lo que pasa cuando no me reconoces (III)

tal vez también a ti te ha ocurrido, aparece una persona en tu vida, tiene muy buena pinta, es mocetón espectacular, o una chica estupenda, puede que llegues a hacer algo con ella, o así lo piensas, en tu desarrollo personal o profesional,

tal vez la concibes como una nueva socia, como una pareja, da lo mismo,

y observas cómo evoluciona la relación, una relación que crece en intensidad, de vez en cuando hay un des-encuentro bestial, al rato hay un re-encuentro glorioso, llegas a un ajá, a una comprensión de la cosa a la que no habrías llegado solo,

si no hubiese mediado tanta tensión,

es la magia de la vida, que a veces requiere de la lucha de opuestos, y del fracaso y la frustración, para que nos re-planteemos qué creemos, cuáles son los fundamentos que nos sustentan, y cómo queremos ser de mayores,

y en eso estoy, con el cuaderno de trabajo del revés, patas arriba y boca abajo, porque en este proceso re-contacto con toda la falta de re-conocimiento que he experimentado en mi vida,

empezando por la falta de re-conocimiento primera, la de mi madre, que todavía hoy esconde a un hijo que acompaña personas y grupos de personas conscientes en el mundo organizativo, a ella eso no le suena importante, yo tenía que ser ingeniero,

siguiendo con una ristra de personas cercanas, mi ex, mi hermana, mi hija, ausencias de re-conocimiento gloriosas, a cual más dolorosas en el ámbito personal, en mi círculo familiar,

a las que se van a sumar las otras, Jesús y Tomás, Antonio, Paco, Marina, Eva o Montse, una ristra larga de personas que van a aparecer en el ámbito profesional con idéntica energía, sólo faltan Jaimito, Jorgito y el tío Gilito,

está claro que es un tema que va más allá de lo que entendemos como normal, aparece una persona y se siente con la libertad de cuestionarme, de mejorarme, como si hubiera algo que mejorar en mí, qué curioso,

cuando no le he pedido consejo ni ayuda,

y observo cómo me posiciono con esa persona nueva, y aprendo a establecer límites, esto no, esto no, esto no,

y pienso en otras posibilidades posibilidosas, tal vez un poco de chamanismo bien aplicado me va a venir reketebien en el tiempo nuevo, en las fechas por venir, y me hago el tontito, yo no sé gran cosa de esto, yo sólo pasaba por aquí.

 así lo vimos…

en el tiempo entre costuras,

el tiempo que media entre esta presentación y la otra, el tiempo en el que no tenemos que preparar el taller de esta jornada que hemos titulado “la magia de la TRANSformación (de memorias de escasez a enfoques abundantes)”,

una nueva dinámica aflora en el círculo, porque al gesto de dar y al gesto de recibir se une el gesto de tomar, y me imagino este ejercicio en un espacio abierto, con un grupo grande de personas, tal vez decenas, tal vez más,

y siento que una nueva energía está en circulación, seguro que nos vamos a divertir, desde una nueva comprensión.

cierro esta reflexión en 3 pasos de cómo puede ser la falta de re-conocimiento en nuestras vidas, dejándome sentir, y observo cómo me comporto cuando una persona nueva entra en mi vida, en mi círculo cercano, en el trabajo, en mi casa, en mi familia,

y me siento así o me siento asao,

y no filtro el encuentro en clave de oportunidad, sino de energía, esto es, observo cómo se modifica mi energía (me siento mejor o peor), cómo influye en mi comportamiento (puedo ser libre para comportarme como soy o tengo que adaptarme demasiado),

cómo evoluciona mi sonrisa (es natural, es forzada o la tengo que salir a buscar a la puerta y pedirle que vuelva a entrar en mi casa), cómo evoluciona mi gesto y mi cuerpo, siempre tan verdadero,

y re-conecto con este libro, el cuaderno de trabajo de pide y se te dará, un libro de Esther y Jerry Hicks que viene a animarnos a entender que somos entidades energéticas, y que tenemos una vibración propia,

y podemos hacer algo, porque nada hay en verdad obligatorio, para hacer que esa energía aumente, un proceso en el que el re-conocimiento propio es necesario, mal voy a poder re-conocer al otro si no me re-conozco yo,

y vuelvo a mi marco de referencia interno, que tan bien me sienta, y al azul oscuro de la comprensión, que me perdona por no dar siempre el 100, a veces ese dar lo mejor de mí misma se convierte en el 75 o en el 3.

la ley del espejo es una ley de aplicación siempre interesante, no siempre fácil, ya que muchas veces las personas que se acercan a nosotros ven en nosotros lo que ellos son, y vuelcan en nosotros sus conflictos y su forma de ver el mundo,

vestido con un traje nuevo, que nos quieren calzar,

sólo tú sabes si aceptas ese traje o lo devuelves a su origen, esto no es mío, esto es tuyo, mira que no te compro el género nuevo, que no voy a almacenar en mi ropero, muchas gracias, pero va a ser que no.

el orgullo es una de las 7 emociones que mueven este mundo, según nuestra concepción del mismo, una emoción correlacionada con el azul clarito, un orgullo que puede tener dos manifestaciones, fundamentalmente, a partir de la misma frase,

yo soy la pera limonera,

  1. y tú eres un mindundi, puerta para la arrogancia y el despotismo,
  2. y tú también (eres la pera limonera), puerta para el desarrollo sano del grupo y de la comunidad (o ecosistema),
  3. y como no hay dos sin 3,¿se te ocurre alguna otra frase de continuación?

la teoría U postula 3 grandes brechas que tenemos que navegar, 3 brechas que nos desconectan de:

  1. la naturaleza,
  2. el otro (el alter),
  3. de mí misma,

3 grandes brechas que bien se pueden re-leer como 3 grandes caminos de re-conexión, creo que está claro cuál de los 3 caminos ocupa nuestro día de hoy, un pasito más, otro paso adelante, en un proceso de sanación.

y así lo compartimos a nuestras listas de distribución…

¿y si yo me re-conozco a mí misma, para empezar?

en este mundo raro en el que vivimos,

en el que nos han enseñado a compararnos con los demás,

en complacer a los demás (sobre todo a las mujeres),

en complacer a mamá (como primer eslabón de una cadena más larga de personas a las que complacer),

a veces, sólo a veces, rozamos con alguien, si es que no topamos con pared,

alguien que nos recuerda ese proceso de no re-conocimiento inicial, el no re-conocimiento de mamá,

y nos obliga a contactar con el primer re-conocimiento, y casi único re-conocimiento necesario, un proceso esencial,

que dice “yo me reconozco”.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

entendiendo la vibración del rojo al violeta y los cuatro pasos de la magia

1176px-Electromagnetic_spectrum-es.svg

entro en la wikipedia, y busco “rojo”, ese color que representa le energía del miedo, o temor, la nota DO, grave, profunda, la energía que nos ancla a la vida, la energía de la supervivencia,

y me encuentro con una imagen que explica un conocimiento que se está convirtiendo en certidumbre, y que hoy es muy fácil de compartir, el color tiene una vibración, las emociones son vibración,

y es im-posible pasar del rojo al violeta de forma inmediata, tenemos que transitar por el naranja, para llegar al amarillo, y de éste al verde, al azul clarito, al azul índigo, al violeta, la vida es un proceso, no es un salto en el vacío,

y de la misma forma que no saltamos de aquí a allá, mantenemos una vibración, o un nivel vibracional en nuestras relaciones, en la relación que mantenemos con todo lo que nos pasa en la vida,

y aquí estamos hablando de nuestra emoción dominante, la que define en gran medida cómo soy, dónde estoy en mi día a día,

es por eso que nuestra relación con ciertas personas es tan compleja, no compartimos el mismo nivel vibracional, no estamos en la misma longitud de onda, nos es im-posible mantener la misma nota,

tu estás en el DO, yo estoy en el RE, ella está en el LA, no nos podemos juntar con el SÍ,

fácil de entender cuando queremos, fácil de explicar cuando la COMPRENSIÓN es profunda, no es impostada, y no repetimos una receta o una fórmula que tenemos que aprender de memoria,

fácil, muy fácil, cuando es el resultado de una apreHendizaje de vida, todo mi cuerpo lo comparte, mente, emoción y voluntad unidas en un produndo “esto es así”, llámale certeza, llámale certidumbre,

ese espacio que te va a permitir obrar en congruencia.

los4pasosdelamagia   así lo vimos…

por algún extraño motivo conecto la energía del color con la energía de la emoción, y un libro que duerme en mi estantería, él en realidad me está esperando a que vuelva a tomarlo, “manifiesta tus deseos”, de Esther y Jerry Hicks,

autores de “la ley de la atracción” y de “Pide y se te dará”, un manual para identificar tu nivel vibracional, el nivel de vibración de tus emociones, para hacer ejercicio, que te lleva a “elevar” tu energía vibracional,

poco a poco,

con coraje, perseverando,

como en los pasos de la magia, gracias, Luis,

tenemos las claves, tenemos la certeza de que las claves existen y funcionan, nos aplicamos, con coraje, en nuestra vida, y las integramos, gracias, perseverancia, por volver a mí una y otra vez,

porque la magia florece desde la certeza, en el coraje y la repetición.

¿dónde está el interruptor de la oscuridad? quiero bañarme en tu luz

elinterruptor preparando la noche de halloween, mi portal está poblado de calaveras, telarañas y brujas. Es el tercer año en el que disfruto de esta festividad americana en mi nueva casa. Abro la puerta y casi me cago de miedo al encenderse la luz, si no fuese por la agradable presencia de un grupo de enanos que juegan en la planta baja junto al ascensor, corre para alante, corre para atrás, sobre sus patines. Ellos no tienen miedo, están jugando. Y además, cómo se van a asustar, si ellos mismos han preparado el teatro para el cada vez más conocido “truco o trato”.

Pienso en qué se encuentra detrás de esa expresión tan vulgar utilizada un poco más arriba: “cagarse de miedo”. Para ello, busco en el archivo de la memoria, y me acuerdo de dos películas épicas, de esas que nos gustan a los hombres (esto es género) y a la gente menor (niños y niñas de cualquier edad). Me refiero a “Harry Potter” y a “el Señor de los Anillos”. Si te fijas, las dos películas comparten un trasfondo. En las dos, la personificación del mal es muy clara, por medio de lord Voldemort y el ojo de Sauron.

La energía del mal es tan potente que pasan a ser figuras que es mejor no nombrar (innombrables / mejor no repetir su nombre) y mejor no ver (no encararlas / no hacerles frente con la mirada).

En nuestra vida, la energía del mal se hace presente cuando tenemos la vibración energética más baja posible. Esa energía que todos conocemos y tiene un nombre común: el miedo.

Rectifico este extremo en todas mis fuentes de conocimiento. Entre ellas, la última, el libro que me ha regalado Rocío este viernes pasado: “Manifiesta tus deseos”, de los autores de “Pide y se te dará”, libros en los que nos explican la teoría de la atracción. En este libro, que habla de energía, el ranking de emociones, empezando por el

1. Alegría / conocimiento / poder personal / libertad / amor / aprecio,

termina en el

22. Temor / desconsuelo / depresión / desesperación / impotencia.

Amor en el top 22 como vibración más positiva, y su contrario, que no es el odio, sino el temor, puntuando bajo que te mueres en el ranking.

La luz se apaga en el portal y me encuentro sumido en el pánico. El temor, ese otro nombre del miedo, la imagen de lord Voldemort y el ojo de Sauron se hacen presentes, y busco el interruptor de la luz.

Como está escrito en “manifiesta tus deseos”

no puedes entrar en una habitación muy iluminada y empezar a buscar el “interruptor de la oscuridad”. No podrás encontrar un interruptor que la inunde para tapar la luminosidad; en todo caso encontrarías un interruptor estropeado que no pudiera dar la luz, pues en ausencia de luz hay oscuridad. Del mismo modo, no hay fuente del “mal”, pero podría haber una resistencia a aquello que crees que es Bueno, como tampoco hay una fuente de enfermedad, sino una resistencia al Bienestar natural.

Con la luz ya encendida, el día prendido, y los fantasmas en fuga, comienza otro día.

elinterruptormon   Así lo vimos…

Me voy a acostar cuando aparece Carlos por skype, y me regala un texto de Goethe, ese autor que no me acuerdo si es de la generación del 98 o del 27, ah, no, que éste es alemán,

Johann Wolfgang von Goethe

y que sabía bastante del interruptor de la luz:

“Hasta que uno no se compromete, está la duda, la posibilidad de retroceder, siempre sin provecho. Por lo que se refiere a todos los actos de iniciativa (y de creación), hay una verdad cuya ignorancia mata un sinnúmero de ideas así como espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete de veras la Providencia también actúa.

Para ayudar a uno, ocurren todo tipo de cosas que, sin decisión, no ocurrirían jamás. Toda una corriente de acontecimientos se desprende de la decisión, provocando, a favor de uno, todo tipo de incidentes imprevistos, encuentros y ayuda material que nunca nadie hubiera soñado que sucederían.

Cualquier cosa que puedes soñar que puedes hacer, empieza a hacerla.

El atrevimiento conlleva genio, poder y magia.

EMPIEZA AHORA“.

 

 

 

disfrutando de la herrería, de la panadería, y de 3 bicis de vuelta a la casa mía

manifiestatusdeseos es domingo por la mañana y vamos a jugar al padle cuando observamos que están entrando en la pista nuestros amigos profesionales. Vencemos la frustración y nos encaminamos al Escorial, al bosque de la Herrería. Hace ya un mes que ha entrado el otoño, y aunque el día es de verano, la naturaleza rara vez miente. Seguramente podamos ver los efectos del mes de octubre en un bosque de hoja caduca.

De camino pasamos por “el 42”, un bar que se encuentra según dejas la A-6 camino de Guadarrama. Anoche hemos visto una película con ese título, 42, que trata la historia de la vida de Jackie Robinson, una historia de la lucha contra la segregación racial en Estados Unidos, una peli que se merece unos cortes, que tal vez podemos compartir en un rato de estos.

Llegando al bosque de la herrería, el otoño se abre espectacular, con una temperatura y una sensación más cercanos a la primavera o al verano, ante nosotros. Pasamos el bosque, y nos dirigimos a la silla de Felipe II, al que le ponían las pelotas “a huevo”, y que dejaría otros 3 reyes por medio, del tercero al quinto, hasta llegar al actual, ya son 6 Felipes, cuando nos damos cuenta, a la altura de la carretera que atravesamos antes de la ermita, que hay una prueba de ciclocross con meta probablemente en el Escorial, justo al lado del monasterio.

El camino, la subida, la bajada, el cruce con otros peregrinos, qué bonita palabra, padres y madres cargados con enanos a la espalda, enanos más crecidos que preguntan cuánto falta para llegar, las fotos que saco en el camino, la selección de piedras y palos que se convirtió casi en seña de identidad, y la conversación, son preciosos. Tal vez empezamos a disfrutar del acto de apreciar, o de observar con admiración todas las maravillas del camino.

Nos paramos a pensar en el libro que nos ha regalado este mismo viernes Rocío, con la que hemos comido después de casi un año, más o menos, sin juntarnos a tres. El libro, con título Manifiesta tus deseos, de los autores de “la ley de la atracción” y “pide y se te dará”, habla, entre otras cosas extrañas, del “punto vibratorio de atracción” y de la “fuente de energía”.

Echando un ojo a “Pide y se te dará” me quedé clavado en el capítulo 10, en el que resumen el proceso en tres fases, que empieza con la primera, “pedir”, y termina con la tercera, que es “permitir”. Según los autores, Esther y Jerry HIcks, el universo es como un terrible supermercado gratis. Tú pides y lo tienes al instante. Sólo hay un pequeño detalle. Para llevarte la mercancía tienes que vibrar con lo que te vas a llevar por la puerta. Si no vibras en consonancia con lo que has pedido, no te lo vas a llevar. Como hace bastante congruencia con mi experiencia personal, y un proyecto anterior en el que se da una fase de “creer dudando”, que es muy parecido a “creer sin creer”, me apunto la idea en el arcón de “a estudiar”. Me parece interesante. Va a ser que sí. Y forma parte de la excursión del domingo, también de la conversación.

De vuelta a casa leo la escala de las emociones, o de las frecuencias vibratorias con las que sintonizamos en nuestro proceso de pedir, y sobre todo, de aceptar.

En el número 1, “alegría / conocimiento / poder personal / libertad / amor / apreciación”.

No me hace falta nada más, ni escribir la lista completa, que llega a 22, las últimas energías más negritas que las primeras, ni llegar al 3 o al 7, para montar el post.

Entiendo otra vez, desde otro ángulo, lo importante que es el proceso de apreciar (al mismo nivel que el de amar, expresar la alegría, desarrollar la libertad o el poder personal). Cuando apreciamos lo que la vida nos da, cuando realmente resonamos, disfrutamos con y de lo que es, estamos diciéndole al universo que queremos más de eso, que estamos dispuestos para recibir más.

tu energía resuena, y eso tan raro que los autores llaman “punto vibratorio de atracción actual”, se ha alineado con tu fuente de energía. Eso de lo que tu atención se hace eco, eso que es objeto de tu atención, eso que te acerca a esa emoción tan positiva, tan limpia, tan bonita, que la gente normal definimos como estar bien, a buen seguro que se vuelve a manifestar en tu vida.

Meto en el coche 3 piedras y 2 palos. Silvia una bolsa con hojas y una botella con bellotas. En el próximo paseo estoy seguro que volvemos a encontrar más.

manifiestatusdeseosmon   Así lo vimos…

De vuelta a casa, antes de volver a pasar por el 42, un coche lleva tres bicicletas en el porta, justo delante nuestro. 2 miran hacia adelante, 1 hacia atrás, con el número 1297, un número corriente, como cualquier otro. Como hice una carrera de ciencias (números), y estoy acostumbrado a sumar y restar, hago una operación muy sencilla. 1300-3=1297. Ahí delante se juntan 2 de mis números favoritos, el 3 y el 13, amplificado 2 veces con el cero, aunque tengo más, porque es algo natural en el proceso de apreciar. Apreciando hoy un poco mañana somos capaces de apreciar más.

1297el 8, o dos al cubo, una forma de convertir el 2, el patito, en un infinito, está esperando su oportunidad para aparecer en el blog. 13, 3, 2, 8, qué bonito es esto de apreciar, y maravillarse con todo lo que hay.

camino virutas roble