hábitos del pensar, del hacer y del sentir

cenitafamiliarecho para atrás el tiempo y vuelvo al verano, para compartir una lectura que queda en paso de la película “del revés”, en la que tenemos una aproximación muy interesante al mundo emocional, un regalo de Disney Pixar,

en el que Riley, la protagonista, una niña que vemos nacer en la pantalla, así comienza la peli, está enganchada, casi permanentemente, a la emoción de la alegría, y en una primera lectura de la peli, muy facilona, parece que ésa es la emoción que nos debería mover a todas las personas, empezando por las más pequeñas,

no vamos a tardar mucho en observar que hay diferentes cuadros de mandos, el de mamá, y el de papá, en los que la emoción predominante es otra, en el caso de mamá es la tristeza, azul, y en el caso de papá es la rabia, roja,

cuadrodemandosdemamamesadecontroldepapa

y se observa muy claro qué pasa alrededor de una mesa cuando dos personas rabiosas (con la rabia como emoción dominante) se juntan, definitivamente es difícil que pase otra cosa, hay pelea.

mesadecontrolderiley

 

Van a llegar los títulos finales, y vamos a poder observar cómo cada persona tiene una emoción dominante, el asco en el caso de la amiga guay del cole,

cuadrodemandodelacompaguayla alegría en el caso de la profesora,

 

cuadrodemandosdelaprofela rabia en el caso del conductor del autobús, cuadrodemandosdelchofeldelbusy vemos que hasta los animales tienen un cuadro de emociones, con una emoción dominante,

cuadrodemandosdelperroesta aproximación, por la cual cada persona tiene una emoción dominante nos aleja de una visión simplista del mundo emocional por el cual, por ejemplo, los niños son alegres (Riley lo es, pero no por ser niña, sino a título personal) y los adultos iracundos,

y nos permite indagar qué motivos llevan a una persona a desarrollar una emoción dominante en su vida, generando una actitud tipo de respuesta a la vida y un temperamento (sanguíneo, flemático, melancólico y colérico),

una reflexión que me trae al recuerdo el MAT (Metamodelo de Análisis Transformacional), de Preciada Azancot,

autora de 18 libros sobre esta materia, y de Arancha Merino, alumna suya, que escribe 2 libros relacionados con las emociones y la personalidad, “haz que cada manana salga el sol”, y “descubre tu verdadera personalidad”, según el cual nuestra emoción dominante viene marcada por la emoción dominante de nuestra madre durante el embarazo,

si mi madre está triste mi emoción dominante va a ser la tristeza, si mi madre está triste mi emoción dominante va a ser la rabia, qué curioso, la emoción de mi madre es tan fuerte que yo no puedo lidiar con ella, y corro una.

y para terminar una idea, con la que puedes no estar de acuerdo,

en la estructura cuaternaria de la persona (1 cuerpo físico, 2 cuerpo vital, 3 cuerpo emocional e identidad 4) resulta más fácil cambiar cuanto más nos alejamos de nuestro cuerpo físico,

por lo que va a ser más fácil cambiar un ideal que la fisiología de nuestro pie, por poner un ejemplo, o una emoción hacia alguien que un hábito de comportamiento.

Por cierto, una acción recurrente (una acción que pasa a ser un hábito) es lo que normalmente denominamos hábito, una idea recurrente (una idea que pasa a ser un hábito) es una creencia, y una emoción recurrente (una emoción que pasa a ser un hábito) es lo que habitalmente denominamos temperamento.

Hábitos, creencias y temperamento están en el nivel 2 de nuestra estructura cuaternaria, muy cerquita del cuerpo físico, por algo son tan difíciles de cambiar, que no imposible,

¿se puede cambiar un hábito y una emoción recurrente?,

claro que se puede, aunque nos va a costar,

¿qué te parece, lo intentamos?

mesadecontrolnuevay me quedo con ganas de seguir aprendiendo de emociones, con la consola ampliada de emociones que le acaban de instalar a Riley, nuestra protagonista alegre, y ese botón que los personajes de la peli no saben para qué sirve,

pubertadpubertad, no sé por qué siento que la segunda entrega de la película “inside out”, del revés, está al llegar, y a más de una de nosotras nos va a interesar.

Anuncios

del revés en el CIE

islasdepersonalidadel CIE, o consorcio de Inteligencia Emocional, es una agrupación de profesionales que trabajan con base en el País Vasco en el ámbito de la inteligencia emocional, es algo así como los predicadores en el desierto de las pistolas del far west,

porque todo el mundo sabe que los vascos somos escasos en el tema de las emociones, por eso cuando algo anda mal levantamos piedras o cortamos troncos, 80 alzadas o 20 troncos suele ser sufiente.

en eso estamos, en la contradicción, cuando me llega una invitación al estreno de una película contradictoria, “del revés”, la última de Disney Pixair, “inside out”, una película en la que se nos propone un viaje de dentro hacia afuera.

intuyo, si es tan contradictoria como el título con el que la lanzan al mercado, que a los vascos nos van a enseñar a cortar piedras y a levantar troncos, y no me resisto a la invitación de peli + cineforum, que me llega en esa semana en que sí estoy en Bilbo.

delrevesconelCIE

y en eso estoy, llego, saludo a Pablo, a un par de compañeras suyas, y me pongo a lo que toca, de fuera hacia dentro, a ver y a escuchar, en ese viaje en que dos padres, y su hija pequeña, de 11 años, con una vida perfecta, ¿qué podría ir mal?,

se desplazan a la ciudad.

en el viaje contacto con otro viaje, parecido pero diferente, en el que dos niños, Gorka y Maitane, 14 y 10 años, viajan con su madre, en avión en vez de en coche, rumbo a México, y pienso, ¿qué podría ir mal?, en la vida imperfecta de mis hijos,

y en la vida im-perfecta de todas nosotras, personas preciosas que, con 11 años o con 7, con 43 y 69, nos vemos sometidos a una situación o por una decisión por la que preferiríamos no tener que pasar.

una situación en la que en la mayor parte de los casos somos co-creadores, no estamos ahí por estricta casualidad,

de hecho es una situación tan poco casual que en algunos casos forma parte de nuestro plan de vida, si es que eso existe, o del itinerario elegido, otro día ya hablaremos del libre albedrío, para desarrollarnos, o para simplemente sanar.

en la peli me encuentro llorando en varias secuencias, escuchando la risa de algún enano en la fila de atrás, sonriéndome o ilusionado en ese viaje por el mundo de la imaginación, de vuelta al panel de mandos.

la película termina y se abre el debate y dedico mi energía a escuchar a esas compañeras de viaje que predican en el desierto del far west un mundo en el que las emociones sí tienen lugar, un lugar esencial.

Pablo, qué bonito ejercicio el que realizáis desde el CIE, gracias por invitarme a participar en otro evento, en una reunión en la que no pude hablar, seguramente embargado por la emoción como un calcetín, sencillamente “del revés”.

islasdepersonalidadmon   así lo vimos…

adicionalmente al efecto terapeútico que esta película ha tenido en mí, ayudándome a sintonizar con un par de islas de la personalidad rotas en la vida de mis hijos, y de emociones suprimidas en la vida de su padre,

un día de estos seguro que contactamos de nuevo con otros aspectos más generales de una película sin desperdicio, porque este verano he vuelto al cine, unas semanas más tarde, para ver ya del derecho esta película de nombre extraño, “del revés”.