me pregunto qué flores voy a regalar hoy a mis vivos, y qué sonrisa les voy a ofrecer a mis muertos

una solitaria vela, chiquitina, sirve esta noche para honrar a todos nuestros ancestros, en esta noche de muertos, que se celebra de forma tan diferente en México, con fiesta, calaveras y color, en Estados Unidos, con calabazas y espectros, truco o trato,

en España, visitando el cementerio, es curioso cómo les regalamos y les ofrecemos las flores que no les prodigamos cuando estaban vivos, en una visita que facilita numerosos viajes y re-encuentros familiares,

viaje que nos vamos a saltar también este año,

y me pregunto qué flores voy a regalar hoy a mis vivos, y qué sonrisa les voy a ofrecer a mis muertos.

   así lo vimos…

en este proceso de honrar a mis muertos, a mi padre, a mis abuelas y abuelos, 3 de ellos conocidos en vida, bisabuelas, tatarabuelos, en este árbol que crece y crece, creo que es tan grande como el tuyo,

y de mejorar la relación con mi madre viva, a la que no le voy a dar hoy un abrazo pero a la que sí le puedo dedicar esta sonrisa,

me pregunto qué he hecho este año que tenga valor, cuál es mi ofrenda visible, y la respuesta surge de 7 emociones, en la forma de ese taller por internet, las 3 escuchas, porque escuchar también es amar, que ponemos a tu disposición,

en una serie de videos enlazados, que compartimos desde este enlace. 

por medio de 3 escuchas y 3 visiones, la visión diurna, en la que exploramos la luz del sol y las sombras que la luz producen, la visión nocturna, en la que exploramos la luz de infinito, y la maravillosa influencia que tiene en nuestro desarrollo personal,

y los cambios de visión, tierra y aire, mundo material y espiritual, o el equilibrio y el desarrollo en este mundo tan denso, vida y muerte, verdadero e irreal, noche de muertos, mañanas de cementerios, luz y oscuridad, oscuridad y luz, tanto da,

llegamos un día a el 3ple camino, padre – madre – hijo, voluntad – compasión – curiosidad,  responsabilidad – respeto – apertura, un camino de evolución que ojalá sea lo que tenga que ser.

 

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Anuncios

conversaciones improbables, puentes necesarios

¿tú también te preguntas qué color, qué emoción y qué herramienta pueden prender la innovación en tu organización?

si es el caso, tienes más información en este enlace

   así lo vimos…

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

sé el cambio que quieres ver en el mundo (indicadores Gandhi)

en este ejercicio de promover el desarrollo positivo de personas, grupos y organizaciones, me encuentro con la figura de Gandhi, una de esas personas que pueden ser consideradas modelo de un mundo diferente,

y un enfoque que trata de evaluar el comportamiento ético de una organización a partir de los comportamientos de sus líderes, una autoevaluación para empezar, que puede convertirse en una evaluación cruzada,

en esta página de People + Profit, a la que llego navegando desde un comentario de Edita Olaizola en internet, una página que presenta una evaluación que va a transcurrir en 3 ejes,

Justicia, Sinceridad, Generosidad,

en donde la Justicia tiene los siguientes apartados, 3,

  1. J1 ha de tener claros sus propios valores
  2. J2 se preocupa, en la medida de sus posibilidades, de que las personas que trabajan en la organización sean felices
  3. J3 hace todo lo que está en su mano para ser equitativo

la Sinceridad otros tantos, 3,

  1. S1 acostumbra a establecer relaciones transparentes
  2. S2 se preocupa por el bienestar psicológico de su equipo
  3. S3 es un persona comprometida

y la generosidad otros 3,

  1. G1 ha de tener desarrollada la capacidad de escuchar
  2. G2 se caracteriza por respetar a los demás
  3. G3 tiene capacidad de inspirar

no es extraño que me guste este esquema, 3 ejes con 3 elementos cada uno, 9 elementos, el número del respeto, ese número que sumado a cualquier otro no cambia la esencia del mismo.

   así lo vimos…

sigo leyendo el sistema de evaluación y me extrañan las 4 preguntas asociadas con el ítem G1, que tratan de la comunicación y yo asocio más con la sinceridad, y me pregunto cómo se vería este esquema con unos pocos cambios,

vamos a ver qué pasa si Justicia pasa a tener los siguientes apartados, 3,

  1. J1 ha de tener claros sus propios valores
  2. J3 hace todo lo que está en su mano para ser equitativo
  3. G3 tiene capacidad de inspirar

la Sinceridad otros tantos, 3,

  1. G1 ha de tener desarrollada la capacidad de escuchar
  2. G2 se caracteriza por respetar a los demás
  3. S1 acostumbra a establecer relaciones transparentes

y la generosidad otros 3,

  1. S3 es un persona comprometida
  2. S2 se preocupa por el bienestar psicológico de su equipo
  3. J2 se preocupa, en la medida de sus posibilidades, de que las personas que trabajan en la organización sean felices

pequeños cambios que hacen que la generosidad, G, se componga de dos eses (S) y una jota (J), qué curioso


y no me dejo de sorprender por los ejercicios que hacemos los seres humanos de hacer cajitas, con este criterio, con este otro, como en el juego de las cartas, barajar y repartir, volver a barajar para volver a repartir,

y seguimos jugando, en este ejercicio de desarrollo positivo de las personas, de los grupos, de las organizaciones, de arriba hacia abajo y de de abajo hacia arriba, de fuera hacia adentro, y de dentro hacia afuera,

con la esperanza de que nuestras acciones y comportamientos sean el reflejo de la mejor posibilidad de futuro, que toma cuerpo en el día a día con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

¿y qué vamos a hacer con el corruptor?

me levanto preguntándome qué tiene más importancia para mí hoy, la derrota del Madrid ayer contra el Barça, o el resultado de las elecciones brasileñas, un resultado que intuyo y tengo pendiente de confirmar,

y podría decir que tanto me debería dar lo uno como lo otro, ya que no soy de ninguno de los dos equipos de fútbol, de la misma forma que no soy brasileño, pero es mentira, me interesan muchas cosas que ocurren a nuestro alrededor,

y algunas más que otras, aunque no tengan, aparentemente, una influencia directa en mi vida, seguramente porque hablan de movimientos de conciencia que se dan bajo la superficie visible de nuestro día a día,

y en eso estoy, está claro que me impacta más el resultado de las elecciones de Brasil, quizás porque sigo la inquietud con la que Leonardo Boff observa la irrupción de Jair Bolsonaro en la política de su país,

representante de ultraderecha que va a ser el próximo presidente de Brasil, tras ser elegido por el pueblo, que castiga en la figura de Fernando Haddad la corrupción del partido de los trabajadores mientras ocupan la presidencia sus predecesores,

Lula da Silva y Dilma Rousseff, a los que Leonardo defiende a capa y espada, está claro que para él son mucho mayores las aportaciones de estos dos presidentes a las capas desfavorecidas del país que el problema de la corrupción,

que tiene mucho de problema sistémico,

y en eso estoy, con la pena de ver que a veces damos un paso adelante para dar dos hacia atrás, y me pregunto qué pasa en este mundo con la corrupción, que está tan presente en nuestras vidas,

y me pregunto a quién y por qué le interesa que este fenómeno sea una moneda de curso corriente, y me pregunto por qué castigamos tantas veces al corrupto y tan pocas veces al corruptor,

en un juego que lleva a los partidos políticos a la alternancia, y que mantiene al corruptor en su sitio, porque el corruptor normalmente es el poder económico que mueve los hilos, invisibles, de estas marionetas a las que votamos,

cada 4 años, en estos procesos representativos, tan lejanos de la democracia directa y participativa, sí, no es extraño lo que pasa en el mundo, mucho me temo que la corrupción va a seguir presente en la ecuación,

en este problema que tiene mucho de sistémico, y que estamos bien lejos de resolver.

   así lo vimos…

en paralelo con este proceso recibo un correo de una conversación que mantienen dos compañeros de SOL España, José María y Jesús, una conversación que habla sobre “la empatía y la maldad”“, y “la banalidad de la corrupción”,

2 artículos, de José Antonio Zarzalejos y de Lola Morón, publicados en la Vanguardia y en el País, respectivamente, que Jesús enlaza en el correo, y a los que José María responde, en una conversación en la que me gustaría participar,

y que trazan un puente invisible a la figura de Hannah Arendt, esta filósofa judía que nos lleva a preguntarnos hace pocas fechas en este espacio si el mal puede ser banal, todo parece indicar que sí,

mientras sigo observando cómo somos capaces de producir como sociedad resultados que nadie quiere a nivel particular.

en una interpretación tonta y simplista del juego de la política, tengo la sensación de que el votante de izquierdas castiga más la corrupción de su partido que el votante de derechas,

en una dinámica que se me hace relativamente fácil de entender, es como si el votante de izquierdas, en su opción ideológica, quiere cambiar la relación entre el poder económico y el poder político,

mientras que el votante de derechas vota, entre otras cosas, un poder económico pujante, menos condicionado por constricciones políticas, y entiende mejor el juego del poder y del dinero,

por lo que al observar la falta de congruencia entre los valores que pregonan sus representantes y los comportamientos percibidos, porque al final la corrupción viene a demostrar que hacemos lo contrario de lo que pregonamos,

o lo mismo, según el caso,

y que anteponemos el bienestar particular (mío o de mi partido) al bienestar de la comunidad a la que representamos, el castigo, que se traduce en elevados ratios de abstención, y pérdida de representación en este juego representativo, está servido.

buscando cómo se escribe Rousseff, tecleo Lula da Silva y Dilma en la barra de google, y la función autocompletar me ayuda, y me lleva a un artículo que me hace pensar, titulado “Lula da Silva está en la cárcel porque es un candidato imbatible”,

qué curioso, el primer presidente de Brasil que pisa la cárcel por un delito común, un candidato imbatible más que también ha sido batido.

y me sigo preguntando qué podemos hacer con el poder económico y con el corruptor, cómo podemos atajar los problemas sistémicos que nos permiten seguir avanzando como sociedad y cómo es posible que el Barça le ganara ayer 5-1 al Real Madrid.

la tristeza es una emoción que tiene sentido cuando experimentamos una pérdida, sí, es lo que toca cuando perdemos, y en esas estoy hoy, en un proceso de empatía con Leonardo, con sus ideales, con los oprimidos del Brasil y del mundo,

con los pobres, las mujeres, la comunidad LGTB, los quilombolas y las minorías raciales,

observando como la extrema derecha, tanto da derecha que izquierda cuando hablamos de posiciones extremas, y que los -ismos siguen progresando en este mundo tan bonito, bueno y verdadero en el que hemos decidido vivir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

mente vacía

Termino este paseo en el copio y pego una serie de meta-habilidades que el élder (persona sabia) desarrolla en el trabajo con comunidades, un reglo que encuentro sentado en el fuego, de la mano de Arnold Mindell,

con esta rara habilidad que tanto me gustaría dominar, o a la que me gustaría aproximarme siquiera un poquito, un super-poder que tiene todo que ver con vivir una vida plena desde la aceptación, sin juicio, el autor lo denomina mente vacía.

El Tao Te Ching describe lo que yo llamo mente vacía (no mind) en el capítulo 49.

mente vacía

El sabio no tiene ninguna idea preconcebida; acepta las ideas de otros como sus propias ideas.

Los buenos, yo soy bueno para ellos.

Los no buenos, también soy bueno para ellos.

Esta es la bondad de la naturaleza.

Los dignos de confianza, yo confío en ellos.

Los que no son dignos de confianza, también confío en ellos.

Esa es la confianza de la naturaleza.

La meta-habilidad “mente vacía” tiene que ver con la idea de aceptar a las personas, en lugar de juzgarlas, mirando las cosas a través de sus ojos. Una de las ideas más comunes es que todo el mundo debería ser “bueno”, es decir, no mostrar ningún conflicto, llevarse bien, adaptarse y, sobre todo, no desviarse de las normas sociales aceptadas. Esta visión es causa de una rigidez cultural que reprime la diversidad y la naturaleza humana. Dividir entre bueno y malo nos obliga a ocultar partes de nosotros mismos. La sociedad recompensa a los chicos buenos y pone a los malos en prisión o en los hospitales psiquiátricos, o simplemente los ignora.

Pero los buenos y los no buenos se necesitan los unos a otros irremediablemente. Sólo estando juntos el proceso alcanzará su fin manifestándose como es. Ni el tiempo soleado ni el tormentoso es bueno o malo. Cuando llueve, no nos enfadamos con la tormenta. Sería inútil; las tormentas siempre estarán ahí, acompañándonos.

El élder sabe que los términos “bueno” y “malo” son relativos a una comunidad dada. Sabe que lo que la gente llama “malo” es simplemente el espíritu temporal con el que los “buenos” tienen problemas. Para el élder, “los buenos son tan buenos como los malos”. Para todos es necesaria nuestra compasión. El élder también se muestra tolerante con la naturaleza. Acepta las cosas como son cuando parecen estar en contra de él. Se da cuenta de lo que ocurre en cada momento, incluso de los procesos invisibles. ¿Serás tú capaz de tolerar lo que otros llamarían “malos” procesos, como la furia, los celos, la competitividad, el sexismo o el racismo? Déjalos que salgan a la superficie. Espera y observa. Lo que comienza como un conflicto terrible, más tarde es como el hielo que se vuelve agua, como diría un budista tibetano.

Si te resistes a los acontecimientos, éstos se solidifican en formas culturales y personales abusivas. Incluso en caso de que alguien parece querer quitarte tu empleo, déjalo hacer. Aprende, pierde, sé agua, sé viento. Tal vez sea tu hora. Descubre facilitadores nuevos, mejores.

hasta ahora, la mayoría de los líderes, facilitadores, terapeutas y expertos en desarrollo organizacional han dicho que los problemas de este mundo no son divertidos. Cierto, el conflicto es difícil. No hay nada divertido en la opresión. Pero tu sufrimiento es mayor si entras en conflicto con el conflicto. Si te limitas a estar presente, consciente, y a no juzgar a la gente, lo que la sociedad llama conflicto se convierte en un espíritu.

¿Cómo se puede alcanzar una posición tan desapegada? Haciendo lo contrario. A muchos de nosotros nos ha costado muchos años de luchar contra la corriente, de empuje y tirantez, antes de comenzar a aceptar la vida.

   así lo vimos…

sé agua, sé viento, vacía tu mente, curiosas estas capacidades que promueve el Trabajo de Procesos, y el Trabajo Global, curiosos estos super-poderes a los que Arnold Mindell nos acerca,

casi no sé con cuál quedarme, ahora que empiezo a preparar la carta de este año a los Reyes Magos de Oriente, mientras pienso en este extraño mundo en el que todo lo mágico siempre está en otro sitio, tan cerca del más allá.

3 aperturas son necesarias en el proceso de desarrollo personal, y en cualquier proceso de desarrollo organizacional, Open Mind (mente abierta), Open Heart (corazón abierto), Open Will (voluntad abierta), según la teoría U de Otto Scharmer,

está claro de cual de estas 3 aperturas nos habla el Tao Te Ching hoy, con este ejercicio extremo que nos lleva del Open Mind (vamos a ver si relajamos un poco nuestra mente crítica) al No Mind.

e intento conectar con esa idea de una vida con menos mente, ¿habrá alguna medicina para dejar de meterle mente a las cosas y dejar de pensar?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

los derechos del corazón

leo con gusto la columna de Leonardo Boff, esa columna que nos habla siempre del cuidado de los más desvalidos, de las más invisibles, de los menos poderosos, y observo cómo se posiciona en este proceso político brasileño,

está claro en qué medida nos pueden influir los resultados de las urnas por un periodo de tiempo, y observo cómo acompaña a los suyos hasta el último momento, cuando todo parece indicar que van a perder,

pero de eso se trata la vida, hacer continuamente, en tiempo presente, lo mejor de lo que somos capaces, dar lo mejor, en un presente continuo que dice “ahora, ahora, ahora”, qué interesante ejercicio, Leonardo,

muchas gracias por tu ejemplo de vida viva.

000

Vengo de la Teología de la Liberación que tiene como eje fundamental la opción por los pobres, contra su pobreza y a favor de la justicia social y la liberación.

En el espectro político brasilero no veo ningún partido, a no ser el PT, que haya dado tanta centralidad a los pobres y a las minorías políticas que son, en realidad, mayorías numéricas como los negros/as, indígenas, quilombolas, los socialmente discriminados por su condición sexual y otros. Andando por el interior y entre los grupos populares pobres, en función de mi trabajo, oí muchas veces de su boca: Lula fue el único que pensó en nosotros y nos dio oportunidades para salir del hambre y de la miseria.

Aquí está mi razón principal razón para votar a la candidatura de Fernando Haddad y la Vice Manuela d’Ávila, para llevar adelante ese proyecto social verdaderamente mesiánico: atender al hambriento, garantizar que no muera antes de tiempo y hacer justicia a los oprimidos y a los invisibilizados. Se critica que el PT ha sido corrupto. No el PT como un todo, sino líderes importantes de alto rango de su gobierno. La corrupción atravesó a todos los partidos, con excepción de unos pocos. Otros partidos se han corrompido hasta más que el PT. Esto debe ser reconocido y cuando se identifica esa corrupción, especialmente al servicio del enriquecimiento personal, debe ser severamente castigada.

Pero hagamos justicia a la verdad de los hechos: la maxi-corrupción que atraviesa toda nuestra historia y que continúa hasta hoy día es la evasión fiscal. Desde el año pasado hasta aquí, con Temer hasta el 9/8/2018, fueron evadidos directamente o por exención fiscal a las empresas y bancos cerca de 450 mil millones de reales; son datos de los Procuradores de la Hacienda Nacional.

¿Qué significa eso? Que toda la corrupción en Petrobrás y en las grandes empresas fue de unos 40 mil millones de reales, es por lo tanto el 10% de la corrupción total. Esto no justifica la corrupción, pero nos hace entender la desproporción absurda entre una corrupción naturalizada y otra para financiar principalmente campañas electorales. Ambas hacen mal al país y le quitan recursos que podrían mejorar la vida del pueblo.

Una investigación conducida por el Senador Paim, hecha con los recursos técnicos del propio Senado, llegó a la misma conclusión. En el caso de que esta deuda fuera cobrada, no se necesitaría hacer la reforma de la Seguridad Social ni establecer un techo de gastos para la salud y la educación. El juez Sergio Moro, tan celoso en combatir la corrupción, ¿por qué no corre detrás de este tipo de corrupción mayor, detectable y altamente negadora del bien común?

Entre otros muchos argumentos en favor de Haddad-Manuela, aduciré solamente uno. En el caso de Haddad, se trata de un hombre sensible al sufrimiento humano, administrador competente, con excelente formación académica, doctor en filosofía (viva Platón, que quería un filósofo como jefe del Estado), formado en derecho y economía. Supo bajarse al nivel del pueblo para escuchar el grito del oprimido y hacer políticas que lo hicieran dejar de gritar. Sensibilidad semejante vale también para la Vice Manuela d’Ávila, trabajando con los más pobres de Porto Alegre.

La mayor crisis de la humanidad, mayor que la económica, política, cultural y moral, ya lo decía Betinho y lo repite en todo momento el Papa Francisco: es la falta de sensibilidad de los seres humanos hacia otros seres humanos.

Esta sensibilidad de Fernando Haddad quedó demostrada, cuando era Ministro de Educación y luego como Alcalde de São Paulo, con las políticas sociales y educativas reconocidas por todos.

Gravemente insensible se mostró el candidato Jair Bolsonaro con el que sigue, entre otros tantos ejemplos. Cuando las mujeres que, entre lágrimas, buscaban restos, o al menos algunos huesos de sus seres queridos asesinados o desaparecidos, Bolsonaro les dijo: “Quien busca huesos es el perro”. Además de ser una ofensa sin nombre a estas personas, mostró su nivel de falta de sensibilidad y de la más profunda inhumanidad.

Por estas y otras razones, mi voto es para Fernando Haddad y Manuela d’Ávila que tendrán como primera misión reconciliar el país y recuperar la sensibilidad mínima ―los derechos del corazón― para ejercer un gobierno que sea, al decir de Gandhi, un gesto amoroso para con el pueblo y el cuidado de la cosa común.

   así lo vimos…

releo párrafos de la entrada de Leonardo y me quedo con esas palabras al final, los derechos del corazón, esos derechos que el cinismo y la falta de empatía y sensibilidad esconden, y no puedo sino sintonizar ahí,

en los derechos del corazón,

ojalá un día no muy lejano todas seamos parte de un único latir universal, un latido de corazón.

3 aperturas son necesarias en el proceso de desarrollo personal, Open Mind (mente abierta), Open Heart (corazón abierto), Open Will (voluntad abierta), según la teoría U de Otto Scharmer, está claro de cual de estas 3 aperturas nos habla Boff hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

sé viento, mi amiga

El capítulo 5 del Tao habla de la metahabilidad que yo llamo “Aliento cósmico”.

Aliento cósmico.

El cielo y la tierra no son humanos; tratan a los diez mil seres como perros de paja.

El sabio no es humano; trata a las cien familias como perros de paja.

El espacio entre el cielo y la tierra es como un fuelle,

como el Tao está vacío y con todo es inagotable.

Cuando más se mueve, tanto más exhala,

más se habla de él y menos se le alcanza.

Es mejor mantenerse en el centro.

“No son humanos” no quiere decir aquí que son crueles. quiere resaltar su carácter natural y no cultural. “Inhumano” se refiere a los sueños – a nuestra habilidad para el desapego, para comportarnos de una manera contracultural y no jerárquica.

Los “diez mil seres” se refieren a la realidad ordinaria y sus formas culturales. Los élderes multiculturales se hallan libres de las limitaciones culturales. Los antiguos sabios confucionistas respetaban las buenas maneras y las formas correctas. Los élderes taoístas son diferentes. Tratan a las buenas maneras como perros de paja, es decir como formas vacías. Como élder, eres libre para moverte en lo profundo de ti mismo. No te consumes en palabras sin significado o en costumbres “vacías y con todo inagotables”.

En lugar de forzar las cosas, espera a que el viento sople, y entonces síguelo. De esta manera, tu respiración es la de un “fuelle” y no tienes que respirar; formas parte de un aliento cósmico.

Seguir el curso del viento es una de las diferencias entre el Trabajo Global y las formas rígidas de otros procedimientos de negociación, del activismo social, la política y el desarrollo organizacional. Es diferente de la resolución clásica de conflictos y sus formas de arbitrio, conciliación, participación, mini-juicios y mediación. El trabajo de procesos también puede utilizar estos métodos, pero considera que ganar y perder son formas culturales.

Viento y agua no ganan. Se mueven, fluyen, se relacionan. Se mueven benévolamente más allá de las fronteras de la comunicación hasta alcanzar la comunidad. En tanto que élder de Trabajo Global, tu interés es el de una sociedad sostenible que imita la naturaleza. Esto exige mucho más que ser simplemente cortés, políticamente correcto o neutral.

   así lo vimos…

Tomo prestado el texto superior del capítulo 13, las metahabilidades de los élderes, del libro “sentados en el fuego”, de Arnold Mindell, padre del Trabajo de Procesos, y la imagen inferior de un video de interntet,

un montaje que tiene como base “blowing in the wind”, de Bob Dylan, un montaje que tiene bastante de denuncia del mundo en el que vivimos, y que entre todas construimos, de forma consciente o inconsciente,

un video que me acompaña mientras releo este trozo del Tao Te Ching, el cielo y la tierra no son humanos,  tratan a los diez mil seres como perros de paja, qué curioso, el cielo y la tierra no dan peso a las formas culturales que el ser humano construye,

que se manifiestan cuando utilizamos esa forma de comunicación “polite”, formal, que hemos venido a denominar piedra, tan dura y cerrada como el mundo mineral, y como la piedra que lo representa,

y pienso es ese mundo nuevo, en el que no te consumes, de la misma forma que no me consumo yo, ya somos dos, en palabras sin significado o en costumbres “vacías y con todo inagotables”.

los 4 reinos, con la ayuda del ser piedra, del ser vegetal, del ser animal, del ser humano, es una aproximación didáctica al campo de la atención que Otto Scharmer nos regala en la teoría U.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

be water, my friend

Para trabajar con la gente, el Tao Te Ching recomienda que desarrollemos algunas metahabilidades que son como las cualidades del agua: libertad y bondad. El texto que sigue está tomado del capítulo 8:

Bondad

La forma suprema de bondad es como el agua.

La bondad del agua es servir a todos los seres sin lucha.

Va a todos los lugares que todos desprecian.

Por ello, está cerca del Tao.

… a la hora de dar, la bondad se muestra en el amor.

… a la hora de hablar, la bondad se muestra en la verdad.

¿Cómo puede el agua ser bondadosa? El agua se mueve hacia todos los lugares a los que puede llegar sin lucha alguna. Simplemente fluye y espera hasta encontrar el flujo más bajo. A diferencia del agua, nosotros nos detenemos cuando nos acercamos a lugares que nos dan miedo, a lugares desconocidos y más bajos. La bondad del agua consiste en no juzgar, sino fluir incluso cuando otros temen hacerlo.

El cambio y la transformación nacen de dichos lugares. Como élder benevolente, simplemente siendo quien tú eres, no callando lo extraño, no temiendo ser escandaloso, mostrando la libertad y la compasión del agua, ayudas a otras personas a aventurarse en lugares en los que no habían estado antes. Imagínate llorando en público, hablando de temas personales, riéndote de ti mismo, meditando en público, jugando como un niño, dando vueltas por el suelo. Imagínate lleno de fuerza y energía, y también tranquilo y en espera.

Facilitas la naturaleza en cualquier comunicación que la naturaleza desea hacer, desinhibido en relación a lo que “debería” o “no debería” ser dicho o hecho en público. Como persona, respetas a las personas y sus preocupaciones sociales. Como agua, haces o dices en voz alta aquello que se te pasa por la cabeza.

Un élder es un canal de información que pone en contacto el vasto potencial de la naturaleza humana con el presente de la vida cotidiana. Tus metahabilidades te capacitan para decir las cosas más bajas y desagradables y las cosas más altas y espirituales. Como élder, deja que las cosas más “imposibles” sucedan.

Los élderes del mundo facilitan la comunicación ayudándose a sí mismos y a otras personas a ir más allá de sus límites, fluyendo por encima de barreras que nos separan. Algunas veces, ciertas personas, que mantienen puntos de vista marginales, tienen que ser enérgicas y llamar la atención del grupo para que se les escuche. Mientras que estas personas lanzan un ultimátum y amenazan al grupo, pregúntate a ti mismo qué siente el agua cuando es forzada o amenazada. El agua no se siente insultada. NO se enfurece y dice: “¿Cómo te atreves a hablarme de esta manera?” El agua sigue siendo agua. Para responder, fluye sobre las rocas, salta por encima o se escurre entre ellas. El agua envuelve a su oponente, o se retira si se hace muy alto.

   así lo vimos…

Tomo prestado el texto superior del capítulo 13, las metahabilidades de los élderes, del libro “sentados en el fuego”, de Arnold Mindell, padre del Trabajo de Procesos, y la imagen inferior de un video de internet,

be water, my friend, un remix de Bruce Lee que no sé si encaja a la perfección con el texto, más bien creo que no, pero quién soy yo para juzgarlo, ¿verdad?, mejor te permito que practiques con el agua que vive en ti.

observo en el texto de hoy varias de las habilidades que integran el 3ple camino, y que encarna, qué curioso, la figura de nuestro niño natural, esa forma de estar en el mundo que se hace presente con ese gesto tan bonito, tan tierno, tan necesario,

el gesto del niño natural, un gesto por medio del cual nos entregamos a la experiencia, en la que se borran todos los debes y muchos de los deberías, mientras vivimos el momento, y lo que está siendo.

y me vuelvo a imaginar, hablando de temas personales, riéndome de mi misma, llorando  o meditando en público, jugando como un niño, dando vueltas por el suelo,  llena de fuerza y energía, y también tranquila y en espera… otra vez.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

el liderazgo y el elderazgo

Antes de devolverle a Iris este libro que me presta, Sentados en el fuego, copio un par de textos que ilustran los fundamentos del Trabajo de Procesos, este trabajo relacionado con los entornos complejos de hoy en día,

desde la comprensión del poder y el rango, el abuso y la venganza, y las energías, no siempre bonitas, que se expresan en dinámicas de trabajo comunitario, en esta forma nueva de enfocar y encarar la resolución del conflicto,

porque, a menos que podamos experimentar plenamente la desconfianza que nos separa las enemistades ocultas que viven entre nosotras seguirán ardiendo, no es extraño que resulte tan interesante esta invitación a sentarnos en el fuego,

observando y escuchando cuidadosamente, permaneciendo centradas en nosotras mismas, dejando que las llamas se inflamen y consuman su combustible, para seguir como grupo hacia adelante.

000

al comienzo de este libro, dije que mis ideas sobre el Trabajo de Procesos nacían de la teoría de Jung y del taoísmo. El Trabajo Global se desarrolló después a partir del Trabajo de Procesos. El Tao Te Ching, uno de los libros más antiguos que existen, discute muchas de las habilidades para facilitar grupos y cuidar de las personas de la tierra.

Escrito alrededor del año 600 a.C., en la China anterior a Confucio, el Tao Te Ching trata de cómo seguir la naturaleza en la vida cotidiana. Su legendario autor, Lao Tse, recomendaba seguir el momento, en lugar de aferrarse a un programa preconcebido. Uno de sus objetivos era aprender a perder. Esto puede sonar absurdo para nuestros actuales líderes o para los expertos en desarrollo organizaciones, pero es una idea muy valiosa para trabajar con grupos en conflicto. Puesto que los capítulos del Tao Te Ching no tienen título, llamaré al capítulo 48 “el perdedor que gana”.

El perdedor que gana

El estudiante del conocimiento (aspira a) aprender día a día.

El estudiante del Tao (aspira a) perder día a día.

Perdiendo continuamente,

se alcanza el no hacer nada.

No haciendo nada, todo está hecho.

Para conquistar el mundo debes practicar la renuncia. 

El que persigue la acción jamás conquistará el mundo.

El antiguo concepto chino del élder o sabio pone del revés nuestras convencionales ideas occidentales sobre el liderazgo. Mientas que nuestros líderes reúnen información para saber cuáles han de ser los próximos pasos, es decir “aprenden día a día”, los sabios notan cuán irrelevante puede llegar a ser el conocimiento “experto” para la realidad del momento. La naturaleza les enseña a ser perdedores, a esperar y no hacer nada salvo ser más conscientes de lo que ocurre.

Como élder de Trabajo Global, tienes que aprender a esperar y a seguir las señañes que te envían las personas o el entorno, las señales que proceden de los sueños, las señales del cuerpo, las que trae el viento y las que transmiten los árboles, tienes que aprender a seguir la dirección que te marca la naturaleza. Si no haces esto, tu enseñanza sólo servirá para reproducir la dominación existente, responsable de la mayoría de nuestros problemas personales e internacionales.

No hacer nada no quiere decir necesariamente ser totalmente pasivo.  Quiere decir no forzar las cosas, seguir lo que está presente y utilizar la energía de lo que pasa en cada momento en lugar de forzarla. Al principio es natural querer forzar las cosas para que ocurran según tus intereses. Después, si las cosas no se desarrollan como tú querías, si la naturaleza no te apoya, no dejes de cuestionar lo que has hecho. Ponlo a prueba, verifica si te hallas ante una barrera, e inténtalo de nuevo. Inténtalo varias veces, y si las cosas no avanzan en tu dirección, déjalo estar.

El que fuerza tiene que aprender a perder. Sólo la naturaleza tiene el poder, la única intervención que funciona es la que sigue el proceso del grupo en su totalidad. La antigua sabiduría nos advierte que el líder que llevamos dentro es peligroso. Aspira a hacer lo que tiene planteado, pasando por alto las experiencias de la gente. Por eso, aprende a tener un ego de líder, y después aprende a dejarlo de lado. Recuerda a la muerte, muy pocos de nosotros vivimos para siempre. Aprende de la muerte para ponerte a ti mismo a un lado, para olvidarte de tu plan y de tu estrategia una vez que lo has intentado. Entonces ganas, aun cuando parece que pierdes.

   así lo vimos…

y me quedo pensando sobre ese aprender a perder, tan parecido a dejar que la mejor posibilidad se manifieste, no se trata de hacer lo que mi voluntad pequeña y dura se ha propuesto, es la voluntad blanda, que se hace presente entre nosotras,

y se abre camino, con nuestra colaboración necesaria.

y conecto con el viaje interior de la teoría U, ese viaje interior, tan oriental, con 3 hitos, open mind, open heart, y en un momento dejamos ir lo viejo, open will, para que lo nuevo se haga presente entre nosotras.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

y un día empezamos a sanar nuestras relaciones (femenino – masculino, el hombre y la mujer)

Silvia me remite para empezar el día un vídeo con un damero de mujeres, qué curioso cómo se anidan las cosas, en este martes en el que voy a realizar un ritual relacionado con buena parte de las mujeres que han poblado mi vida,

el matriarcado del que provengo, empezando por mi madre y mis abuelas (paterna y materna), ya son 3, mis bisabuelas, 4 más, ya van 7, mis tatarabuelas, 8 más, ya son 15, como el damero de este video,

y no dejo de sorprenderme del contenido del vídeo, mejor si lo ves que te lo explico, unos pocos minutos sazonados por mensajes sencillos, que nos introducen en la sanación entre los géneros,

qué bueno recibir este regalo que va a acompañar este ritual en el que lo femenino y lo masculino, el hombre y la mujer, entran en un juego diferente, en un juego sano, de igual a igual, no sé cómo explicarlo sin romper este mensaje,

mejor si le echas 5 minutos y piensas si a ti también te sirve, seas hombre o mujer.

   así lo vimos…

la teoría U habla de 3 des – conexiones, la des – conexión de la naturaleza, la des – conexión del otro, la des – conexión de mi ser, está claro a cuál de estas 3 des – conexiones nos enfrentamos hoy, femenino y masculino, hombre y mujer,

monta tanto, tanto monta, Isabel como Fernando, ¿no?

el azul claro es este color que asociamos a la emoción del orgullo sano, esa emoción que vive en la energía del YO SOY, que no precisa sentirse superior a nadie, porque yo soy la pera limonera, y solo yo sé lo que me costado llegar aquí,

y lo que me falta por delante, caminito, no hay camino, se hace camino al andar, juntas, en oposición, de nuevo separadas para volvernos a juntar, hasta que lo más impensable se hace obvio,

porque en el encuentro yo también soy tú, en este camino precioso del ego al eco, un camino que se hace evidente en el azul, aunque ha empezado mucho antes, como mi matriarcado, con la energía del rojo,

sigo vivo y coleando, también gracias al rojo, una energía que no vamos a mentar hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.