qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)

en el proceso de charlar con Lilian y de escuchar buena parte de lo que tiene que contarme, seguramente no todo, ya cerca de la despedida, me propone contactar con un amigo suyo, que tiene un proyecto interesante,

relacionado con la educación, la pedagogía, las artes y la improvisación, un proyecto y un espacio al que llego por medio de su correo electrónico, que me conecta con una web, y con una página, que habla de la aladuría,

término que desconozco, y que pica mi curiosidad, qué será este palabro tan raro, parecido a habladuría, término que no figura en el diccionario de la RAE (Real Academia Española), pero que sí da un acceso en internet,

y me pongo a investigar las características de la aladuría, al menos de aquella aladuría que se precie de serlo,

  • Siente el error como parte del éxito.
  • Está mediada por la improvisación.
  • Necesita expresarse en grupo.
  • Es autónoma en su creación.
  • Siente en la pérdida un espacio de crecimiento.
  • Valora la imperfección por encima de la perfección.
  • Busca la verdad emocional antes que la verdad racionalizada.
  • Siente que donde hay miedo hay aprendizaje.
  • Siente en la confianza un camino para la creación.
  • Sabe que sólo se puede avanzar desde la afirmación integradora.
  • Evita el juicio y la comparación.
  • Sabe que cuando más me doy, más recibo.
  • Siente que no hay mayor fortaleza que entregar lo vulnerable.
  • Le da más credibilidad a lo espontáneo que a lo filtrado.
  • Tiene una postura humilde y arrogante frente al vacío creativo.
  • Trabaja desde la valentía y la aceptación de lo creado.
  • Se deja transformar por su propia creación.

Y me quedo alucinado, y pienso en ese mundo al que me gustaría acercarme, y en el que me gustaría habitar, aladuriendo, o como un simple aprendiz aladuriente, que me imagino lo difícil que debe ser senior antes de empezar a practicar.

   así lo vimos…

en el proceso del asombro y de la alucinancia, sigo leyendo la página, hasta esas notas finales que hablan de nuestra esencia, con las que no puedo estar más de acuerdo, qué importante es re-contactar con nuestra esencia,

en nuestro día a día … y en lo que está por venir.

Nuestra esencia

La esencia es aquello que éramos antes de que nos invadiesen las obligaciones, los juicios, las exigencias, las comparaciones, etc. La esencia es una parcela de nuestro ser que de niños teníamos abierta y, poco a poco, se fue cerrando por miedo al rechazo y al dolor. Nuestra esencia no está desaparecida ni muerta, sólo está anestesiada o escondida. La esencia es lo que nos hace sentir que la vida es maravillosa y un auténtico regalo y que, al compartirla, nuestros miedos, comparaciones y juicios desaparecen.

Nuestra esencia, para abrirse y entregarse, necesita de un espacio (grupo) en el que pueda:

  • Sentirse querida.
  • Sentirse arropada.
  • Sentirse recogida.
  • Sentirse acompañada.

La esencia es nuestro ser más bondadoso, sincero y tierno y la Aladuría es la forma de sacarla al mundo a bailar, brillar y jugar.

me pregunto por qué me gusta tanto esta página, que comparto con Cris Bolívar, coach esencial, creo que acabo de pillar el punto de lo que hace con la ayuda de Julián Bozzo, amigo de Lilian,

y me doy varias respuestas rápidas,

  • desde organizaciones con espíritu y corazón estamos interesadas en cualquier manifestación del mundo emocional (ahí está la palabra corazón) y de la esencia o identidad (para eso dejamos por medio la palabra espíritu),
  • este blog, con 5 años de recorrido, tiene un poco de improvisación, un proceso en el que se junta el asombro, la admiración por lo que el ojo observa, y el juego de las ideas, que componen puentes donde antes sólo había cosas inconexas,
  • y seguramente, esta tercera es muy tonta, a veces reconocemos con facilidad un crack (también pasa con la bondad y con la belleza), por muy brutos que seamos, cuando nos lo cruzamos en el camino, creo que es el caso,

y no te cuento más cosas, que seguro que tú también tienes muchas ganas de ponerte a aladurar…

ya sabes, ala, ala, a durar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios

¿te animas con un mapa de sensibilidad?

tras esta conversación mañanera con Silvia conecto con una extraña sensación, es una elusiva sensación del yo soy, esa sensación que nace de dentro, y que te dice que no necesitas aprobación de nadie en el exterior,

de tus padres ni de tus hermanas, de tu pareja ni de tus hijos, de tus compañeros de trabajo ni de tus amigas, como tampoco vamos a encontrar el yo soy en el reconocimiento que el dinero o la posición social traen,

hay algo que surge del interior, está o no está, y en ese fugaz momento lo siento,

y conecto esa sensación de poder con una anécdota de juventud, una historia en la que en un grupo de convivencias hacemos un ejercicio, qué características aprecias más de las personas de tu grupo,

y va a resultar que el grupo me identifica como una persona sensible, un adjetivo con el que no sé si me identifico en primera instancia, pero que supongo tiene alguna relación con la realidad,

y aquí estoy, un pilón de años más tarde, en este rato tras esta conversación con Silvia, en la que tengo un ajá fundamental, para bien o para mal no voy a fomentar la comunicación medio limón en mi vida,

de la misma forma que no voy a fomentar la mentira y la manipulación, ni en desarrollo de entornos tóxicos, ojalá sea capaz de librarme de esas relaciones tóxicas para mí, eso es cuidarse,

eso es sensibilidad aplicada a la vida,

y ojalá sepa aceptar cuándo yo soy tóxico para esas personas a las que quiero, tal vez esta parte es más difícil de aceptar, para no seguir acercándome, y buscando la relación con esas personas a las que mi forma de ver la vida les hace mal,

esto también es sensibilidad aplicada al cotidiano vivir,

y pienso qué interesante es hacer un mapa de sensibilidad con las personas y relaciones que florecen, y a veces se marchitan, esa es la naturaleza de las cosas, las relaciones incluidas, a nuestro alrededor.

   así lo vimos…

recuerdo haber escrito algo de un test para identificar personas con alta sensibilidad en este blog, y busco la entrada, que encuentro, bajo este extraño título, y en un momento de la vida tenemos la fuerza, la entereza y el coraje para decir “no hay mus”,

un test que tal vez te puede ayudar, ¿eres una persona altamente sensible?

leo por encima la entrada del clan de toros para darme cuenta hasta qué punto hay historias que están grabadas en nuestra vida, y hacemos por eludirlas un rato, pero vuelven, como vuelve todos los años el verano, o la navidad.

en el mapa de sensibilidad es harto interesante ubicar a nuestros padres (y otras personas que pueblan la categoría de mis mayores), a nuestros iguales (pareja y hermanos), y a los siguientes, empezando por nuestros hijos,

una lista que puede crecer si queremos llevar el mapa a nuestro entorno laboral y social, para configurar ese mapa de las personas con las que queremos jugar, cómo y cuándo, con qué frecuencia, al mus,

un mapa que también nos va a ayudar con las partidas que nos vamos a ahorrar, en un ejercicio de buen trato, yo me bien trato, y te bien trato a ti.

 7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

el portanto del juicio

celebramos una de nuestras míticas conversaciones, qué agradable es sentarse en torno a la mesa, a primera hora, a media mañana, después de comer, a cualquier hora, y charlar sobre las cosas de la vida,

hoy le toca el turno a nuestras relaciones, esos vínculos con otras personas, empezando por nuestras familias, nuestros padres, nuestras hijas, nuestra pareja, en los que nos descubrimos, o en los que nos vamos encontrando,

hasta que Silvia salta esa perla, deberíamos conectar con la compasión y el agradecimiento, con la compasión hacia nuestros hijos, con la compasión hacia nuestras madres, con la compasión hacia nosotras mismas,

y en la medida que conectamos con la compasión, y con el agradecimiento, volvemos a esa energía en la que la vida fluye,

porque cuando no agradecemos entramos en la pelea con la vida, lo que hemos hecho mal, lo que falta por hacer, lo que no tuvo el resultado deseado, y el juicio crece, un juicio hacia nosotras mismas y hacia nuestros series queridos,

tal vez nuestros hijos sólo necesitan que les dejemos de molestar, no necesitan nuestros consejos, si estuviésemos tan bien seguramente de alguna forma ya los estarían siguiendo, tal vez no estamos tan bien, y ellos lo saben,

no está de mas que les dejemos de molestar y les intentemos calzar esos esquemas de pensamiento, tan nuestros, que ni siquiera a nosotros parecen servirnos, al menos de vez en cuando.

   así lo vimos…

si te animas puedes hacer un ejercicio muy sencillo, con un vaso, o con un recipiente de cristal traslúcido, y un poco de agua y aceite, si es pequeñito vas a necesitar menos aceite, que el agua es casi gratis,

tan sencillo como sigue, se trata de llenar el recipiente con aceite, en representación del juicio, y con agua, en representación de la compasión y el agradecimiento, así de sencillo,

y puedes pararte a observar en qué medida está llena tu vida de lo uno (el juicio) y de lo otro (de agradecimiento y compasión.

Evoluzzione

si quieres evolucionar el ejercicio, esto es muy sencillo, sólo tienes que ir cambiando la proporción de agua y aceite día a día, para reflejar tu evolución personal, si aumenta tu juicio le echas más aceite, si aumenta tu compasión más agua.

esto, que parece muy sencillo, es más fácil de decir que de hacer, tal vez te pasa como a mí, que aunque sabes que el aceite y el agua no se juntan, y quedan uno encima del otro, nunca has hecho la prueba,

por lo que te animo a probar, tal vez tú tampoco sabes qué va a quedar arriba, el agua o el aceite, y eso que es tu situación inicial, va a evolucionar con el tiempo, si echas más agua te va a sobrar aceite y viceversa,

tal vez sea más fácil quitar antes de echar más, ¿te animas a hacer este ejercicio?

elementos adicionales:

aunque no es estrictamente necesario para este ejercicio, puede venirte bien una jeringuilla, sobre todo si necesitas vaciar un poco del líquido elemento de la capa inferior.

en la teoría U, Otto Scharmer plantea 3 voces que podemos evitar en nuestras vidas, la voz del juicio, la voz del cinismo, y la voz del miedo, 3 voces que dificultan el desarrollo en nosotras de la curiosidad, la empatía / compasión, y el coraje,

es curioso observar cómo en este post se correlacionan la empatía (el movimiento del corazón abierto), con la voz del juicio (la voz de la cabeza que evita el desarrollo de nuestra curiosidad y nuestro niño interior),

tal vez es porque cuando en un sistema se activa el perseguidor (en última instancia es el perseguidor el que lo juzga todo, conforme a su libro de la ley, ejerciendo el poder), y el juicio es tan pero que tan fuerte:

  1. nuestro niño natural (nuestra curiosidad) se inhibe,
  2. nuestra madre natural (la empatía) des-aparece,
  3. y el miedo campa a sus anchas, eliminando de enmedio al ser adulto, con todas las características que le son propias, empezando por el coraje,

aunque también es posible que estemos equivoca2.

en paralelo con las 7 emociones explicamos los fundamentos del mal trato, que derivan hacia el buen trato, cuando eliminamos progresivamente de nuestra vida el juicio y la crítica (elementos que incorpora el perseguidor) y la queja (tan propia de la víctima),

e incorporamos, como en este ejercicio, la compasión y el agradecimiento,

buen trato que se hace grande en nuestra vida cuando descubrimos los 3 caminos del desarrollo personal, el camino del niño, el camino de nuestra madre protectora, y el camino de nuestro ser adulto,

animo, mucho ánimo, que tú también puedes.

tienes más información de 3 juegos de características para el bien vivir y de el 3ple camino, siguiendo el azul.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.