la vida singadejo

Andrés me regala un video super divertido de una rubita de ojos azules, seguramente con algún ancestro nórdico, indoeropeo, tal vez con una madre sueca o un padre teutón, y no lo digo con mala leche, residente temporal en Colombia,

que nos va a explicar 3 modismos locales, el significado de las palabras ñapa, palanca y enchufe, qué bueno que conozco el significado de una de las 3, palanca, tan parecida a nuestro popular enchufe,

y me quedo pensando en lo lejos que estaba de adivinar el significado de ñapa, para mí vendria a significar un apaño, error, y más lejos aún de adivinar el significado de gadejo, que no es una palabra, sino 3,

ganas de joder, un bonito acrónimo,

y no puedo dejar de relacionar esta palabra con una comunicación y vida 3ple sin, cuando proponemos, por medio del ejercicio de la gomita, yo que tú lo miraría, una vida sin quejas, sin críticas y sin ironía,

y pienso cómo se relaciona la vida sin gadejo con la gomita, una pregunta que se va a convertir en conversación, qué bonito es conversar por las mañanas con Silvia, en este ejercicio de compartir y caminar juntas que es la vida.

   así lo vimos…

aunque Silvia adopta como forma de entender el mundo un curso de milagros, con la ayuda de Marta Salvat, yo sigo con mi foco puesto en el análisis transaccional y su evolución a la salud, el 3ple camino,

y re-contacto con la sutileza de la ironía, lo de la queja y la crítica está claro, el perseguidor critica desde su posición de poder, la víctima se queja desde su incapacidad para cambiar el mundo que le rodea y oprime, ella no puede,

pero ¿cuál es el motivo de introducir la ironía en el ejercicio de la gomita? 

cuando utilizamos la ironía de alguna forma abrimos de par en par la puerta del cinismo, que nos des-conecta inmediatamente del corazón, de nuestra conexión emocional con el álter, y de paso con el amor que somos,

alejándonos de los fundamentos de la madre nutricia y protectora, del cariño y del amor in-condicional que en última instancia somos, es por eso que a la queja (de la víctima) y a la crítica (del perseguidor) le añadimos la ironía (del salvador).

empiezo a indagar cómo el gadejo se esconde en estas 3 formas de estar en el mundo, en mi vida y en la de tantas y tantas personas que me rodean, cuando actuamos, ayer desde la víctima, hoy desde el perseguidor, mañana desde el salvador,

sí, desde luego el gadejo tiene un espacio en estas 3 formas de estar en relación, vaya que sí, conocidas como el triángulo de Karpman, o el ser humano en la sombra (así de fuerte es la luz focal del sol que alumbra la vida, así de fuerte es la sombra),

pero no lo tiene en las 3 formas evolucionadas, en lo que venimos a denominar el 3ple camino, nuestro camino de vida, convertido en camino, no 3ple sino único, de salvación.

y tú, de 0 a 100, ¿qué tal estás de gadejo?, ¿estás singadejo o congadejo?

aunque no sean sinónimos puros, el gadejo me hace recordar a la malafollá, un palabro que tiene su origen en Andalucía, y no figura en el diccionario así hablamos latinoamericano, es lógico, pero sí encontramos en otros diccionarios…

recursos y links asociados:

la gomita

así hablamos (significado de gadejo) 

así hablamos (significado de malafollá)

y es tan divertida la historia de la malafollá que la vamos a dejar para otro día que tengamos revirado, o extremadamente “salao”.

en medio de una tormenta, gracias por recordarme que sólo debo abrir el corazón para encontrar el aprendizaje. La respuesta siempre ha estado y sigue allí per la buscaba en mi mente. Gracias.

Marta Salvat, oraciones, carta 44

 

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad– compasión– coraje,

3 palabras que sintetizan 3 aperturas, apertura de mente, de corazón y de voluntad, 3 palabras que resumen 3 grupos de características, relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo personal, de los grupos y de la organización, ya que

  1. la curiosidad es la llave de la creatividad grupal en organizaciones innovadoras,
  2. la compasión es puerta de los grupos saludables y de organizaciones sanas,
  3. el coraje es la llave de la responsabilidad en organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional cc inspirado en el arco iris, en la teoría del color de Goethe, en la teoría U de Otto Scharmer, un modelo que compartimos desde este enlace.

te deseamos amor y orgullo sano para el desarrollo de entornos de confianza,  y te mandamos 3 abrazos, plenos de curiosidad, compasión y coraje, que el camino nos encuentre,

feliz 2020 y buen camino.

el retorno de la clase privilegiada

espejopor algún extraño motivo me siento cada día más cerca de Brasil, y no es por su futbol, y tampoco es por la samba, ¿qué me estará pasando?, tal vez son sólo las palabras de Leonardo Boff,

esas palabras que resuenan semana a semana, desde su blog, en una denuncia de un mundo en el que la des-igualdad crece, y en el que el sistema tiene formas más o menos sutiles de perpetuarse,

aunque seamos conscientes de ello, decidamos verlo o decidamos no verlo, ésa es nuestra opción personal, ocurre, aquí y allá, tal vez verlo allá, aparentemente tan lejos, sea una forma más de verlo acá,

un sistema viejo, caduco, que responde a los intereses de unos pocos, favorecidos por el juego de las influencias, el poder y el dinero, y que desoye los intereses de la inmensa mayoría de nosotras,

tal vez por eso, sin más, me gusta cada día más Brasil, tal vez tan solo es la voz de Leonardo, una voz que clama en contra del cinismo que campa a sus anchas a su alrededor, que no es tan diferente del tuyo o del mío.

espejomonasí lo vimos…

 

El retorno de la clase privilegiada

2016-05-20

El principal problema brasileño que atraviesa toda nuestra historia es la monumental desigualdad social que reduce gran parte de la población a la condición de chusma.

Los datos son alarmantes. Según Marcio Pochman y Jesse Souza, que reemplazó a Pochman en la presidencia de IPEA, son sólo 71.000 personas (el 1% de la población, que representa solo el 0,05% de los adultos), los multimillonarios brasileños que controlan prácticamente nuestras riquezas y nuestras finanzas y a través de ellas el juego político. Esta clase adinerada, que Jesse Souza llama la clase privilegiada, además de ser socialmente perversa es muy hábil, pues se articula nacional e internacionalmente de manera que siempre consigue maniobrar el poder del Estado en su beneficio.

Estimo que su logro más reciente fue inclinar la orientación de la política de los gobiernos de Lula-Dilma hacia sus intereses económicos y sociales, a pesar de las intenciones originales del gobierno de practicar una política alternativa, propia de un hijo de la pobreza y del caos social, como era el caso de Lula.

Con el pretexto de asegurar la gobernabilidad y de evitar el caos sistémico, como se alegaba, esta clase privilegiada consiguió imponer lo que le interesaba: mantener inalterable la lógica acumuladora del capital. Los proyectos sociales del gobierno no obligaban a renunciar a nada, antes bien eran adecuados para sus propósitos. Llegaban a decir entre sí, que en lugar de que nosotros, la élite, gobernemos el país, es mejor que gobierne el PT, manteniendo intocables nuestros intereses históricos, con la ventaja de ya no tenemos ninguna oposición. Él firma nuestros proyectos esenciales.

Esta clase adinerada obligaba al gobierno a pagar la deuda pública antes de responder a las demandas históricas de la población. Así quitaba la deuda monetaria con el sacrificio de la deuda social, que era el precio para poder hacer las políticas sociales. Estas, nunca antes habidas, fueron vigorosas e incluyeron en el consumo alrededor de 40 millones de pobres.

Los más críticos se dieron cuenta de que este camino era demasiado irracional e inhumano para prolongarlo. Fue aquí donde se instaló una falla entre los movimientos sociales y el gobierno Lula-Dilma.

Todo indicaba que con cuatro elecciones ganadas, a pesar de las limitaciones sistémicas, se consolidaba otro sujeto de poder, venido desde abajo, de las grandes mayorías procedentes de las senzalas (viviendas de los esclavos) y de los movimientos sociales. Estas comenzaron a ocupar los lugares y a utilizar los medios antes reservados a la clase media y a la clase privilegiada, que en el fondo nunca aceptó al obrero Lula y nunca se reconcilió con el pueblo, sino que lo despreciaba y humillaba. Entonces los antiguos dueños del poder despertaron con rabia, pues a través del voto podrían no volver al poder nunca más.

Instaurada una crisis político-económica bajo el gobierno de Dilma, crisis cuyos contornos son globales, la clase privilegiada aprovechó la oportunidad para agravar la situación, y por la puerta de atrás, llegar a Planalto. Se creó una articulación nada nueva, ya probada contra Vargas, Jango y Juscelino Kubischek, asentada sobre el tema moralista del combate contra la corrupción, salvar la democracia (la de ellos, que es de pocos). Para esto era necesario suscitar la fuerza de choque que son los partidos de la macroeconomía capitalista (PSDB, PMDB y otros), con el apoyo de la prensa empresarial, que era el brazo extendido de las fuerzas más conservadoras y reaccionarias de nuestra historia, con periodistas que se prestan a la distorsión, la difamación y directamente a la difusión de mentiras.

La historia es vieja, se sataniza al Estado como un antro de corrupción y se magnifica el mercado como lugar de las virtudes económicas y de la integridad de los negocios. Nada más falso. En los estados, incluso en los países centrales, existe la corrupción. Pero donde es más salvaje es en el mercado debido a que su lógica no se rige por la cooperación, sino por la competición donde casi todo vale, cada uno buscando tragarse al otro. Hay evasiones millonarias de impuestos y grandes empresarios esconden sus ganancias absurdas en cuentas en el extranjero, en paraísos fiscales, como recientemente ha sido denunciado por los Zelotes, Lava jato y los papeles de Panamá. Por lo tanto es pura falsedad atribuir las buenas obras al mercado y las malas al Estado. Pero este discurso, martilleado continuamente por los medios de comunicación ha conquistado la clase media. Jesse Souza dice con razón que «literalmente en todos los casos la clase media conservadora fue usada como fuerza de choque para derrocar al gobierno de Vargas, de Jango y ahora al de Lula-Dilma y dar el “apoyo popular” y la consecuente legitimidad a esos golpes, siempre en interés de media docena de poderosos» (El atontamiento de la inteligencia brasilera, 2015, p. 207).

En la base está una mezquina visión mercantilista de la sociedad, sin ningún interés por la cultura, que excluye y humilla a los más pobres, robándoles tiempo de vida en transportes sin calidad, en bajos salarios y negándoles cualquier posibilidad de mejora, ya que carecen de capital social (educación, tradición familiar, etc.). Para asegurar el éxito en esta empresa perversa se creó una articulación que incluye a grandes bancos, FIESP, MP, la Policía Federal y la justicia. En lugar de bayonetas ahora trabajan jueces justicieros que no son reacios a llevarse por delante los derechos humanos y la presunción de inocencia de los acusados con prisiones preventivas y presión psicológica a la delación premiada con información confidencial divulgada por la prensa.

El actual proceso de impeachment a la presidenta Dilma cae dentro de este marco golpista, pues se trata de quitarla del poder no a través de elecciones, sino mediante la exageración de prácticas administrativas consideradas delito de responsabilidad. Por errores eventuales (concedidos y no aceptados) se castiga con la pena suprema a una persona honesta a la que no se le reconoce ningún delito. La injusticia es lo que más lastima la dignidad de una persona. Dilma no merece este dolor, peor que el sufrido a manos de los torturadores.

Página de Boff en Koinonía

Página de Leonardo Boff

TeoriaUPeq

la voz del cinismo es, según la teoría U, esa voz que nos permite distanciarnos emocionalmente de lo que a nuestro alrededor ocurre, una voz que nos permite mirar sin ver, oir sin escuchar, y decir ajá sin sentir,

una voz que se des-conecta cuando conectamos con esa voz que nos es tan propia, la de los latidos de nuestros sentimientos, nuestras emociones, la voz de nuestro corazón.

y volvemos al cole (educando para la paz)

empezamoslaescuelacoinciden en mi día el calendario de Mafalda, un chiste que muchas veces toma la forma de meditación, y una foto en un grupo de wasap, una imagen de época, de esas de tiempos de nuestras abuelas, con una frase.

montesorilas junto, y las leo, y me pregunto qué tipo de analfabetismo queremos combatir en nuestros colegios, el analfabetismo que viene de no saber leer y escribir, sumar y restar, el analfabetismo del siglo XX y anteriores,

o el analfabetismo de no saber expresar las emociones, de no saber tener en cuenta a la persona a nuestro lado, de no saber juntarnos y construir un proyecto juntos, en vez de generar mi proyecto y el tuyo y el suyo,

y me imagino, mientras preparamos una documentación para un proyecto en el ámbito de la educación, una escuela, y una formación profesional, y una universidad en la que nos ayudan en todos esos analfabetismos,

y en un mundo en el que compartir, colaborar, cooperar, son palabras al uso.

montesorimon   así lo vimos…

reviso palabras que empiezan por co, adicionales a las del último párrafo, compartir, colaborar, cooperar, y veo que competir también empieza por co,

y me acuerdo del blog cumpetere, en el que podemos leer,

“La creatividad y la cooperación son signos del auténtico concepto de competencia en la empresa: un “cumpetere“, o sea, la búsqueda conjunta de las soluciones más apropiadas para responder de la mejor manera posible a las necesidades que emergen.”

y me acuerdo de Christian Felber, que explica que la palabra que expresa lo que nos han enseñado a hacer en esta sociedad es contrapetir, no competir,

y por si la demostración directa, mirar hacia lo que sí queremos construir no es suficiente, a alguien tal vez le interesa ver “la no mirada” en sentido contrario, no ver a dónde nos lleva una “no convivencia” en guerra,

porque durante siglos y siglos, la humanidad ha repetido el mismo sistema de dominación en las guerras,

  • el hombre mata al hombre (domina la fuerza bruta),
  • construye los templos sobre los templos de la comunidad vencida (domina la otra fuerza, la de las creencias),
  • mata a los niños (domina la fuerza emergente),
  • y viola a las mujeres, porque la mujer ama a sus hijos (que son los hijos del enemigo),

asegurándose la vinculación del nuevo territorio con su sangre, duro, pero sencillo y tremendamente efectivo.

si todavía te hace falta ver la fuerza que tiene el mundo al que no queremos ir, te dejamos con un video que habla de guerra y valores,

a ver si conseguimos poco a poco educar en la paz y en la cooperación, porque la competencia, lo estamos viendo, es una palabra que empieza por co pero hace trampas en el juego de lo común, y se hace fuerte, nunca mejor dicho, en las diferencias.

cierro el post y me doy cuenta de la deriva de las letras de hoy, un video se me ha quedado grabado en la retina, y me ha agarrado por dentro, es curioso, porque muchas veces decidimos des-conectar emocionalmente, no mirar, no oir, para no sentir.

en la teoría U, en la fase Open Heart, corazón abierto, nos tenemos que resistir a esa VoC, Voice of Cinism, la voz del cinismo, que nos permite mirar sin ver, oir sin escuchar, y tomar distancia emocional,

toca re-contactar, y volver a sentir nuestras emociones.

más abajito en la U, en la fase Open Will, voluntad abierta, podemos, o no, vencer a otra voz, seguro que la reconoces en el video, la voz más antigua que tenemos, VoF, Voice of Fear, la Voz del Miedo, ésa que en un extremo último nos ayuda a sobrevivir.