despréndete de lo aprendido

me acerco a la FNAC para conocer a Albert Espinosa, mi autor favorito desde que Bernardo me regalara ese libro amarillo, con una dedicatoria rompedora, hace ya 5 años, en plena vivencia de mi naufragio, acabo de perder a mi pareja, y con ella, también estoy perdiendo a mis hijos, una vivencia aún más dura, las parejas van y vienen,

los hijos no,

con la intención de conocerle, y de  invitarle a participar en el futuro emerge, un evento a desarrollar en el 2017 en BIL, MAD, BCN, en el que se juntan dos energías que se complementan y necesitan, las energías de lo viejo y de lo nuevo, lo viejo que se actualiza en lo nuevo, nuevo que se forma en lo viejo, penetrándolo,

no hay más que ver los proceso de la educación de nuestros menores en nuestras casas, menores que se convierten, más de una vez, inexplicablemente, en maestros de vida,

infinito

y compro ese libro nuevo, los secretos que jamás te contaron para vivir en este mundo y ser feliz cada día, y le pido que me dedique los dos, con dos dedicatorias diferentes, una a nuestro pasado, lloro escribiendo esta tontería, tenemos que honrar nuestro pasado, no importa lo duro que haya sido, para podernos despedirnos de él, integrándolo,

y otra dedicatoria a nuestro futuro,

que espero que crezca juntos, Albert, te veo como parte del grupo, un grupo de personas con una visión diferente de mundos en los que hemos elegido vivir, la educación, la salud, el dinero, la economía, la conciencia y el desarrollo de las comunidades,

tú, Albert, para mí, eres la voz de ese niño interior precioso que todas las personas llevamos dentro.

albertmon   así lo vimos…

salgo de la FNAC, y miro las luces, hay un punto en el que las luces se separan en dos, amarillas, bajando hacia sol y las campanas de fin de año, y azules, subiendo hacia la FNAC,

qué curioso, como los dos libros que me firma Albert, amarillo y azul fuerte, en este caso casi índigo, o violeta, esos dos colores que en 7 emociones ocupan el sitio de la compresión y de la alegría, no podía ser más casual, ni más bonito,

naranjas

azules

parado bajo la oscuridad de la noche alucino, la calle preciados pinta un signo de infinito sobre nuestras cabezas, lo viejo y lo nuevo conviviendo en perfecta armonía, como debe ser, como siempre ha sido.

una hoja ha quedado a modo de marcapáginas en el libro nuevo, con los datos de Cristina, de la editorial Penguin Random House, por si acaso tengo algún problema para localizar a Albert, un marcapáginas que señala esta hoja, despréndete de lo aprendido,  y reconozco el regalo, en el futuro que emerge hay un tema que es central,

dejarirloviejo

la teoría U, de Otto Scharmer, con las capacidades de conexión del corazón (observar, observar, observar desde el corazón) y del cuerpo (es hora de rescatar también la inteligencia de las manos), y nuestra capacidad de dejar ir lo que ya nos sirve de lo viejo, para que lo nuevo ocupe su lugar,

desde un mundo lleno de personas conectadas con su Ser y su Propósito de vida, unidas en nuevas comunidades radiantes,

muchas gracias, Bernardo, por tu cariño, infinito, y por esa dedicatoria de hace 5 años, 9 meses y 10 días, esa dedicatoria en medio del naufragio, qué bonito y necesario es recordar el pasado, pasado que me trae hoy hasta aquí, con esta mirada de futuro, en este ejercicio precioso de hacer el infinito,

en este ejercicio de presente continuo que es la vida,

tienes razón, Albert, ya hemos vivido suficiente, ahora nos toca disfrutar.