refugees welcome (hablando con Paco este mensaje pasaba por ahí)

acabo de despedirme de Juan Carlos, en esta reunión en la que quería venderle una colaboración y todo parece indicar que le voy a comprar una membresía, claro,  Juan Carlos es mucho mejor vendedor que yo,

y me pongo a chatear con Paco, camino a la reunion en MediaLab, un chat que  se hace largo, buen momento para coger el telefono y charlar, resulta que Paco me da la noticia de que me ha nominado para un concurso,

de ésta voy a acabar el mes con una membresia y  una termomix,

a ver si mi nominación al concurso de hombres evolucionantes prospera adecuadamente, y aquí no puedo evitar una sonrisa, eso de hombres evolucionantes debe significar que evolucionamos favorablemente respecto a lo que éramos antes,

lo cual no es mucho decir, si consideramos que todas nosotras no paramos de evolucionar ni un solo minuto de nuestras vidas, siempre en constante TRANSformacion, por lo que Paco tambien es un hombre evolucionante,

en clara evolucion respecto al Paco que yo conozco antes,

y paso por delante del edificio de correos, donde reza ese cartel, mezcla de lo que somos y de lo que queremos ser, “refugees welcome”, mezcla de verdad y de mentira, en esta sociedad evolucionante, medio en evolución medio alucinante,

medio en evolución medio vergonzante,

y me quedo pensativo, qué voy a hacer yo cuando Paco, Silvia, Montse, me dejen de poner una carnaza tan suculenta para escribir estas líneas diarias, a ver cuándo sale el concurso para mujeres evolucionantes y las nominamos a todas, Paco,

de ésta se van a enterar.

así lo vimos…

 

me hace gracia este mundo en el que las mujeres no paran de evolucionar y los hombres estamos tan estancados,

y me acuerdo de ese comentario de la madre de Reyes, esa broma del hombre, ése ser sentado en el sofá de casa con una cerveza en la mano, y que se levanta por fin, para gritar gooooooooooooollllllllllll,

¿y me pregunto que verán en nosotros?

a todo esto, Paco, ¿sabes si esta semana hay partido de Champions?

de la misma forma me hace gracia este cartel con el que el ayuntamiento de Madrid no deja de saludar a los refugiados que han entrado en España (supongo que en la ciudad), ¿sabes cuántos son?,

creo que sería mas operativo que montaran un grupo de wasap.

7 emociones es un modelo de responsabilidad social creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace

 

date un “break”

el que te gusta está casado

te estás pareciendo a tu madre

tienes 32 y todavía soltera

te salió otra cana

vuélvete al árbol

soy libre

¿libre?

elquetegustaescasadoleo el guión del comercial, me salto un par de frases, igualmente buenas, y me hago consciente de ese proceso tan popular de auto-tortura con el que nos metemos en el NO de nuestras vidas.

tal vez es que nuestra mente es así,

pero existe otra posibilidad, que tiene que ver con la educación, incluyendo la cultura (eso es genérico) y el ejemplo que hemos recibido de nuestros padres, padre y mamá, papá y madre (eso es súper concreto), ellos lo hacían así, es más, todavía siguen haciéndolo, cómo lo va a hacer mejor su niño, o su niña, realmente es complicado.

si admitimos esa segunda posibilidad, que incluye años de aprendizaje, hasta que creemos que el proceso es propio, hoy también podemos poner otra frase que nos repiquetee el cerebro, esta vez en positivo,

qué sonrisa más bonita tengo,

qué ilusión, le doy a la cebolleta y se prende la luz,

qué rico, toda la cama para mí,

otro día más al trabajo, con más libertad interior de la que siente mi jefa,

hmmm, tostadas recién hechas,

en un proceso de sustitución, no cambiamos el hábito, lo alteramos, que es muy interesante, no sé, hay un montón de frases positivas en el catálogo de las posibles, si quieres puedes probar a hacer tu propia lista,

libre, ¿soy libre de hacer mi propia lista?

claro que sí,

y ya sabes,

si la frase es negativa, date un “break”, relaja la voz del Juicio (Voice of Judgement)

elquetegustaescasadomon   así lo vimos…

agradecemos a comercial Twistos la imagen del pájaro carpintero, en un anuncio que pica en la conciencia del público objetivo, mayormente femenino, y que liga un producto con la vida sana, en ese ejercicio de buen trato que podemos aplicar todos los días,

desde la lectura, desde el ejercicio, desde la conversación, desde el buen humor y la sonrisa, ¿por qué tenemos que vivir enfadados?, o como en el ejemplo del video, desde la conversación interior y la alimentación.

termino el post de hoy, y aflora una pregunta, ¿qué relación tiene el afán de superación con nuestra crítica interna?,

y me intento explicar, hemos crecido en una cultura que prima el descontento interior, que asocia el perfeccionismo y la crítica con el afán de superación, ¿se puede hacer mejor?, pues no es suficiente, mal, a repetir, hasta que esté perfecto.

no sé si la imagen te es cercana o coincides con el diagnóstico, tal vez sólo es una idea mental.

mamá y papá se han auto-maltratado, y nos han mal-tratado a nosotros, la palabra que más escucha un niño hasta los 7 años probablemente sea no, en vez de amorcito, cariño, o su propio nombre cargado de cariño.

es el caldo de cultivo perfecto para una cultura in-conformista,

también en el trabajo,

siempre se puede hacer mejor, siempre se puede llegar más alto, más rápido, ser más, más, más.

la pregunta, antes de que el comentario se haga eterno, es sencilla, ¿es posible una mejor convivencia del afán de superación con una conversación interna positiva y amable?

en la teoría U, separada en tres bloques (Open Mind, Open Heart, Open Will),

nos hablan de la voz del Juicio (VoJ Voice of Judgement),

Voice of Juice, para los que gustamos de imaginar, ¿qué será VoJ?, y no sabemos inglés, porque, literalmente, hay días que nos hacemos jugo, jugo con cereales, como en el anuncio, sí.

las 2 Españas, esta España mía, esta España nuestra

fbcacbestamos a viernes, y mañana me gustaría ser catalán otra vez, perdón, estar en BCN otra vez, para ser vasco de nuevo, y jugar desde la grada, o desde un bar, el partido de la final de copa, con el dorsal 12, el público, a la espalda.

sin embargo, por avatares del destino, que se están haciendo recalcitrantes, no me toca, me he portado mal estos últimos años, y estoy castigado en Madrid, sin billete VIP y sin viaje en primera, qué le vamos a hacer, veré el partido en un bar sin mis amigos.

mientras, el wasap hecha humo con los comentarios de Javier, Iker, Josu, Gaizka, mis amigos de juventud, ya cincuentones en proceso (el año que viene) que se acercan a la ciudad de los condes, para un día de celebración y fiesta.

y entre pan y pan (esto es trabajo), relleno mi bocadillo, con una de salchichón, ibérico, claro que sí (esto es afición), y ojeo (le hecho un ojo) al marca, y veo que nos van a castigar si nos portamos mal (si se portan mal).

en el wasap leo (casi me estremece) que nos van a mandar a segunda si se repite la pitada al Rey de otros años, y me hace gracia, ¿van a mandar al Athletica a segunda?, ¿y al Barça?, porque la final también la juega el Barça, creo que va a ser que no.

leo la declaración de un político del PNV que propone que adicionalmente al himno español se toquen los himnos vasco y catalán, en paralelo con el comentario de Josu, su hija mayor, de 16 años, ha comprado 8 silbos, 4 verdes y 4 rojos, y se me encienden todas las alarmas, ¿la irán a cachear?, y una tercera declaración de intenciones, de cantar el himno del Athletic, mira que cada vez esto me suena muy light.

y pienso en qué tipo de valores rigen nuestra sociedad, y son la base para un comportamiento ético, por medio de comportamientos observables, observados y compartidos.

mucho me temo que los poderes que se ven incolucrados en este evento no pueden hacer una diferencia clara entre lo público y lo personal, entre el deporte y la política, de la misma forma que no lo ha hecho el Real Madrid, que ha negado su estadio como sede del partido, y sin embargo, se pide a los dos contendientes deportivos que hagan una manifestación política que no está de acuerdo con su forma de pensar y de vivir.

y me pregunto qué funciona en la base de este proceso, el amor o el temor, ¿existe libertad de expresión?, ¿es lícito pitar a una personalidad en el ejercicio de su función?, ¿sólo es lícito aplaudirla?, cuántas preguntas sin respuesta.

si algo me da pena, y me acuerdo de un artículo de Alfredo Relaño en el as, es que en el camino hemos perdido la posibilidad de llegar a un consenso de qué comportamientos queremos ver florecer en nuestras vidas.

si se trata de castigar, propongo una posibilidad creativa, regalamos la final de copa a la afición que menos chifle durante el himno nacional, para qué vamos a jugar el partido, a ver si funciona.

fbcacbmon   así lo vimos…

en su intervención en prensa, Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte, pide al presidente de la Generalitat, al lehendakari y a los alcaldes de Barcelona y Bilbao que “salgan a pedir respeto”.

“Me gustaría que los alcaldes pidieran respeto al himno”

en un artículo en el que se mezcla el me gustaría con el castigo, y me cabe la duda de si los castigos van a ir dirigidos también a los presidentes de la Generalitat, del Gobierno Vasco, y a los alcaldes de Barcelona y Bilbao, si no piden respeto

y me acuerdo de una canción

el respeto, como la libertad, es un valor relativo, que acaba cuando aparece el otro, no se puede pedir en una dirección si no se da en la otra, no se fuerza, si acaso se practica, y se desarrolla desde el ejemplo, y la educación (el desarrollo de personas con valores).

y es precioso desde el amor, pocas veces desde el miedo y la imposición.

Si tienes alguna duda, puedes probar simpre con el “Test del algodón”

desde tu punto de vista, y no estamos discutiendo si a la corta funciona,

¿una multa promueve una cultura de respeto?

Piqué se hace la pregunta de por qué la gente pita. Según él, tal vez no sea de forma gratuita.

¿Le metemos un año de cárcel?

¿Le dejamos de llamar a la selección absoluta?

¿O le pitamos mientras juega?

¿Por ser fiel a lo que piensa o por no pensar como pienso yo?

por quién sabe qué Gnomo que se cuela en el ordenador, llego a una entrevista con Julio Anguita, programa, programa, programa.

en la conversación, habla sobre la tercera república, allá sobre el minuto 13, y explica por qué esa propuesta de estado federal solidario tampoco le interesa al nacionalismo catalán y vasco, parece que no nos vamos a arreglar…

y en el minuto 24 vuelve a hablar de la república, muy interesante este señor, maestro como pocos en ese ejercicio de congruencia que podemos denominar “maestría del sentido común”.

cuéntame 1 cuento, y te vendo un 500

500sugerentees sábado por la tarde y salimos prontito de casa, ya que hemos quedado en la Fiat de Carralero, para probar un fiat 500. Silvia tiene un Matiz de 11 años al que ya se le empiezan a notar los años. De hecho, hace varios años que siente el peso del tiempo, en ese proceso de deterioro que sufren los coches cuando ya no quieres gastarte mucho dinero en reparaciones. Entre los coches alternativos, de prestaciones similares, uno es más bonito que el resto. Es el 500.

Roberto nos enseña el coche. En la prueba, montamos en el sport, una de las terminaciones de este coche tan femenino que, por supuesto, no le engancha a Silvia. De vuelta al concesionario, Roberto nos prepara el presupuesto para dos coches, uno de ellos un kilómetro 0, con dos financiaciones distintas. Entre una cosa y otra, nos han dado las 13:00. Buen tiempo para ir a comprar un poco de fruta y verduras al mercadillo de las Matas, y pasar por la biblioteca, y alquilar 3 películas, con una cañita por medio antes de volver a casa para comer.

justo antes de despedirnos, hablamos de forma casual del 500X, el nuevo crossover de la marca, un 500 de campo. Roberto nos abre en su móvil un anuncio que ha sacado la marca para su lanzamiento. Nos gusta tanto que no puedo evitar comentarlo.

desde mi punto de vista, el anuncio es genial, por varias circunstancias.

Para empezar, y más importante, el anuncio es un cuento. Y estamos preparados para que nos cuenten cuentos. La humanidad ha crecido alrededor de las historias y las fábulas, que tienen una moraleja, una enseñanza, ricas en detalles cercanos, que nos ayudan a recordar, narradas en secuencia, con naturalidad.

En este cuento, una mujer, entradita en años, le invita a su hombre, más entradito en años que ella, a compartir su lecho (todo parece indicar que común). Al hombre se le ocurre recurrir a la química, con una pastilla azul que le va a proyectar, una pastilla que resulta tener vida propia, y le da por visitar, y en nuestro acompañar les conocemos, a los vecinos del pueblo de nuestro lecho conyugal. Visita a la vecina que está haciendo la casa, visita el campanario,

visita al cura,

cura

visita los jardines y visita la plaza del pueblo,

500sopas

visita a los enamorados en actitud de celebración.

500brindis

en segundo lugar, la historia es maravillosa porque enmarca “la marca”. El 500 es un producto italiano. En vez de ser un crossover es un producto son sabor. Y nos acerca a nuestros recuerdos, al sabor de la vida con nuestros padres y abuelos. Nos acerca al pueblo maravilloso que muchos de nosotros hemos conocido.

toscana

Nos acerca a la Italia más maravillosa que todos aspiramos a visitar, en una preciosa mañana toscana.

el cuento liga el producto al territorio. Si yo soy responsable de la marca Italia, me alío con 500 para lanzar una campaña y afianzar el turismo rural de la Toscana.

¿alguien puede olvidarse de dónde se produce el 500X? ¿Es americano? ¿Es francés? ¿Es coreano? ¿Es alemán? noooooo, el 500x tiene el diseño italiano.

en tercer lugar, el anuncio está dirigido a un público muy concreto, al público masculino. La mujer que le sugiere al hombre una aventura, el hombre que ve cómo su coche crece, en más robusto y más potente, y acierta de pleno en el mensaje.

500antesdeMuchos hombres quieren tener hoy un 500, ese coche precioso, tan pequeñito, tan bonito, pero que no corre, que no tira en las cuestas, que no tiene ese algo tan masculino, brrrmm, brrrrmmmmmm. La pildorita azul, tan masculina, y el mensaje final, bigger, more powerful, and ready for action, no dejan lugar a dudas. Un hombre también puede tener “su” 500, un 500x, xtraordinary, claro que sí.

 

500xpara terminar, y llegamos al cuatro, tiene un sentido del humor muy agradable. A los 5 sentidos clásicos, la comunicación le puede sumar algún sentido adicional. El sentido de pertenencia, el de unidad, el de humanidad, y por qué no, el sentido del humor. Cuando nos reímos un poco de nosotros mismos somos un poco más humanos, y permitimos otro tipo de conexión, desde el Ser. Yo me río de mí mismo, por lo que permito que también tú te rías, de mí o conmigo, tú decides, que no me lo voy a tomar mal.

es la tarde del sábado, y nos lo pasamos fenomenal viendo “un buen año”, una película en el que un tiburón de las finanzas londinenses recala en un pueblo de la Toscana, donde conoce a una francesa, en el proceso de cobrar la herencia de su tío, una de esas historias románticas de chicas, que algún que otro tiburón de los negocios también puede compartir. ¿Quién sabe por qué elegimos esta película en el pack, verdad?

un buen anuncio tal vez tiene un poco de culpa en que un día se convierta en un buen año, o en dos, o en tres, si nos animamos a comprar. Historias que enamoran, territorios que enamoran, singularidades que enamoran y que nos animan desde la emoción también en ese proceso de compra.

¿Racional?, ¿emocional?, quién sabe, ¿verdad?

500sugerentemon   así lo vimos…

en la dinámica de “historias que transforman organizaciones” y “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” promovemos la construcción coral de historias (identificación de historias verdaderas y su transmisión) para una nueva comunicación desde las personas, las emociones y lo positivo, con las bases de la inteligencia emocional y la indagación apreciativa.

comunicación interna que se convierte en externa cuando tenga lugar.

¿me dejas que te cuente un cuento? es el cuento del antes de y del después de

500antesde 500x

500flores 500floresrotas

500sugerentedespues

porque los mejores anuncios y las mejores agencias ya lo hacen, o lo están aprendiendo a hacer…

 

9 de cada 10 hombres argentinos, y españoles, y hasta alemanes son gays

Veo un video para desternillarse de risa, si eso fuera posible, y estuviésemos atados con tornillos, en el que, tras una simple frase, “1 de cada 10 hombres argentinos es gay”, surge un proceso de indagación profunda. 1, 2, 3, 4, … 9, 10 soy yo, 1, 2, 3, …9, 10 soy yo, 1, 2, … 9, 10 soy yo, muy divertido.

Definitivamente, nada es tan grave mientras tengamos esa capacidad de reírnos, de lo que nos pasa, de lo que no nos ha pasado todavía, pero nos puede pasar, y de lo que seguramente no nos pase nunca. Esa es una de las acepciones de gay, alegre, jovial, tan cerca al sentido del buen humor.

Un campo en el que les ganamos de largo a las chicas, colectivo en el que hay menos gays, se pronuncia gueis, y menos geysas.

calcetinesrosasmonasí lo vimos de viernes …

pienso en alto sobre lo penalizado que está el sentido del humor en el entorno laboral, cuando es reconocido el valor terapeútico de la risa y del buen humor en nuestras vidas, y me da ganas de titular este post “y tú, ¿de qué te ríes?”, o “empresas, máquinas letales”, pero me entra la risa tonta de viernes, no vaya a ser que me “inspulsen” de mi organización

seres fantásticos y divergentes

5 me acuerdo de un juego de cuando Gorka y Maitane, mis dos hijos, eran pequeños. O, si soy sincero, más pequeños. El juego, como muchos de los juegos diseñados para niños, tenía un componente didáctico. Su objetivo era que el niño, casi bebé, montara puzles de 3 piezas. Las figuras, sobre piezas grandes de cartón, eran dibujos de animales: la gallina, el perro, el lobo, la oveja, el conejo, … Para facilitar el trabajo cada animal tenía un fondo de color distinto: rojo, granate, azul clarito, verde lima, …, una especie de guía didáctica para papás. Cada animal era un cuadrado de cartón, que se había dividido en tres rectángulos, ocupados, si miramos de arriba hacia abajo, por cabeza, cuerpo y piernas.

Hasta ahí, nada anormal, un juego de niños.

Y a partir de ahí, donde se acaba la normalidad, surge la magia. Cuando Maitane y Gorka aprendieron a montar los animales, el juego cambió. Y empezamos a montar animales fantásticos. Animales con cabeza de perro, cuerpo de gallina y patas de conejo, por poner un ejemplo. Porque las fichas tenían una característica peculiar: las dimensiones del corte superior, a la altura del cuello, y del corte inferior, a la altura de las caderas, tenían el mismo ancho. Y las figuras que resultaban tenían ese punto de armonía mínimo que da el tener un cuerpo “continuo”. Pero eran seres locos, grotescos, divertidos, raros, atípicos, maravillosos. Me acuerdo el concurso de hacer el muñeco más extravagante, el más chaladito, el más simpático.

Miro atrás y doy gracias a ese juego y la posibilidad de haber disfrutado ese proceso de acompañamiento a mis hijos, qué ratos más divertidos.

Miro a mi tiempo presente y pienso en las personas en las que se están convirtiendo mis hijos y en las personas que nos vamos convirtiendo sus mayores, seres con una cabeza (mente), un tronco (corazón) y unas piernas (voluntad). Y me pregunto si nuestro destino es Ser un lobo con cabeza de lobo, cuerpo de lobo y piernas de lobo, una oveja con cabeza de oveja y piernas de oveja, y un gato con cabeza de gato, tronco de gato y piernas de gato.

Me pregunto si llegar a eso es nuestro ideal, y si esa descripción tiene algo que ver con los términos linealidad, uniformidad, congruencia, coherencia, o con pensar, sentir y hacer lo mismo.

Miro hacia atrás y me pregunto si no somos todos un poco como esos seres con cuerpo de cobra, cabeza de faquir y patas de gallo, por poner tres animales que no estaban en nuestro juego del tres. Miro hacia dentro y me pregunto si no es magnífico, como juego para toda una vida, de introspección, de prueba y error, de descubrimiento.

5mon   Así lo vimos…

Como en el juego de la cabeza, el tronco y los pies, caso dos ideas que no tienen relación aparente, salvo que están en este mismo post.

Donde en mi vida relacionada con el desarrollo de las personas juego a los seres fantásticos (esta cabeza, vamos a ver qué tal queda con este cuerpo y estos pies), espacio con el que se relacionan estas líneas, en un proyecto relacionado con las tecnologías de la información, otra vida paralela, quiero que todos los datos tengan cabeza, cuerpo y pies. Miro al espejo y reconozco un gesto divertido, como que me dice, “cómo eres, Mikel”.

Y para acabar con el post, me acuerdo de una conversación reciente con Gorka, en la que me hace un resumen de un libro que acaba de leer, y que seguramentepronto veremos en el cine : “divergentes”. En un mundo que por supuesto no es éste, las personas tienen que encajar en un patrón: la erudición, la valentía o la moral, por poner sólo 3 ejemplos, siempre 3. En función del patrón predominante de cada persona, se le mantiene en su familia y entorno de origen (lo que es lo más normal, teniendo en cuenta la fuerza que ha tenido una madre, un padre, unos hermanos y unos profesores del mismo “sesgo” en su desarrollo y educación), o se le re-asigna en un nuevo entorno (imaginamos la niña que nace en un entorno de erudición pero es del grupo valentía). En ese extraño mundo, que no tiene nada que ver con el actual, hay seres divergentes, que no son claramente asignables a un sesgo. Digamos que, por ejemplo, tienen notas similares en erudición, valentía y moral. Esos seres, en ese mundo, son peligrosos. Te preguntarás por qué, como me pregunté yo. Son peligrosos por impredecibles, porque nadie sabe cómo van a responder, cómo se van a comportar o qué es lo que van a hacer.

Miro hacia adentro y a mi alrededor, por mí y por todos mis compañeros, y otra sonrisa de complicidad con la realidad se dibuja en el espejo que no hay frente a mí. Afortunadamente, estamos en un mundo parecido a ése, pero al revés, lleno de divergentes. Cabezas de elefante sobre cuerpos de mantis religiosa y pies de toro pueblan nuestra realidad.

Ya sé que yo también quiero tener alineado el pensar, el sentir y el querer, ser congruente y, si me está permitido y es posible, levitar, pero me parece que por lo que me queda de día me voy a dejar ser una persona normal. Gracias, Gorka y Maitane, por compartir conmigo el juego del tres. Gracias, Edita, por animarme a recordar lo bonito que es construir sin pies ni cabeza, fantástico y divergente, pero al revés.

hacia una nueva relación

mujeryhombretekees miércoles por la noche, y, como casi todos los miércoles, nos juntamos a cenar, hoy en casa de Pedro, hoy en casa de Natalia. Somos padres de compañeros de colegio, cuyas relaciones descarrilaron en el camino. Nos juntamos para cenar, compartir un rato de conversación adulta, jugar al padel, actividades varias para pasar el rato. Hoy, aunque todo parezca igual va a ser una noche diferente. Hay mucho barullo en casa de Natalia antes de la cena, con invitados adicionales, viene Cristina, y a última hora decido ir a  casa a por una botellita de vino, que todo parece indicar que me he quedado corto. Total, no cuesta nada, vivo a dos manzanas.

Saliendo de casa, recibo una llamada de Fernando, mi compañero de piso, que parece que también llega a cenar. Fernando me dice que no, que mejor cena en casa. Avanzo 100 metros y recibo otra llamada. Se trata de Gaizka, compañero de la cuadrilla, de mis tiempos mozos, allá por los 17 años, que está de paseo por Madrid, él vive en Algorta, cerquita de Bilbao, que me invita a cenar. Está en la ciudad de la imagen. Me quito la vergüenza y le digo que se venga a casa a cenar. Ya ha estado dos veces antes, por lo que con darle la dirección y refrescarle la memoria puede ser suficiente. Y por si fuera poco, tenemos estas maravillas de “vaya ud por la derecha” metidas en el móvil. Yo nunca habría creído que iba a ser tan interesante el smartphone. Con la tontería del wasap (“qué pasa, Paco”), la camarita integrada, “te paso una foto, Natalia”, el correo, el teléfono, sólo les falta el agua corriente para pegarte una ducha o lavarte las manos en caso de necesidad. Con cortauñas y cepillo de dientes ya estarían fenomenal.

Pues eso, que Gaizka se hace de esperar mientras Fernando y yo hacemos la cena. Le he avisado a Natalia mi cambio de planes. Yo que ella no me creería. Suena a trola  trolera. Para que me crea, creo que para nada más, les invito a juntarse cuando acaben de cenar. He diseñado un ejercicio para un taller que me gustaría testar: se llama “pon un pirata en tu vida”. Es tan sencillo como preparar un mojito en grupo, y una cata ciega posterior. Tan sencillo, tan sabroso, tan divertido. Con una trampa por medio, un miembro introducido en uno de los grupos con una receta triunfadora, que consiguió en “el hecho”, en Huertas, Madrid, uno de esos bares en los que puedes disfrutar de la hierba buena. Si el ejercicio se repite, con los miembros del mejor primer mojito “diseminados” en los demás grupos, esto se puede convertir en un ejercicio de gestión del conocimiento. O de toña colectiva, tanto da.

La cena con Gaizka es muy divertida. Tanto él como Fernando son personas muy agradables, por lo que no puede ser de otra forma. No hemos terminado y aparece en casa toda la comitiva. Pedro, Natalia, Jose, Cristina, somos medio mogollón, aburruñados en la mesa del salón.

Mientras acabamos la cena, antes de preparar los mojitos, Natalia, siempre tan expansiva, reconoce un adorno sobre una mesa, “qué bonito, Mikel, no lo había visto antes”, una pareja de negritos unidos por una cadena de madera, uno de esos trenzados imposibles de la África negra. Como el adorno es una cadena, se acuerda de una película de su época macarra y los empieza a mover como utzakus, no sé si está bien escrito, tan masculina ella. Con tan mala suerte que el negrito sale por los aires, cabeza al vuelo. A mí me da pena que un recuerdo de mi padre, casi una reliquia, ha saltado hecho trizas. Gaizka me pide el eslabón roto y lo mira con detenimiento. Ante mi asombro, este legado de mi padre, muerto hacer ya más de 21 años, es una muestra del nuevo arte africano. La cadena de madera son medios eslabones pegados. El ébano tal vez no es ébano, pienso. Puede ser madera teñida. Cuando te la han colado una vez piensas que te la pueden colar 100.

La noche sigue animadamente. Natalia decide boicotear el ejercicio de los mojitos con Pedro, ellos nos esperan en el sofá, y el mojito del grupo que no tenía la receta del bar “el Hecho” gana. El mundo al revés una vez más.

La mujer negra se ha quedado con casi todos los eslabones en el proceso de separación forzado. Hoy, la cadena de hombre y mujer entrelazados, reposan encima de una estrella y un cristal, esperan, de alguna forma, a que lo que separó una mujer y el destino vuelva a unirlo quién sabe qué fuerza, tal vez divina.

mujeryhombremon   Así lo vimos…

En esta etapa de vida, reflexiono sobre lo diferentes que somos hombre y mujer, diferentes géneros o diferentes especies, yo creo que más bien esto último. Estamos condenados a entendernos, posiblemente. Pero son tan grandes las diferencias que a veces da hasta un poco de miedito. Otra anécdota con Gaizka y Javi, otro amigo de la cuadrilla, ya en Algorta, forma parte de esta cadena de reconocimiento entre especies, pero creo que ésa es ya otra historia.

Día a día estamos construyendo una nueva relación con los demás, pero mucho más importante, con nosotros mismos. Reflejamos en todo lo que hacemos todo lo que somos. Con tus nuevos amigos, con tu nueva compañera de trabajo, con ese chico raro o con esa chica tan chocante. Siempre podemos quedarnos en terreno conocido, o aventurarnos un poco, qué bonita palabra. Aventúrate un poco. Coge esa cadena y pruébala como utzakus. Que no funciona, que se rompe, qué mas da!!! Haz nuevos amigos, construye relaciones nuevas, prueba, juega otra vez.

Y si te parece que perdiste mucho, mira atrás y sonríe, con el regustillo a hierbabuena: más se perdió en Cuba.

Instrucciones para un mojito perdedor (a mí me supo muy rico):

Cortas hierbabuena fresca y la pones en un baso con una cucharada de azúcar blanca, y la machacas para que saque la savia. Importante. No se machacan las hojas, sino el tallo. El azúcar se espesa al mancharse con la savia. Puedes apreciar el

Le añades el zumo de limón y ron en proporción 2-6 (2 segundos de limón, 6 segundos de ron). Si es posible Ron blanco, Varadero de 3 años si hacemos publicidad. Se disuelve bien el azúcar en el líquido. No te quedes corta. Dale otras vueltas más. Va mejor.

Luego le puedes echar los hielos, picados para mojito, y para terminar agua con gas. Rico, rico, una bebida pirata para terminar un día más.

cuentos con alma: la estrella

cuentosconalmaExistían millones de estrellas en el cielo. Estrellas de todos los colores: blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas y azules. Un día, inquietas, ellas se acercaron a Dios y le dijeron:

– Señor Dios, nos gustaría vivir en la Tierra entre los hombres.

– Así será hecho – respondió el Señor-. Las conservaré a todas ustedes pequeñitas, como son vistas, para que puedan bajar a la Tierra.

Cuéntase que, en aquella noche, hubo una linda lluvia de estrellas. Unas se acurrucaron en las torres de las iglesias; otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, y algunas se mezclaron con los juguetes de los niños. Y la Tierra quedó maravillosamente iluminada. Pero con el transcurrir del tiempo, las estrellas decidieron abandonar a los hombres y volver para el cielo, dejando la Tierra oscura y triste.

– ¿Por qué volvieron?- preguntó Dios, a medida que ellas iban llegando al cielo. Sigue leyendo

así lo vimos: 30 años contando cuentos (una historia de amor con la vida)

Video call snapshot 13Corre el año 2043. Mikel me recibe en una sala blanca, junto a la terraza de una casa sencilla, en primera línea de playa de Carboneras, Almería, el sureste español, a escasos kilómetros de Cabo de Gata, en una preciosa tarde de Otoño. Es el 29 de Setiembre, día de San Miguel, su santo. Me hace ilusión entrevistar a una de esas personas diferentes, que sigue trabajando a sus 77 años, contagiando sonrisas y ternura en personas, grupos de trabajo y organizaciones, a este lado del charco, y al otro, en América. Todo parece indicar que no está por la labor de dejar sus botas de agua y de aventurarse en nuevos charcos. Me recibe en una sala amplia, tranquila, sencilla, sin ningún tipo de alarde, pegado a una sonrisa.

ela: buenas tardes, Mikel, tienes una vida entera contando cuentos en organizaciones iberoamericanas. ¿Cómo es posible esta actividad a tus 77 años?

Ike: hola, Gabriela, bienvenida a mi casa, que ahora es tuya. Es muy sencillo. Hace ya treinta años que descubrí que contar cuentos es un placer para mí. Una actividad que me permite juntar realidad y ficción, la anécdota con su significado, la risa con la ternura, la observación y la descripción, y siempre, siempre, con ese componente subjetivo que está en toda historia, porque el cuentacuentos nunca es independiente del cuento. Y cuando la pasión llama a tu puerta, es muy fácil dejarla entrar, Sigue leyendo

¿Exito o felicidad? Me envuelves las dos, porfa, pero en el orden contrario.

5 Vivimos en una sociedad materialista, creo que hay acuerdo mayoritario, consumista (cuando dejamos de consumir estamos viendo qué pasa, que todo se para, porque está preparada para que ocurra eso), y rápida, con el dinero como valor fundamental. Se nos ha explicado que con el éxito está en obtener el dinero que nos permite comprar lo que queremos. Hay refranes que intentan pelearse con esta idea, pero casi casi vienen a confirmarla. “El dinero no da la felicidad, … pero cómo ayuda”. Además, el modelo es contagioso. No hace falta que pongamos una bandera con barras y estrellas. Una rojigualda también vale.

Este es el marco en el que nos desarrollamos. A niveles prácticos, esto implica que hay mecanismos para crear necesidades individuales para motivar a las personas a entrar en la maquinaria de producción y de consumo de bienes y servicios.

Quiero mi primer coche, mi primera casa, mis primeras vacaciones en el Caribe, ser socio del club de golf, ser socia del club de hípica, un nuevo velero, el segundo coche, la todoterreno, el garaje cerca del trabajo, la segunda casa (la casa de verano). Un mundo muy divertido, que se mueve con plata, dinero, money, cash, tela marinera.

Metidos ya en la rueda, el sistema se apoya en un mecanismo de la mente para provocar el delirio colectivo. Sigue leyendo