gladiadores ricos, guapos e insolidarios (imagina que yo no soy de Adidas, pero tampoco quiero ser de Nike)

en un mundo en el que vemos cómo nuestras abuelas se quejan por cómo no les llegan las pensiones, y maltratamos a nuestros nietos (des-afortunadamente el método prusiano ha imperado y campa por sus respetos en el cole),

el perseguidor está suelto,

un nuevo caso de abuso fiscal aparece en la pantalla de mi ordenador, esta vez es vasco, como yo, guipuzcoano como yo, en mi segundo nacimiento, guapo y famoso como él solo, Xabi Alonso,

todo parece indicar que ha interpretado las leyes fiscales de aquella forma, al límite, o un palmo más allá, aconsejado por un par de asesores que no pueden esgrimir des-conocimiento de la ley,

antes al contrario, la conocen al dedillo, para sacar las mayores ventajas posibles, dos palmos o tres fuera de la raya, creando un holding y un par de relaciones en algún que otro paraíso fiscal,

y observo este fenómeno en el que chilenos, argentinos, franceses y españoles, madrilenos, catalanes y vascos somos iguales, aquí es como si se acabase la diversidad y la pelea, a la hora de evadir impuestos todos somos iguales,

los Jordis y los hombres de negro,

y observo cómo la ley, en este caso, también es muy homogénea, y perdona a unos y otros, una vez sí, y otra vez también, imponiendo penas que casi te llevan a la cárcel pero no te llevan nunca a la cárcel,

porque no ha ido a la cárcel Messi ni Ronaldo, Alexis ni Marcelo, y todo parece indicar que no van a ir a la cárcel los siguientes, Xabi Alonso, el vasco, ni Xabier Tardá, ni Javier Arenales,

al menos si es hijo de papá rico y famoso, o si es rico y famoso él mismo, porque estos estados en los que vivimos están lejos de favorecer la igualdad entre el rico y el pobre, el rico miente como un bellaco a la hora de hacer la declaración fiscal,

y al pobre sólo le gustaría poder mentir.

   así lo vimos…

y mientras, observo cómo las leyes no promueven la re-distribución de la riqueza, porque no hay leyes que busquen la re-distribución de las grandes fortunas en la sucesión (tras la muerte),

de la misma forma que no hay leyes que promuevan la re-distribución de la riqueza en la jubilación, donde no es lo mismo un 3% para un pensionista con la pensión máxima que para un pensionista con una micro-pensión,

porque el 3% de algo que no da para vivir no es lo mismo.

y pienso que yo no quiero ser de adidas ni de nike, dos marcas que se disputan los grandes reclamos de la industria del espectáculo, porque esto no es deporte, esto es circo y coliseo, el público frenético ante el olor de la sangre ayer,

y ante la ausencia de principios, ¿no es lo mismo?, hoy.

¿tú eres del Barca o del Madrid?, ¿eres de Cristiano o de Messi?, ¿eres de Neymar o de Dembelé?, ¿eres de los jubilados y de los pobres, putas y parados, o eres de los de la Champions y Emidio Tucci y el Corte Inglés?

y pienso en las marcas que se rifan la imagen de Xabi Alonso, vasco y guipuzcoano, como yo, y a Neymar Jr, que va en el paquete con Neymar Sr. y con todos sus juguetitos, creo que se llaman toys,

y pienso con alegría que a base de tachar, ya no compro adidas ni nike, emidio tucci ni tal ni tal, y  voy a hacer un ahorradito para auto-financiarme algún día la pensión, vitalicia o para lo que me llegue, a ver si me da para el tercer mes.

buscando una canción para las letras de hoy, quién sabe por qué busco una canción hoy, pienso en “no es lo mismo”, de Alejandro Sanz, que casi busco, pero mi imaginación vuela hasta un estribillo, I don´t believe,

que es parte esencial de la canción God, un temazo de John Lennon, y del álbum imagine, y me pregunto si podemos volver a creer en las personas y en los sistemas, y podemos volver a imaginar un mundo mejor,

gracias al azul clarito, orgullo sano, orgullo humilde, que nos introduce en una nueva ruta, de la revolución a una evolución necesaria, a una evolución de la que todas podemos ser parte, también tú y yo.

“God”
(from “Imagine: John Lennon” soundtrack)

God is a Concept by which we measure our pain
I’ll say it again
God is a Concept by which we measure our pain
I don’t believe in magic
I don’t believe in I-ching
I don’t believe in Bible
I don’t believe in Tarot
I don’t believe in Hitler
I don’t believe in Jesus
I don’t believe in Kennedy
I don’t believe in Buddha
I don’t believe in Mantra
I don’t believe in Gita
I don’t believe in Yoga
I don’t believe in Kings
I don’t believe in Elvis
I don’t believe in Zimmerman
I don’t believe in BeatlesI just believe in me, Yoko and me, and that’s realityThe dream is over
What can I say?
The dream is over
Yesterday
I was the dreamweaver
But now I’m reborn
I was the walrus
But now I’m John
And so, dear friends,
You’ll just have to carry on
The dream is over,

algún día de estos voy a volver a hablar de la fraternidad, la gran ley del mundo económico, la gran desconocida, la ley de Robin Hood, ésa que sirve para quitarle un poco al que tanto le sobra, y que a veces lo ha conseguido de aquella manera,
y darle un poco al que lo necesita, y que tiene tan poco por ya sabemos qué motivos, o por motivos que empezamos a intuir, o a imaginar.
mientras eso se da en mi vida, pienso cómo puedo poner mi rabia buena a funcionar, esa rabia que restablece la in-justicia, y pienso en acercarme a los yayo-flautas, a los pensionistas, e integrarles y darles voz en el futuro emerge,
sí, tal vez se trata de conectar el amarillo con el azul clarito,
es curioso pensar que el futuro no solo emerge con la energía de las tecnologías agile y scrum, sino que el futuro también emerge con la energía de los yayo-flautas, las becarias y los parias, muchas de ellas tan cerca del mil-€urismo,
en este movimiento que acerca el paso y el futuro, lo viejo y lo nuevo, la energía de lo uno y de lo otro.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons, porque toda la cultura debería ser gratuita, inspirado por la teoría del color de Goethe y la teoría U de Otto Scharmer que compartimos desde este enlace gratis total,
para no tener plusvalías innovadoras ni impuestos que evadir,  gracias a juegos un palmo o 3 más allá de la raya, en algún precioso y remoto paraíso fiscal, donde mora gente corrupta e inmoral trajeada con una marca que no es adidas ni nike,

 

 

 

http://a.msn.com/r/2/BBKeB0S?a=2&m=ES-ES

transformar la realidad sí es posible

adidas Hago un viaje en el pasado de más de 25 años. Estoy en el primer curso de Ingeniería Industrial. En mi primer examen. En el primer ejercicio. Tengo dos horas para resolver un problema de dibujo técnico. Se trata de 2 paralelogramos que tienen una arista común y tenemos que dibujar, para posteriormente obtener las sombras propias y arrojadas proyectadas por un foco de luz.

Leo el ejercicio y le doy media pensada antes de resolver (decidir) que es imposible.

Me doy dos minutos para volver a leer el enunciado. Leo, pienso y vuelvo a decidir que es imposible. Sigue leyendo