la carta de NESI

re-contacto después de dos años con Diego Isabel Lamoneda, tras no asistir al NESI del 2017, medio año de no participar en el del 2019, y le pregunto por los grupos de actividad entre eventos, y me traza al hub de Madrid, y a Javier Goikoetxea,

que me da acceso a esta web y a esta carta,

La Carta de NESI

una carta que tú también puedes descargar, en la que figuran los valores de este movimiento, justicia, solidaridad, sostenibilidad, igualdad, autonomía y colaboración, no está mal para empezar, con el compromiso para co-crear una nueva economía,

  • en la que el dinero es un medio y la banca y las finanzas están al servicio de las personas,
  • donde las organizaciones contribuyen al bien común,
  • que protege los derechos humanos y que proporciona a todas las personas acceso a la educación, habilidades y capacitación, así como un trabajo significativo, motivador y valioso,
  • que promueve comunidades resilientes, la soberanía alimentaria y es
    capaz de crear mercados éticos,
  • donde se educa a las personas para a co-crear un mundo mejor,

y no puedo sino acercarme a este movimiento, con la ayuda de Javier, a esta tercera reunión del Hub de Madrid, un espacio en el que no me puedo sentir mejor tratado y más a gusto, y hoy me alegro, qué bueno que sé leer.

  así lo vimos…

y observo la diferencia entre esta reunión en el Hub de Madrid de Nesi y aquella otra en el grupo de Madrid de la EBC, y no dejo de subrayar algo que cada vez tengo más claro, las personas hacen toda la diferencia.

y tú, ¿qué te permites leer hoy?

en entornos de confianza proponemos 3 abrazos, para mover 3 des-conexiones profundas, un primer abrazo a mí misma, porque es difícil abrazar fuera lo que no hemos abrazado dentro, un segundo abrazo al alter, y un tercero a la vida, 

de la misma forma que proponemos 3 gestos, 3 formas de estar, la del ser adulto sano, la de la madre protectora y la del niño natural des-atado, que si está atado no es niño natural, sino colegio o reformatorio, tanto nos da.

si quieres seguir sin-frutando de esta vida fácil, llena de preguntas sin respuesta, de conexiones improbables, casi imposibles, en campamentos y reuniones raras, en viajes exóticos, puedes seguir leyendo la serie explorando el azul, o indagando el verde,

de la misma forma que puedes indagar este proyecto,  entornos de confianza, un proyecto en evolución. 

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad– empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones sanas,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

qué te parece, ¿empezamos a medir externalidades?

la economía del bien común, con un balance que recoge otros aspectos que no están en el PIB, ese medidor que sólo incluye din€ero y din€ro, sin atender a su impacto real en el mundo, externalidades lo llaman,

entra en la agenda €uropea, una €uropa que muestra al mundo entero un camino a seguir, si de verdad nos interesa nuestro futuro como especie, y el bien-estar en este planeta tierra,

precioso planeta en el que hemos elegido vivir.

 

Felicidades, Javier, felicidades, Christian, felicidades, Diego Isabel,

muchas gracias por vuestro impulso y constancia,

entre todas juntas sí se puede.

Si te parece bien, te dejo con el post que lanza Javier Goikoetxea, qué bueno, desde bikonsulting, consultora especializada en el bien común, el tuyo, el mío, y el de todas nuestras compañeras.

   así lo vimos…

azul clarito, con ese color que en 7 emociones relacionamos con el orgullo, es buen momento de estar orgullosos, el camino no ha sido corto, ni especialmente fácil, qué interesante re-contactar con el orgullo bueno,

en medio de la celebración.

 

líderes disfuncionales

4disfunciones300releo las 4 disfunciones del liderazgo de la teoría U, esas 4 disfunciones que facilitan a nivel personal el desarrollo posterior de sistemas disfuncionales, no es extraño si entendemos los grupos como suma de personas,

y si entendemos que en el nivel organizativo tienen un peso especial los líderes formales de las organizaciones, de más arriba hacia abajo, en función inversamente proporcional a su situación en la jerarquía organizativa,

y siento la relación tan sencilla que se establece entre estas 4 disfunciones y nuestros elementos y procesos básicos de percepción, porque básicamente las 4 disfunciones se resumen así,

4disfuncionesletras

4 disfunciones en las que verbos de nuestro vocabulario normal tienen su sitio, observar, ver, pensar, decir y hacer, cerrando el bucle con el verbo con el que empezamos, ver, qué sencillo parece, ¿verdad?,

e intento poner estos cuatro verbos en este bucle infinito de dos dimensiones,

verpensardecirhacer

no, no va así,

verpensardecirhacer4ejes

mejor así,

y me pregunto si esas 4 disfunciones de los líderes de nuestro sistema empresarial son casuales, o hay algo de causualidad de por medio, y me encuentro con un texto de Stiglitz, premio nobel de economía,

que escribe en el capítulo final de “el precio de la des-igualdad”, bajo el epígrafe ¿hay esperanza?, textualmente, “los integrantes del 99 por ciento podrían llegarse a dar cuenta de que han sido engañados por el 1 por ciento: que lo que conviene al 1 por ciento no es lo que les conviene a ellos. El 1 por ciento ha hecho todo lo posible por convencer a los demás de que no era posible un mundo alternativo; que cualquier cosa que no quiera el 1 por ciento perjudicará inevitablemente al 99 por ciento”,

y me pregunto si los líderes que tenemos son realmente disfuncionales (son así sin querer, o sin queriendo, como decía mi hija mayor Maitane), o si son totalmente funcionales … para los intereses del 1 por ciento.

liderazodisfuncionalmon   así lo vimos…

a ver si en las fechas por venir somos capaces de analizar, o poner ejemplos de las 4 características, del liderazgo disfuncional,

a ver si no me lío,

no ser capaz de percibir (pensar) lo que estoy viendo,

tal vez no reconozco la realidad tal cual es, metido en informes de situación y sábanas de datos

verpensar

no se capaz de decir lo que realmente pienso,

presa de esa conversación “polite” en la que digo lo que se espera de mí, en vez de la realidad de mis pensamientos y más allá (mis sentimientos reales), en ese tipo de conversación que nosotros denominamos piedra (ni estoy ahí ni se me espera),

pensardecir

no ser capaz de hacer lo que digo que voy a hacer, y a lo que me comprometo hacer con testigos por medio,

aunque luego en mi otro discurso busco el empowerment y la corresponsabilidad, y el commitment, no me acuerdo cómo se dice en castellano, ah, s, el compromiso,

decirhacer

no ser capaz de ver las consecuencias de lo que he hecho,

porque realmente me he distanciado tanto de mis actuaciones (y de mi ausencia de acción congruente) que no soy yo el responsable de lo que pasa, es el sistema que hace que el mundo en el que vivimos sea así, más o menos así,

verhacer

si tiene que continuar, no me cabe la menor duda, continuará.


aunque soy de naturaleza separadora, y tiendo a observar las diferencias, empiezo a trazar conexiones entre autores y teorías independientes entre sí, Otto Scharmer y la teoría U, Joseph Stiglitz y la teoría de la des-igualdad, Christian Felber y la economía del bien común,

y veo un mundo nuevo en formación, desde la teoría a la práctica.

 

 

leyendo a Felber, padre de la economía del bien común (la educación I)

laebcel año pasado, no hace tanto, Luis Mauleón, director de Asenta, me recomienda que lea un libro que me puede interesar. Se trata de la Economía del Bien Común, de Christian Felber. Le escucho, voy a una librería, lo ojeo (le echo un ojo), y lo compro.

y voy y se lo regalo a mi hermana Susana, que empieza en una nueva función en la organización para la que trabaja hace años, Lan Ekintza, una organización que pasa a formar parte del actual Bilbao Ekintza. Susana, si no me equivoco, colabora desde ya (entonces) en el desarrollo de la innovación social. Me  parece que el libro que me ha recomendado Luis le puede ser de interés.

pasa el tiempo, y me engancho con un video de Felber, que comento en el blog de oé corazón. No sé por qué me gusta tanto. Un mensaje positivo, limpio, actual, vivo, qué tontería, sí sé por qué me gusta tanto.

va pasando el tiempo y decido comprarme el libro. Ya estamos en diciembre, es terrible qué rápido pasa el tiempo cuando te lo pasas bien, y se lo comento a Silvia, que me dice que no hace falta que me lo compre, ya que si lo deseo con ganas seguramente me lo traiga Papá Noel, ya que este año no paso las navidades en el País Vasco (ahí el Olentzero le ha desplazado al gigantón blanco de habla hispana, con su irredento euskera, y su barba negra), esa tierra que algunos conocen también como vascongadas, otros como Euskadi, tierra cercana a la aldea de Astérix y Obélix, nuestros amigos galos.

sea como sea, por obra y gracia de Papá Noel, y de Silvia la chivata, me llega de regalo por Navidad “la economía del Bien Común”.

para no faltar a la literalidad del texto, copio una de las páginas que más me ha gustado, que ya tendré tiempo durante el 15 de manipular el texto en eso que se conoce como “opinión”. En ella, Felber habla de la necesidad de una nueva educación.

Muchos, posiblemente la mayoría de nosotros, no se sienten (o muy poco) intrínsecamente motivados, porque no se conocen bien y nada de lo que experimentan les aporta ni el más mínimo sentido que les impulse a perseguir altos rendimientos por sí mismos, sin la intervención de la competencia. Su interior está vacío, y sólo encuentran sentido en relación con el exterior. Y el mundo exterior gira sin parar: dinero, carrera y éxito y poder son los “valores” que llevan a la meta; entonces muchos de nosotros “interiorizamos” esos valores, incluso a pesar de que no hayan conseguido todavía hacer feliz a ningún ser humano. Pero, como tantos insisten, y los medios una y otra vez retratan y destacan a ese tipo de individuos, un gran número de personas incapaces de encontrarse a sí mismas, les termina imitando. En la raíz del problema se encuentran esas personas de pobre vida interior, incapaces de dotar de sentido propio a su vida; les falta la autoestima, reconocerse como las últimas y únicas responsables de su vida y de sus decisiones.

La respuesta crucial es la siguiente: ¿de dónde viene ese vacío interior? ¿Por qué hay tantas personas incapaces de encontrar sentido y felicidad sincera en sus vidas? Según mi experiencia la clave está en la educación. A la mayoría de nosotros no se nos ha reconocido objetivamente ni se nos ha querido incondicionalmente, lo que nos hubiera permitido encontrar nuestro propio yo, aceptarnos con cariño y a la vez, desarrollar la capacidad de apreciar a los demás. Por el contrario, la mayoría de nosotros, al menos la generación de adultos, fuimos educados hacia la obediencia y el rendimiento.

Sigo leyendo a Felber y no le encuentro desperdicio, qué bueno, qué bueno. Cuando sea mayor quiero tener dos ideas así de claras. Y escribir la mitad de bien. Como he repasado con Gorka recientemente 2*1/2, dos por un medio = igual a 2 / 2 dos entre dos = igual a 1 uno.

laebcmonAsí lo vimos…

 

En el post de arriba hay alguna exageración y algún error conceptual, a ver si las pillas.

Por ejemplo.

Exageración

Felber indica que el interior de muchas personas está vacío, cuando todos sabemos que entre pecho y espalda tenemos un montón de espacio que en navidades se llena de cava, de turrón, de gambas y de jamón serrano (estos 2 aspectos de forma especial en las casas de bien). El autor, en mi opinión, debería haber indicado esta excepción, referente a las fiestas de navidad.

Error conceptual

En la multiplicación, no es correcto juntar dos factores de tan diferente carácter. ¿Qué tienen que ver las ideas claras y la escritura? Pues eso. Por lo menos, no se trata de una suma, en la que habría quedado patente que manzanas y peras no son la misma fruta.

Otros comentarios al pie

No entiendo eso que dice Felber de que se nos educa en la obediencia y en el rendimiento. Prueba de ello, cito a mis hijos, que a su vez citan a mi madre en una conversación hace 3 años.

– Aita (papá), ¿qué es eso tan raro que dice amama (la abuela)?

– ¿qué, hijos? ¿qué dice amama?

– Que “obedecer es amar”.

Como puede observar el lector, los niños y las niñas de mi generación no estamos educados en la obediencia, sino en el amor. De la educación en el rendimiento, otro día +.

el ejemplo de arriba demuestra que una creencia de un niño (yo) viene en algún caso de sus padres, y que está tan arraigada en su programación que a veces, sólo a veces, forma parte de su paisaje natural que pasa totalmente desapercibida.

Afortunadamente, puede no incluir esa creencia en el programa de formación de la siguiente generación, que ya no sabe lo que es obedecer.

Por medio de las 3 copas desarrollamos un trabajo muy divertido de pasado (creencias), presente (pasiones), y futuro (valores), que incorporamos en nuestros programas.

Fruta que te fruta, escribe y lee, fruta y disfruta, 1, 2, 3, 4, así hemos pasado el rato, y este post ha terminado.

Muchas gracias a Luis Mauleón, a Silvia la chivata y a Papá Noel como colaboradores de este post. Muchas gracias a Christian Felber por dejarse transcribir sin su autorización.

Por si sirve en mi descarga ante un tribunal, he comprado tu libro, Christian.

En el libro “la economía del bien común”,

Christian Felber se pregunta cuáles son los valores en los que educamos a nuestros hijos,

y en qué medida les preparamos para el desarrollo de su ser, o les invalidamos para la vida,

alentándoles en modelos de competencia y rendimiento,

que dan fuerza a modelos externos y a la motivación extrínseca (que está siempre fuera, dominada por otras personas),

o a la motivación intrínseca (que está dentro, y se relaciona con el sentido de vida o propósito).

 

Un regalo leer a Christian,

más cuando la educación de nuestros niños se enlaza con la educación de nuestras directivas, el mundo personal con el empresarial,

el mundo que juntos, todas, desarrollamos.

 

Cuando un directivo motiva, debería preguntarse las claves de la motivación (¿en el logro, en la competencia, en la cooperación?),

cuando una directiva desarrolla personas debería preguntarse las claves del desarrollo (¿expertos en competir, maquinitas para colaborar?),

cuando una persona planifica, desarrolla e implementa un canal de comunicación interna debería plantearse los valores que fundamentan su comunicar.

 

Competir, el paradigma viejo,

o colaborar, un esquema alternativo,

ésa es la pregunta.

 

La motivación extrínseca, ganar, dinero, fama, poder, el Rolls mejor que el BMW, más rápido, más cantidad,

o la intrínseca, el propósito de las personas y de la organización.

 

Mi bien o el bien común.

la economía del bien común

soberania2teke

Chistian Felber defiende una economía más social, más ecológica, más democrática y más justa, que ponga en valor al ser humano y a su dignidad. Para conseguirlo, implica a los empresarios en un sistema incluyente donde el afán de lucro y la competencia no son el paradigma, sino que, para que su empresa tenga éxito, también deben tener en cuenta factores como la honestidad, la generosidad, la ecología e incluso la compasión. No. No se trata de hacer apología del Comunismo, el cual, según Felber, siempre ha acompañado a las dictaduras. Se trata simplemente de practicar la “equidad”, para que la brecha de la desigualdad no consiga corroer las sociedades.

Te dejo con una entrevista, en la que Christian responde a una serie de preguntas relacionadas con el bienestar (PIB, beneficios de corporativos y correlación de estos medidores con el bienestar de la sociedad), la independencia de los poderes (judicial, político y económico), la democracia y las libertades de las que disfrutamos, o los derechos del pueblo soberano (7 derechos soberanos a desarrollar) y el despertar de una nueva conciencia global.

00:06 no sé en qué momento de la historia la sociedad se ha convendido de que el PIB y los altos beneficios de las empresas repercutirían positivamente en su bienestar, ¿realmente no es éste el mayor de los fraudes?
El PIB se desarrolló para medir un agregado macroeconómico la totalidad de los productos y servicios, medidos en términos monetarios, producidos en el ciclo de un año, o sea, es más bien una cifra estadística pero no la medición del bienestar, … el PIB no es capaz de medir el alcance del objetivo de la economía, que es el bien común, la calidad de vida, el bienestar general.
Y ahora se ha puesto en marcha una búsqueda generalizada en todo el planeta, desde la OCDE, el parlamento alemán, el pequeño estado de Bután, el movimiento de la economía del bien común, que vamos desarrollando indicadores que miden directamente el alcance del objetivo de la economía, que en nuestra visión es el bien común.

2:13 Que un grupo de empresas estén obteniendo grandes beneficios a nivel macroeconómico en las bolsas internacionales, en los mercados internacionales, no es indicador tampoco de que la población de los países viva bien.

El hecho de que una empresa duplique o triplique sus beneficios financieros no es una garantía de que contribuya más al bien común. Puede incluso ser al revés. Puede quitar plantilla, puede crear más desempleo, puede disminuir la calidad del empleo, puede quitarles sentido a las personas, puede discriminar aún entre los géneros, y abrir la brecha de la desigualdad, puede incluso violar la dignidad del ser humano, explotar el medio ambiente. Todo eso es posible mientras una empresa está aumentando su éxito, entre comillas, tal y como lo entendemos hoy. A la vez es posible que una empresa sea exitosa en términos financieros y contribuya a un mayor PIB, pero a la vez la calidad de vida y el bien común, en suma, disminuya. O sea, todo el sistema de medición de éxito está fracasando, y por eso la propuesta central que hace la economía del bien común es medir el éxito según el objetivo directamente. La contribución al Bien Común de una empresa y la creación del Bien Común al nivel de la economía nacional. Disolvemos una contradicción que a la fecha sigue siendo posible, que el éxito individual en la economía de una empresa vaya a costa del éxito del conjunto.

5:27 un grupo de empresarios pioneros dentro de ATTAC Austria, hace 5 años más o menos, empezamos a desarrollar un modelo económico alternativo, en base a una investigación sobre los valores opuestos, los valores que estamos observando con creciente malestar en la economía, por un lado, y los valores que sabemos y experimentamos, que permiten florecer las relaciones humanas, por otro lado. Esto ha sido el impulso para el nacimiento del movimiento.

23:00 7 derechos del pueblo soberano
¿qué le está pasando al pueblo, en definitiva?

2 explicaciones, una explicación, el pueblo todavía está dispuesto a permitir que se le engañe, y segundo, y más importante, el pueblo no tiene a mano instrumentos como para controlar y corregir el gobierno.
En la economía del Bien Común yo propongo una segunda fase de la democracia, después de la primera, que sí ha sido algo como democracia pero no satisfactoria, y mucho menos eficiente. Si tan solo tomamos en serio la palabra soberanía, que es la esencia de la democracia, que significa en latín por encima de todo, o sea, en el lugar más alto, más poderoso, está el pueblo soberano, que es la instancia soberana en la democracia.

Pero, literalmente, si está por encima de todo tiene que estar por encima de la constitución, quiere decir que el pueblo escribe la constitución, la constitución dicta las pautas según las cuales el parlamento puede representar al pueblo, pero por debajo de la constitución, y el parlamento puede dar un mandato al gobierno.
Esta sería la jerarquía democrática legítima.

Esto conllevaría como consecuencia:

  • que el pueblo soberano, por ejemplo, podría elegir un gobierno determinado, y no solamente un partido,
  • que puede revocar el gobierno,
  • que puede parar una iniciativa de ley que no le gusta,
  • que puede complementar una ley por propia iniciativa y por propio referéndum,
  • que puede variar la constitución si quiere que cambie en algún aspecto,
  • que puede organizar asambleas democráticas para reorganizar el sistema monetario, por ejemplo, como propongo en el próximo libro,
  • o que puede reescribir la constitución desde el principio.

Estos 7 derechos los llamo derechos soberanos, que son en adición a los derechos democráticos individuales, de los que ya gozamos, más o menos, serían derechos democráticos colectivos, derechos del pueblo soberano.

De momento, de estos 7 derechos no tenemos ninguno.  Y esto permite que el gobierno engañe al pueblo, y gobierne en contra de la voluntad y de las necesidades, y los valores del pueblo

29:36 ese despertar esa conciencia global, por un lado, esa conciencia cooperativa, esa conciencia democrática, esa conciencia empática, y añadiría espiritual, sí es un fenómeno universal.

Pero tampoco me atrevo a vaticinar que esto vaya a producir un cambio rápido, pero eso tampoco me importa. Yo siento lo que siento, veo lo que veo, y gozo enormemente de la libertad que me tomo para comprometerme, invertir la energía que tengo a mano, para contribuir a que se hagan estos casos necesarios.

¿todo depende de nosotros?
No todo, pero mucho, y podemos hacer una gran contribución. Lo que no depende de nosotros, no vale la pena sufrir por ello

soberaniamon así lo vimos…

Christian Felber realiza un gesto de pirámide invertida, con el pueblo soberano arriba, con sus manos elevadas, y en cascada la constitución, el parlamento y el gobierno.

Y nos habla de la independencia de una ley que es fundamental en el mundo económico, la fraternidad, aunque no la nombra con esta palabra.

Chiristian Felber, austriaco, qué casualidad, como Rudolf Steiner (1861-1925), fundador de la antroposofía, de la educación Waldorf, de la agricultura biodinámica y de la medicina antroposófica, dejó como legado, ya que no lo pudo desarrollar en vida, la triformación social, esto es, la independencia de las esferas política legislativa / política, social y económica, con las tres leyes que deberían regir estos mundos: la igualdad, libertad y fraternidad, y su aplicación en el mundo económico.

Mira por dónde Christian es el continuador de las obras que Steiner, la revolución francesa y la orden del temple dejaron inconclusas.

Si te animas a leer algo más de este enfoque, te animamos con dos posts:

los caballeros del temple, la revolución francesa y la RS, http://wp.me/p3iA9W-d

triformación social, ¿mande, lo qué?, http://wp.me/p3iA9W-aH