si no existiese el CIE, habría que crearlo

cosas extrañas, por no hablar de efectos para-normales, están ocurriendo en mi vida últimamente, el día de ayer, y esta misma mañana, no se escapan a esta corriente que crece y crece,

es curioso ver cómo ayer mismo, tras concluir la reunión de Sol España, en la que nos juntamos 8 compañeras para darle un empujón a la organización, y programar una serie de actividades para que SOL cobre nueva vida este 2018,

me pongo con Silvia y Fernando a buscar un sitio nuevo a las plantas del dinero, son ya cuatro, y no caben sobre mi mesa de despacho, por lo que, buscando soluciones, le pido a Fernando que me ayude a darle un empujón a la mesa, con cuidado, sí,

no se vaya a escogorciar, cosa que efectivamente ocurre,

y se junta Pedro a cenar, por lo que mis amigos se empiezan a meter con mi des-orden, y con esa mesa de la que me tengo que librar sí o sí, el último símbolo de una etapa anterior,

y no sé por qué les hago caso, desmantelo la mesa, y convierto la mesa de salón en mi mesa de escritorio, con lo que ya no hay mesa de salón, el espacio que ocupaba la mesa ahora está vacío,

y 3 sillas de mimbre se miran entre sí, formando un espacio de centro vacío,

una imagen que llama poderosamente la atención en esta noche en la que desvelo, y me levanto a las 5, otra vez, para desalojar los trastos de la cajonera, que también voy a tirar, y reordenar papeles,

me sobra tanto tiempo antes de des-ayunar que acabo ojeando cuadernos de viaje, esos preciosos compañeros que me acompañan aquí y allá, según voy haciendo actividades, talleres, tonterías varias,

y me encuentro con un apunte que habla del CIE, el Consorcio de Inteligencia Emocional del País Vasco, esa organización que está en proceso de dar carpetazo a su andadura o de re-inventarse, para coger fuerza nueva,

como las plantas que me ha ayudado Pedro a replantar este finde, y que provocan mi cambio de escritorio,

y leo este texto que da título a las líneas de hoy, si no existiese el CIE, habría que crearlo, y pienso en asistir a la reunión de hoy, aunque sea de forma remota, y acompañar a mis compañeras en este proceso emocional de la re-fundación.

   así lo vimos…

y copio otras frases en mi cuaderno de viaje, el CIE no existe, tenemos que crear el CIE, ¿qué queremos hacer? /// camino del CIE – lo /// si no existiese el CIE lo tendríamos que crear /// mi jefe es maravilloso

quién sabe si voy a poder intervenir en la reunión de esta tarde, no sé por qué estoy creando un puente entre la misión del CIE y el objetivo de “el futuro emerge”, que no es otro que fomentar la sostenibilidad de las relaciones humanas,

a ver si me las apaño para hablar con Pablo y Maribel.

en la sopa de letras de hoy, SOL significa Society for Organizational Learning, sociedad para el apreHendizaje organizacional, mientras que el CIE es el Consorcio de Inteligencia Emocional

y pienso que si no existiesen el CIE ni el SOL tendríamos que crearlos, CIE-LOS, LOS es SOL al revés, qué curioso, y observo la confluencia de estos dos movimientos tan bonitos, tan de centro vacío, tan experimentales, sin ánimo de lucro,

y siento que este mundo en el que vivimos, tan ligado a la materia, tan pesado, tan apegado al tener, tan gallinero alborotado, tan de pelea de egos, necesita este tipo de personas y de espacios, entornos para el desarrollo del Ser y de la comunidad,

y para seguir experimentando la inteligencia colaborativa, ¡¡¡ojalá cobren un nuevo impulso los dos!!!

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

Anuncios

emociones compartidas desde el CIE

emocionescompartidas mañanita mañanera de este segundo martes laborable del mes de enero, me encuentro en la bandeja de entradas un correo del CIE, en adelante Consorcio de Inteligencia Emocional, con la noticia de la publicación del libro emociones compartidas,

qué titulo más chulo,

que incluye dos de los palabros que mas me mueven en esta etapa de mi vida, las emociones, esa respuesta interior a las cosas que nos van pasando en el vida, que muchas veces se muestran al exterior, de una u otra forma,

por los gestos de mi cara fundamentalmente,

y esa actitud de compartir, te ofrezco de lo que tengo, te regalo de lo que sé, o me guío por tu necesidad, ¿en qué te puedo ayudar yo?, la maravillosa pregunta de Parsifal, que a veces no utilizamos,

un libro con una portada en blanco y negro,

qué curioso, acabo de abrir en el libro “orígenes” una cita, en un ejercicio más del juicio Strogoff, que habla de la dualidad y del contraste infinito que es la vida, una cita de Manu Dibango,

No se puede puede pintar blanco sobre blanco, negro sobre negro. Cada uno necesita del otro para revelarse.

Y pienso que así es, esa es una de las maravillas de compartir, y de las emociones, lo tuyo y lo mío, para formar de alguna forma lo nuestro, lo interno y lo externo, lo que había antes y lo nuevo,

en ese ejercicio infinito de ondas en movimiento, placer y displacer, amor y temor, que muchas veces es la vida, pensamientos y palabras de un martes, segundo día, de la segunda semana de este año par,

en el que pensaba escribir dos notas sobre el karma, o los 2 karmas, el lunar y el solar, año par, ya se ve, y en el que me sumo a la celebración de este libro, emociones compartidas, que publican mis compañeras del Consorcio de Inteligencia Emocional,

gracias por el regalo, gracias por compartir.

emocionescompartidasmon   así lo vimos…

si quieres descargarte el pdf, puedes hacer clic en el enlace

si quieres asistir a la presentación, el 28 de Enero, día par, en la FNAC de Bilbao, idem de lienzo

y si quieres escuchar un poco de blanco sobre negro,

Emociones compartidas es el resultado de un año de trabajo conjunto, compartido, emocionante.

El grupo de autores que se presenta ahora ante ustedes llevamos compartiendo nuestras emociones, nuestros sentimientos en un espacio virtual y simbólico, en un espacio que gustosamente puso a nuestra disposición EITB hace ya mucho tiempo.

Tiempo y trabajo que estuvo recogido en un primer libro denominado Retazos Emocionales que fue solo eso, un retazo, un primer intento de poner en papel lo que estaba compartido ya en la red, realizado con solamente algunos de sus bloggers. Mucho tiempo y mucho trabajo que desde hace un año aproximadamente está encomendado al Consorcio de Inteligencia Emocional – CIE. Ese es el motivo que ha propiciado que este libro sea editado como primero de esta nueva etapa del Blog de Inteligencia Emocional de EITB y su relación con la puesta de largo del CIE, que desde hace poco más o menos el mismo tiempo tiene ya entidad jurídica como asociación.

Celebrar es compartir y es con ustedes con quien llevamos tiempo compartiendo el afán por sensibilizar a la sociedad de la necesidad de contemplar en todos los procesos sociales y personales las variables emocionales.

Un afán que nos ha hecho emocionarnos cuando escribíamos nuestros post, nuestros pequeños artículos para publicarlos fielmente en las fechas asignadas. Emociones que muchas veces jugaban en nuestra contra ya que el compromiso adquirido junto con las obligaciones del día a día hacían muchas veces que el vértigo de responsabilidad, del no llegar a la fecha y hora señalada, marcase de urgencia nuestros escritos. Muchas otras veces, el post se teñía de una sinceridad desgarrada que traslucían los escritos más personales, los más viscerales, los que más emociones compartían.

Celebrar, compartir y reconocer es lo que también queremos hacer desde aquí a todas y todos los autores que figuran en este libro. Reconocer su esfuerzo, su disciplina, su generosidad, su criterio, su tesón, su rigor y su entrega que ha ido muchas veces más allá del conocimiento adquirido hasta llegar a poner sus tripas, su corazón, sus más íntimos sentimientos a disposición de sus lectores. Lectores y lectoras que cómo no también deben ser reconocidos y reconocidas por su fidelidad, por su compañía y complicidad que han hecho del blog uno de los mejor posicionados en habla hispana en la Red en Inteligencia Emocional.

Gracias pues a todas y todos y esperemos que estas emociones que compartimos con ustedes en estas páginas sean solamente en reflejo de una relación que ahora se inicia o que incluso ya esté iniciada y que esperamos mantener durante mucho tiempo más. Unas páginas que tienen como objetivo conseguir no solo compartir nuestras emociones, sino que ustedes compartan también las suyas… ojalá que así sea.

Rogelio Fernández Ortea
Arantza Echaniz Barrondo

“emociones compartidas” es el título de un libro digital de reciente publicación,

a la vez que un proyecto asociativo,

y un deseo de año nuevo,

ojalá en tu vida progresen las emociones compartidas,

en un encuentro de re-conocimiento,

yo me re-conozco, yo te re-conozco,

y de hacer juntas de nuevo,

porque el mundo nuevo se construye desde el yo, pero en asociación.

 

por los suelos ando , en los suelos me siento, el ánimo al viento

bloquesMaribel me remite 3 fotos de la jornada del viernes pasado en el CIE (Consorcio de Inteligencia Emocional), que me llaman la atención, 3 fotos de suelo , y me acuerdo de la jornada anterior, en CIVSEM, en la que me siento en el suelo y no me levanto,

y no me deja de llamar la atención el gesto, tan en des-uso, acostumbrados como estamos a la presidencia, al atril, a hablar desde arriba, poco a poco voy abonando un gesto de proximidad y de igualdad cuando menos curioso,

caminito

teoriaU

y me alegra seguir usando cachibaches, y representaciones visuales de los conceptos y las cosas, los hay auditivos, kinestésicos, visuales, es bueno que haya varias formas de exposición de la cosa, sea la que sea,

y donde termina un taller empieza una comida, en la que nos juntamos varios de los asistentes al taller con varias personas que están en un acto paralelo, y entretejemos una red de historias cuando menos interesantes,

enlamesa

hasta que toca partir, y mirando al suelo como estamos, surge una pregunta, precisamente de ahí, ¿cómo es posible liberar esta puerta de este hierro atrancado al suelo?

ala

pregunta que comparto con mis compañeras de mesa, miro en los goznes de la puerta, abajo y arriba, y no hay ninguna posibilida de que la bisagra, tradicional, funcione como corredera, por ahí va a ser que no,

bisagra

¿se te ocurre cómo liberar la puerta?, ¿o quizás dejan la puerta día y noche abierta?

alamon   así lo vimos…

and the winner is …

una vez más, lo sólido se demuestra más flexible que lo aparentemente más flexible, y “férreamente aferrado” al suelo pasa a ser “temporalmente enclavado”, el fierro (hierro) que se separa de la tierra

laumovil

y sólo para los observadores más avezados, hay un elemento común en las imágenes de la presentación, el suelo aparte, y en las imágenes de la comida, incluidas las de después de la comida, entre las fotos de antes y las de después, ¿lo pillas?

si no lo pillas, es que te falta medio pueblo en el arte de observar, observar, observar, no hay problema, todo se andará, es cuestión de práctica, yo tampoco lo he visto cuando saco la foto.

repetimos,

teoriaU  ala

sí, de color amarillo, y con forma de U, una figura en la que el desarrollo personal (mente abierta, corazón abierto, voluntad abierta, o yo pienso, yo siento, yo hago), y el desarrollo del grupo (yo que se convierte en NOSOTRAS),

para ser parte del futuro emergente,

están presentes.

y me alegra observar que javier ya es parte del Hub de vitoria, y que Pablo y Maribel estén en proceso para el próximo taller del ulab, ya en el 16, quizás la semilla de hoy sirva para que alguien más se anime,

en esta tendencia de futuro que se hace día a día presente.

emociones al abrigo del grupo (lo demás es oscuridad)

lodemasesoscuridadme acuerdo de una conversación en un bar en Bilbao,

en la que le pregunto a Pablo cuál sería la historia del CIE,

el Consorcio de Inteligencia Emocional del País Vasco,

un proyecto que ha crecido a lo largo de los últimos 8 años, primero al amparo de INNOBASQUE, para posteriormente constituirse como una asociación independiente,

y Pablo me habla de un punto de encuentro en un faro,

en una playa,

de un lado las montañas,

del otro lado el mar abierto,

personas que se juntan de allende los mares y los montes,

en un sitio de trabajo agradable,

en el que las emociones ocupan un lugar de primera fila,

y, como no puede ser de otra forma,

cerca de un espacio chill-out, porque tambien hay vida después del trabajo (y durante el trabajo).

a la fecha más de 70 personas y organizaciones forman parte de ese lugar de encuentro, que Gabriela está ayudando a dibujar.

entro en internet y busco fotos que reflejen ese encuentro entre mar y montes, ese faro, ese espacio de trabajo, ese espacio de relax, y me resulta tremendamente difícil, por lo que me quedo con la imagen del faro,

esa luz que nos guía cuando todo está tan oscuro.

a una primera búsqueda, ya llevo varias imágenes de faros bravos y en calma,en color y en blanco y negro, faros históricos (una recreación del faro de Alejandría), y faros desconocidos (para mí), me llueve una idea,

en forma de recuerdo, ¿dónde estará ese libro que compro hace ya 3 veranos en Carboneras, cerca de ese faro que cierra el sur-este español?, ¿cómo se llamaba?, “lo demás es oscuridad”, sí, un precioso libro de faros,

libro que encuentro en la estantería y me sirve para ilustrar hoy el post.

escalera2mon así lo vimos…

veo por delante una propuesta para colaborar con mis compañeras de emociones, y elaborar conjuntamente con ellas esa narativa del CIE, que incluye ese faro, y cientos de historias,

porque las vidas de las personas, como las de las organizaciones, son historias, que vivimos, y compartimos, desde la emoción,

porque la vida sin emociones, en casa y en el trabajo, ya sea porque las reprimimos, o las sentimos pero no las sabemos reconocer, se queda en pensamiento y acción, pensamiento y acción, que, como reza el título, es oscuridad.

El objetivo del CIE – Consorcio de Inteligencia Emocional – es generar espacios y dinámicas que provoquen la transformación de las personas y sus entornos desde la educación y aprendizaje socio-emocional y el desarrollo de competencias socio-emocionales tanto a nivel individual como colectivo. Para conseguir todo ello nos servimos de las TECs.

Pero, ¿qué son las TECs? Las TECs, Tecnologías de la Emoción y de la Cooperación, son un concepto acuñado por el equipo motor del CIE que hace referencia a las herramientas, conceptos, dinámicas y metodologías que favorecen el conocimiento, aproximación, entrenamiento emocional y competencias socioemocionales que contribuyen al desarrollo personal y profesional, a la innovación, a la transformación y al trabajo en equipo y la cooperación en diversos entornos. En definitiva, las TECs son todo aquello que , con base en las emociones y la inteligencia emocional y social,  nos ayudan a aumentar el bienestar y a acelerar la innovación.

Fuente:

http://www.consorciointeligenciaemocional.org/quienes-somos/

escalera2

para más vistas de lo que es un faro, te dejamos con unas pocas capturas del libro “lo demás es oscuridad”

faromundo farocolores faroazul         escalera elfarocabodegata 3faros

del revés en el CIE

islasdepersonalidadel CIE, o consorcio de Inteligencia Emocional, es una agrupación de profesionales que trabajan con base en el País Vasco en el ámbito de la inteligencia emocional, es algo así como los predicadores en el desierto de las pistolas del far west,

porque todo el mundo sabe que los vascos somos escasos en el tema de las emociones, por eso cuando algo anda mal levantamos piedras o cortamos troncos, 80 alzadas o 20 troncos suele ser sufiente.

en eso estamos, en la contradicción, cuando me llega una invitación al estreno de una película contradictoria, “del revés”, la última de Disney Pixair, “inside out”, una película en la que se nos propone un viaje de dentro hacia afuera.

intuyo, si es tan contradictoria como el título con el que la lanzan al mercado, que a los vascos nos van a enseñar a cortar piedras y a levantar troncos, y no me resisto a la invitación de peli + cineforum, que me llega en esa semana en que sí estoy en Bilbo.

delrevesconelCIE

y en eso estoy, llego, saludo a Pablo, a un par de compañeras suyas, y me pongo a lo que toca, de fuera hacia dentro, a ver y a escuchar, en ese viaje en que dos padres, y su hija pequeña, de 11 años, con una vida perfecta, ¿qué podría ir mal?,

se desplazan a la ciudad.

en el viaje contacto con otro viaje, parecido pero diferente, en el que dos niños, Gorka y Maitane, 14 y 10 años, viajan con su madre, en avión en vez de en coche, rumbo a México, y pienso, ¿qué podría ir mal?, en la vida imperfecta de mis hijos,

y en la vida im-perfecta de todas nosotras, personas preciosas que, con 11 años o con 7, con 43 y 69, nos vemos sometidos a una situación o por una decisión por la que preferiríamos no tener que pasar.

una situación en la que en la mayor parte de los casos somos co-creadores, no estamos ahí por estricta casualidad,

de hecho es una situación tan poco casual que en algunos casos forma parte de nuestro plan de vida, si es que eso existe, o del itinerario elegido, otro día ya hablaremos del libre albedrío, para desarrollarnos, o para simplemente sanar.

en la peli me encuentro llorando en varias secuencias, escuchando la risa de algún enano en la fila de atrás, sonriéndome o ilusionado en ese viaje por el mundo de la imaginación, de vuelta al panel de mandos.

la película termina y se abre el debate y dedico mi energía a escuchar a esas compañeras de viaje que predican en el desierto del far west un mundo en el que las emociones sí tienen lugar, un lugar esencial.

Pablo, qué bonito ejercicio el que realizáis desde el CIE, gracias por invitarme a participar en otro evento, en una reunión en la que no pude hablar, seguramente embargado por la emoción como un calcetín, sencillamente “del revés”.

islasdepersonalidadmon   así lo vimos…

adicionalmente al efecto terapeútico que esta película ha tenido en mí, ayudándome a sintonizar con un par de islas de la personalidad rotas en la vida de mis hijos, y de emociones suprimidas en la vida de su padre,

un día de estos seguro que contactamos de nuevo con otros aspectos más generales de una película sin desperdicio, porque este verano he vuelto al cine, unas semanas más tarde, para ver ya del derecho esta película de nombre extraño, “del revés”.

 

circles

innobasquedespués de descansar fenomenal al abrigo de las inclemencias, arropados por el cariño de la amistad de tantos años, nos depedimos de Gidor y Amaia, Silvia y yo nos juntamos con Adriana Gabriela Racca, compañera de camino de oé corazón, que nos cuenta de sus actividades recientes en relación con el Consorcio de Inteligencia Emocional y el Lego Serious Play, metodología en la que está certificada.

Charlando de una cosa y otra llegamos al parque tecnológico de Zamudio, y hacemos una parada previa a entrar en Innobasque, para pasar por la cafetería y desaguar (mamá, me hago pipí, que dicen los niños). Entrando, Adriana, Gabriela para mí, se encuentra con Cristina, secretaria del Consorcio, que nos va a hacer la entrada en la presentación de la jornada de hoy.  Nos sentamos a su mesa y compartimos historias del camino, una tuya, una mía, y nos encontramos en un desierto por el que hemos transitado las 3, qué bonito es el desierto. Antes de salir del bar, quedamos que Javi y yo nos presentamos solos, como Manolo.

Me entretengo sacando unos trastos del coche y las chicas avanzan juntas. Se han hecho amigas, qué bueno. En la entrada, una pantalla anuncia “historias que transforman organizaciones”, qué bonito.

Como vamos sobrados de tiempo, pregunto por Pablo y por Olga. Pablo sale a recibirme y cruzamos unas palabras, ya en su despacho, en una conversación que estoy seguro se extiende un día de estos, empezando el 2015, ese año que encierra el 3 y el 5, hasta que Javi sube buscándome, es hora de los últimos hilvanes, antes de empezar.

La sala polivalente en la que nos vamos a mover es impresionante. Parece que para recibirnos nos han regalado una mesa con juguetes, mecanismos montados con Lego, qué curioso. Esto debe ser un homenaje a nuestra conversación en el coche con Gabriela.legos

La gente va llegando, dejamos los 5 minutos de cortesía, que tal vez llegan a 7, y empezamos con los 7 movimientos de “historias que transforman organizaciones”.

1Cristina presenta al CIE, Mikel (yo) cuenta un cuento, la historia que nos llevó del Saint Michael School, colegio San Miguel bilingüe, a la escuela Micael, mismo nombre, que encierra un sistema educativo totalmente diferente, un sistema educativo que formó a Gorka, mi hijo mayor, y el pequeño, porque sólo tengo un hijo varón, y con él a toda su familia. Un cambio de colegio que, “perdiendo un año”, porque Gorka repitió el último año de jardín de infancia, le regaló la vida. Desde entonces tengo claro que perder es ganar.

Para acabar con los formalismos formales, Javier cuenta otro cuento, de un chico viajando en un avión, al que le da un pampurrio, el corazón que se pone a 300, un ataque de ansiedad brutal, asociado a un esquema de vida y a un sentir no congruente con el pensar y el hacer, que le anima a cambiar de vida. En su nueva vida ese chico, él, nos acompaña. Ya no es un ejecutivo agresivo, es un emprendedor brillante, y ese adjetivo no lo pone és, siño que se lo regalo yo, que le veo brillar. Su familia, hijos incluidos, ven un chico que les gusta más. Sin lugar a dudas Javier se gusta más.

Los 3 al frente nos hemos presentado. Pedimos al respetable que se respete, compartiendo en parejas de 2 una historia personal.

dedosAunque ha tardado 10 minutos, ya hemos roto el hielo, y ese formato tan clásico en las salas que se denomina “tribuna”, y en el que me siento tan fuera de sitio. Casi 50 personas, algunas que llegan más tarde se  están incorporando, se disponen en grupos de 2.

foroTienen de 3 a 5 minutos para compartir una historia que les cambió la vida, aunque sea un poco.

Para terminar esta transformación inicial buscamos qué emoción se ha movido en el interlocutor, esa persona que escucha una historia nueva para ella.

En este momento, nadie se conoce, pero alguien quiere conocer a esa persona que ha evocado en otra un sentimiento de ternura, de paz, de ilusión en un logro o consecución personal. El movimiento 1 ya ha hecho su efecto. En vez de movernos en el ámbito intelectual y en la cabeza, nos empezamos a mover en el plano emocional, en ese espacio entre nuestro cuello y nuestras vísceras, un poco más arriba, que ocupan nuestros pulmones y nuestro corazón.

2El movimiento 2, es muy tonto. Buscamos 10 voluntarios que se resisten a salir, hasta que completamos el cupo, y les pedimos una prueba compleja, saltar a la pata coja en sentido anti-horario hasta la extenuación. Cuando apoyen la pata izquierda, la que mantienen al aire, se pueden apartar y dejar a sus compañeras que sigan y sigan hasta cair exhaustas.

Aplaudimos a los generosos voluntarios, para buscar 10 voluntarias más, que finalmente son 9, no sé si 8. Lo de las personas voluntarias no se da con tanta naturalidad como cabe esperar. El ejercicio siguiente es igual de complicado, pero al revés. En sentido horario.

alapatacoja

Terminamos y aplaudimos a las personas voluntarias. Pedimos al resto del grupo que se levanten para acompañarnos en un ejercicio de riesgo singular, y de coordinación motriz impresionante. Ahora en vez de a la pata coja, tienen que avanzar con los dos pies, primero el derecho, luego el izquierdo, las mujeres en sentido horario, los hombres en sentido anti-horario, en esa actividad que normalmente denominamos “caminar”. Les pedimos que cuando se agoten se retiren de la circulación y dejen transitar a sus compañeras con más aguante. Se ríen. Nadie para. No lo podemos entender.

Cerramos el movimiento 2, en el que hemos pasado del corazón a trabajar con todo el cuerpo, preparando un debate entre el cerebro izquierdo y el cerebro derecho. Los voluntarios obligados, el tercer grupo que se ejercita en el andar, tiene que elegir entre los dos grupos primeros, la pata coja derecha y la pata coja izquierda, y formamos dos grandes círculos para completar la reflexión. El cerebro izquierdo hace una lista, y busca un representante. El cerebro derecha, en todas las dinámicas hay una trampa, nos gusta jugar, representa esa actividad que le ayuda a desarrollarse: cantar, bailar, hacer teatro, jugar, se ven representados en medio de la sala.

alegriaQué bonito es tener dos hemisferios cerebrales y poder acompasarlos, derecha, izquierda, como en el acto de andar.

3El movimiento 3 es un movimiento que nos enfrenta a nuestras creencias, a nuestras pasiones, y a nuestros valores. Es un movimiento de pasado, de presente y de futuro, que nos condiciona y nos acompaña en nuestro comunicar. Repasamos nuestro barco, la figura de nuestro capitán y la de nuestros polizones, esos frenos que nos sacan del carril, del camino, de la estela que creamos en nuestro navegar. Repartimos pinzas de colores y les pedimos que nos cuenten dónde se encuentran emocionalmente esas pinzas. Es muy curioso, pero casi nunca, ni las naranjitas / amarillas se encuentran en el pasado, no es mal síntoma si fuera verdad, todas queremos avanzar hacia ese futuro que construimos siempre nosotros apoyados por esas palabras maravillosas, ahora, yo, ahora, yo.

pinzasComo puedes observar en el proceso de leer, los niños han jugado, han saltado, han hecho teatro, se les ha ido la pinza, algo han pensado también. Y es hora del recreo. como alguno ya es talludito, nos preguntan por la máquina del café.

circulosSi observas bien nuestra sala, don grandes círculos, dos grandes hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, dividen la sala, mientras Gaizka, compañero y amigo de Javier Ondarra y Mikel, parece barruntar algo, quién sabe qué parte de su cerebro esté ahí…

4Tras el café, el movimiento 4 nos presenta un mundo hueco apoyado por las tecnologías de la información,

5el 5 unas preguntas viejas, ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿en qué soporte y canal?, por una preguntas nuevas, ¿desde dónde?, ¿para qué?, que nos liman un miedo en ese nuevo comunicar.

6 El 6, nos da claves para nuestros procesos de comunicar, nuestras historias del principio, movimiento 1, en círculos pequeñitos de 2 parejas, 4 personas, que van desgranando una historia de éxito, SUCCESS en inglés.

Simple, Unexpected / UNESPERADO, Concrete / Concreto, Credible / Creíble, Emotional / Emocional, Sucesion of factS, Sucesión de hechoS.

7ty ya terminando, en el movimiento 7, nos vamos a los 7 elementos de la Indagación Apreciativa, las palabras crean, las historias (déjame que les llame cuentos) crean, las imágenes crean, las preguntas crean, las personas y los grupos de personas crean, y lo positivo crea. Cerramos el movimiento con una imagen que nos regala Amenábar en su película Ágora, Hypatia de Alejandría dibujando una elipse. Un pregunta ha abierto en el pared una puerta donde antes sólo había pared. ¿y si estuviésemos equivocados y los movimientos de los planetas no fueran circulares? Dibujamos sobre dos antorchas (2 personas voluntarias las sutituyen, para no quemar la agencia vasca de innovación), con la ayuda de la cuerda de una cometa que pasaba por ahí, eso es echar a volar la imaginación, una elipse. nuestro lápiz imaginario no pinta, pero los niños y las niñas que están sentadas en círculo ya tienen prendida la imaginación, y la pueden ver. Una elipse en la que uno de los polos, está voluntariamente apagado. Porque cuando yo decido ser impecable con mis palabras, con mis actos, con mis ejemplos de vida, mi sombra se queda reducida a casi nada, y empiezo a brillar, a brillar, a brillar…

antorchasDe eso se trata el movimiento 7, que es un movimiento de alegría, de conocimiento, de sabiduría, desde nuestro ser interior sano, que se permite ser, positivo, increíble, maravilloso, único, en ese movimiento de disfrute, alegría o amor que todos queremos vivir y hacer durar.

Antes de terminar, Javier nos regala una nueva medicina, la ilusionina, esa energía que nos da vida, que potencia lo que sí somos, nuestras capacidades naturales innatas, y pedimos a las personas se comprometan con un número del 1 al 7, en un ejercicio que tú también puedes hacer: x flowers al día.

x es el número del uno al siete que tú eliges.

flowers es flores, o regalos, o voluntad positiva expresada por medio de palabras

al día es hoy, y mañana cuando se hace hoy, y pasado mañana cuando se hace hoy, así todos los días de la semana, todos las semanas del mes, todos los meses del año, todos los años de mi vida, hasta que decidamos abandonar el ejercicio, o incorporar otro.

Y para empezar a ejercitarlo, podemos aplicarlo con las personas, algunas conocidas antiguas, otras recientes, que pueblan esa sala. Sin prisa, sin pausa, con cariño, que ya estamos a punto de acabar.

La sala se llena de abrazos y de cariño, de sonrisas y de palabras bonitas, en un camino que del 1 al 7 ya ha llegado a donde tenía que llegar.

alpatacojamon Así lo vimos…

Una pregunta otea en el horizonte. Bien, muy bonito, ¿pero cómo se aplica esto en la organización?

Si eres una persona observadora, el arco iris se ha quedado en el 7, al quesito le falta una porción, esa porción del cómo podemos traer el azul al verde, el cielo a la tierra, y los valores a comportamientos.

El último movimiento, el 8, cuéntame otra mentira, Pinocho, mira cómo me como tu bizcocho, está al llegar.