Satanasa se viste de Prada

pradaRina era responsable de ventas de Prada en Japón. Cuando su jefe le ordenó despedir a varias empleadas porque eran “viejas, gordas, feas, asquerosas o no tenían el look Prada”, Rina protestó y fue despedida. Ahora, Prada ha demandado a esta madre y le reclama más de 500.000 Euros por haber dañado la marca Prada. 

Firma esta petición y pídele a Prada que retire la demanda contra Rina Bovrisse.

Ante los casos que veían en la empresa, Rina y otras compañeras decidieron presentar una demanda contra Prada por discriminación en base a la apariencia y el acoso hacia sus empleadas mujeres. Pero en 2012, un juez de Tokio dijo que la discriminación practicada por Prada era “aceptable para una marca de moda de lujo”, y que una empleada con un salario alto tenía que estar preparada para resistir cierto nivel de acoso. Sigue leyendo