las personas somos la sal de la tierra

sebastiaosalgado

Montse, compañera del U-lab, me recomienda paras este finde “la sal de la vida”, un documental con la vida de Sebastião Salgado, un fotógrafo brasileño que ha pasado más de media vida retratando la miseria en esta vida,

tal vez te suenan algunas de sus obras más renombradas,

  • La Mano del Hombre (1993)
  • Trabalhadores (1996)
  • Otras Américas (1999)
  • La mina de oro de Serra Pelada (1999)
  • Éxodos (2000)

en un periplo vital que en la película nos hace conectar con el mal vivir, con tremendas injusticias, con un hombre descarnado, cruel, salvaje, duro, de hecho estoy a punto de des-conectar esta tarde del domingo,

seguramente estoy llegando a ese punto en el que un cadáver más, una hambruna más, una injusticia más ya no se acogen de ninguna de las maneras, pero un chivatazo juega a mi favor,

según Montse el final de la película le ha ayudado a entender el periplo por la parte ascendente de la teoría U, esa que nos habla de conexión con una visión (intención y atención) mejorada, con fases de prototipado desde la nueva comunidad,

y aguanto el tirón con Silvia, eres una campeona,

y de repente la película gira, el propio Sebastião Salgado ha llegado a tocar pared, y de la mano de un proyecto que le propone su pareja, Léila, decide re-forestar la finca familiar, esa finca otrora exhuberante, ahora yerma,

esa finca de sus padres, ahora suya, en la que vuelven plantar más de 200 especies propias de la zona Atlántica en la que se encuentran,  que en principio son plantines, de los cuales el primer año sólo prenden el 40%, el segundo el 60%,

hasta llegar a replantar la finca con más de más de 2 millones de árboles, y ven en su propio territorio cómo resurge la vida, yvuelven a aparecer las especies autóctonas, acompañando la vuelta del agua,

en una finca que ahora es una reserva natural, ya no es de su propiedad, porque han decidido compartirla con la comunidad, para hacer visibre cómo SÍ ES POSIBLE rescatar lo que parecía perdido,

gracias, Montse, por acercarnos a “la sal de la tierra”,

esa película que vemos tranquilamente este domingo por la tarde directamente en internet, fuera de los canales de distribución y de pago, y que tú también puedes disfrutar, porque la sal de la tierra también eres tú.

sebastiaosalgadomon   así lo vimos…

Sebastião Salgado, en este último giro, abandona su rubro, fotógrafo social, y arriesga su reputación para desarrollar su último proyecto, Génesis, en el que investiga en ese 50% del planeta que nos muestra cómo éramos no hace tanto tiempo,
y aplica su empatía, y su capacidad de observación, hacia la belleza de este mundo en otras formas de expresión, las comunidades de aborígenes, los animales, los paisajes, y un mensaje de esperanza surge desde sus fotos,
y su obra y su vida cobran congruencia, de la denuncia al asombro, la peli ha terminado,

desde el Instituto Terra nos llega un mensaje magnífico, la destrucción de la naturaleza se puede revertir, hoy más de 200 fuentes pueblan ese pedazo de tierra, hace no tanto yerma, en algún sitio cercano al mar Atlántico.

ayúdame, me deshielo

fundidoBuenos días a todas las personas pobladoras de las zonas templadas. Recibo un correo frío (viene del Ártico) en el que nos animan a visitar una web de Avaaz, en la que nos explican el impacto que está teniendo en el Polo Ártico el calentamiento global, y nos animan a movilizarnos a 30 meses vista de la cumbre de París, reunión en la que jefes de gobierno decidirán el destino de nuestros esfuerzos para combatir el cambio climático.

El plan es sencillo, pero requiere de tiempo y compromiso. Porque el cambio climático es el máximo desafío a nivel global que requiere acción colectiva y cooperación intergubernamental. Y Avaaz es esa solución de acción colectiva, con millones de personas unidas con una visión común a través de todas las naciones. Éste es nuestro momento para construir un mundo para nuestros hijos cuya belleza coincida con la de nuestros sueños. Son 30 meses para conseguir que los líderes adecuados lleguen al poder, acudan a esa cita, reciban de los ciudadanos un claro plan de acción y podamos obligarles a rendirnos cuentas. Hay 5 líneas de acción en las que Avaaz avanza: Sigue leyendo

asuranceturix el bardo (un adelantado medioambiental)

nocantarasEn mi tierna infancia disfruté como un enano con las aventuras de Astérix el galo. Algo de irredento y de contracultural debía haber por ahí para que me gustase tanto. Piratas a los que les hundían en barco, historias inverosímiles en cualquier parte del mundo (Europa, América, África), y las maravillosas legiones de Julio César laminadas por el poder de un grupo de aguerridos y resistentes galos. La astucia del pequeñín, la fuerza bruta del hombretón, la fidelidad del perro, el druida, el jefe, un elenco digno de la mejor función.

Pero entre todos, déjame que me quede hoy con el bardo, un auténtico adelantado a su época. En Astérix le utilizaban como arma de derribo contra los enemigos (canta, por favor) o para prevenir que el cielo cayera sobre sus cabezas (no cantes, por favor). Sigue leyendo

7 consejos para ser feliz (reconocer lo que sí hay)

las7ventanastekeDespués de copiar una meditación de “el lenguaje del adiós”, que trata sobre el estrés externo y el interno, miro el espejo de mi vida y veo estar exactamente ahí, en ese sitio incómodo en el que el exterior como el interior te dice “Mikel, lo estás haciendo mal”, o, si somos positivos, “algo tienes que cambiar”. Porque hay días en los que se juntan 2 avisos internos y 2 llamadas externas, que evitan que mires hacia otro lado y sigas pensando que nada pasa.

Hoy estoy ahí. Echo la vista atrás y reviso mentalmente mis notas, pensando qué puedo compartir hoy en el blog (la reunión con Eugenio Moliní sobre la participación genuina, el taller de la TURMALINA, el curso RAS de la fundación El Arte Vivir de este fin de semana y mi charla posterior con Ana, un recuerdo fugaz relacionado con un libro que me encantó, Las Siete ventanas del Chamanismo), y, quién sabe por qué extraño mecanismo me veo escribiendo “recetas para ser feliz”. Definitivamente, enseñamos lo que tenemos que aprender y compartimos lo que nos preocupa y ocupa.

Sigue leyendo

Pasando por aquí: la ayuda mutua

Érase un vez un ser humano que, al consultar en ella cómo solucionar un problema personal, descubrió con horror que su biblioteca era la de otro: nada encontraba de lo que antes creía poderle ser útil. Muy asustado, salió a la calle a pedir ayuda. Sin embargo, los tiempos estaban muy cambiados desde la última vez en que se había decidido a pedir tal cosa. Por todas partes, en los escaparates, en los postes callejeros de navegación web, en los quioscos analógicos de prensa y hasta en las manos y en los corazones de la personas había otra cosa: la llamaban “autoayuda”. Cuando no se la regalaban, se la vendían a alto precio. Pero no era eso lo que necesitaba, no era eso, no era eso…

De pronto despertó y supo que había tenido una pesadilla. Estaba amaneciendo. Por la ventana vio la primera luz del alba: la angustia ensoñada de su alma se desvanecía mientras las lágrimas no llegaban a rebosar de sus ojos.

Un ángel muy severo que pasaba por allí se paró un rato junto al ángel guardián de nuestro ser humano. «Uno no puede hacerlo solo», le dijo el severo al guardián. «Ya empieza a darse cuenta. Ahora le echaré una alita». Y muy dulcemente susurró en el corazón del recién despertado: «…ooeeeé». Miraba éste la luz del nuevo día con una rara atención cuando un pensamiento de su infancia brilló fugaz en su entrecejo, como llamando: «mi ángel…». Luego, el bienguardado se volvió a dormir. A pesar de una innegable, objetiva y adultísima soledad, el sueño de nuestro ser humano fue dulce esa mañana. Y el ángel guardó como un tesoro peremne aquella luz tan bienmirada, porque los ángeles ¡necesitan tanto la luz de nuestra atención!¡Oé corazón!

cuentos con alma: estrellas de mar

cuentosconalma
Un escritor que estaba en su casa de la playa terminando su última obra, todas las mañanas, muy temprano, salía a pasear por la costa unos minutos antes de empezar su trabajo. Esa mañana observó, en la distancia, a un joven que parecía estar bailando… Corría hacia el mar, levantaba sus brazos, daba la vuelta y volvía a repetir el movimiento una y otra vez. Sigue leyendo

Problemas mayores de la RS: las alcachofas (que vinieron después de las vacas)

vacas
VIERNES 20 DE MARZO DE 2009 21:08, Mikel BILBAO GARAY, publicado en diario responsable.

En las últimas presentaciones a las que he asistido, relacionadas con la RS, y en contactos con consultoras, se va afianzando una sensación de que la responsabilidad social no baja a la PYME.

Yo atribuyo esta situación a dos motivos, fundamentalmente. El primero es que la corporación ha asociado en muchos casos la responsabilidad social con la filantropía y la acción social, los grandes proyectos y las buenas prácticas, fundamentalmente con carácter externo, difundidas en foros, por delante de aspectos relacionados con la gestión, destacando más las actividades que realiza puertas afuera que las que realiza hacia dentro. Si nuestro espejo de comparación es el programa PRONIÑO, es muy difícil que como PYME que somos pensemos que tenemos algo que aportar a nuestra sociedad. Sigue leyendo