con 5 planetas nos es suficiente

5mundosrecojo literalmente el post del blog de Leonardo Boff, titulado

“no hay más recursos en la despensa de la Casa Común”,

de fecha 2015/09/04

La Tierra es un planeta pequeño, viejo, con 4,44 mil millones de años de edad, con 6.400 km de radio y 40.000 km de circunferencia. Hace 3,8 mil millones de años surgió en él todo tipo de vida y hace unos 7 millones, un ser consciente e inteligente, altamente activo y amenazador: el ser humano. Lo preocupante es que la Tierra ya no tiene reservas suficientes en su despensa para proporcionar alimentos y agua a sus habitantes. Su biocapacidad se va debilitando día a día.
El día 13 de agosto fue el Día de la Sobrecarga de la Tierra (Earth Overshooting Day). Es lo que nos informó la Red de la Huella Mundial (Global Footprint Network) que, junto con otras instituciones como WWF y Living Planet siguen sistemáticamente el estado de la Tierra. La huella ecológica humana (la cantidad de bienes y servicios que necesitamos para vivir) ha sido sobrepasada. Las reservas de la Tierra se han agotado, y necesitamos 1,6 planetas para atender nuestras necesidades, sin considerar aquellas muy importantes de la gran comunidad de vida (fauna, flora, micro-organismos). En palabras de nuestro diario vivir: nuestra tarjeta de crédito está en números rojos.
Hasta 1961 necesitábamos solamente del 63% de la Tierra para atender nuestras demandas. Con el aumento de la población y del consumo, en 1975 necesitábamos ya el 97% de la Tierra. En 1980, el 100,6%, la primera Sobrecarga de la Huella Ecológica Planetaria. En 2005 alcanzábamos ya la cifra de 1,4 planetas. Y actualmente, en agosto de 2015, 1,6 planetas.
Si hipotéticamente, nos dicen los biólogos y cosmólogos, quisiésemos universalizar el tipo de consumo que los países opulentos disfrutan, serían necesarios 5 planetas iguales al que tenemos, lo cual es absolutamente imposible además de irracional (cf. R. Barbault, Ecologia geral, 2011, p.418).
Para completar el análisis debemos tener en cuenta la investigación sobre “Los límites planetarios: una guía para el desarrollo humano en un planeta en mutación”, hecha por 18 científicos y publicada en la prestigiosa revista Science de enero de 2015 (hay un buen resumen en IHU de 09/02/2015). En ella se enumeran 9 fronteras que no pueden ser violadas, en caso contrario ponemos en peligro las bases de la vida en el planeta (cambios climáticos; extinción de especies; disminución de la capa de ozono; acidificación de los océanos; erosión de los ciclos de fósforo y nitrógeno; abusos en el uso de la tierra, como deforestaciones; escasez de agua dulce; concentración de partículas microscópicas en la atmósfera que afectan al clima y a los organismos vivos; introducción de nuevos elementos radioactivos, nanomateriales, microplásticos).

Cuatro de las 9 fronteras ya han sido sobrepasadas, pero dos de ellas –el cambio climático y la extinción de las especies– que son fronteras fundamentales, pueden llevar a nuestra civilización a un colapso. Fue lo que concluyeron los 18 científicos.

Tal dato pone en jaque el modelo vigente de análisis de la economía de la sociedad mundial y nacional, medida por el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Este implica una profunda intervención en los ritmos de la naturaleza y la explotación de los bienes y servicios de los ecosistemas con vistas a la acumulación y con ello al aumento del PIB. Este modelo es una falacia pues no considera el tremendo estrés al que somete a todos los servicios ecosistémicos globales que garantizan la continuidad de la vida y de nuestra civilización. De forma irresponsable e irracional considera tal hecho, con sus graves consecuencias, como “externalidades”, es decir, como factores que no entran en la contabilidad nacional e internacional de las empresas.

Y así, alegremente, vamos al encuentro de un abismo que se abre delante de nosotros. Curiosamente, en las discusiones sobre temas económicos que se organizan semanalmente en las televisiones, nunca o casi nunca se hace referencia a los límites ecosistémicos de la Tierra. Con raras excepciones, los economistas parecen ciegos y cegados por las cifras del PIB, rehenes de un paradigma anticuado y reduccionista para analizar la economía concreta que tenemos. Si todas las fronteras fuesen violadas, como todo parece indicar, ¿qué sucederá con la Tierra viva y la humanidad? Tenemos que cambiar nuestros hábitos de consumo, las formas de producción y de distribución como no se cansa de repetir la encíclica del Papa Francisco sobre “El cuidado de la Casa Común”. Pero sobre eso los analistas no dicen ni una sola palabra. Mal imaginan que podemos conocer un “armagedón” ecológico-social sin precedentes.

Imaginemos al planeta Tierra como un avión de pasajeros. Tiene alimentos, agua y combustible limitados. El 1% viaja en primera clase; el 5% en ejecutiva y el 95% en clase económica o junto a los equipajes con un frío aterrador. Llega un momento en que todos los recursos se agotan. El avión planea un poco y luego se precipita, acabando con todos los pasajeros de todas las clases.

¿Queremos este destino para nuestra única Casa Común y para nosotros mismos? No tenemos alternativa: o cambiamos nuestros hábitos o iremos desapareciendo lentamente como los habitantes de la isla de Pascua hasta quedar solamente algunos representantes, tal vez envidiando a los que murieron antes. Ciertamente, no hemos sido llamados a la existencia para conocer un fin tan trágico. Seguramente “el Señor, soberano amante de la vida” (Sab 11,26) no lo permitirá. No será por un milagro sino mediante nuestro cambio de hábitos y con la cooperación de todos.

5mundos   así lo vimos…

entre los datos, me gustaría entresacar sólo 1, con 5 planetas tendríamos suficiente, si queremos una vida en la que toda la población tiene la misma, llámale calidad de vida, llámale capacidad de consumo,

un mundo rico en igualdad, en vez de pródigo en desigualdad,

si lo pensamos un poco, es absurdo, totalmente absurdo, este mundo que estamos construyendo entre todos, si somos sensatos algo tiene que cambiar, y no hay TRANSformación que no surja de un cambio de conciencia, personal y de grupo.

si no conoces movimientos alternativos a la economía del PIB, te animo a echarle un vistazo a cualquiera de los videos de Christian Felber, cabeza visible de la economía del bien común, para empezar.

pero puedes leer un poco también de economía del decrecimiento, de la economía circular, de lovetopía, mientras te dejo con un poquito de música para acompañar, espero que sea de tu gusto

Dolo Maju – Rie Chinito – Perota Chingo

éxito de la economía del bien común en Madrid (Christian Felber cuelga el cartel de “no hay entradas”)

ebc333hace una semana me entero por medio de Elena Martínez, compañera de fundación CODESPA, gracias, Elena, te debo una, que Christian Felber visita Madrid.

la taza de mi ilusión se llena hasta el borde, y me apunto sin vacilar. Y participo a mis amigos y contactos en el mundo de la RS, ése al que los técnicos llaman Responsabilidad Social, y los iletrados e ignorantes conocemos como ReSpeto, esa conferencia, en el uve palito palito palito (octavo) aniversario del Instituto Tomás Pascual Sanz. Participo a mis amigos ReSpetuosos, y a otros contactos y cariños, más cercanos en el tiempo, en el ámbito del desarrollo de los recursos humanos (qué horror, quería decier en el desarrollo de personas), y en la comunicación interna.

contacto también con compañeros del campo de Energía de Madrid de la Economía del Bien Común, donde monto un bollo. ¿Será que he entrado con demasiada energía? Tal vez sí, a ver si soy capaz de aminorar una marcha, para no percutir.

es tanta mi ilusión, esa capacidad propia de mi niño natural, tan a flor de piel, que estoy por invitar a otros círculos de amigos, menos introducidos en este mundocorporativo, para que le conozcan, le escuchen y se formen una opinión.

este último movimiento lo omito, y dejo pasar una semana, en la que hago los países vascos, que se pasa en visitas a amigos, 3, en reuniones con personas relacionadas con lo social, otras 3, y encuentros con corporativos, 3 más. Como no podría ser de otra forma, en 3 días.

ya de vuelta en Madrid pasa el viernes, el fin de semana, y el lunes, y ya de martes, sentado en el escritorio de mi Remington Steel me encuentro con una agradable noticia. El cumpleaños está petado. El Instituto Pascual ha colgado el billete de “no hay entradas”.

me alegro infinito haber participado en la difusión del evento, una jornada en la que estoy seguro de que todos los asistentes vamos a poder aprender algo nuevo. Y algunos, un huevo.

en mi mollera, que no está totalmente vacía, pero algo debe pasar ahí dentro, porque hay eco, resuenan varias palabras de Felber:

alternativa sistémica,

un modelo económico alternativo,

¿a dónde Ir?

hacia una economía más ecológica

más social,

de distribución más justa,

hacia una economía más democrática

una economía que ponga en medio el ser humano y su dignidad

afán de lucro y competencia

reproducen valores contrarios a los que permiten florecer las relaciones humanas.

y se hace la pregunta del millón, ¿cuáles son los valores y comporamientos que permiten florecer las relaciones humanas?

confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad, compasión

aunque yo ya le he visto, no me importa repetir el enlace.

Si tienes 14 minutos sueltos, los puedes invertir aquí

un regalazo si no puedes asistir a la conferncia en el Instituto Pascual.

ebcmon   así lo vimos…

el próximo martes, estoy de en-hora-buena.

no soy una persona que haya crecido entre mitos. Nunca he seguido a nadie. Ni al Ché ni a Miterrand. Ni a Bill Gates ni a Javier Clemente. Hoy en día tampoco lo hago. Me encantan las personas que me ayudan en mi desarrollo personal. Si soy fan de alguien, suelo ser fan de personas a las que conozco. A saber, Silvia, Gidor, Bernardo, Iñaki, Tomás,Gorka y Maitane, Carlos, Luis Emilio, Marina, Jaime, Fidel, Félix, Javier, Rodolfo, gente maravillosa que ya está en mi vida.

pero sí tengo un grupo de personas a las que me gustaría conocer en persona, entrevistarme con ellas, Christian Felber entre ellas, en una lista que según pienso se hace larga, con Humberto Maturana, Echeverría, la pantera rosa, Albert Espinosa, sé que no se va a molestar de que lo ponga aquí en medio de 3 personajes de ficción, el capitán Sparrow, kung-fú panda, y otros personajes, muertos inmortales, como Oteiza y Chillida, creadores de huecos, Lennon o Einstein, trovadores de la imaginación, o Fofó, payaso de la tele, pintor de sonrisas entre los niños de mi edad, sí, la lista se hace larga, hay tanta y tanta gente que me gustaría entevistar…

un abrazo a todos mis amigos ReSpetuosos, del mundo del desarrollo de personas, también desde la comunicación, y a mis compañeras del campo de energía del Bien Común de Madrid, y de otros campos de energía en España, vayan o no vayan a la presentación de Felber el día 10 en Madrid. No sé por qué, creo que estoy pre-dispuesto, bota que bota, choca que te choca la generosidad con la cooperación, a pesar de todo este eco en mi cabezota huecota, creo que Christian, con su serenidad, su saber estar y su verbo (no exento de adjetivos, nombres y pronombres), me va a gustar.

 

 

la economía del bien común

soberania2teke

Chistian Felber defiende una economía más social, más ecológica, más democrática y más justa, que ponga en valor al ser humano y a su dignidad. Para conseguirlo, implica a los empresarios en un sistema incluyente donde el afán de lucro y la competencia no son el paradigma, sino que, para que su empresa tenga éxito, también deben tener en cuenta factores como la honestidad, la generosidad, la ecología e incluso la compasión. No. No se trata de hacer apología del Comunismo, el cual, según Felber, siempre ha acompañado a las dictaduras. Se trata simplemente de practicar la “equidad”, para que la brecha de la desigualdad no consiga corroer las sociedades.

Te dejo con una entrevista, en la que Christian responde a una serie de preguntas relacionadas con el bienestar (PIB, beneficios de corporativos y correlación de estos medidores con el bienestar de la sociedad), la independencia de los poderes (judicial, político y económico), la democracia y las libertades de las que disfrutamos, o los derechos del pueblo soberano (7 derechos soberanos a desarrollar) y el despertar de una nueva conciencia global.

00:06 no sé en qué momento de la historia la sociedad se ha convendido de que el PIB y los altos beneficios de las empresas repercutirían positivamente en su bienestar, ¿realmente no es éste el mayor de los fraudes?
El PIB se desarrolló para medir un agregado macroeconómico la totalidad de los productos y servicios, medidos en términos monetarios, producidos en el ciclo de un año, o sea, es más bien una cifra estadística pero no la medición del bienestar, … el PIB no es capaz de medir el alcance del objetivo de la economía, que es el bien común, la calidad de vida, el bienestar general.
Y ahora se ha puesto en marcha una búsqueda generalizada en todo el planeta, desde la OCDE, el parlamento alemán, el pequeño estado de Bután, el movimiento de la economía del bien común, que vamos desarrollando indicadores que miden directamente el alcance del objetivo de la economía, que en nuestra visión es el bien común.

2:13 Que un grupo de empresas estén obteniendo grandes beneficios a nivel macroeconómico en las bolsas internacionales, en los mercados internacionales, no es indicador tampoco de que la población de los países viva bien.

El hecho de que una empresa duplique o triplique sus beneficios financieros no es una garantía de que contribuya más al bien común. Puede incluso ser al revés. Puede quitar plantilla, puede crear más desempleo, puede disminuir la calidad del empleo, puede quitarles sentido a las personas, puede discriminar aún entre los géneros, y abrir la brecha de la desigualdad, puede incluso violar la dignidad del ser humano, explotar el medio ambiente. Todo eso es posible mientras una empresa está aumentando su éxito, entre comillas, tal y como lo entendemos hoy. A la vez es posible que una empresa sea exitosa en términos financieros y contribuya a un mayor PIB, pero a la vez la calidad de vida y el bien común, en suma, disminuya. O sea, todo el sistema de medición de éxito está fracasando, y por eso la propuesta central que hace la economía del bien común es medir el éxito según el objetivo directamente. La contribución al Bien Común de una empresa y la creación del Bien Común al nivel de la economía nacional. Disolvemos una contradicción que a la fecha sigue siendo posible, que el éxito individual en la economía de una empresa vaya a costa del éxito del conjunto.

5:27 un grupo de empresarios pioneros dentro de ATTAC Austria, hace 5 años más o menos, empezamos a desarrollar un modelo económico alternativo, en base a una investigación sobre los valores opuestos, los valores que estamos observando con creciente malestar en la economía, por un lado, y los valores que sabemos y experimentamos, que permiten florecer las relaciones humanas, por otro lado. Esto ha sido el impulso para el nacimiento del movimiento.

23:00 7 derechos del pueblo soberano
¿qué le está pasando al pueblo, en definitiva?

2 explicaciones, una explicación, el pueblo todavía está dispuesto a permitir que se le engañe, y segundo, y más importante, el pueblo no tiene a mano instrumentos como para controlar y corregir el gobierno.
En la economía del Bien Común yo propongo una segunda fase de la democracia, después de la primera, que sí ha sido algo como democracia pero no satisfactoria, y mucho menos eficiente. Si tan solo tomamos en serio la palabra soberanía, que es la esencia de la democracia, que significa en latín por encima de todo, o sea, en el lugar más alto, más poderoso, está el pueblo soberano, que es la instancia soberana en la democracia.

Pero, literalmente, si está por encima de todo tiene que estar por encima de la constitución, quiere decir que el pueblo escribe la constitución, la constitución dicta las pautas según las cuales el parlamento puede representar al pueblo, pero por debajo de la constitución, y el parlamento puede dar un mandato al gobierno.
Esta sería la jerarquía democrática legítima.

Esto conllevaría como consecuencia:

  • que el pueblo soberano, por ejemplo, podría elegir un gobierno determinado, y no solamente un partido,
  • que puede revocar el gobierno,
  • que puede parar una iniciativa de ley que no le gusta,
  • que puede complementar una ley por propia iniciativa y por propio referéndum,
  • que puede variar la constitución si quiere que cambie en algún aspecto,
  • que puede organizar asambleas democráticas para reorganizar el sistema monetario, por ejemplo, como propongo en el próximo libro,
  • o que puede reescribir la constitución desde el principio.

Estos 7 derechos los llamo derechos soberanos, que son en adición a los derechos democráticos individuales, de los que ya gozamos, más o menos, serían derechos democráticos colectivos, derechos del pueblo soberano.

De momento, de estos 7 derechos no tenemos ninguno.  Y esto permite que el gobierno engañe al pueblo, y gobierne en contra de la voluntad y de las necesidades, y los valores del pueblo

29:36 ese despertar esa conciencia global, por un lado, esa conciencia cooperativa, esa conciencia democrática, esa conciencia empática, y añadiría espiritual, sí es un fenómeno universal.

Pero tampoco me atrevo a vaticinar que esto vaya a producir un cambio rápido, pero eso tampoco me importa. Yo siento lo que siento, veo lo que veo, y gozo enormemente de la libertad que me tomo para comprometerme, invertir la energía que tengo a mano, para contribuir a que se hagan estos casos necesarios.

¿todo depende de nosotros?
No todo, pero mucho, y podemos hacer una gran contribución. Lo que no depende de nosotros, no vale la pena sufrir por ello

soberaniamon así lo vimos…

Christian Felber realiza un gesto de pirámide invertida, con el pueblo soberano arriba, con sus manos elevadas, y en cascada la constitución, el parlamento y el gobierno.

Y nos habla de la independencia de una ley que es fundamental en el mundo económico, la fraternidad, aunque no la nombra con esta palabra.

Chiristian Felber, austriaco, qué casualidad, como Rudolf Steiner (1861-1925), fundador de la antroposofía, de la educación Waldorf, de la agricultura biodinámica y de la medicina antroposófica, dejó como legado, ya que no lo pudo desarrollar en vida, la triformación social, esto es, la independencia de las esferas política legislativa / política, social y económica, con las tres leyes que deberían regir estos mundos: la igualdad, libertad y fraternidad, y su aplicación en el mundo económico.

Mira por dónde Christian es el continuador de las obras que Steiner, la revolución francesa y la orden del temple dejaron inconclusas.

Si te animas a leer algo más de este enfoque, te animamos con dos posts:

los caballeros del temple, la revolución francesa y la RS, http://wp.me/p3iA9W-d

triformación social, ¿mande, lo qué?, http://wp.me/p3iA9W-aH