3 esferas y 3 leyes para gobernarlas

trileonardodavinciha pasado una semana de la presentación de Luis Espiga, representante del Triform institute, en Madrid, y un poso va aumentando, relacionado con ese movimiento tan interesante, y tan poco conocido, de la triformación social.

este legado de Rudolf Steiner, hombre del renacimiento que vive en los albores del siglo XX, en ese cambio cultural y social que precede a la primera guerra mundial, y que predice que el planeta tierra todavía está verde para este movimiento, seguramente tengamos que esperar a principios del siglo XXI para ver emerger la triformación social,

anda, mira qué curioso, si ya estamos ahí,

una concepción del mundo que lo concibe en 3 esferas diferenciadas, la jurídica / política, la social, y la económica, 3 esferas que en un funcionamiento de una sociedad sana se rigen por las 3 leyes que les son propias, o que las caracterizan.

Para verlo, vamos a ponernos en manos de, y sentir qué queremos experimentar.

Cuando nos ponemos en manos de la justicia, aspiramos a ser tratados como iguales, independientemente de nuestro credo político, nuestro nivel socio-económico, nuestro sexo, nuestra raza o el color de nuestra piel.

La ley propia de la esfera jurídica / política es la Igualdad.

Cuando nos ponemos al servicio de una causa social, aspiramos a que el movimiento de nuestro ser, los valores que nos inspiran, nuestra actividad de crear, o creatividad, siga sus impulsos naturales.

La ley propia de la esfera social es la libertad.

Cuando nos ponemos al servicio de un movimiento económico, independientemente de su origen societario, y del impulso de sus fundadores, aspiramos a poder mantener un nivel mínimo de subsistencia y de ahorro, buscamos que nuestra actividad de hoy, al servicio de esa entidad mayor, nos sirva para cuando ya no podamos trabajar, genere una riqueza compartida, con unas garantías mínimas de continuidad, a mí y a los míos.

Aunque la palabra no está de moda, casi me atrevo a apuntar que no se entiende, la ley propia de la esfera económica es la fraternidad.

En este mundo en el que hay 3 esferas, y 3 leyes naturales, que actúan y generan una sociedad en sano desarrollo, la segunda condición para que todo funcione es la no intrusión de una esfera en los otros ámbitos.

Para entender este segundo aspecto es muy interesante observar qué contenidos tiene la esfera de lo social, para muestra vale un botón, o dos, o 3, de intrusión de una esfera en otra.

Si sacamos de la esfera de lo social la salud, convertimos la aspiración natural a una vida saludable en el negocio (esfera económica) de la enfermedad.

Si sacamos de la esfera de lo social la educación, convertimos el derecho a una vida en el que todas aprehendemos y nos desarrollamos, y potenciamos nuestras capacidades superiores, en el negocio (esfera económica) de la ignorancia.

Si sacamos la investigación de la esfera de lo social, y la introducimos en el mundo de las patentes, que cualquier día vemos a quién van a proteger, a la persona creativa o al mecanismo societario superior, la esfera económica se ha vuelto a comer lo social.

Sigo la charla de Luis con atención, y un par de ajás nuevos afloran.

¿qué pasa cuando una esfera se “contagia, y empieza a regirse por la ley que es natural en otra de las esferas?

si la libertad aparece en la esfera económica, nos encontramos con el liberalismo económico, buena parte del mundo que vivimos hoy, deslocalización masiva de capital, globalización, desmadre incontrolado.

si la libertad gobierna la esfera juridica, cada uno se toma la ley por su cuenta, nos encontramos con la ley del talión, ojo por ojo y diente por diente, el más fuerte se come al más débil, anarquía absoluta.

si la igualdad aparece en la esfera cultural, nos encontramos con esquemas de pensamiento unico, educacion de estado, dogmas religiosos impuestos a capón desde un nivel superior y una desvitalización generalizada de la cultura.

si la igualdad aparece en la esfera económica, nos encontramos en esquemas de economías intervenidas, que provocan el fin de la iniciativa individual y del impulso emprendedor, con el consiguiente despilfarro (no utilización) de capacidades y talentos.

si la fraternidad aparece en la esfera juridica y política, nos encontramos con escenarios favorables al desarrollo de lobbies, logias, grupos de presión, y todo tipo de mafias politicas, componendas y corruptelas.

va terminando la presentación, entendiendo qué surge cuando las leyes propias de una esfera aplican en otras, sencillamente un tipo de enfermedad, que provoca que la sociedad en su conjunto deja de ser sana.

gracias, Luis, por este regalo, me despido hasta pronto, en un par de semanas nos volvemos a juntar , en ese taller de continuidad en el que voy a participar, Continuing Madrid 2015,

con un par de claves para la mejor interpretación de este mundo tan bonito en el que hemos decidido vivir.

trileonardodavincimon   así lo vimos…

si tienes espíritu curioso, te animaría a indagar un poco en la web del Triform Institute, esa organización que

Ayuda al individuo y a la sociedad civil a formar preguntas de calidad y a tomar conciencia de su papel en el mundo.

triform1

Es una plataforma donde los creativos culturales de cualquier procedencia se encuentran, comparten experiencias y se dotan de visiones y herramientas para intervenir en el mundo y transformarlo.

triform3Sirve conscientemente al Espíritu de esta época, para ser absolutamente contemporáneos.

triform2Si eres perspicaz probablemente encuentres puentes conceptuales con otras organizaciones que mueven el desarrollo de Negocios, Iniciativas Sociales y personas conscientes de los retos y necesidades globales.

 

 

 

 

 

¿tu organización quiere ser B corp?

alas5me llega una invitación desde Bikonsulting para asistir a una presentación de B corps en el impact Hub de Madrid el jueves, que empieza a las 5, qué pena que yo tengo la tarde comprometida, con una sesión de tarde completa, de 4 a 8,

justo al lado, en MediaLab Prado, cruzando la calle, con el desarrollo del Ulab, y si no fuese por ese pequeño compromiso, tendría otro, de 5 a 8, en el teléfono de la esperanza, y un culo todavía, no puede atender a 3 asientos,

ni en modalidad presencial ni en modalidad virtual.

no obstante, en un descanso del Ulab, poco antes de las 5, me junto en la puerta con Luis Antonio, compañero de Biko, y nos intercambiamos un trozo de nuestra vida reciente, él en la internacionalización, yo en las historias que TRANSforman.

entramos en la que va a ser la sala de la presentación del esquema B corps, un sistema de certificación de organizaciones que pone el acento, adicionalmente a la cuenta de resultados, en las prestaciones sociales y medioambientales de la organización,

la triple cuenta de la Responsabilidad Social, en un esquema de comunidad de organizaciones, ya que no sólo se trata de certificarse sino de compartir, y de crear realidades nuevas, en las que las actividades conjuntas y sinergias tienen un sitio.

el tiempo del descanso se acaba, terminando la sesión me doy otra vuelta y participo de alguna de las dinámicas de cierre, entre otras la de despedir a Luis Antonio, de vuelta a casa rumbo a Talavera,

laupara terminar la jornada con un ejercicio de sentir juntos qué se muere y qué quiere emerger en las organizaciones en las que trabajamos, de las que formamos parte y a las que damos vida.

 

alas5mon   así lo vimos…

tengo la sensación de que puede llevarnos un tiempo, pero que la sociedad del futuro necesita nuevos ingredientes, que difícilmente se generan desde los actores y formas tradicionales,

y todas podemos ser parte, ¿pequeña?, tal vez, pero parte, de este cambio.

más info:

net de B Corps

certified bcorp

B the change en la página de Bikonsulting

bthechange

using Business as a force for good, qué bonito,

un mensaje que proceso con mi culo sentado sobre un único asiento, más tranquilito, de lunes, y que creo que la Economía del Bien Común, la triformación social y la teoría U suscribirían por mayoría absoluta.

vosê abusou

voceabusounos llega a la bandeja de entradas un mail, siempre interesante, de Leonardo Boff, que me permito compartir en este espacio.

el título del correo, el derecho contra la derecha, no me gusta especialmente, pero no le doy mayor importancia, acabo el post, relaciono lo leído con una conversación con una amiga brasileña, como Leonardo, hace cuánto que no charlaba con kali, qué casualidad, y una canción, y un nuevo título viene a acompañarnos…

 —

Prolongando reflexiones anteriores, veo que para intentar salir de la crisis actual (si es que es posible) hay dos presupuestos que deben ser considerados seriamente. De lo contrario corremos el riesgo de perder todo lo que hayamos proyectado: el colapso del orden capitalista y los límites de la Tierra que no se pueden traspasar. Naturalmente se trata de hipótesis, pero creo que fundadas.
Primer presupuesto: el sistema del capital ha entrado en colapso, lo que significa su fin en un doble sentido: fin en el sentido de que ha alcanzado su propósito fundamental: aumentar la acumulación privada hasta su límite extremo. Como constató Thomas Piketty en El capital en el siglo XXI: «los pocos que están arriba tienden a apropiarse de una gran parcela de la riqueza nacional». Hoy esa tendencia es no sólo nacional sino global.

Los datos varían de año en año, pero en el fondo se resumen en esto: un grupo cada vez menor detenta y controla gran parte de la riqueza mundial. Hoy son, según datos de la respetada Escuela Politécnica Federal de Zurich (ETH), 737 actores que controlan cerca del 80% de los flujos financieros mundiales. Dentro de poco serán muchos menos.
Pero ese fin significa también fin como colapso y desenlace final. La agonía puede prolongarse, pues usa mil estratagemas para perpetuarse, pero la crisis es inevitablemente terminal. El capitalismo ha tocado techo y no consigue ir más allá; peor aún, no tiene nada más que ofrecer, a no ser más de lo mismo, que es aquello que produce la crisis: su ilimitada voracidad.
Ocurre que sobrepasó los límites físicos de la Tierra; el agotamiento de los bienes naturales es de tal orden que ya no tiene condiciones para autorreproducirse, pues los necesita. Al forzar su lógica interna, puede volverse biocida, ecocida y, en el límite, geocida. Como no puede autorreproducirse más, se vuelve sobre sí mismo, acumulando con más y más furia, vía especulación financiera: dinero haciendo dinero. El lema sigue siendo el mismo, el perverso “greed is good” (la codicia es buena). Que se dañe la humanidad, la naturaleza y el futuro de las próximas generaciones.

Si en Brasil queremos salir de la crisis a base de esta lógica, estamos escogiendo el camino del abismo. Dentro de poco, todos experimentaremos en carne propia el sentido de la metáfora de Sören Kirkegaard: el payaso pidió a los espectadores que ayudasen a apagar el fuego de las cortinas de atrás del teatro. Todos reían y aplaudían pues pensaban que era parte del espectáculo. Nadie hizo caso al payaso hasta que el fuego quemó el teatro entero y a todos los que estaban dentro y aún en los alrededores.

El segundo presupuesto, ausente casi siempre en los analistas económicos convencionales, es el estado gravemente enfermo del planeta Tierra. La aceleración productivista está destruyendo rápidamente las bases físico-químicas que sustentan la vida, además de producir una espantosa erosión de la biodiversidad (cerca de cien mil especies, según E. Wilson, desparecen cada año) y el imparable calentamiento global, cuyos gases de efecto invernadero han alcanzado en la actualidad los niveles más elevados desde hace 800 mil años. Con la subida de la temperatura 2 grados centígrados podremos todavía gestionar la biosfera. Sin embargo, si no hacemos nada a partir de ahora, como afirmó ya en 2002 la sociedad científica norteamericana, aun en este siglo podríamos conocer el “calentamiento abrupto”. Este podría llegar a 4-6 grados centígrados más. Bajo esa temperatura, advierte la comunidad científica, las formas de vida conocidas no podrían subsistir y gran parte de la humanidad se vería afectada gravemente con millones de víctimas.

¿Cómo salir de ese impasse? Tal vez nadie tenga condiciones para ofrecer una alternativa realmente viable, porque tiene una dimensión que va más allá de Brasil, pues es global. A nosotros, los intelectuales, nos toca reflexionar, alertar y urgir medidas concretas. Es nuestro imperativo ético.
Mi bola de cristal me sugiere tres caminos:

El primero, ante la gravedad de la crisis, consiste en crear un consenso mínimo, suprapartidario, que incluya a parlamentarios progresistas, sindicatos, empresas, intelectuales, ONGs, iglesias y pueblo de la calle en torno a un proyecto mínimo de Brasil fundado en algunos principios y valores asumidos por todos (seguramente se exigirá una reforma política, tributaria y fuerte inversión en la agroecología). Estimo que el liderazgo de Lula sería suficientemente fuerte todavía para encabezar esta propuesta. El Gobierno de Itamar Franco, pos-crisis Collor, podría servir de referencia inspiradora.

El segundo sería constituir un frente amplio y vigoroso de partidos progresistas, sindicatos y otros grupos e intelectuales progresistas para hacer frente al fuerte avance de la derecha con sus políticas neoliberales, asociadas al proyecto-mundo liderado por los países centrales. La derecha no tiene una preocupación social consistente, pues ella está interesada en el crecimiento vía PIB que favorece a las clases propietarias y a los bancos, dejando a los pobres allí donde siempre han estado, en la periferia.

Nuevamente estimo que la figura más adecuada para tejer este frente progresista sería Lula. Pero su dirección debería ser pluralista y no personalista. La convergencia en la diversidad no anularía las singularidades de los partidos y de los grupos que tienen su identidad y su historia. Pero ante un peligro general, deben relativizar lo particular en función de lo universal.

El tercer camino sería que el PT haga una rigurosa auto-crítica (hasta hoy no la ha hecho), se recomponga internamente, refuerce el nexo del poder con los movimientos sociales, politice lo más rápidamente posible las bases y se presente con una agenda nueva que completaría la primera, cuyos temas básicos serían la infraestructura de salud, educación, transporte, la urbanización de las favelas, la reforma política, la tributaria y la agraria, entre otros puntos.

Pero veo que el desgaste del PT, a partir de un puñado de traidores y ladrones que llenaron de vergüenza a más de un millón de afiliados y desmoralizaron al país ante sí mismo y ante el mundo, vuelve frágil, tal vez hasta ineficaz este camino.

Por algunas de estas salidas se podrá superar la perplejidad, el sentimiento de impotencia y construir alguna esperanza de que todavía tenemos solución. En cualquier caso, lo que de verdad cuenta en la superación de cualquier crisis es esta tripleta, verdadera Trinidad de la economía sana que va más allá del PIB pequeño o grande: el empleo, el salario y la promoción social de las bases. Eso garantizará la supervivencia de la mayoría y creará un orden soportable.

En todo caso, a la derecha política que elucubra salidas fuera de la democracia, debemos oponer el derecho. No podemos aceptar que se rompa el rito democrático pues la historia ha mostrado que aquella no tiene un compromiso serio con la democracia; para salvar sus intereses no teme romper las reglas.

En cuanto a nosotros, no nos es permitido desistir de buscar lo mejor para nuestro país, más allá de las diferencias y desavenencias que puedan existir. El bien común debe prevalecer sobre cualquier otro bien particular..

y aquí termina Boff, mientras me acuerdo de la cena del cumple de Carmen, en su casa, en el que está Kalia, amiga brasileira, y damos un paseo por música de aquí y de allá, entre otras esta canción de Daniela Mercuri,

sacó provecho de mí, usted abusó,

sacó partido de mí, abusó,

de mi cariño usted abusó,

y no sé por qué creo que pega con el texto que he recibido,

en esta vida en la que lo cuadrado convive con lo redondo,

voceabusou

y con otras formas extrañas,

que no son ni lo uno ni lo otro

voceabusoumon

 

con una presentación ligeramente diferente, me permito relacionar el mensaje de Leonardo Boff, con la figura de Christian Felber, uno de los padres de la Economía del Bien Común,

ese bien común que, como acaba Leonardo, debe prevalecer sobre cualquier otro bien particular.

la cultura capitalista es anti-vida y anti-felicidad

De vez en cuando recibes un correo que te parece interesante compartir. No es tuyo, pero te gusta. Y hay veces que te gusta tanto que no le quieres poner una coma. Este es el caso, una entrada que llega del blog de Leonardo Boff.

Si te gusta, te puedes suscribir directamente. En caso contrario, te dejo con su reflexión.

La demolición teórica del capitalismo como modo de producción comenzó con Karl Marx y fue creciendo a lo largo de todo el siglo XX con el surgimiento del socialismo. Para realizar su propósito principal de acumular riqueza de forma ilimitada, el capitalismo agilizó todas las fuerzas productivas disponibles. Pero, desde el principio, tuvo como consecuencia un alto costo: una perversa desigualdad social. En términos ético-políticos, significa injusticia social y producción sistemática de pobreza.
.En los últimos decenios, la sociedad se ha ido dando cuenta también de que no solamente existe una injusticia social, sino también una injusticia ecológica: devastación de ecosistemas enteros, agotamiento de los bienes naturales, y, en último término, una crisis general del sistema-vida y del sistema-Tierra. Las fuerzas productivas se han transformado en fuerzas destructivas. Lo que se busca directamente es dinero. Como advirtió el Papa Francisco en pasajes ya conocidos de la Exhortación Apostólica sobre la Ecología: «en el capitalismo quien manda ya no es el hombre, sino el dinero y el dinero vivo. La motivación es la ganancia… ganancia… Un sistema económico centrado en el dios-dinero necesita saquear la naturaleza para mantener el ritmo frenético de consumo que le es inherente».

.Ahora el capitalismo ha mostrado su verdadera cara: estamos tratando con un sistema anti-vida humana y anti-vida natural. Y se nos plantea este dilema: o cambiamos o corremos el peligro de nuestra propia destrucción, como alerta la Carta de la Tierra.
Sin embargo, el capitalismo persiste como el sistema dominante en todo el globo bajo el nombre de macroeconomía neoliberal de mercado. ¿En qué reside su permanencia y persistencia? A mi modo de ver, reside en la cultura del capital. Eso es más que un modo de producción. Como cultura encarna un modo de vivir, de producir, de consumir, de relacionarse con la naturaleza y con los seres humanos, constituyendo un sistema que consigue reproducirse continuamente, poco importa en qué cultura venga a instalarse. Ha creado una mentalidad, una forma de ejercer el poder y un código ético. Como enfatizó Fábio Konder Comparato en un libro que merece ser estudiado A civilização capitalista (Saraiva, 2014): «el capitalismo es la primera civilización mundial de la historia» (p. 19). El capitalismo orgullosamente afirma: «no hay otra alternativa».

.Veamos rápidamente algunas de sus características: la finalidad de la vida es acumular bienes materiales mediante un crecimiento ilimitado producido por la explotación sin límites de todos los bienes naturales, por la mercantilización de todas las cosas y por la especulación financiera, realizado todo con la menor inversión posible, buscando obtener mediante la eficacia el mayor lucro posible dentro del más corto tiempo posible; el motor es la competencia impulsada por la propaganda comercial; el beneficiario final es el individuo; la promesa es la felicidad en un contexto de materialismo raso.
Para este propósito se apropia de todo el tiempo de vida del ser humano, no dejando espacio a la gratuidad, a la convivencia fraternal entre las personas y con la naturaleza, al amor, a la solidaridad y al simple vivir como alegría de vivir. Como tales realidades no importan en la cultura del capital, pero son ellas las que producen la felicidad posible, el capitalismo destruye las condiciones de aquello que se proponía: la felicidad. Y así no es sólo anti-vida sino también anti-felicidad.

.Como se deduce, estos ideales no son propiamente los más dignos para el efímero y único paso de nuestra vida por este pequeño planeta. El ser humano no posee solamente hambre de pan y afán de riqueza; es portador de otras hambres como hambre de comunicación, de encantamiento, de pasión amorosa, de belleza y arte, y de trascendencia, entre muchas otras.

.¿Pero por qué la cultura del capital se muestra así tan persistente? Sin mayores mediaciones diría: porque ella realiza una de las dimensiones esenciales de la existencia humana, aunque la elabora de forma distorsionada: la necesidad de autoafirmarse, de reforzar su yo, de lo contrario no subsiste y es absorbido por los otros o desaparece.
Biólogos e incluso cosmólogos (citemos apenas a uno de los mayores: Brian Swimme) nos enseñan que en todos los seres del universo, especialmente en el ser humano, prevalecen dos fuerzas que coexisten y se tensionan: la voluntad del individuo de ser, de persistir y de continuar dentro del proceso de la vida; para eso tiene que autoafirmarse y fortalecer su identidad, su “yo”. La otra fuerza es la de integración en un todo mayor, en la especie, de la cual el individuo es un representante, constituyendo redes y sistemas de relaciones fuera de las cuales nadie subsiste.

.La primera fuerza gira alrededor del yo y del individuo y origina el individualismo. La segunda se articula alrededor de la especie, del nosotros y da origen a lo comunitario y a lo societario. Lo primero está en la base del capitalismo, lo segundo, en la del socialismo.
¿Dónde reside el genio del capitalismo? En la exacerbación del yo hasta el máximo posible, del individuo y de la autoafirmación, desdeñando el todo mayor, la integración y el nosotros. De esta forma ha desequilibrado toda la existencia humana, por el exceso de una de las fuerzas, ignorando la otra.

En este dato natural reside la fuerza de perpetuación de la cultura del capital, pues se funda en algo verdadero pero concretizado de forma desmesuradamente unilateral y patológica.

¿Cómo superar esta situación que viene desde hace siglos? Fundamentalmente recuperando el equilibrio de estas dos fuerzas naturales que componen nuestra realidad. Tal vez la democracia sin fin sea la institución que hace justicia simultáneamente al individuo (al yo) pero insertado dentro de un todo mayor (nosotros, la sociedad) del cual es parte. Volveremos sobre el tema.

me quedo con ganas de leer más de esa “democracia sin fin” que cita Leonardo, todo parece apuntar a un continuará, que, no sé por qué, creo me va a gustar.

midineromon

me acuerdo de un par de entrada pasadas, con dos imágenes del tío gilito,

ungesto2mon

y un gesto de Christian Felber, el padre de la economía del bien común,

templariomon

o un hombre postrado, en una entrada de un pasado ya remoto,

creo que Leonardo Boff lo explica mucho mejor que yo.

entendiendo un gesto de Christian Felber (el padre de la economía del bien común)

ungesto

de paseo por Chiapas, en busca del comandante Marcos, quién sabe dónde se esconde, me acuerdo de un video de Christian Felber, uno de mis videos favoritos, y reflexiono sobre uno de los gestos que repite aquí y allá.

es muy sencillo, y lo puedes ver en el video o en estas dos imágenes, un antebrazo en vertical, y el otro horizontal la punta de los dedos de una mano en contacto con el codo contrario, en sucesión,

ungesto2

derecha – izquierda, izquierda – derecha, qué sencillo.

este gesto tan tonto tiene una profundidad que no he desentrañado hasta hace bien poco, y me gustaría comentar contigo.

en su discurso Christian habla de 2 economías tradicionales, el capitalismo y la economía planificada, forma alternativa de llamar al comunismo, y de un esquema alternativo, que bautiza como la Economía del Bien Común, o la EBC.

el capitalismo, si lo entendemos en puridad, habla de la libertad del desarrollo personal en el mundo de los negocios, y corresponde al antebrazo vertical, y antepone el yo al nosotros, en una visión amplia.

si yo soy más esforzado, más lista, más enérgica, más, más, mas, consigo más, y no hay tope para ese más, porque me lo merezco, para eso me he pasado toda la vida currando por ello.

el comunismo, si nos vamos a los ideales habla de los derechos comunitarios, del grupo, el derecho a la educación, a la sanidad, a un salario justo, a una vida en el que los mínimos estás garantizados, y se encuentra en el antebrazo horizontal.

en ese antebrazo el bien común prima respecto a la libertad individual, hasta un punto que ésta, y el compromiso con el desarrollo de un proyecto económico personal se ven restringidos hasta extremos in-imaginables.

en el gesto de Christian, tan sencillo como potente, el desarrollo personal y el bienestar colectivo, los dos movimientos que forman mi canto, y el canto de ustedes que es el mimo canto, gracias, Mercedes Sosa, tienen cabida.

mi impulso personal para el desarrollo de un negocio cabe. Y el bien-estar mínimo de todas las personas dentro del sistema caben. El desarrollo personal y el desarrollo social, las dos necesidades de la persona, aprehender e influir positivamente, caben.

me acuerdo de una presentación de Christian en Madrid, y las perguntas de Iñaki Gabilondo, que tildan el movimiento de la EBC como utópico, y pienso que este movimiento es estrictamente natural, y necesario.

 

ungesto2mon   así lo vimos…

en mi paseo por México disfruto del calor, del color, de innumerables artesanías de un pueblo amable, y veo bolsas de pobreza generalizadas. Sé que Chiapas no es representativo de México, pero pienso que sí es representativo del mundo.

porque las ciudadanas europeas están un peldaño o dos por encima de la media mundial. En renta per cápita, en bien-estar. Hay otro mundo, y no está tan lejos. Un día de estos vamos a llegar a la conclusión de que que el desarrollo de la riqueza personal y la desigualdad tienen que tener un límite, por el bien de los pobres, pero también, aunque ellas no lo entiendan, por el bien de las personas ricas.

para más referencias:

una reflexión con la ayuda del tío Gilito, ¿cuántas piscinas de oro necesitas TÚ para nadar?

midineroasisto como miembro del nodo de comunicación de la economía del Bien Común en Madrid a una presentación de Huitchi, en la que nos comparte el enfoque que ha desarrollado para explicar en colegios (secundaria y bachilleraro, fundamentalmente) los principios de la economía del Bien Común.

me gusta mucho la presentación, y el enfoque, a partir de la creación de una empresa, de todas las formas en las que pueden darse las relaciones, con proveedores, con clientes, con trabajadores, con el capital, con la energía, con un comparativo que surge de la conversación con el grupo entre lo viejo (lo que hemos hecho ahora) y lo nuevo (las nuevas tendencias, y nuevas formas que surgen en este nuevo mundo que construimos entre todas).

en ese nuevo mundo hay mucho más respeto entre las personas, y hay mucho más respeto al medio ambiente, y al planeta que habitamos.

le comentamos a Huitchi la posibilidad de cambiar alguna imagen de lal powerpoint, y quedamos en participarle cualquier idea que pueda hacer más provocadora, o más interesante, o más atractiva, cualquiera de las 3, la presentación.

pasan los días, y me asalta una imagen que es para mí muy fresca, la imagen del Tío Gilito, con todo lo que representa, bañandose en su piscina de oro, y una pregunta asociada, provocadora, ¿cuántas piscinas de oro necesitas TÚ para nadar?

entro en google, esa maravillosa biblioteca, y escojo unas pocas imágenes, que representan conceptos relacionados con esa piscina llena de dinero a rebosar, y ese afán desmedido por acaparar.

date un chapuzon de realidad

sólo en mi piscina, el vencedor de este mundo por conseguir mucho, más, todo, está solo

estos son mis valoresestos son mis valores, la triple cuenta (economía, mundo social, empezando en ese colectivo de personas que contribuyen a que la empresa crezca, sus trabajadores, y CUIDANDO el medio ambiente, ese mundo que nos acoge), reducido a tres bolsas con dólares, dólares y más dólares (la triple cuenta actual, que se parece mucho a la cuenta única, con más de lo mismo).

el culto al dinero

o enseñando valores nuevos a la nueva generación, que asiste, si bien le va, a MBAs de la prosperidad, MBA que empieza por M, M de Mío, Me, conMigo, Más, M de oMbligo, Mucho, y Menos para los deMás.

gilitopienso en esa imagen de la prosperidad, y esa frase de que en el mundo hay suficiente para todos, pero no hay suficiente para la codicia de unos pocos, y siento que en esa presentación que presentamos en los colegios, hay que introducir unos pocos datos también, y con imágenes, que nos hagan reflexionar sobre la desigualdad, ese parámetro que no está incluido en el PIB, Producto Interior Bruto, desigualdad que no para de crecer y de crecer.

miro la imagen final de mi pequeño recorrido por ese mundo huraño del dinero sin Medida, la piscina llena y la cajita vacía, en una obra que junta al tío Gilito con Ebenezer Scrooge, el protagonista avaro de esa magnífica película de Charles Dickens (como no existía el cinematógrafo dejó el guión en papel), “cuento de navidad”, y pienso que Chistian Felber tiene razón, y Adam Smith se equivocó.

bronca gilitica

todo parece indicar que esa mano invisible que regula al ser humano no ha aparecido en la economía mundial, y que el mercado no se regula solo, y que la tendencia neoliberal no nos lleva a donde aspiramos estar como mayoría (no hablo aquí de los dueños de las piscinas de oro, que parecen vivir felices sumidos en el coMpetir, Más rápido, Más, Más y Más, contruyendo piscinas Más grandes donde acuMular).

midineromon    así lo vimos…

no sé si Huitchi incorporará al tío Gilito en la presentación, ni si mi explicación de la triple cuenta (traducida en 3 bolsas con más de lo mismo, perdón, Más de lo Mismo para Mí) se entiende, pero no importa.

para el que no conozca a Christian Felber y la econoMía del bien coMún, un video puede ayudar

aunque parezca lo contrario, me gusta mucho la letra M. También se encuentra en la palabra coMpartir, una de mis favoritas. ejeMplo, Madrid, Mirar, MaMá, MiMos, Maravillas también son palabras con M, nosotros elegiMos.

1, 2, 3, 4, jugando, jugando, vaMos pasando el rato.

 

 

oikonomia y khrematistike, el bien común y la usura

elfinylosmediospor fin llega el martes 10, ese día en el que Christian Felber, de la mano de Iñaki Gabilondo, presenta los principios de la Economía del Bien Común en el Instituto Pascual. Me encuentro en la entrada con John Scade, de Mas Consulting, y con Manuel Aguirre, con el que estoy hablando, una vez recogemos las acreditaciones, cuando me llama Rocío, vicedecana de comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos, que me pregunta si ya he llegado, y me invita a acompañarla. Se ha sentado, y a su lado nos sentamos Manuel y yo, en la fila 5, por el culo te la hinco, bien centradita, justo enfrente de la mesa que preside el salón.

antes de empezar, como de costumbre los eventos empiezan a y diez, observo con una mezcla de cariño y admiración a Christian, hasta que rompo ese rezado de vergüenza que todos tenemos con nuestros héroes, y voy, no voy, me animo a saludarle, y a cruzar 3 palabras con él y con Lorena, su asistente, a la que le dejo 3 pines de regalo, que he comprado este mismo domingo en el rastro de Madrid.

por desgracia o por fortuna, no voy a poder quedarme a todo el evento, donde esperaba juntarme con Carmen, con Maijo, con Elena, con Juan Pedro, compañeros y amigas del camino que me consta que se han apuntado hoy. Tampoco voy a poder saludar a Francisco Hevia, y felicitarle por la iniciativa de esta invitación al padre visible de la Economía del Bien Común.

la gente se va disponiendo en sus asientos, y la conversación, animada, que han entablado Rocío y Manuel, deja paso, poco a poco, a ese otro ejercicio de respeto, que consiste en escuchar. La sala, a mi derecha y a mi izquierda, delante y detrás de la fila 5, eso sí que es ombliguismo, sí, señor, va a estar a rebosar.

areventaraladerecha

 

 

areventaralaizquierda   Christian hace una entrada muy suave, y nos explica por qué él no es economista, en un proceso en el que entendió que desde la universitas sólo le ofrecían una cajita muy pequeña que iba a reducir su amplia cosmovisión, en un interés por entender el mundo, y a la especie humana en relación, en una búsqueda en la que se encuentra con una economía desligada de la ética, o estudias economía o estudias ética, chaval,  y sigue un discurso en el que va desgranando la historia de la humanidad, Aristóteles, Tomás de Aquino, y el enfoque que tiene en su origen la economía en las diferentes constituciones del mundo, empezando por la de Baviera, un ejemplo bueno de Bien Estar, que concibe la economía como un medio para el bien común, y un paso adelante, y un paso atrás, nos introduce una transparencia en la que se resume buena parte, que no toda, la chicha central de la economía del bien común.

los amantes del griego me van a tener que perdonar, pero no soy de letras, y hoy más que nunca me da pena no haber sido un alumno más aplicado en latín, en un segundo del extinto BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) en el que decido que no voy a aprenderme ni una declinación, Christian defiende que hoy llamamos Economía a lo que en realidad es Crematística.

sigue la presentación y esa idea se va aposentando en mí, Economía y Crematística, el dinero al servicio de, o el dinero por el dinero. Sigue la presentación y me entero (no nos enteramos antes de lo que no nos queremos enterar) de que hasta hace bien poco, se acaba de regular recientemente, cuando ya llevamos unos cuantos años de camino común, en la unión europea no hace falta pasar ningún trámite para poner un nuevo producto financiero en el mercado. Sí hace falta para un medicamento, para un alimento, para un coche, para un montón de cosas, pero no hace falta para los productos financieros, qué curioso.

y va creciendo mi sensación de que ese gesto que hace Christian poniendo las dos manos una encima de la otra, una a la altura de la barbilla y otra a la altura de la frente, y cambiándolas de posición, la que estaba arriba pasa abajo y la que estaba abajo arriba, puedes probar a hacerlo físicamente, no sólo con tu imaginación, es real, estamos confundiendo fines y medios, el dinero y la economía como medio, y el dinero (y la crematística) como fin.

termina la presentación, y entra en escena Iñaki Gabilondo, empiezan a recoger las preguntas e inicia la conversación a 3,

alfrenteareventar

y empiezo a pensar que, con gran sentir por mi parte, me voy a perder el final, yo me tengo que ir, el autobús que me lleva por sorpresa de Madrid a Bilbao, a las 8:30, está a punto de partir.

elfinylosmediosmon   así lo vimos

con el gusto de haber conocido a Christian siquiera dos horitas en vivo me voy escopeteado con Rocío, y nos encontramos con Pablo en la puerta, ya somos 3. A ver si de charla con Juan Pedro, con Carmen, con Maijo, con John o Paloma reconstruyo parte de esa conversación a la que no puedo asistir.

ya de vuelta en casa, con la ayuda de internet, busco la etimología y la explicación de algún palabro que aparece en la presentación.

La palabra “Universidad” procede del latín UNIVERSITAS, nombre abstracto formado sobre el adjetivo UNIVERSUS-A-UM (“todo”,”entero”, “universal”), derivado a la vez de UNUS-A-UM (“uno”).

En el latín medieval UNIVERSITAS se empleó originariamente para designar cualquier comunidad o corporación considerada en su aspecto colectivo.

El origen etimológico de la palabra economía se encuentra en la palabra griegaoikonomos, que significa administración del hogar: oikos significa “hogar” ynemein, “administración”.Etimológicamente hablando, economía viene del latín oeconomus, y este del griegooikonomos, de oikos: casa ynemein: administrador, por lo que un jefe de familia -yasea el padre, la madre o ambos- son los administradores y responsables de que laeconomía familiar sea sana y lleve un estricto régimen presupuestal.
según la wikipedia,
La crematística (del griego khrema, la riqueza, la posesión) planteada por Tales de Mileto es el arte de hacerse rico, de adquirir riquezas. Según Aristoteles, la acumulación de dinero por dinero es una actividad contra natura que deshumaniza a aquellos que a ella se libran. Aristóteles muestra en numerosos textos, incluida la Ética a Nicómaco y la Política, la diferencia fundamental entre economía y crematística: el comercio trueca dinero por bienes, y la usura transforma el dinero a partir del dinero. Ni uno ni otro producen algo, por lo que todos resultan condenables desde el punto de vista ético filosófico.
Felicidades al Instituto Tomás Pascual Sanz, y a la familia, que lanza este debate público tan importante para la sostenibilidad económica, tu mundo y el mío.
Bonito, bueno y necesario.

el A-BE-CE-dario de la E-B-C (con la ley del 3)

ebcemresasa veces actuamos por el artículo 33, también conocido como “porque sí”, “porque me da la gana”, “porque lo digo yo”, y a veces aplicamos un poco del tan nombrado, quién sabe si se utiliza en igual medida, sentido común (hay quien dice, pero no hay que creer todo lo que “se dice”, quién sabe quién lo dice y para qué, con qué intención, que es el menos común de los sentidos).

en la línea de comunicación de Mikel (menda lerenda, también conocido como yo) ha surgido, en contraposión con el 33, versión reducida del 333, la mitad de 666, el número de la bestia, de forma no planificada, la ley del 3. Padre, hijo, y espíritu santo, 1 globo, 2 globos, 3 globos, arriba, al centro, padentro, cómo me gusta el 3…

pasa el tiempo y veo que me encuentro con más de aquello a lo que le presto atención, y aquello en lo que mi intención es fuerte.

así me ha pasado con el bien común, y la Economía del Bien Común, de Christian Felber, la EBC, si utilizamos las mayúsculas.

hoy explico los 3 motivos por los que me gusta tanto. Son, pues, los a-be-ce, 3 motivos por los que creo que es interesante estar cerquita, seguir aprendiendo, hasta hacer propio el mensaje (aprehender está mejor), para después comunicar mejor (aprehender para transformar).

la letra aempezando por A, 1, de este particular ABC, la Economía del Bien Común se basa en valores, unos valores que distan de los tradicionales competir y más, y se acercan a los de competir, y mejor. Competir y más (para mí), el afán de lucro, llevado a un extremo, y ahí podemos estar más o menos de acuerdo de que hay ejemplos para dar y tomar, ante la ausencia de mecanismos ágiles para frenar los abusos, no nos está llevando al tipo de mundo y sociedad al que aspiramos (o al que decimos aspirar).

cada uno de nosotros tiene sus propios ejemplos de abusos en diferentes campos (economía, adjudicatura, organizaciones, política, partidos políticos, organizaciones sindicales, religiosas, consejos de administración de empresas, e incluso, hasta ahí podíamos llegar, clubs de fútbol).

competir, en contra de lo que decía Adam Smith, no se regula de forma automática por los agentes que operan en el mercado y que, en el libre juego de la competencia perfecta, se auto-regulan, y generan el resultado óptimo para todos.

en este apartado de la organización, fundamentalmente en el ámbito económico, me encanta una idea de Felber. La organización “separa” a las personas de los valores que socialmente hacen que florezcan las relaciones humanas. Si las personas se mueven de forma cómoda en la solidaridad , en el respeto, en el cariño, que a la larga favorece la confianza y la relación, la organización le separa de este marco de valores natural imponiendo el “competir”, “rápido”, y “más”, generalmente en términos exclusivamente monetarios, favoreciendo comportamientos anti-sociales y contra-ambientales.

por poner un ejemplo, en la famosa crisis española del 13, que estudiarán nuestros hijos y nietas, algún día se valorará la solidaridad de las familias y de los amigos, en paralelo con la economía paralela (o B) que ayudan a que la crisis de muchas familias y personas no sea mayor.

la letra b

BE, 2, ya hemos llegado al segundo ítem, me encanta lo plural, abierto y ligero del movimiento de la Economía del bien Común. A lo largo del texto de su libro Felber hace especial hincapié en que este es “un” modelo, no “el” modelo, está en construcción, y lo vamos a seguir mejorando entre todos, tiene muchos links con otros mundos paralelos (la permacultura, …), y ofrece diferentes ámbitos y niveles de agrupación. A nivel de empresas, de municipios y territorios, con propuestas que aplican también a los individuos y a gobiernos y banca.

la letra c

CE, 3, el tercer apartado que lo hace especialmente interesante es que promueve la participación directa, el voluntariado, la participación activa, y nos sumerge en el lado activo del infinito. Ante la democracia representativa que conocemos tan bien, en la que los políticos, sean de derechas o de izquierdas, están tan distanciados de sus votantes, con realidades tan distantes de los programas, y comportamientos tan separados de los valores fundacionales, con sistemas de control y poder, listas cerradas, amiguismo, que fomenta el seguidismo en el voto y la obediencia irracional, que luego se paga con listas formadas por personas en procesos judiciales, la Economía del Bien Común nos propone, y promueve, la democracia directa, y una serie de medidas para que el pueblo pueda deslegitimar la acción del Gobierno, o del parlamento sin tener que esperar a las siguientes votaciones generales, incluyendo el inicio de nuevas leyes.

la persona activa, que se reúne con personas activas, que conforman nuevos campos de relación y de actividad, denominados campos de energía, qué interesante palabro.

porque las personas en nuestro actuar somos energía, ondas largas y lentas, ondas cortas rápidas, porque nuestro pensar es energía, nuestra emoción es energía, y para nuestro actuar necesitamos energía, es fundamental que recobremos y re-contactemos con nuestra fuente de energía, lo que nos anima, lo que nos hace vibrar, lo que nos da poder, lo que nos conecta con nuestra ilusión y ganas de hacer.

para empezar, estas son mis razones, 3. Si no te gustan, no tengo otras, pero me interesan igualmente las tuyas.

como todo lo que aquí cuento es un resumen muy breve y muy personal, seguramente vuelvo pronto con el ABC, con citas de detallen de la A, de la BE, de la CE, transcripciones del libro de Felber, padre, que no hijo, ni espíritu santo, de la EBC.

ebcempresasmadridmon   así lo vimos…

me llega a la bandeja de entrada información de las primeras jornadas de Buenas Prácticas de Empresas en el campo de energía de Madrid, este viernes, mañana, 23 de Enero, para empezar, y el 30 y 31 de Enero, para seguir.

Yo que tú no me lo perdería. Yo que yo no me lo voy a perder.

Y por si no conoces a Felber y qué cuenta, ahí te va.

afán de lucro y competencia, sustituidos por los valores que permiten florecen nuestras relaciones humanas: confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad, compasión, en todo el mundo igual, qué bonito, qué necesario.

y si quieres conocer más, el universo trabaja en sincronía, desde fundación CODESPA me hacen llegar una invitación del Instituto Tomás Pascual Sanz, puedes conocer a Christian Felber en vivo y en directo, en Madrid, el 10 de Febrero a las 18:00.

mejor eliminamos el intermediario, ¿no te parece?

Más información, http://www.institutotomaspascualsanz.com/inscripcion/

Copio a continuación el texto de invitación del cuerpo del correo.

Desde Pascual queremos colaborar a desarrollar la sociedad en la que trabajamos cada día y para ello necesitamos de la implicación de personas como tú y empresas como la tuya que en el día a día colaboran con nosotros.

 En 2007 constituimos el Instituto Tomás Pascual Sanz, al objeto de colaborar al proceso de reflexión e investigación sobre la mejora de la calidad de vida de las personas. Para el acto del VIII aniversario, que se celebra el próximo 10 de febrero por la tarde, hemos preparado un programa en el que se expondrá y debatirá un tema de máxima actualidad: la “Economía del Bien Común”, de la mano de su creador e impulsor a nivel mundial, Christian Felber. Un tema que nos permitirá conocer y debatir sobre tendencias de gestión empresarial apoyadas sobre el paradigma de la generación de riqueza sostenible para todos aquellos que se relacionan en una sociedad.

Para fomentar y enriquecer el debate, hemos invitado al catedrático de Economía de la Empresa, Emilio Ontiveros, quien tras la exposición principal establecerá un debate sobre su teoría y tendremos el placer de contar con la moderación del acto por parte del periodista Iñaki Gabilondo, quien también aportará su habitual espíritu crítico al evento.

Creemos que se trata de una velada muy atractiva y por ello nos complace poder hacerte llegar la invitación y el programa del acto para que lo valores y, si es de tu interés, puedas acompañarnos.

por cierto, también puedes acercarte a

una evaluación fallida (y tres pasos al frente)

comprometidosconlacomunidaden una entrevista reciente, la semana pasada, me reuno con una chica en una sala de estar improvisada. Pasa algunas veces. Las salas de reuniones están atestadas, y hay que improvisar un nuevo sitio. La elección de Belén no puede ser más interesante para el cuentacuentos. Un patio protegido de la lluvia y el frío, soleado y con plantas, en el que ocupamos una de tantas mesas libres.

En el transcurso de la reunión intercambiamos historias que algo tienen que ver con nuestra propuesta y con nuestras vidas. Belén me cuenta un trozo de la suya, unos años atrás, en la que recibió una evaluación por parte de su jefa con la que no estaba en absoluto de acuerdo. Todos, los reconozcamos o no, aspiramos a vivir y desarrollarnos en un mundo bueno, bello y justo. Belén tiene la percepción de que la evaluación no hace justicia a su interés y a su desempeño. Por ello, contacta con la jefa de su jefa, que no la conoce, no con objeto de que se revise la evaluación tanto como para expresar que no le parece justa. Pasa el tiempo, y Belén se postula a su jefa (se ofrece voluntaria) para un puesto de mayor enjundia, en el que además puede practicar y perfeccionar el inglés, segundo paso al frente. Por azares del destino, un puesto queda vacante. La jefa de su jefa contacta con Belén y le propone hacerse cargo de la acción social del corporativo.

Hoy Belén es una entusiasta en su trabajo. Si ayer era buena profesional, hoy es una persona que disfruta en su trabajo, y no voy a perder la ocación de remarcar la palabra disfrutar y su origen. Dis (sin) frutar (fruto), sin esperar nada a cambio. Su trabajo, por azares del destino, en los que alguna influencia tenemos, un paso al frente, y después dos, y después tres, en ese ejercicio de aceptar un reto mayor, se ha convertido en su pasión. El mundo social y el desarrollo de relaciones con instituciones del tercer sector (asociaciones, fundaciones, ONGs) forman una pequeña parte del quehacer de Belén hoy. La otra pequeña parte es la relación con las personas que lideran estos proyectos, y con los profesionales internos de la casa que ocupan parte de su tiempo libre en actividades de voluntariado.

Apunto un dato que no me deja de mover. Una de cada 3 personas de la organización en mayor o menor medida forman parte del programa de voluntariado que coordina y promueve Belén. 1 de cada 3. Manda huevos, pienso para mis adentros.

En la entrevista, Belén me habla del salario emocional, ese salario que está en lo bien que te lo pasas mientras trabajas, en ese espacio en el que tu hobby se ha convertido en tu trabajo, maravillas del camino, en el que la subsistencia y el desarrollo y la pasión se encuentran, para configurar un nuevo vivir.

Una nueva vida en la que lo personal y lo profesional se mezclan. “Mamá, ¿esta señora es aquella que me comentaste de aquella presentación?” Abro una publicación que me regala Belén por cualquier sitio, en un ejercicio que yo llamo el juicio Strogoff. En la página 109, Fundación Garrigou, Belén me señala a Mercedes, una compañera que acoge a Gloria, la hija de una amiga tras fallecer de cáncer.

Gloria, Mercedes y Belén son parte hoy de mi mundo, un mundo en el que lo profesional y lo personal tienen cabida, en el que no nos tenemos que quitar el corazón para ir al trabajo. La vida de Belén es un ejemplo precioso de ese mundo, un mundo en el que las personas y las organizaciones (personas, grupos de personas y la organización) han descubierto, aplican y desarrollan el significado de la palabra fraternidad. Porque las organizaciones, también las lucrativas, son mucho más que una máquina de hacer dinero. Son máquinas de influencia que colaboran en el mejor desarrollo de la comunidad en la que operan. Comunidad, o común-unidad, que hoy entiendo un poco mejor con el ejemplo de vida de Belén.

Gracias por compartirlo conmigo, Belén. Y con todas nosotras.

ibm amarillo   así lo vimos…

esta entrevista me hace recordar a los cariños y amigos que he desarrollado en mi actividad profesional. Bernardo, Jesús, Tomás, José Mari, Luz, Gonzalo, Karmele, Jorge, Felipe, Frank, Dani, Luis, Paco, Carlos, Mariano, María, Antonio, Juanan, Luis Emilio, Ana, Rafa, Fidel, Marina, Jaime, Miriam, Luis, y la lista se va a haciendo grande con el pasar del tiempo, Silvia, perdona que no siga con ella, contactos profesionales, que con el pasar del tiempo, se han convertido en cariños, el roce hace el cariño, y algunos de ellos en amigos de corazón. Qué bonito es coincidir, también en el trabajo.

Y hablando de lo que hemos hablado, tres líneas más para la triformación social, un movimiento que nos explica el mundo en el que vivimos como tres esferas, la político / judicial, la social, y la económica, que crean un mundo perfecto cuando cada una opera conforme a la ley que le es natural:

– la igualdad (esfera político / judicial),

– la libertad (esfera social)

– la fraternidad (esfera económica).

3 leyes para el desarrollo de un mundo bello, bueno y noble.

Me despido de Belén con la ilusión al viento de volver a coincidir cualquier día en el camino, ojalá pronto.

lo que había por robar, ya está robado (y mientras aparece lo nuevo, ¿hacemos un 69?)

69pordelanteAyer por la tarde ultimé mi porra para el mundial, que incluía la eliminación de Brasil en la ronda previa, Croacia primera de grupo, Camerún segunda, algo que creo que no ha pasado en la historia del fútbol, Brasil, gran potencia del futbol mundial, estandarte del jogo bonito, eliminada en primera ronda.

Ayer, viendo el partido con Fernando, nos faltó Pedro, qué pena, para compartir las cervezas, levantarnos henchidos de gozo y gritar gol, me quedé con el cuerpo cortado al ver el desenlace del partido. Un desenlace previsible, por otra parte, pero no por esperado dejo de sentir vergüenza ajena. Está bien jugar contra 12 (el público local tiene derecho a animar), pero es terrible jugar contra 13 (al árbitro japonés sólo le faltó enfundarse la camiseta canrinha y bailar samba al pitar el penalti). En un juego en el que se gana por 1-0, caso del fútbol, que un árbitro se invente un penalti es demasiado.

El wasap de Pedro, ausente de la celebración, al finalizar el partido, resume lo sucedido a la perfección.

Brasil 1, Croacia 1, Japón 2.

Pero todo eso no es tan importante. La pregunta que nos podemos hace es por qué ocurre eso de forma tan sistemática. Me refiero a un apoyo tan exagerado al país anfitrión de un evento. Porque está bien jugar con 1 más, pero es excesivo jugar con 2 más, sobre todo si ese último encarna el papel de la justicia, ciega, indiferente a circunstancias, a veces no pequeñas, como los intereses económicos asociados al juicio.

Y de ahí, nos vamos directos a la organización del mundial de Brasil, y a la nota de Joana Havelange:

“No apoyo, no comparto y no vestiré de negro ningún día que haya partido durante el Mundial. Quiero que la Copa se desarrolle de la mejor manera. No voy a manifestarme en contra, porque lo que había de ser gastado, robado, ya fue. Si había que protestar, tenía que haberse hecho antes. Yo quiero que quien llegue de fuera vea un Brasil que sabe recibir, que sabe ser gentil. Quiero que quien llegue quiera volver. Quiero ver un Brasil lindo. Mi protesta contra la Copa será en las elecciones. Otra cosa, destruir lo que tenemos hoy no cambiará lo que se hará mañana”.

Y ahí estoy de acuerdo con Joana. Todos queremos ver un Brasil lindo, y un Qatar lindo, y una España, y un México, y un Estados Unidos, y un Irán lindo. El problema está en que donde hay mucho dinero, hay mucho dinero para robar, o para corromper, algún día abriremos ese suculento melón. Y es más suculento un mundial con 12 sedes, o 12 melones, que uno con 8, porque hay más. Aunque se demuestre, qué vergüenza, que no nos llega, ni con los sobrecostes en los que se incurren, para terminar a tiempo.

El problema es que cuando hay un interés económico fuerte, la justicia, vestida de negro, con o sin birrete, en un campo de fútbol verde, qué bonito, o en un tribunal de justicia, falla, a pesar de su ceguera, por el que más dinero tiene.

En este mundo que se parece cada vez más al circo, pan y circo inventado por los romanos, primeros maestros del marketing de masas, y explotado hasta la extenuación por la fifa, la uefa, la metro goldwyn mayer y Disney, vivimos de una forma cada vez más exagerada la concentración del capital.

Y cuando hay mucho interés económico, quién sabe por qué, la justicia no conoce la igualdad, y el arte no conoce la libertad.

Parece que todos somos conscientes de lo que pasa, y hemos decidido aceptar que esto es lo que hay.

69mon   Así lo vimos…

A principios del siglo XX, Steiner formula la triformación social, un movimiento que lleva el ideal de un mundo bueno, bello y noble al mundo económico, con la división de poderes político / judicial, social y económico, que se rigen, en ese marco ideal, por las leyes de la igualdad (el mundo político / judicial), la libertad (el mundo social), y la fraternidad (el mundo económico).

En el siglo XXI, hay movimientos que se acercan a este ideal. Por ejemplo, la Economía del Bien Común, de Christian Felber.

En ambos modelos se busca regular los excesos que surgen de la concentración de capital y de intereses en manos de unos pocos, y de un mundo económico que desconoce el sentido de la fraternidad.

Hablando de unos pocos, Joana Havelange es nieta de Joao Havelange, fue nombrada directora ejecutiva del COL, siglas de Comité Organizador Local (COL) del Mundial de Brasil, (durante el mandato de su padre al frente de la CBF (Confederação Brasileira de Futebol).

neymar

Muy interesante, por cierto, el artículo publicado en el país al efecto de la que tomo la captura de imagen superior.

Christian, mucho ánimo. Hay trabajo por delante. Ahí donde haya dinero, hay una oportunidad de cambio. Si hay mucho dinero, grande.

Por cierto, lo mires por donde lo mires, el penalti que pitó ayer el árbitro es un acto de amor. Ya lo mires por delante, primera imagen del post, ya lo mires por detrás, en esta última, la pareja que estaba en el campo estaba haciendo un 69. Y aquí hemos venido a jugar al fútbol, no a practicar sexo.

69

Releo estas líneas y me pregunto de qué hablan. Sí, no, sí, no, creo que tengo que volver al título, “lo que había por robar, ya está robado”, y a la idea subyacente, esto no lo vamos a cambiar, al igual que el penalti a favor del equipo anfitrión que sólo el árbitro vio, y creo que estoy hablando de responsabilidad personal.

Si crees que no se puede cambiar, es imposible.

Si crees que se puede cambiar, y pones tu granito de arena para que suceda. Hay una posibilidad.

Unos pocos activos hacen porque una multitud pasiva consiente. Todos y cada uno de nosotras, personitas mayores, puede cambiar su forma de pensar, su forma de sentir respecto las cosas, y lo que es tanto o más importante, su estado de actividad, pensar sentir y hacer. Porque lo que haces importa, vaya que sí.