inmerso en la dimensión temporal y superficial de la cosa, hay que ver qué tonto estoy

La eliminación del tiempo en tu conciencia es la eliminación del ego. Es la única práctica verdaderamente espiritual… Estamos hablando de la eliminación del tiempo psicológico, que es la interminable preocupación de la mente egótica por el pasado y el futuro, y su negativa a hacerse uno con la vida viviendo en sintonía con la inevitable realidad del momento presente.

Cada vez que el habitual no a la vida se convierte en un sí, cada vez que permites que este momento sea como es, disuelves el tiempo y también el ego. Para sobrevivir, el ego tiene que hacer que el tiempo – pasado y futuro – sea más importante que el momento presente.

El tiempo es la dimensión horizontal de la vida, la capa superficial de la realidad. Pero también existe la dimensión vertical de la profundidad, a la que sólo puedes acceder por el portal del momento presente.

abril pasó, así lo vimos, y mayo ha llegado, así lo vivimos, mirando a un junio que está por vivir, e imaginamos, así, por supuesto, y no puedo evitar copiar estas 3 citas del libro Todos los seres vivos somos uno, de Tolle,

de la misma forma que no evito sacar estas 3 fotos del calendario que este año nos regala Laura, otra vez, un calendario precioso en el que las flores nos acompañan en nuestro día a día, desde el primer té mañanero hasta la última conversación de la cena,

y observo, curioso, cómo todo me habla últimamente del juego del ego, tan preocupado del ayer y del mañana, de lo que no fui capaz de hacer mejor, de lo que tengo pendiente de hacer, en esa rutina mental que a veces resuena, zas, zas, zas,

ya lo mire en este libro de Tolle, en el taller online de Marta, en un curso de milagros, en el proceso de la presencia, quién sabe por qué tengo esta impresión de que abra el libro que abra me voy a encontrar con lo mismo,

mientras miro esta hoja del mes de mayo, el mes de las flores, como el de abril, o el de junio, mira qué chulo que en junio hay dos, y mientras me pregunto qué voy a hacer con el blog el día de mañana me encuentro publicando la entrada de hoy.

 así lo vimos…

inmerso como ando en la dimensión horizontal de la vida, tras copiar estos tres párrafos de “todos los seres vivos somos uno”, en cursiva, en la parte superior de esta entrada, pensamientos esenciales extraídos de “un nuevo mundo, ahora”,

me pregunto qué puedo hacer hoy para zambullirme en la otra dimensión de la cosa.

releo el párrafo anterior pienso y lo tonto que soy, ¿cómo puedo estar inmerso en la dimensión temporal y superficial de la cosa?, ¿no te parece un auténtico y absoluto contrasentido?

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

qué bien se vive conecta2 al entusiasmo

Entusiasmo significa que disfrutas a fondo con lo que haces, más el elemento añadido de un objetivo o visión para los que trabajas. Cuando añades un objetivo al disfrute de lo que haces, el campo de energía o frecuencia vibratoria cambia. Al disfrute se le añade ahora cierto grado de lo que podríamos llamar tensión estructural, y eso lo convierte en entusiasmo. En la cumbre de la actividad creativa alimentada por el entusiasmo habrá una intensidad y una energía enorme en lo que hagas. Te sentirás como una flecha que va volando hacia la diana… y que disfruta con el vuelo.

A quien lo vea desde fuera, podrá parecerle que estás estresado, pero la intensidad del entusiasmo no tiene nada que ver con el estrés. Cuando lo que quieres es llegar a tu objetivo, y no hacer lo que estás haciendo, sufres estrés. Se pierde el equilibrio entre disfrute y tensión estructural, y ésta última vence.

El estrés siempre disminuye la calidad y la eficacia de lo que hacemos bajo su influencia. También existe una fuerte conexión entre el estrés y las emociones negativas, como la ansiedad y la ira. Además, el estrés es tóxico para el cuerpo.

A diferencia del estrés, el entusiasmo tiene una frecuencia de energía alta, y por eso está en resonancia con el poder creativo del universo. Por eso Ralph Waldo Emerson dijo que “nunca se ha conseguido nada grande sin entusiasmo”.

El entusiasmo sabe a dónde va, pero al mismo tiempo está en plena comunión con el momento presente, la fuente de su vitalidad, su alegría y su poder. El entusiasmo no “quiere” nada porque no le hace falta nada. Es uno con la vida y, por muy dinámicas que sean las actividades inspiradas por el entusiasmo, no te pierdes en ellas. Y siempre queda un espacio de calma pero intensamente vivo en el centro de la rueda, un núcleo de paz en medio de la actividad, que es la fuente de todo y que nada puede alterar.

qué bueno conectar con este texto Eckhart Tolle, en el libro “todos los seres vivos somos uno”, un texto que nos habla de entusiasmo y estrés, de objetivos y tensión estructural, de vitalidad, alegría y poder, abierta la puerta a la fluidez.

   así lo vimos…

en medio de esta mañana de sábado, observo cómo el entusiasmo se ha hecho realidad en mi casa, con la preparación del primer taller para capacitar a facilitadores de 7 emociones en Gredos, el 26, 27, 28 de marzo próximo,

y los talleres que estamos dando y recibiendo Silvia y yo, algo parece que se le ha movido a Silvia como consecuencia de las últimas sesiones de terapia, la última de ellas ayer,

y observo cómo vamos apuntando todos los talleres que tenemos comprometidos, lo que vamos a hacer, como facilitadores y como receptores, en un camino que describe muy bien Echeverría, aprender para TRANSformar,

y estoy apuntando esto y aparece Silvia por la puerta del salón con una frase magnífica, “ya está, pagada la reserva”, así es la vida, como hago yo la reserva del sengundo nivel de dragon dreaming, el sueño del dragón,

sí, efectivamente, vamos dejando atrás nuestros miedos, nuestros dragones dormidos, y observo cómo algo sutil va creciendo en nuestro interior, algo que surge de dentro y que no se puede parar, tal vez es nuestro entusiasmo,

ilusión por proyectar en el mundo algo nuevo, desde nuestra convicción creciente, sí se puede, desde nuestra mejor intención.

y las páginas del calendario, ayer vacías, empiezan a recoger esa secuencia de talleres y proyectos que se van a encadenar, empezando en febrero, a lo largo de este cuatrimestre, marzo y abril, por delante,

sin lugar alguna este camino que hoy te cuento continuará, esto no ha hecho más que empezar.

aunque no hay una correspondencia 100% entre todas las cosas, intentamos explicar el mundo a partir de 7 emociones fundamentales, me voy a dar un rato para ver dónde colocaría yo el entusiasmo,

pero creo que ocupa un sitio, o al menos ahí lo situaría yo, entre el azul claro del orgullo humilde y el azul índigo de la comprensión,

mientras que no me queda ninguna duda dónde se encuentra el título de este libro tan bonito que hoy nos regala este post, “todos los seres vivos somos uno”, en el terreno de la comprensión.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

3 historias de “un mundo nuevo, ahora” (puede ser)

un mundo nuevo ahoraEn un cruce de correspondencia electrónica, ésa que va tan rápido que ni te enteras que ha llegado, con Dani, una persona encantadora que primero fue cliente para pasar a ser un cariño grande con el paso del tiempo, un amigo, me hace referencia a un libro que acaba de leer, de Eckhart Tolle, el poder del ahora.

Reviso la biblioteca y además de este libro de Tolle, coincido con Dani, un librazo, echo un ojo a “Todos los seres vivos somos uno”, un libro de citas, y “un mundo nuevo, ahora”, un libro que tengo la suerte de haber subrayado.

Abro el libro por tres marcas (hojas dobladas en la esquina inferior) que dejan señalado el camino, y me encuentro con 3 historias, fábulas o cuentos, de ésas que dejan un poso bonito, y que siempre es agradable compartir.

2 ya las hemos transcrito. Si te parece bien, terminamos con la tercera.

Un sabio ganó un coche de lujo en un sorteo. Su familia y amigos se alegraron mucho por él y acudieron a celebrarlo. “¡Qué estupendo!, dijeron. ¡Qué suerte tienes!” El hombre sonrió y dijo:

“Puede ser”.

Durante unas semanas disfrutó conduciendo el coche. Pero un día, un conductor borracho se estrelló contra su coche nuevo en un cruce y él fue a parar al hospital, con múltiples heridas. Su familia y sus amigos fueron a verlo y dijeron: “Esto sí que ha sido mala suerte”.  Una vez más, el hombre sonrió y dijo:

“Puede ser”.

Mientras estaba en el hospital, una noche hubo un corrimiento de tierras y su casa cayó al mar. Sus amigos volvieron al día siguiente: “qué suerte has tenido al estar aquí en el hospital”. Y él dijo otra vez:

“Puede ser”.

 unmundonuevoahoramon   Así lo vimos…

En la explicación del texto, Tolle apunta a la interconexión entre todas las cosas y sucesos, independientemente de todas las etiquetas que acostumbramos utilizar, de lo que es bueno y malo, que no dejan de ser aproximaciones limitadas, desde una visión fragmentada de la realidad, que no llegamos a entender en todo su esplendor.

El puede ser de este sabio implica una negativa a juzgar lo que es. En lugar de juzgar lo que es, lo acepta, y de esta forma se sitúa en sintonía con un orden superior.

Sabe que para la mente es imposible entender qué lugar ocupa un suceso aparentemente casual en la totalidad de la existencia. Sabe que no hay acontecimientos casuales, no hay sucesos que existan en sí mismos y para sí mismos, aislados del orden general.

En uno de los 5 ejercicios básicos que trabajamos desde oé corazón con nuestros grupos (yo pienso, yo siento, yo hago, …) tiene un espacio especial la ecuanimidad, esa característica del ánimo, virtud, o cualidad del alma, no sé cómo definirla, que nos permite encontrar ese equilibrio de ánimo, y nos conduce desde ese no juicio y ese estado de fluidez a ese nuevo contento.

3 historias de “un mundo nuevo, ahora” (¿ah, sí?)

un mundo nuevo ahoraEn un cruce de correspondencia electrónica, ésa que va tan rápido que ni te enteras que ha llegado, con Dani, una persona encantadora que primero fue cliente para pasar a ser un cariño grande con el paso del tiempo, un amigo, me hace referencia a un libro que acaba de leer, de Eckhart Tolle, el poder del ahora.

Reviso la biblioteca y además de este libro de Tolle, coincido con Dani, un librazo, echo un ojo a “Todos los seres vivos somos uno”, un libro de citas, y “un mundo nuevo, ahora”, un libro que tengo la suerte de haber subrayado.

Abro el libro por tres marcas (hojas dobladas en la esquina inferior) que dejan señalado el camino, y me encuentro con 3 historias, fábulas o cuentos, de ésas que dejan un poso bonito, y que siempre es agradable compartir.

Si te parece bien, seguimos con la segunda de las tres

El maestro zen Hakuin viviía en una ciudad de Japón. Era muy respetado y mucha gente acudía a él en busca de enseñanzas espirituales. Sucedió que la hija adolescente de su vecino de al lado quedó embarazada. Interrogada por sus indignados y severos padres acerca de la identidad del padre, acabó diciéndoles que era Hakuin, en maestro zen. Furiosos, los padres corrieron a ver a Hakuin y le dijeron con grandes gritos y acusaciones que su hija había confesado que él era el padre. Lo único que respondió Hakuin fue” ¿Ah, sí?”

La noticia del escándalo se difundió por toda la ciudad y fuera de ella. El mestro perdió su reputación. Esto no le preocupó. Ya nadie iba a verlo. Permaneció impasible. Cuando nació el niño, los padres se lo llevaron a Hakuin. “Tú eres el padre, o sea qu cuida de él”. El maestro cuidó al bebé con cariño, Un año después, la madre, presa de remordimientos, confesó a sus padres que el verdadero padre del niño era el joven que trabajaba en la carnicería. Angustiados, corrieron a ver a Hakuin para disculparse y pedirle perdón. “Lo lamentamos mucho. Venimos a llevarnos al niño. Nuestra hija ha confesado que tú no eres el padre”. “¿Ah, sí?” se limitó a decir Hakuin mientras les entregaba el niño.

unmundonuevoahoramon   Así lo vimos…

En la explicación del texto, Tolle explica que Hakuin permite que la forma del momento, buena o mala, no importa cómo la etiquetemos, sea como es. De este modo no se convierte en un participante más del drama humano. Para él sólo existe el momento presente, y el presente es como es. Está tan en comunión con lo que ocurre, con lo que es, que lo que ocurre ya no tiene poder contra él.

Porque cuando no te resistes ante lo que ocurre, no estás a merced de ello, y el mundo no determina tu felicidad ni tu infelicidad.

En uno de los 5 ejercicios básicos que trabajamos desde oé corazón con nuestros grupos (yo pienso, yo siento, yo hago, …) tiene un espacio especial la ecuanimidad, esa característica del ánimo, virtud, o cualidad del alma, no sé cómo definirla, que nos permite encontrar ese nuevo contento.

eltoroencimamon

y no entrarle al trapo a la realidad de una forma tan salvaje…

3 historias de “un mundo nuevo, ahora” (el anillo)

un mundo nuevo ahoraEn un cruce de correspondencia electrónica, ésa que va tan rápido que ni te enteras que ha llegado, con Dani, una persona encantadora que primero fue cliente para pasar a ser un cariño grande con el paso del tiempo, un amigo, me hace referencia a un libro que acaba de leer, de Eckhart Tolle, el poder del ahora.

Reviso la biblioteca y además de este libro de Tolle, coincido con Dani, un librazo, echo un ojo a “Todos los seres vivos somos uno”, un libro de citas, y “un mundo nuevo, ahora”, un libro que tengo la suerte de haber subrayado.

Abro el libro por tres marcas (hojas dobladas en la esquina inferior) que dejan señalado el camino, y me encuentro con 3 historias, fábulas o cuentos, de ésas que dejan un poso bonito, y que siempre es agradable compartir.

Si te parece bien, para no atosigar, empezamos por una de las tres

Según un antiguo cuento sufí, en algún país de Oriente Próximo vivía un rey que estaba constantemente oscilando de la felicidad al abatimiento. Las cosas más nimias le molestaban mucho o le provocaban una intensa reacción, y su felicidad se transformaba en decepción y desesperación. Llegó un momento en que el rey por fin se hartó de Sí mismo y de la vida, y empezó a buscar una salida. Hizo llamar a un sabio que vivía en su reino y que tenía fama de estar iluminado. Cuando llegó el sabio, el rey le dijo: “Quiero ser como tu. ¿Puedes darme algo que aporte equilibrio, serenidad y sabiduría a mi vida? Te pagaré el precio que tú pidas”.

El sabio dijo: “Tal vez podría ayudarte. Pero el precio es tan alto que todo tu reino no sería suficiente para pagarlo. Por lo tanto, será un regalo, si tú cumples”. El rey dio su palabra, y el sabio se marcho.

Semanas después, regresó y le entregó al rey una caja ornamentada y tallada en jade. El rey abrió la caja y vio que dentro había un sencillo anillo de oro. El anillo tenía grabadas unas letras. La inscripción decía “También esto pasará” “¿Qué significa esto?”, preguntó el rey. El sabio le dijo. “Lleva siempre puesto este anillo. Pase lo que pase, antes de que digas si es bueno o malo, toca este anillo y lee la inscripción. De ese modo, siempre estarás en paz”.

unmundonuevoahoramon   Así lo vimos…

En la explicación del texto, Tolle apunta que este texto no nos anima a no gozar de lo bueno de la vida, ni pretende simplemente aportar un consuelo en tiempos de sufrimiento. Tiene un propósito más profundo: ayudar a hacernos conscientes de lo efímero de cada situación, que se debe a la transitoriedad de las formas, buenas o malas. Cuando nos hacemos conscientes de todas las formas, disminuye nuestro apego a ellas, y dejamos de identificarnos con ellas en cierta medida. Estar desapegado no implica que no podamos disfrutar de todo lo bueno que el mundo ofrece. De hecho, lo disfrutamos más.

Cuando vemos y aceptamos la transitoriedad de todas las cosas y la inevitabilidad del cambio, podemos disfrutar de los placeres del mundo mientras duran, sin miedo de perderlos y sin angustia del futuro.

En uno de los 5 ejercicios básicos que trabajamos desde oé corazón con nuestros grupos (yo pienso, yo siento, yo hago, …) tiene un espacio especial la ecuanimidad, esa característica del ánimo, virtud, o cualidad del alma, no sé cómo definirla, que nos permite encontrar ese nuevo contento.