadero conocimiento y descubre la libertad. ”


Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta.


grupode5

en la reunión de ayer, al olor de la lluvia, 5 personas nos juntamos para explorar las posibilidades de un camino compartido, qué curioso, 5 personas pueden iniciar un movimiento, 5 personas podemos cambiar el mundo,

y compartimos una forma nueva de hacer acompañamiento personal al calor del grupo, con el concepto del diezmo, tithing, en inglés, comunidades de 10 personas en las que cada persona se hace cargo de otras 9, en un ejercicio de solidaridad interna,

déjame que la llame fraternidad,

pajitas

y nos preguntamos a qué huele la lluvia, y qué titulos le vamos a poner a las siguientes sesiones, compré una pala en IKEA para enterrar a papá, siguiente sesión, y metí a mamá en el freezer, otra más,

para trabajar ese mundo de creencias que nos tiene tan condicionados en nuestra vida actual, gracias, papá, gracias, mamá, que me diste lo que tenías, y que no me diste lo que no me podías dar, porque no lo tenías,

y empezamos a trabajar nuestra presentación digital, a la vez que escribimos nuestros primeros posts, con temas libres, temas sobre los que versa nuestra conversación inicial,

pajitas extensibles, que me devuelvan mi palmera, yo quiero ser la décima parte de algo nuevo, pintando la U, 5 años no son nada, dame paciencia, pero dámela ya, a mí también me divorciaron, me encanta el desierto, o qué necesario es naufragar.

todos los años llega el otoño

otono“Cada año, el 22 de septiembre, el sol entra en la constelación de Libra, abriendo así un nuevo período. Es el otoño, la época de los frutos maduros que se recogen, y las semillas son clasificadas para ser comidas o bien para ser sembradas más adelante, con el fin de que el ciclo recomience. Pero este trabajo de separación, de selección que se hace en la naturaleza, no concierne sólo a la vegetación: concierne también al ser humano. Porque el otoño es el momento de esta separación de la que habla Hermes Trimegisto en la Tabla de Esmeralda: «Separarás lo sutil de lo denso con gran arte», es decir con mucho cuidado. Separar lo sutil de lo denso significa separar lo espiritual de lo material. Es por ello que el Iniciado, que participa con su espíritu en este trabajo de toda la naturaleza, sabe que ha llegado el momento de dejar morir la materia oscura que aún queda en él, con el fin de liberar la verdadera vida.

Y del mismo modo que el fruto se separa del árbol, que el núcleo o la semilla se separa del fruto, el alma se separará un día del cuerpo. El cuerpo es el envoltorio del alma, y el alma es la semilla que será sembrada en lo alto, en el cielo. El día en que el fruto del hombre esté maduro, ya no caerá de nuevo a la tierra como la semilla de una planta, sino que volará hacia el cielo.”

otonomon   así lo vimos…

Omraam Mikhäel Aïvanhov (1900-86),  “Pensamientos cotidianos”, Editorial Prosveta.

Imagen:  vista Urueña, Valladolid,, 25 de julio de 2016 (cortesía de Rufina Ruiz)

algunos años en el verano nos vamos hacia fuera, y nos empezamos a volver para adentro en otoño, movimiento que se hace más manifiesto en navidades, y durante la estación del invierno,

y yo me pregunto,

¿qué movimiento le sigue a un verano hacia dentro?

nadie hay tan pobre que no tenga nada que dar

adentroyafuerame encuentro saliendo, ojalá sea así, de un proceso en el que me siento pobre de solemnidad, supongo que el miedo ha tocado a mi puerta y lo he dejado entrar, pobrecito de mí,

y busco fuerzas para salir de donde me metido, para sacar a mi invitado de mi casa, o para salir de paseo si él se quiere quedar a vivir ahí,

y mientras eso ocurre, recibo regalos de mis amigos, una imagen de Pedro, una frase de John, un post de Leonardo, otro de Joaquín, y pienso que en verdad no estamos solos, tampoco en la noche oscura de nuestra alma,

tal vez hoy no estoy iluminado, pero un cariño se acerca con una cerilla, y la oscuridad se convierte en penumbra, se divisa la puerta, qué bueno salir al aire libre y pasear, y ejercitar de nuevo este ejercicio de dar y recibir,

de recibir y dar,

quién sabe cuál es el orden, que nos sana, y nos ayuda a seguir.

adentroyafueramon   asi lo vimos…

“Como están acostumbrados a alcanzarlo todo del mundo exterior, tanto si se trata de seres o de cosas, los humanos tienen siempre necesidad de recibir… E incluso de tomar, ya que cuando no reciben lo que esperan, buscan obtenerlo por todos los medios, incluso los más ilícitos. Y he ahí el lado malo de esta costumbre de esperarlo todo del exterior. Aquel que logra sentir que lo posee todo en él mismo, se siente tan rico que experimenta la necesidad de dar a los demás algunos de los tesoros que ya no puede contener.

Aprended pues a buscar la riqueza en vosotros mismos. Al principio, es posible no encontréis gran cosa, pero poco a poco quedaréis deslumbrados por la abundancia, la belleza de lo que llegaréis a descubrir. Entonces sólo pensaréis en compartir con los demás, y teniendo esta necesidad de dar siempre, os acercaréis a la Divinidad. “

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Paisaje en Toledo abril 2016 (cortesía de Carchín Oriol)

y observo cómo se juntan, sin querer, en el post de hoy, el miedo con el gesto de tomar,

tan diferente de esos 2 gestos que pretendo apreHender,

el gesto de recibir y el gesto de dar.

kilómetro cero emocional

csazarzalejosterminamos la reunión en la que hemos aprendido qué es eso de la agroecología, un movimiento relativamente reciente,  en el que al concepto de agricultura ecológica, en la que trabajamos en un esquema alternativo a la agricultura química convencional

(que se fundamenta en el uso intensivo del terreno de cultivo, en una alta incorporación de insumos y, por tanto, de energía),

se suman otros elementos de un enfoque más integral, la preocupación medioambiental (que incluye la regeneración y uso espacios no cultivados en el medio rural), y el interés social (las personas, los grupos de personas y sus relaciones),

en un esquema de distribución que intenta integrar el concepto de kilómetro 0.

En la charla escuchamos varias experiencias en producción de carne, cosmética, asociacionismo,construcción de viviendas más naturales con fardos de paja,

y el enfoque de la comunidad CSA de Zarzalejos, con la gestión de los pedidos y de las cestas familiares, con hortalizas y frutas de temporada, y las dificultades que entraña, cuando hay carencia de producción y cuando hay excedentes,

ese balance producción – consumo local, que podría verse beneficiado por el consumo de productos agroecológicos en los restaurantes y colegios próximos a la zona de producción,

para incluir en el proceso la distribución con kilómetro 0,

una experiencia integral para la que es necesaria, adicionalmente, la conciencia del entorno próximo.

¿interesante? muy

¿posible? seguramente,

y me quedo pensando cómo convertimos ese kilómetro 0 conceptual del que habla la ponente (asumiendo que el kilómetro 0 real es imposible, y si no podemos evitar la distribución a distancia, pues distribuimos a distancia) en un km 0 emocional.

csazarzalejosmon   así lo vimos…

antes de la ponencia hemos comido en un restaurante del pueblo, la chica que nos ha atendido, maja, con la que hemos entablado conversación, al enterarse a qué jornada nos acercamos, ha definido a este grupo de productores “agroguays”,

sin lugar a dudas hay mucho trabajo que hacer en el desarrollo de la conciencia de las partes,

porque lo viejo (y ahí podemos incluir todo aquello a lo que nos hemos acostumbrado, aceptado como bueno, que incluye procesos de producción y distribución / consumo masivos), se come generalmente a lo nuevo,

en una dinámica en la que la distancia emocional no es precisamente pequeña.

y recibo un correo de la fundación ananta, qué “causualidad” que habla de esa distancia emocional que nos ocupa, esa  voz del cinismo en terminología de la teoría U, esa voz que nos separa y des-conecta del resto de las personas, y de nosotras mismas,

utheopeq

“La mayoría de los humanos tienen buen corazón y son sensibles, pero tienen una curiosa manera de mostrar esta sensibilidad. Si ven en el cine o en el teatro a un niño abandonado o mal tratado, o a gente muriendo de hambre, o perseguida, derraman fácilmente algunas lágrimas. Pero si, al salir del espectáculo, pasan delante de un mendigo cuya apariencia miserable debería atraer su mirada y suscitar su compasión, ni si quiera se dan cuenta de él. Y una vez han regresado a su casa, zarandean a sus hijos, no les escuchan cuando tienen necesidad de atención y de ternura. Sí, es extraordinario, son sensibles en el cine o en el teatro, se enternecen y lloran, pero en la vida, ante el mismo espectáculo, a menudo cierran sus ojos y su corazón.

Los humanos tienen aún mucho que aprender sobre la verdadera sensibilidad y cómo manifestarla. ¿Cuántos son sensibles a la belleza del mundo divino, y experimentan al contemplarla tales emociones que todo su ser, trastornado, renace purificado, regenerado?”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

desde Torremilanos con amor

vid

hace ya unos meses que escuchamos esa invitación de Ricardo para juntarnos un día de fin de semana en Torremilanos, una finca en la que su familia desarrolla una iniciativa biodinámica, con base en la vid y el vino,

y resulta que va a ser este domingo, entrada la primavera, que nos juntamos, medio mogollón de personas, compañeras de dos grupos que estudiamos la triformación social, con nuestras parejas (hombres incluidos) y nuestros hijos (idem con las niñas),

para pasar de dos grupos divididos a un grupo extendido con personas que se empiezan a conocer, y profundizan en sus lazoa, con base en una conversación, que tiene como hilo conductor la conciencia del flujo del dinero,

cualquier día le echamos un  zoom a esa conversación que pretende ser Goetheana, una modalidad o forma de conversar que es desconocida por la mayoría de nosotras, por eso nos cuesta tanto,

vidy para hacer los preparativos de la comida, los niños deben de estar ya medio desesperados de hambre, después de las patatas fritas, pasta con tomate, un clásico, para no fallar,

y para prender las ascuas con sarmiento, qué bueno que el tiempo, que pintaba lluvia, nos va a respetar, y nos permite esa barbacoa con morcilla, panceta, chistorra, costillas, regadas por buen vino,

con corros improvisados, que nos permite conocer otras personas, la madre de Ricardo, Julio o María.

vidNo sé si hemos comido mucho o poco, porque las sensaciones cambian cuando comes de pie, pero está más que claro que no va a ser posible hincar el diente a los postres, tantos y tan ricos,

Ricardo nos propone un paseo por la finca, en la que además de bajar la comida, vamos a disfrutar del viento, que arrecia colina arriba, y sobre todo de la pasión de Ricardo por la tierra,

él también estudió otras cosas que poco tienen que ver con su vida actual y con su pasión en el trabajo, empresariales, y nos acompaña en ese relato de su vida reciente, son ya 13 años que empieza a conectar con documentación de agricultura biodinámica,

libros y encuentros que dan paso hace 5 a un proyecto en el que la teoría pasa a la práctica, y abre ese mundo en el que el mineral, la tierra, el animal y el humano crean un nuevo vínculo sanador, desde el respeto, la responsabilidad, y un profundo amor.

vidAntes de despedirnos damos buena cuenta del postre (aunque alguna de las bandejas casi vuelve a casa como llegó), y hacemos ese extraño juego en el que el ejercicio de recibir se complementa con el gusto por dar,

y siento esa comunidad, en desarrollo, de la que formo parte, en la que observo aquí y allá, Ricardo y María, Amador, Pilar, José Manuel, Susana, Elena, Ana, Patxi, … ese interés genuino por la persona que me acompaña,

y un profundo agradecimiento,

Ricardo, María, qué buenos anfitriones sois, qué a gusto nos hemos sentido en vuestra casa, que hoy también ha sido nuestra, muchas gracias por perseverar en la invitación, por animar este ejercicio de recibir y dar,

en conexión profunda con la tierra, con los fundamentos, con la mejor intención, desde el amor.

vidmon así lo vimos…

por azares del destino, una “causualidad” más del camino, leo antes de publicar el post la meditación que me llega desde fundación Ananta, gracias, Joaquín, la primavera es evidente al oeste de Madrid,

aquí, al este, en Torremilanos, tras el frío invierno, ya está haciendo su efecto, no tarda mucho en llegar… otra vez.

“La naturaleza está viva y debéis considerarla con respeto. Diréis: “No veo en qué mi respeto puede cambiar algo para ella.” Admitamos que no cambie nada para ella, pero hacedlo al menos para vosotros. Si sois atentos con las piedras, con las plantas, con los animales, con los humanos, y hasta con los objetos que os rodean, vuestra conciencia se desarrolla, se ensancha, y os enriquecéis con toda esta vida que respira y que vibra a vuestro alrededor. Mientras no comprendáis esto, no os extrañéis si seguís sintiéndoos inquietos, desorientados, en el vacío. Para salir de esta situación, pensad que estáis conectados con las fuerzas y las entidades luminosas de la naturaleza, y que podéis comulgar con ellas. Esta comunión diaria e ininterrumpida con una multitud de criaturas, es la verdadera vida. Pero, diréis: “¿Cómo conseguirlo?” Con el amor. El único medio posible es el amor. Si amáis a la naturaleza, ella hablará en vosotros, porque también vosotros sois una parte de la naturaleza.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta.

¿quién soy yo?

dadijankig

un correo desde fundación Ananta con una foto negra, muy negra, es muy curioso cómo estamos bien preparados para el blanco y para el color, pero a veces nos duele el negro,  ilumina mi mañana, que ya es de por sí luminosa, después de una noche de aquel color. Una sonrisa serena surge de no sé muy bien dónde. En la letra aunque no viene indicado en el texto al pie del correo, adivino la mano de Joaquín Tamames, si me equivoco espero que no se moleste la autora. En cualuqier caso, espero que te guste, y que la pregunta compartida te acompañe hoy, y muchos más días de tu vida.

Con frecuencia Dadi Janki, ya en sus 99 años, nos invita a preguntarnos “¿Quién soy yo?”.

Es la pregunta clave en nuestra vida, a la que no dedicamos mucho tiempo.

No somos este cuerpo, esta mente, esta profesión, esta posición en la vida, con los cuales estamos identificados y a los cuales estamos apegados.

Somos un alma inmortal.

Desde el ego o personalidad, sin conexión con el alma, la vida es una sucesión de alegrías y penas pero sobre todo de confusiones y de identificaciones falsas.

Y esas confusiones e identificaciones nos llevan al sufrimiento.

Por eso es esencial responder a la pregunta “Quién soy yo”.

La adecuada respuesta nos dará certeza, seguridad, desde ese refugio del que mana el agua viva, que en realidad somos nosotros.

Hemos olvidado la presencia del espíritu en nosotros y con ello hemos roto la conexión esencial.

Es urgente restituirla para salir de la rueda del sufrimiento.

Para comprender y para comprendernos, para dar vida al mandato de Jesús de “amaos los unos a los otros”.

Esa es la tarea.

“Ante las dificultades de la vida, ante vuestra impotencia para dominar los acontecimientos, a veces os sentís abrumados. Pero comprended bien que no está escrito en ninguna parte que debáis ser irremediablemente aplastados por el destino. Sólo existe la fatalidad para aquél que olvida la presencia del espíritu en él.

Por lo tanto, por muy duras que sean las pruebas que debéis sufrir, decíos: «Yo soy un espíritu y por lo tanto puedo ser dueño de mi destino.» Evidentemente, al principio pocas cosas podréis cambiar, ya que sólo conseguiréis desviar vuestro camino una centésima de grado. Pero si perseveráis vuestro esfuerzo en esta nueva dirección, un día existirá todo un sistema solar entre la fatalidad y vosotros. Lo que importa, es volver a hallar en vosotros mismos el poder del espíritu.”

¿Quién soy yo?, qué bonita pregunta para re-contactar, qué bonito fondo negro, tan lleno de luz.

dadijankimon    así lo vimos…

gracias, Joaquín por compartir.

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta.  Imagen: Dadi Janki, directora de Brahma Kumaris.

hoy empieza la primavera

primaveraEsta tarde entre las seis y las siete comienza la primavera en el hemisferio norte. Es el momento de liberarnos de todo lo que interiormente es viejo y caduco, se nos dice. Es  una oportunidad para soltar lastre y adquirir livianidad, pureza. Cada año el mismo milagro del aire que nos envuelve suavemente y que sabe dulce y limpio. El milagro de los colores vivos. Cada año, el mismo recordatorio para dulcificar y vivificar nuestra vida, y de ahí proyectarnos al mundo.

Disponemos del equipo para entrar en comunión con esa gran corriente que aporta
la nueva vida que se manifiesta.

Cuando lo activemos sentiremos la Unidad.

El cielo espera nuestros cometas de colores vivos y alegres.

El cielo espera nuestros pensamientos puros y amorosos.

“Las cuatro estaciones están situadas bajo la influencia de cuatro arcángeles: Raphaël preside la primavera, Uriel el verano, Mikhaël el otoño y Gabriel el invierno. Cuando se acerca el equinoccio de primavera, todo los espíritus y las fuerzas de la naturaleza trabajan bajo la dirección de Raphaël para reanimar la vida por todas partes en el universo. Esta renovación de la naturaleza es para los humanos sinónimo de regeneración y también, por tanto, de curación. En el Árbol de la Vida, Raphaël es un arcángel de la séfira Hod, región donde los cabalistas han situado al planeta Mercurio. Y el dios Mercurio (Hermes en la mitología griega) tiene como atributo el caduceo que todavía hoy es el .

Para los cristianos, Pascua es la gran fiesta de la primavera: toda la naturaleza celebra la resurrección de Cristo, que también es la resurrección de todas las criaturas. Por eso, cuando llega la primavera, cada uno tiene que hacer un gran trabajo: es el momento de liberarse de todo lo que es interiormente viejo y caduco. Dirigíos al arcángel Raphaël, pedidle que os haga receptivos a las virtudes ocultas de los árboles, de las flores, de las hierbas, a fin de poder entrar en comunión con esta gran corriente que viene .

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

anantamon

meditación de fundación Ananta, comentarios de cabecera de Joaquín Tamames, gracias siempre, Joaquín.

Tras poner en ruta el día, con el correo y el desayuno, salgo de la ducha y me animo a vestirme un niki de manga corta, adelantando la celebración de la primavera, que dicen que el fin de semana refresca, y sería una pena dejar en paso otra oportunidad de celebrar, me conecto con un pendiente que me dejaron ayer, y se prenden los aspersores del riego, al ir a reservar cancha de pádel, hace meses que no apreciaba el riego del pasto, todo el universo parece que conspira en la celebración, preparo un correo para convocar a un grupo de profesionales, que antes que eso son amigos, para la próxima reunión del organizaciones innovadoras, y me conecto con mi sueño, qué bonito es soñar, y seguir trabajando para que ese sueño llegue a la tierra, y se haga día a día realidad, ordeno mi plan de viaje a Barcelona dentro de dos semanas, y dejo abierta una puerta a una posibilidad, una, dos, tres, cuatro encuentros, sí parece que va a ser interesante volver a la ciudad condal, qúién sabe si 5, e invito a comer a un amigo que no sé todavía si se personará, y organizo uno, dos, tres temas.

La primavera, ese tiempo en el que las flores brotan, y el árbol podado se vuelve a convertir en hoja, se acerca.

Lo que hicimos en invierno, ese tiempo en el que nos volvemos hacia adentro, está a punto de mostrarse al mundo. Vuelvo un poco a ese espacio interior, que todavía es invierno, con la calma de aceptar que lo que es está siendo, y lo que está por ser, será.
primaveramon  Así lo vimos …

No sé por qué me gusta tanto la imagen que hoy nos acompaña, y mira que no soy yo muy de volar.

mirar hacia arriba, para recibir la luz y la fuerza

Minientrada

“¿Porqué os sentís tan a menudo pobres y desprovistos? Porque os habéis habituado a mirar hacia abajo, es decir a ver todo lo que es motivo de preocupaciones, de inquietudes, de penas. Os olvidáis de mirar hacia arriba, allí donde se encuentran la luz, la belleza, todo lo que puede dar un impulso a vuestra alma y hacerle descubrir los medios de superar las dificultades. Las preocupaciones, las dificultades existirán siempre, hagáis lo que hagáis; es inútil luchar contra ellas porque os aplastarían. ¿Qué hacer entonces? Exactamente lo mismo que hacemos contra las intemperies o contra los insectos: equiparnos. Para protegernos de la lluvia cogemos un paraguas; para protegernos del frío nos ponemos un abrigo; para protegernos de los mosquitos ponemos una mosquitera o utilizamos algún producto para alejarlos. Pues bien, contra las dificultades no hay otra solución que mirar hacia arriba para recibir la luz y la fuerza.

Y mirar hacia arriba, es también aprender a alegrarnos de todo lo que hasta ahora habíamos descuidado. Cada día procurad descubrir alguna cosa que os beneficie o maraville – puede ser un encuentro, un acontecimiento, un objeto, un pensamiento – y ponedlo en vuestro corazón, en vuestra inteligencia, en vuestra memoria, y dad gracias por haberlo encontrado en vuestro camino.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86).

Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

anantazen

Con un puntito de agradecimiento a las news que nos llegan de fundación Ananta, muchas gracias Joaquín, por tu acompañamiento en el caminar, y con un puntito de asombro en el cotidiano vivir.

anantamon   Así lo vimos…

Madrid, ciudad mundial de la paz

Dos correos cuidadosamente guardados en mi bandeja de entrada, se juntan hoy para celebrar juntos un nuevo día, ese día en el que todos somos un poco más nosotros mismos, más alegría, más ilusión, más agradecimiento, más paz.

El primero, me llega de la fundación Ananta.

Queridos amigos de Ananta,

Nos es muy grato adjuntar este video de un minuto animando al VIII Contigo
Somos + Paz, que este año tendrá lugar DM el próximo domingo 15 de septiembre a
partir de las 11am en el Teatro Nuevo Apolo, Tirso de Molina 1, 20012 Madrid,
con aforo para 1.150 personas.

Este año, cada asistente recibirá como regalo un pequeño árbol con su correspondiente cepellón para ser crecido allí donde estime oportuno plantarlo. Se trata de una preciosa iniciativa de Ildefonso García, que lleva años cultivando árboles para regalarlos, Sigue leyendo