con la compañía de mi amiga la luna

es lunes 28 de diciembre, y viajo de camino de Madrid a Alicante, provincia en la que no puedo entrar salvo por causa mayor justificada, pero llevo un salvoconducto que explica el viaje, nos mudamos de casa,

y nuestro último trayecto, ya de noche, es acompañado por la luna, casi llena,

es martes 29 de diciembre, y viajo de vuelta a Madrid desde Alicante, provincia de la que no debería salir salvo por causa justificada, ¿puedo realmente salir para devolver la fregoneta que he alquilado?, no estoy seguro, pero no va a pasar nada,

y el último trayecto, ya sin Silvia, es acompañado por la luna, totalmente llena,

es miércoles 30 de diciembre, y viajo, no hay 2 sin 3, de Madrid a Alicante, provincia en la que no me voy a repetir, con el coche cargado hasta los topes y más allá, con el aval del piso de alquiler en el que he vivido los últimos 8 infinitos años,

y el último trayecto, con una sensación de agradecimiento grande, difícil de explicar, tras hablar con Joseba, con Silvia, con Gaizka, con mi madre, con Javier y con Pedro, qué bueno es este invento del manos libres, veo surgir la luna en el horizonte,

y veo cómo se alza, y agradezco este sentimiento de compañía que me embarga, no estamos solas, siempre están el sol y la luna, las estrellas, el viento y el granizo, el líquido elemento, agüita transparente y tmbn la amarilla, con nosotras,

gracias por vuestra compañía, no, definitivamente no estamos solas.

   así lo vimos…

aunque tomo varias fotos conduciendo desde el coche, ésta que ilumina esta entrada negra la tomo en la entrada de casa de Pedro, el martes 29, la última luna llena de este año 2020 tan extraño,

qué rico llegara a una casa amiga cuando la tuya está des-montada, ya con el manos libres prendido, uy, la fregoneta aparcada.

y tú, ¿disfrutas de la luna llena?,

¿y de sus amigas, la luna por llenar y la de en-vaciando-se?

me perdono faltar a mi cita diaria con este espacio, con las tolonterías del latir de OEC, creo que el trajín de estos días fue demasiado, y me perdono, y me sonrío, y sonrío a esta pantalla como he sonreído todo lo que pude,

con la conciencia tranquila, hice todo lo que pude, lo mejor que supe, ésa es la clave.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad– empatía– coraje,

3 palabras que sintetizan 3 aperturas, apertura de mente, de corazón y de voluntad, 3 palabras que resumen 3 grupos de características, relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo personal, de los grupos y de la organización, ya que

  1. la curiosidad es la llave de la creatividad grupal en organizaciones innovadoras,
  2. la compasión es puerta de los grupos saludables y de organizaciones sanas,
  3. el coraje es la llave de la responsabilidad en organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional cc inspirado en el arco iris, en la teoría del color de Goethe, en la teoría U de Otto Scharmer, un modelo que compartimos desde este enlace.

te deseamos amor y orgullo sano para el desarrollo de entornos de confianza,  y te mandamos 3 abrazos, plenos de curiosidad, compasión y coraje, que el camino nos encuentre,

feliz 2020 y buen camino.

 

 

el proceso de la presencia

en este proceso de conectar con la atención y la intención en nuestras vidas, parar la mente y todo el charloteo mental, esa cháchara que a veces nos abruma, y de re-contacto con nuestras sensaciones corporales,

el proceso de la presenci, un libro escrito por Michael Brown, nos invita a realizar una dinámica sencilla, que se compone de dos momentos de contacto con nuestra respiración, 15 minutos al levantarnos, 15 minutos al acostarnos,

en un ejercicio que nos va a llevar a lo largo de 10 semanas, leyendo unos textos que nos acompañan cada semana, y un mantra, una especie de frase recordatorio, o invocación, que nos acompaña de la semana 1 a la 10, y que copio,

  1. Decido vivenciar este momento
  2. Reconozco mis reflejos en el mundo
  3. Respondo conscientemente a todas mis experiencias
  4. Recupero mi equilibrio interior con mi atención compasiva
  5. Me abrazo compasivamente a mi inocencia
  6. Neutralizo mi carga emocional negativa
  7. Me siento a salvo en mi cuerpo
  8. Soy responsable de mi propia paz mental
  9. Me invito a mí misma a ser espontáneamente alegre
  10. Me aprecio a mí misma

en un ejercicio que nos lleva de vuelta a casa, a nuestro ser interior, un ser que tiene todos los recursos, con el que puedes compartir todas tus preguntas, en este ejercicio que va de dentro hacia fuera, ojalá este viaje te sea de utilidad.

   así lo vimos…

aunque mi intención primera es introducir una foto de la portada del libro, pinterest me regala hoy esta imagen, una extraña estrella dorada de 5 puntas, el 5 en representación del ser humano, con estos extraños textos, casi incomprensibles,

«life is a journey», la vida es un viaje,

«quiet yourself, nothing to solve, nothing to conquer», cálmate, nada hay que resolver, nada que conquistar,

y me sonrío con estos regalos con forma de piedras, letras y colores, en este teatro tan bonito que es la vida, en el que puede emerger, de vez en cuando, el tramoyista, el director, la actriz de reparto, y en algún que otro caso,

también, claro que sí, la persona que observa desde fuera toda la función.

si quieres empezar con este viaje de re-conexión, las instrucciones para empezar con la respiración son sencillas, 15 minutos a primera hora de la mañana, 15 minutos a última hora, si es posible en el mismo sitio,

sin necesidad de seguir ninguna pauta concreta en cuanto a tiempos de inspiración o expiración, siguiendo nuestra respiración normal, inspiramos y expiramos sin pausas ni artificios, una respiración de la que sólo nos tenemos que hacer conscientes,

no está mal como auto-regalo diario, para empezar.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

gracias a mi compañero el silencio

silencioTomás Elorriaga me hace llegar un texto, publicado el 4 enero de 2017 en Autoconocimiento Integral, y me quedo pensando en el espacio de silencio que crece en mi vida desde hace 3 meses,

llevo ya ese tiempo levantándome, sin ninguna causa aparente, muy tempranito, de madrugada, haciendo cosas, a ritmo lento, ahora en el ordenador, ahora tomando un té, en ese espacio del día en el que no hay música, ni llamadas de teléfono,

ni mayores ruidos, sólo la presencia de luz de infinito más allá de las ventanas, que me salvaguardan del frío, y empiezo poco a poco, a entender, estoy en un proceso de sanación,

con la compañía de mi amigo el silencio.

silenciomon   así lo vimos…

Florence Nightingale, una mujer extraordinaria considerada precursora de la enfermería moderna, afirmó: “El ruido innecesario es la falta de atención más cruel que se le puede infligir a una persona, ya esté sana o enferma”.

Casi dos siglos más tarde, la ciencia ha confirmado que nuestro cerebro necesita el silencio casi tanto como nuestros pulmones el oxígeno.

*El silencio contribuye a regenerar el cerebro*

Nada fortifica tanto las almas como el silencio.

(Jacinto Benavente)

Hasta hace poco se pensaba que las neuronas no podían regenerarse y que nuestro cerebro estaba condenado a un declive progresivo e inexorable. Sin embargo, con el descubrimiento de la neurogénesis todo ha cambiado, ahora los neurocientíficos se centran en descubrir qué puede promover la regeneración neuronal.

En este sentido, un grupo de investigadores alemanes del Research Center for Regenerative Therapies Dresden han descubierto que el silencio tiene un impacto enorme en el cerebro. Estos científicos comprobaron que en el cerebro de los ratones que se quedaban en silencio durante dos horas cada día crecían nuevas células en el hipocampo, la región del cerebro relacionada con la memoria, las emociones y el aprendizaje.

Además, constataron que esas nuevas células eran capaces de diferenciarse e integrarse en el sistema nervioso central para cumplir diferentes funciones. Por tanto, reservar algunos minutos al día para estar en completo silencio podría ser muy beneficioso para nuestro cerebro, ayudándonos a conservar la memoria y a ser más flexibles ante los cambios.

*El silencio permite que el cerebro le dé sentido a la información*

Nuestro cerebro tiene una “red por defecto” que se activa cuando estamos descansando. Esa red se encarga de evaluar las situaciones e información a la que nos hemos expuesto a lo largo del día y las integra en nuestra memoria o las descarta si son irrelevantes.

Básicamente, esa red funciona reclutando una serie de regiones del cerebro, que son lasencargadas de seguir trabajando por debajo del nivel de la conciencia. También es la principal responsable de los destellos de genialidad ya que se encarga de ir atando cabos y buscar soluciones a los problemas.

Recientemente, investigadores de laUniversidad de Harvard descubrieron que esa red se activa de forma especial cuando reflexionamos sobre nosotros mismos, por lo que sería esencial para reafirmar nuestra identidad. Estos investigadores también apreciaron que la red por defecto se activa cuando estamos en silencio y con los ojos cerrados ya que cualquier estímulo del medio que nos distraiga la “apagaría”.

El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes.

(Thomas Carlyle)

*El silencio es el mejor antídoto contra el estrés*

Las ondas del sonido provocan vibraciones en los pequeños huesos del oído, los cuales transmiten el movimiento a la cóclea, donde esas vibraciones se convierten en señales eléctricas que llegan hasta el cerebro. El problema radica en que nuestro cuerpo está programado para reaccionar de manera inmediata ante esas señales, incluso en medio de un sueño profundo. Por eso, el ruido provoca una activación de la amígdala, la cual responde estimulando la producción de hormonas como la adrenalina y el cortisol, que incrementan nuestro nivel de estrés.

Por eso, no es extraño que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell haya descubierto que los niños que viven en zonas cercanas a los aeropuertos, donde hay mucho ruido, son más vulnerables al estrés. De hecho, estos niños tenían una presión arterial más alta y niveles más elevados de cortisol.
Afortunadamente, el silencio tiene el efecto opuesto en nuestro cerebro. Mientras el ruido causa tensión y estrés, el silencio tiene un efecto sanador y relajante. Así lo comprobaron investigadores de la Universidad de Pavia, quienes descubrieron que:

*Tan solo dos minutos en silencio absoluto son más beneficiosos que escuchar música relajante y provocan una mayor disminución de la presión sanguínea.*

Por tanto, ahora ya lo sabes: disfruta del silencio. Tu cerebro, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

silencio

en la teoría U hay un espacio de conexión, el el que mi voluntad humana se rinde a una voluntad mayor, de la que formo parte, lo puedes visualizar como un momento de inspiración, como un intuición, una especie de conexión,

es normal que estos momentos vengan precedidos de prácticas meditativas, o de reflexiones guiadas, porque es muy difícil ese momento del ajá desde el mundanal ruido y trajín, más rápido, más rápido,

para ayer no, mejor para antesdeayer,

si no practicas ninguna práctica meditativa (respiración activa, yoga, natación, paseo, deporte, sí, el deporte aburrido, en solitario, también tiene una componente meditativa), es buen momento de empezar,

tu salud lo va a agradecer.