y la felicitación de Pablo, mi guardavidas, me alegra la navidad

elguardavidases 25 de Diciembre, me acabo de despertar hace cosa de 1 hora, y reviso las felicitaciones que no me paro a leer anoche, y alguna de las que no podía leer, porque todavía no estaban mandadas,

y entresaco una de entre todas, la felicitación de Pablo Toranzo, mi guardavidas, ese chico argentino que como todos los veranos aparece en la piscina, bien plantado, compañero de los niños, ayuda de las madres,

es el guardavidas de la urbanización,

un chico con el que trabo relación, a base de escuchar historias y de contar historias, nos vamos compartiendo la vida, y vamos compartiendo juegos y rutinas, algún día vamos a jugar juntos al dog, Pablo, y a juegos nuevos que están por aparecer en este mundo,

un chico que me acompaña en el verano del 2016, el verano de la frustración,

nada ha ocurrido antes de verano como pretendía, ni la Universidad Rey Juan Carlos ni Gredos San Diego han sido la palanca que buscaba para mover el mundo de las emociones en el cole,

el MOOC 7 emociones y 3 dinámicas en el cole apenas ha tenido repercusión, estoy embarcado en un proyecto que no es un proyecto de vida, es un proyecto de supervivencia, y poco a poco mi energía y mi ilusión se apagan,

y hago algo que no es normal en verano, una época tan dada a salir hacia fuera, la fiesta, la cervecita y los amigos, y las largas horas de desparrame al sol, en este verano del 2016 mi tendencia es interior,

y me quedo mirando hacia dentro, sintiendo por dónde, una pregunta mucho más terrenal que desde dónde y para qué, y las horas van pasando, como las familias y los niños que salen y vuelven de vacación,

y Pablo es el guardián de las vidas que pasan por ahí,

un verano curioso éste del 2016, un año en el que todo podía ocurrir pero no ocurre nada, hasta que terminando el mes de agosto, Pablo en dos semanas se va de aquí, surge de la tierra un proceso de re-conexión,

«el caballero de la armadura oxidada» y «la teoría U» bajan de mis estanterías a la piscina, después de un evento que en su momento me pasa bastante des-apercibido, viene bien el espacio de 3 / 4 meses para recapitular,

Pablo me regala un libro de Carlos Castaneda, la rueda del tiempo, un libro póstumo de citas que supone un recorrido por la vida y obra de su autor, y re-conecto con una etapa de mi vida en la que conozco a Agustín, fundador de la familia azul,

estoy re-conectando con mi fuente, y con mi energía interior, que ha des-aparecido buscando la energía del exterior, gracias, Pablo, por tus conversaciones y tu cariño, gracias, Pablo, por tu acompañamiento en mi proceso de re-conexión interior.

elguardavidasasí lo vimos…

entro en la wikipedia y consulto la bibliografía de Carlos Castaneda, en estas vacaciones en las que he salido con demasiada ropa y con ningún libro, qué raro, ¿verdad?, y pienso que de vuelta a casa me voy a leer el lado activo del infinito,

y antes de llegar me voy a hacer un regalo de año nuevo, «Pases mágicos», en el que Carlos y su grupo comparten las técnicas de la tensigridad, un regalo raro, de esos que uno se hace de vez en cuando quién sabe para qué,

¿verdad, Pablo?

,

guerreros sitiados

avila Un guerrero no está nunca sitiado. Estar sitiado implica que uno tiene posesiones materiales que defender. Un guerrero no tiene nada en el mundo salvo su impecabilidad, y la impecabilidad no puede ser amenazada.

El don del Águila.

Carlos Castaneda

Leo esta cita del libro «la rueda del tiempo», tras tomar un té con Pablo esta mañanita, ayer estuvo con 2 amigos de paseo por Segovia, sitiados por la lluvia, un sitio famoso por un edificio que lleva agua de aquí para allá,

por Toledo, ciudad conocida por tantas cosas, una judería incluida,

y por Ávila, según Pablo en Ávila sólo hay una muralla,

y me pregunto para qué construimos las murallas, ah, sí, para librarnos del miedo de que nos invadan las huestes enemigas, fortalezas para salvar nuestras pertenencias más preciadas,

empezando por la vida, con la energía del miedo, esa energía que nos acerca a la tierra, muy curioso el desayuno de hoy, ese tecito, y ese paseo por Segovia – Toledo – Ávila, sitiados por el agua,

¿sabes que el agua representa en buena medida nuestro mundo emocional?

avilamon   así lo vimos…

tienes más información sobre las 7 emociones en el siguiente enlace

 

y un día me comprometo con mi camino personal

900posts

mamá, ¿son muchos 400 kilómetros?, es una pregunta que me ha venido a la cabeza como título posible para esta entrada, una pregunta que hace referencia a el camino percibido antes de empezar un viaje,

cuyo principio y fin es conocido, vamos de Madrid a Bilbao, por poner un ejemplo,

pero hay muchos viajes con destino no evidente, que se hacen caminando, en una actividad que tiene mucho de esa actitud de «vamos a andar y vamos viendo», que me lleva a celebrar hoy la publicación de 900 posts en la web de oé corazón,

¿son muchos 900 posts?, papá,

desde luego que nunca creí que la aventura iba a tener este resultado hace tan sólo 3 años y medio, allá por abril del 2013, cuando vi el blog de un gurú español en gestión y pensé, mira, «un post al día, qué campeón»,

una afirmación que se torna en pregunta, «¿tú crees que puedes hacerlo, Mikel?», y sin tener la respuesta del sí grabada a fuego, empiezo en el intento, «vamos a hacer como si fuera posible, y vamos viendo»,

y en un punto del camino, 900 posts por medio, me paro a observar, y veo lo que ha crecido en el camino, qué temas han atraído mi atención, cuáles han aparecido y han desaparecido,

y observo historias e hitos notables del camino, un post sobre Humberto Maturana, otro sobre -Ricardo Lop, el liderazgo líquido y las figuras de plastilina de Edita, los comentarios siempre ricos de Gidor, la indagación apreciativa y la teoría U,

las presentaciones del cuentacuentos en centros de Innovación (el BBVA innovation Center, Innobasque), con las historias del antes, del durante y del después,

las 7 emociones y la evolución del programa «organizaciones que encuentran y cuentan cuentos», y esas dos puertas que se van confirmando como nuestra apuesta esencial, la amarilla (de la comunicación des-inhibida), y la roja (de la creatividad),

dos puertas para que las personas y los grupos de personas que dan vida a nuestra organización (ya sea corporativo, ya sea social) crezcan y se desarrollen, propiciando el crecimiento de ese ente mayor del que forman parte,

y observo un camino atrás que empieza con una pregunta, y que sigue con una respuesta sin certeza, «vamos a hacer como si fuera posible, y vamos viendo», en un ejercicio de presente continuo,

y hoy me replanteo esa pregunta, ¿crees que es posible escribir un post más, Mikel?, y me acuerdo de esos posts que están escritos, que no son míos, aunque a veces hace falta un instrumento,

y pienso que tal vez sea posible llegar a escribir uno más, hoy el 901.

900postsmon   así lo vimos…

por algún extraño motivo, son los avatares del camino, encima de mi mesa hay un libro de Carlos Castaneda, La Rueda del Tiempo, un libro que no es mío, es de Pablo, mi amigo guardavidas, que abro al azar, y del que copio una cita,

¿viene a cuento en este momento de celebración y recapitulación?, quién sabe, ¿verdad?

Hay montones de cosas que un guerrero no puede hacer en un determinado momento y que no habría podido hacer años antes. Esas cosas no cambiaron; lo que cambió fue su idea de sí mismo.

Va a ser que sí trazo una relación con las líneas de arriba y con el compromiso en el intento.