asuranceturix el bardo (un adelantado medioambiental)

nocantarasEn mi tierna infancia disfruté como un enano con las aventuras de Astérix el galo. Algo de irredento y de contracultural debía haber por ahí para que me gustase tanto. Piratas a los que les hundían en barco, historias inverosímiles en cualquier parte del mundo (Europa, América, África), y las maravillosas legiones de Julio César laminadas por el poder de un grupo de aguerridos y resistentes galos. La astucia del pequeñín, la fuerza bruta del hombretón, la fidelidad del perro, el druida, el jefe, un elenco digno de la mejor función.

Pero entre todos, déjame que me quede hoy con el bardo, un auténtico adelantado a su época. En Astérix le utilizaban como arma de derribo contra los enemigos (canta, por favor) o para prevenir que el cielo cayera sobre sus cabezas (no cantes, por favor). Sigue leyendo