¿ascaso tú tampoco conoces el origen del pastel ruso?

el XIV congreso máshumano ha terminado, y me acerco a la sede de CORRESPONSABLES con ese regusto positivo que me ha dejado el congreso, la presentación de Deedee, la mesa anterior,

La felicidad como modelo de negocio, Personas que laten por sus organizaciones, y la presentación anterior, liderar la TRANSformanción generando propósito compartido, a cargo de Carlos Barrabés,

he quedado con Pablo, para mantener una conversación que tenemos aplazada desde algún tiempo atrás, allá por Julio, y ahí estoy, en Zurbano 34, con el espíritu al viento, ilusionado por tantos mensajes positivos,

tal vez la cerveza al finalizar el evento, que no guarda una relación razonable con el queso que la acompaña también tiene su efecto, con 5 o 10 minutos de margen, siempre es interesante llegar 10 minutos antes,

por lo que estoy sin prisa, en el ventanal de una pastelería, Ascaso, que llama mi atención, una pastelería que está especializada en el pastel ruso, mi pastel favorito, mira por dónde,

y me paro a leer que el origen de la denominación, que se encuentra allá por 1855, ¿puede ser?, cuando el zar Alejandro II se queda prendado de este pastel, sí, parece que puede ser, en una pastelería en Huesca,

y le pregunto por wasap a mi amigo Bernardo si conoce la pastelería Ascaso de Huesca, a lo que me responde presto que es la más famosa en la ciudad, claro que la conoce, ¿cómo no la va a conocer?,

y le comparto la historia de la noticia, a la que él suma un poco de picante, algunas malas lenguas cuentan que la receta no era propia, que la copió de una pastelería francesa,

quién sabe, ¿verdad?,

pero no es eso lo importante, tal vez estoy impactado al observar este proceso en el que con un poco de tiempo de sobra, y con el espíritu henchido, el observador se hace presente, y vuelve a tomar fotos,

y vuelve a tomar conciencia de las pequeñas cosas a su alrededor, curiosidad curiosa de su entorno, en un viaje de ida y vuelta a su creatividad, o capacidad de crear, a partir de las “causualidades” que pueblan su vida,

sí, pequeñas y sutiles diferencias que convierten un pastel normal en un pastel único, el ruso, pequeñas tonterías que convierten este postre único, a la altura de todo un zar, en un post.

   así lo vimos…

en el mirar mirando, en el tiempo entre las baldosas y en el contar contando se encuentran 3 de las claves de la creatividad, actividad de crear, que se convierte en innovación en nuestras vidas,

cuando eso que creamos nos aporta (a mí, a ti, al mundo que nos rodea) algún tipo de valor.

la curiosidad, de la que hablan estas líneas, es una capacidad fundamental en el desarrollo de entornos que facilitan la innovación en nuestras organizaciones, una capacidad que florece en ciertos entornos laborales y de relación,

una de las 3 capacidades fundamentales en el desarrollo de una innovación que tiene un impacto positivo en el mundo que nos rodea, si quieres seguir leyendo tienes más información a continuación,

porque la calidad de los resultados de nuestras organizaciones depende del nivel de conciencia y de energía de las personas que las lideran.

7 emociones es un modelo, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer, y en la teoría del color de Goethe, que integra los fundamentos del liderazgo colaborativo, y el desarrollo de equipos de alto rendimiento en la organización,

en ámbitos de interés para cualquier organización, también el de la innovación.

7 emociones, creative commons, a un solo clic

 

 

 

 

un mundo de “causualidades” a nuestro alrededor

en una curva del camino, te puedes suponer que no vamos en autopista, esas viales que nos ayudan a llegar rápido, sin enterarnos de nada, recontacto con un mundo de “causualidades”,

al ver cuando no toca el primer capítulo de la séptima entrega de juego de Tronos,

y reconctacto con una imagen de San Juan de Gaztelugatxe, un precioso paraje en la costera vizcaína, entre Bermeo y Bakio, en donde voy a emplazar a un grupo de amigos para una conversación próxima, relacionada con “el futuro emerge”,

un proyecto en proceso que busca conectar lo viejo y lo nuevo, el mundo corporativo con el mundo social, el liderazgo actual con el liderazgo que viene, una nueva forma de hacer las cosas que está más próxima a la generación de los milenials,

tecnologías agile, learning by doing, los makers, como individuos o como tribus, es terrible, de repente nos han invadido los anglicismos, ¿será que no somos punteros en este mundo que viene?,

y me dejo llevar por el asombro ante esta “causualidad”, sí, he escrito bien, porque una “causualidad” es una casualidad que te está esperando, por la que tienes que pasar sí o sí, que bien puedes dejar en paso, pasar in-advertida,

o hacer algo con ella,

y es lo que hago en la composición de la convocatoria de “el futuro emerge”, ya no convoco al grupo a Eneperi, aunque sea el punto de encuentro, ahora les invito a Rocadragón,

castillo de ficción que se aloja donde hoy puedes visitar la coqueta ermita de San Juan de Gaztelugatxe, y hacer tañer la campana, que se mezcla con la sal de las olas, ahí abajo, y el aleteo de las gaviotas, alrededor,

y mando una convocatoria llena de una energía muy bonita, es la energía que nos regala esta “causualidad”, tengo que reconocer que en algún sitio de mi interior estoy contento, muy contento, para mí este sitio es muy significativo,

un contento que se nota en todo lo que hacemos, un contento que de alguna forma nos impregna e irradiamos,

y como no estoy justo de tiempo en estos días de verano que preceden las vacaciones me dejo navegar por internet, y hago clic en este enlace, que me lleva a una colección de localizaciones en España de la séptima entrega de Juego de Tronos,

una colección a la que en breve voy a volver,

y observo de buenas a primeras, no hace falta ser un lince, que de las 3 localizaciones que hay en el país vasco apenas conozco una, no conozco la playa de Muriola, en Barrika, a tiro de piedra de la casa de ama,

y muy cercana a playas que sí conozco y frecuento, Atxabiribil, qué palabro más raro, en Sopelana, o las playas de Plencia y Gorliz, ¿será que la autopista no pasa cerca de esta playa?,

así como no conozco la playa de Itzurun, en Zumaia, en esa otra costera que me encanta, la costera guipuzcoana, con una hilera de nombres espectaculares, empezando en Orio, Zarautz, Getaria, Zumaia, …

y pienso cuántas cosas nos perdemos cuando viajamos a 140 por autopista, reduciendo prudentemente a 120 cuando llega el radar de turno, tan “aprisados” como andamos, tan alejados de la “causualidad” del camino,

tan alejados del asombro por aquello que se esconde tras cada curva, en cada esquina, una “causualidad” que está ahí esperándote, una “causualidad” que tal vez pase in-advertida, una vez más, ójala no.

   así lo vimos…

y re-conecto sin querer con un programa de comunicación interna colaborativa que denominamos en su día “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos”, con una segunda denominación más formal, “historias que TRANSforman”,

un programa en el que hacemos hincapié en una nueva forma de contar historias reales, “sucedidos”, que diría mi abuelo José, por medio del zoom emocional, algo nos ha tocado dentro y lo queremos compartir ahí fuera,

un zoom emocional que es perfecto cuando, adicionalmente, no sé si de forma previa o en paralelo, conectamos con las “causualidades” que pueblan nuestra vida, convertidas en “milagros”, en esta frase de Albert Einstein,

Hay dos formas de vivir la vida, la primera es como si los milagros no existieran, como si nada fuera un milagro; la segunda es vivir la vida como si todo lo fuera.

Y cada día tengo más claro por qué es necesario contactar con la curiosidad y el asombro en nuestras vidas, capacidades propias de nuestro niño interior.

en la teoría U 3 movimientos son fundamentales, OPEN MIND, mente abierta, OPEN HEART, corazón abierto, OPEN WILL, voluntad abierta, uno de los cuales está relacionado con las líneas arriba,

OPEN MIND,

una apertura de mente que tiene todo que ver con volver a contactar con nuestra curiosidad natural, con nuestra capacidad de asombro, para volvernos a abrir a un mundo lleno de “causualidades”.

ésta es una de las capacidades fundamentales en el proceso de la innovación, en el proceso de “dejar ir” lo viejo, lo conocido, lo comprobado, para abrirnos a lo nuevo, y a la magia de lo que está por venir, con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, en el que integramos el desarrollo de la curiosidad y el asombro, tan propios de nuestro niño natural.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, por medio de este link.