cuando no hay plan B, ¿o sí lo hay?

vuelvo a ver este video en el que Javier Goyeneche, fundador de Ecoalf, entrevistado por Diego Isabel La Moneda, promotor del NESI, nos cuenta los fundamentos de esta empresa de moda sostenible,

que apuesta por cuidar los recursos del planteta, ya estemos hablando de petróleo,

no hay que seguir cavando más profundo para obtener petróleo, podemos transformar la basura a través de sofisticados procesos de innovación otra vez en hilo, con el que hacer tejidos y producto,

de hecho ya han reciclado más de 70 toneladas de redes de pesca, hechas con Nylon 6, con ahorro en agua, emisiones y energía, convirtiendo un proceso de 17 pasos, si se inicia del petróleo, en un proceso de 7 pasos, a partir de “basura”,

reciclando millones de botellas de plástico, poliester,

reciclando algodón, mediante un proceso mecánico que necesita cero agua, frente a los procesos originales de producción del algodón, 2500 litros de agua por cada kilo de algodón, aproximadamente,

materias primas recicladas que son parte de este nuevo concepto,

en el que desarrollan productos con una calidad y diseño que compiten con las primeras marcas del mundo de la moda, productos que un cliente final no va a comprar, por mucho que me encante tu historia,

si no me gusta el producto en sí, si no me queda bien, si no es bonito,

y ahí sigue esta entrevista, sencilla, tan bonita, en la que Javier nos comparte su sentir, el cambio viene por las personas  y por las empresas, no tanto por los gobiernos, y en el que nos anima a ser de nuevo agentes activos, también desde el consumo,

cuando premiamos a las organizaciones que hacen las cosas de una forma coherente con los valores que representan, y con los nuestros, y dejamos de consumir aquellos productos que no lo hacen,

en una historia que esperamos poder escuchar en vivo en la próxima edición del NESI, se está acabando el video, y me quedo enganchado en esta imagen con la que Diego y Javier cierran la entrevista, porque no hay un plan(et) B.

   así lo vimos…

en este texto, tal vez caigo en la contradicción, me pregunto cómo no va a haber un plan B, si siempre hay una segunda forma, y una tercera, no hay más que escuchar el testimonio de Javier, en esta historia de innovación y respeto, de hacer las cosas.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo de el 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

qué te parece, ¿empezamos a medir externalidades?

la economía del bien común, con un balance que recoge otros aspectos que no están en el PIB, ese medidor que sólo incluye din€ero y din€ro, sin atender a su impacto real en el mundo, externalidades lo llaman,

entra en la agenda €uropea, una €uropa que muestra al mundo entero un camino a seguir, si de verdad nos interesa nuestro futuro como especie, y el bien-estar en este planeta tierra,

precioso planeta en el que hemos elegido vivir.

 

Felicidades, Javier, felicidades, Christian, felicidades, Diego Isabel,

muchas gracias por vuestro impulso y constancia,

entre todas juntas sí se puede.

Si te parece bien, te dejo con el post que lanza Javier Goikoetxea, qué bueno, desde bikonsulting, consultora especializada en el bien común, el tuyo, el mío, y el de todas nuestras compañeras.

   así lo vimos…

azul clarito, con ese color que en 7 emociones relacionamos con el orgullo, es buen momento de estar orgullosos, el camino no ha sido corto, ni especialmente fácil, qué interesante re-contactar con el orgullo bueno,

en medio de la celebración.

 

corazoneando, porque yo soy TÚ

yosoytuAbro el ordenador y me llega el último post de Yo soy tú, propuesta para una nueva sociedad,  en el que Diego Isabel La Moneda nos ofrece una reflexión sobre el mundo en el que vivimos por medio de una canción, con el mismo título: YO SOY TÚ, de Sarmad, en su trabajo Corazoneando.

Me quedo enganchado en la canción, en su ritmo pausado. No es chill-out, pero me imagino escuchando la canción en algún sitio cerca de Barbate, de Tarifa, del Cabo de Gata, quién sabe si en la fresca de mi balcón o en la piscina del vecino, porque en una comunidad con piscina la piscina también es suya.

YO SOY TÚ, qué bonito pensamiento. Un pensamiento que se convierte en emoción, y se convierte en actos. ¿Te imaginas un mundo en el que YO SOY TÚ? Bonito, ¿verdad? Sigue leyendo