tecnologías de la observación, de la escucha y del corazón

me encuentro este video de Carlos Goga, autor de Lovetopía y cariño de la EBC (Economía del Bien Común), que nos habla un poco de smartphones, organizaciones y nativos digitales,

ese grupo que no para de crecer hasta que se convierta dentro de poco en “EL” grupo, el único grupo, porque dentro de unos años todas las personas vamos a ser nativas digitales,

y observo cómo muta la presentación, de lo digital, lo tecnológico, a esas tecnologías viejas, pero insuficientemente exploradas, a las que hace referencia Carlos, y que apunto con interés,

  1. la tecnología de observar,
  2. la tecnología de la escucha,
  3. y la tecnología del corazón,

3 tecnologías que tú también tienes o puedes poner a tu disposición, y del mundo que te rodea, incluso cuando se te apaga la batería, o te quedas sin cobertura o sin datos, con la buena noticia que te traen cuando a ellas te conectas,

se puede vivir sin conexión.

   así lo vimos…

y aprovecho la festividad de hoy, los santos inocentes, hoy compartimos santo tú y yo, personas inocentes, sin culpa, con esta imagen llena de monigotes, esta representación de nuestro niño natural,

des-enfadado, des-inhibido,

una imagen que me permite soñar con ese mundo en el que nos conectamos con otras personas, con estas 3 tecnologías tan necesarias en el proceso de re-conectar,

tecnologías relacionadas con nuestro niño natural, curioso, sí, porque cerca de la observación está siempre el niño, con su inherente curiosidad y  asombro, y con  nuestra madre protectora, cuidadora y atenta,

no te olvides de que así es la cosa es dentro, así es afuera, y de que hay una conexión externa que depende de tu conexión interior, ánimo con la atención, con la escucha, y con la conversación, mucho ánimo con el asombro y con el amor,

también en estas fechas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe, que nos conecta con el campo de la atención y la presencia,

y con nuestra mejor intención, un texto sencillo que puedes descargar (download) desde este enlace (link).

 

 

 

5 personas pueden cambiar el mundo (el futuro emerge, y al calor del cariño hasta el cuentacuentos resucita)

enbuscadesentidocelebramos la tercera reunión de los grupos de iniciativa de “el futuro emerge”, la segunda es secreta, también con 5 personas, y un invitado, Gaizka, el coordinador del grupo de iniciativa en BILbao,

que en una de esas causualidades tan bonitas que tiene la vida, está de paso por MADrid, con un rato a la noche libre, que vamos a aprovechar para visitar una librería, elegir unos libros, lanzar una conversación que acompaña a un sueño,

y tomar un par de algos acompañados con buen vino, si vamos a vivir dos días que sea con gracia, ¿no?,

y en eso estamos, esperando a que una sala se aclare, acaba de haber una presentación qeu termina a las 9, y nos dan las 10 y rato esperando, tiempo suficiente para ir y volver, mirar libros, y que esa pregunta tonta surja,

Mikel, ¿qué libros me recomendarías leer?,

y estoy delante del mundo amarillo, ese libro precioso de Albert Espinosa, que le paso a Gaizka, y le pregunto a Alfonso dónde tienen los 4 acuerdos, y en la estantería de la entrada nos encontramos con “el hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl,

una auténtica obra maestra, y Gaizka me pregunta cuál dejaría yo de los 3, y aquí me va a perdonar el lector, y mi Ser superior, y la madre superiora, si ese concepto todavía existe, le aconsejo que deje “el hombre en busca de sentido”,

y voy a tardar hasta la mañana siguiente para entender mi respuesta, cuando abro la última presentación del cuentacuentos, que data del 12 de diciembre de 2014, hace 2 años y 6 días, vestida del título “historias que transforman”,

y leo esos 3 libros que acompañan al cuentacuentos, los 4 acuerdos, en el bloque de creencias / open mind, el mundo amarillo, en el bloque de emociones / open heart, y el manuel del guerrero de la luz, de Paulo Coelho,

y me doy cuenta de que he sido fiel al cuentacuentos, no he podido dejar ninguno de los dos libros que lo acompañan, y me pongo a actualizar la presentación, en un programa que, si a Santiago le gusta, mejorado, vamos a dar en el 17 al olor de la la lluvia,

y por arte de magia, mucho mejor que por pura “causualidad”, Gaizka y Santiago han resucitado el cuentacuentos, en una versión en el que la teoría U y la biografía personal se dan la mano, con la energía de Santiago y Mikel,

una versión apta para emprendedores, para pequeñas organizaciones y grandes personas, apta para todos los públicos.

elhombreenbuscadesentidomon   así lo vimos…

y el día de la resurrección del cuentacuentos me doy cuenta de que el tercer libro que compone esta magnífica trilogía es el libro que acaba de dejar Gaizka en la librería, para completar ese bloque que cierra la bajada de la U, open will,

voluntad abierta,

openwill¿qué mejor libro para hablar de quién soy yo y cuál es mi trabajo que “el hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl?

quicuy nos preguntamos qué pinta tiene el cuentacuentos actualizado, el programa de historias que transforman organizaciones, y en honor a las personas y al año 17, este año emergente, le denominamos

personas que encuentran y cuentan 17 cuentos

si quieres conocer el programa sólo tienes que hacer clic

 

 

 

en lovetopía sí tenemos libertad de panorama

puertamediaestoy terminando de leer lovetopía, de Carlos Goga, ese diario de un naúfrago de las emociones, Rubén, periodista español que el gobierno desplaza a lovetopía para dar cuenta de los avances de este “reino del amor en el mundo”, cuando me llega al correo una campaña de change para promover la libertad de fotografía y panorama en la unión europea, y me planteo quién ha promovido esta ley, y su sentido.

para hacer cualquier comentario relacionado entiendo que hay que reflexionar sobre los derechos de autor, qué protegen, ante quién, para qué, y cómo se utilizan. Como no soy especialista en la materia, ni lo pretendo, me lanzo con la interpretación de la calle.

si yo soy pintor, y alguien compra mi obra, mi obra pasa a ser suya, y ese alquien permite, o no, y ahí estamos hablando de un nuevo yo, que se exhiba en un centro privado, el salón de mi casa, o en mi museo, yo, dueño, defino en qué términos quiero que se vea o reproduzca, y establezco las medidas al efecto, en la venta de entradas, en la sala, se permite o no fotografía, con o sin flash.

si yo soy arquitecto, y realizo una obra que no afecta al paisaje urbanístico de un medio, me puede afectar el razonamiento anterior.

la pregunta es, ¿qué pasa cuando esa acción perturba, modificándolo, el paisaje común, esto es, la calle, ya sea de mi pueblo, de mi ciudad, de mi barrio?, porque, en este caso, la acción individual, un arquitecto, con un promotor, con una acción de gobierno, en algún caso, están alterando el espacio común, ese espacio común del que todos somos co-propietarios, porque cuando nacemos nadie baja con título de propiedad alguno.

y si todos somos propietarios, todos podemos disfrutar de ese bien.

si el resultado de esa acción inmobiliaria, una escultura en la vía pública, la remodelación de una plaza, o un nuevo edificio, es un desastre, a todos nos perjudica, si es una bendición a todos nos beneficia, y en último caso, como suele ser habitual, a unos gusta y a otras disgusta, pero ese patrimonio es un patrimonio compartido.

y si yo hago un dibujo de eso, es un dibujo mío, y si hago una foto, es una foto mía, que podré, o no, al final el dibujo o la foto es una nueva realidad, compartir, o “blindar”, qué bueno cuando mi opción es compartir.

las nuevas restricciones que impone una ley que limita la libertad de panorama, limita, en última instancia, las voces de las personas dis-cordantes, los libre-pensadores, lovetopianos que circulan por aquí y por allá, personas que disfrutan de la creación natural, los montes y los ríos, los desiertos y los mares, las piedras, las plantitas y los animales, y de la creación de la especie humana, en todas sus manifestaciones.

y facilita los movimientos de los grandes, grandes productores, grandes sellos, grandes marcas,  grandes agencias, grandes corporativos, grandes en términos económicos, que no en bienestar compartido, que no en amor ni en intención.

afortunadamente, en lovetopía podemos sacar fotos en las calles de nuestras cuidades, que un día estuvieron en transición, y hoy, simplemente, están vivas.

puertamediamon   así lo vimos…

si quieres adherirte a esta campaña en favor de la libertad de panorama, que se soporta en la plataforma change, te paso el link

y pienso en lo bueno que es contar con plataformas como change o avaaz, que ayudan a gestionar la recogida de firmas para sumarse a iniciativas varias, como la actual, en favor de la libertad de, no en contra de una ley absurda,

un ejemplo más de esa “democracia directa” de la que nos habla Carlos, y el sentido común, en su libro, apoyada por las TICs

al final del libro Lovetopía, Carlos nos explica la existencia de Ecotopía, novela escrita en 1975 por Ernest Callenbach, y que sirve como germen de la idea, y de este libro. En este apartado, titulado “nota de autor”, Carlos nos hace referencia a los derechos de autor, que pretenden salvaguardar la integridad de la obra, y nos explica su proceso de reconocimiento de la autoría original, y de la intención desde la que surge Lovetopía.

creo sinceramente que poco o nada vamos a avanzar en derechos de autor mientras nos olvidemos del poder de la intención última desde la que hacemos las cosas.

he terminado lovetopía, y me apresto a pasárselo a Carmen en la lista de distribución de esta edición limitada,  1 de 50 ejemplares para el juego de Lee y comparte, lovetopía, EL MUNDO NUEVO QUE LLEVAMOS EN EL CORAZÓN.

coworking en lovetópicus

utopic us3 me levanto por la mañanita pensando en qué actividades le quiero ofrecer a Gorka para estos días de vacaciones, y me acuerdo de una visita guiada a Utópicus, de la mano de Carlos Goga, autor de Lovetopía.

vamos pasando por salas y espacios y Carlos me cuenta su relación con el gestor de utópicus, y un poco de su historia, las diferentes salas y usos, modalidades de co-working, y de un proceso en el que se haya inmerso, un 3 en 1.

en este nuevo proyecto, en fase de lanzamiento, hay 3 patas para el desarrollo del emprendimiento:

1, un sitio físico en el que la actividad tiene lugar, un espacio que facilita y articula el modelo, utópicus, propiamente dicho,

2, unos procesos de acompañamiento en el desarrollo integral de las personas emprendedoras que hacen uso del espacio y de los servicios comunes,

3, un modelo de colaboración en las fases iniciales del negocio, en el que es más barato contactar con una casa “interna” al proyecto, que con una empresa externa, mucho más si se dan procesos de trueque, yo también tengo lo que tú necesitas.

de esta forma, 1, medio físico, 2, procesos de desarrollo personal y 3, modelo colaborativo en los primeros años de desarrollo del negocio, este proyecto brinda a jóvenes emprendedoras un marco precioso de desarrollo.

¿y a qué viene el adjetivo precioso?, ¿no es pretencioso?

bueno, yo diría que no.

en el chorizo que se encuentra entre pan y pan, entre el 1 y el 3 se encuentra el 2, me llama la atención el hincapié que hace Carlos en el desarrollo integral de la persona emprendedora, y en la intención del proyecto.

en cada entrevista para seleccionar las personas y proyectos que forman parte de utópicus 3, se conoce el proyecto, por medio del famoso elevator pitch, ¿imaginas que un día entras en un ascensor y ahí está esa persona que puede ayudarte?, 20 segundos,

se conoce a la persona, y ahí entra el heart pitch, el discurso del corazón, el desentrañar la intención del proyectos, sí, muy bonito, ¿y todo esto desde dónde lo haces?, sí, muy bonito, pero todo esto, ¿para qué?

muchos emprendedores se quedan clavados, no han preparado el segundo discurso (es que el primero es un clásico en las escuelas de negocio), y sacan lo que hay, yo diría que casi todos.

y en ese “lo que hay” en el fondo del proyecto, que Carlos resume como la intención, radica toda la diferencia.

de esta forma, utópicus 3 se convierte en lovetopía, porque anima proyectos desde el corazón, y apoya a personas en este mundo en transición, en el que la intención, el desde dónde, y el para qué son cada día más importantes.

utopic us3mon   así lo vimos…

te giras, te puede la curiosidad y decides mirar a través de la ventana. Observas un lugar extraño, a medio acabar, un espacio de coworking lleno de vida y profesionales que trabajan sonriendo e interactúan, compartiendo sueños, ideas y locuras para transformar en proyectos.

queremos seguir creciendo y aprendiendo, recibiendo talentos y realizando utopías … deja de mirar y entra en utopic_us.

utopic us3

si no te parece mal, comparto contigo alguna de las fotos del recorrido que realizo con Carlos.

cocina dream escrevo estascolgado  mesas micro palets plantas posters servicios tunea utopic us

estoy por preguntarte cuál es la foto que te gusta más, pero mejor lo dejo para una entrada posterior, ¿montamos la primera encuesta on-line?, qué divertido, mientras, saliendo de utópicus me encuentro con propaganda de uno de mis artistas tardíos,

fitofito & fitipaldis en Madriles, en este mundo en el que todo se vende, y algunas ideas, poco a poco se van comprando, creo que nos podemos ver por ahí, en una compra no forzada, en las Ventas, cuando todavía no estamos “entre la espada y la pared”.

y luego dirán que no hay creatividad en este mundo tan bonito en el que hemos elegido vivir…

 

 

lovetopía, ficción O futuro, una charla con la fuerza del Y

leeycompartetengo la suerte de conocer a Carlos Goga recientemente, en una cena del nodo de energía de la EBC en Madrid, tras una charla de Christian Felber, en la que nos intercambiamos los datos.

no hace mucho de ello, es antes de semana santa, el tiempo suficiente para que vayan creciendo las ganas de volverle a ver.

esta semana hemos quedado, tras una reunión en utópicus (suya) y antes de un taller mío (en el teléfono de la esperanza), en terreno neutral y no hostil, enfrente de su casa, una casa que mira a Madrid Río, ese espacio de convivencia y recreo al oeste de Madrid.

como sorpresa riquísima, Carlos baja con un libro, que me regala, la segunda edición de Lovetopía, en una edición reducida, que incluye una portada especial, LEE Y COMPARTE, una carta del autor y un cuadro de distribución.

50 ejemplares, con fecha de edición mayo de 2015 se ponen en circulación en un ejercicio de compartir, yo me lo leo, yo te lo paso a ti, creo que te puede gustar, y una reunión que se puede dar al término de la circulación.

dicen que una cadena es tan débil como el eslabón más débil, afirmación que acepta su contraria, porque una cadena es tan fuerte también como el eslabón más fuerte.

sé de las dificultades de la cadena que me propone Carlos, que incluye lo que me puedo tardar en leer su libro, una semana, si lo engancho con ganas, o un año si lo arrumbo en una estantería, yo, o la siguiente persona de la cadena.

charlamos animadamente, en esta tarde primaveral, en este entorno precioso que cualquiera de nosotras se puede acercar a disfrutar, en patines, con su monopatín, en bici, a pie, y vamos encontrando links de unión, a mí me gusta, a mí también.

las coincidencias, tanto en el enfoque laboral, como en este mundo altenativo de la economía colaborativa, circular, del decrecimiento, la economía verde, la Economía del Bien Común y de la felicidad se van haciendo grandes.

Carlos me cuenta los 4 ámbitos de su interés, de su desarrollo personal y profesional:

  • la tecnología digital, palanca de cambio del mundo exterior,
  • la innovación, como gestión del proceso de resistencia y cambio,
  • la empresa, como catalizador de la acción colectiva,
  • el amor, como tecnología interior del cambio

qué gusto me da un discurso tan hilado, tan congruente, bello, bueno y necesario.

y me cuenta un proceso de escritura de 4 libros para los diferentes ámbitos de su interés en un proceso de apoyo a las demandas de un taller para emprendedores, que deriva en lovetopía, 4 +1, esa visualización de futuro en la que un periodista, hombre, con energía masculina, se traslada a un universo en el que las dos energías, la femenina y la masculina, se encuentran de forma mucho más pareja, más equilibradas y armónicas.

es un mundo en el que el amor está mucho más presente, y un mundo destino que nos permite trabajar en el puente, ese puente entre el presente urgente, y el mundo que aspiramos para la siguiente generación, y para nuestra madurez.

de verdad que Madrid y la EBC se ven diferentes desde este mundo más jovial, más juguetón, más femenino también, de Madrid Río, río y soy feliz, Carlos, qué regalo volver a coincidir.

leeycompartemon   así lo vimos…

terminando el encuentro, ya nos estamos despidiendo, Carlos me cuenta de una presentación este viernes en el Matadero de lovetopía, dentro del proceso de lanzamiento de la segunda edición de este mundo ideal o amoroso, ficción o futuro que nos llama.

ideal o real, ficción o futuro, ideal o amoroso, Carlos me adelanta un juego de la presentación, que es hablar de la palabra pequeña, de la “o”, ¿qué te parece si cambiamos la o por la Y?, ¿qué te parece si no tenemos que elegir?

más info en

http://zincshower.com/programacion/lovetopia-ficcion-o-futuro/

mi mente viaja al concepto de reír, y a la cultura colaborativa, y a una canción de Delafé, Río por no llorar, que se graba el 17/04/2010 en la sala Apolo, con un esquema participativo, de BCN,

y me pregunto cómo puede ser esta canción en el 2033, 23 años después…

si no conoces el movimiento de la Economía del Bien Común, del que es voluntario Carlos Goga, puedes echarle un vistazo a este video de presentación de Christian Felber, el padre, austriaco, de este movimiento.

no sé cómo, la portada de lovetopía, que me acompaña en el pasto verde de Madrid Río, se posa sobre la carpeta verde del teléfono de la esperanza, en el asiento del copiloto, llego una vez más tarde, un poco tarde, mientras pienso en ese mundo verde.

leeycompartetel

si quieres y puedes asistir a la presentación del viernes 08 en Matadero, ficción O futuro, ideal convertido en Ydeal Y futuro, tal vez nos vemos.