cuando no hay plan B, ¿o sí lo hay?

vuelvo a ver este video en el que Javier Goyeneche, fundador de Ecoalf, entrevistado por Diego Isabel La Moneda, promotor del NESI, nos cuenta los fundamentos de esta empresa de moda sostenible,

que apuesta por cuidar los recursos del planteta, ya estemos hablando de petróleo,

no hay que seguir cavando más profundo para obtener petróleo, podemos transformar la basura a través de sofisticados procesos de innovación otra vez en hilo, con el que hacer tejidos y producto,

de hecho ya han reciclado más de 70 toneladas de redes de pesca, hechas con Nylon 6, con ahorro en agua, emisiones y energía, convirtiendo un proceso de 17 pasos, si se inicia del petróleo, en un proceso de 7 pasos, a partir de “basura”,

reciclando millones de botellas de plástico, poliester,

reciclando algodón, mediante un proceso mecánico que necesita cero agua, frente a los procesos originales de producción del algodón, 2500 litros de agua por cada kilo de algodón, aproximadamente,

materias primas recicladas que son parte de este nuevo concepto,

en el que desarrollan productos con una calidad y diseño que compiten con las primeras marcas del mundo de la moda, productos que un cliente final no va a comprar, por mucho que me encante tu historia,

si no me gusta el producto en sí, si no me queda bien, si no es bonito,

y ahí sigue esta entrevista, sencilla, tan bonita, en la que Javier nos comparte su sentir, el cambio viene por las personas  y por las empresas, no tanto por los gobiernos, y en el que nos anima a ser de nuevo agentes activos, también desde el consumo,

cuando premiamos a las organizaciones que hacen las cosas de una forma coherente con los valores que representan, y con los nuestros, y dejamos de consumir aquellos productos que no lo hacen,

en una historia que esperamos poder escuchar en vivo en la próxima edición del NESI, se está acabando el video, y me quedo enganchado en esta imagen con la que Diego y Javier cierran la entrevista, porque no hay un plan(et) B.

   así lo vimos…

en este texto, tal vez caigo en la contradicción, me pregunto cómo no va a haber un plan B, si siempre hay una segunda forma, y una tercera, no hay más que escuchar el testimonio de Javier, en esta historia de innovación y respeto, de hacer las cosas.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo de el 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

tú también puedes decirle no al fracking (ni aquí ni en ningún otro sitio)

frackingLa torre de babel nos separa de otras culturas que hablan en otros idiomas. Afortunadamente, los subtítulos nos acercan a pueblos indómitos, como los de los ocho apellidos vascos. De Álava, tierra de transición, de esplanadas esplendorosas (según con qué se le compare, ¿verdad?) y de patatas, nos llega un subtitulado que podemos leer, y un mensaje que podemos sentir.

Y si me dejas una opinión, espero que los efectos de los chicos del fracking (tan parecido al frac, mucho más elegante que el traje y corbata, menuda vulgaridad), y sus resultados tan devastadores, no se dejen sentir en tu casa ni en tu comunidad.

un abrazo respetuoso con las personas, con los animales y con el medio ambiente, en resumidas cuentas, con tu comunidad, Mikel

frackingmon   así lo vimos…

 

Para ponerle título al post, le pido una ayuda a Gidor, que resuelve que

fracking EZ, hemen ez, eta inon ere ez

está bien en euskera (vascuence) batua (unificado).

En el euskera de Bermeo, pueblo de mis padres, de Gidor y de mi infancia, sería

fracking EZ hemen ez inon beez

ya supongo que no se entiende desde una lengua latina, y suena más bien raro.

A cachitos, sería algo así:

fraking ez, fracking no

hemen (aquí) ez (no)

Inon (en cualquier otro sitio, en ningún sitio) beez (tampoco), aquí y en ningún sitio.

Preparo unas líneas para la difusión a dos listas de contactos de este post, y me leo escribiendo:

De los indómitos países vascos me llega una campaña.

Una campaña que no me incumbe.

O sí.

Una campaña que puedo dejar en paso,

o en la que puedo participar.

Porque la tierra de mis vecinos puede convertirse mañana en la mía.

Y ya sabes,

“cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”

 

y me acuerdo de un concepto que tuve la suerte de aprender hace casi tres años, en un taller del Arte de Vivir, en el que nos preguntaron de qué somos responsables en nuestra vida. yo pensé en mi responsabilidad con mis hijos, con mi familia, con mi trabajo, mi pequeño mundo.

La respuesta / propuesta de Beatriz, la monitora, me dejó un poco descolocado:

“Somos responsables por todo”

Poco a poco creo que le voy cogiendo el sentido a la frase. En el continuo de la responsabilidad, empezando por la irresponsabilidad absoluta, pasamos a la responsabilidad con mi pequeño mundo, para llegar a niveles mayores de iniciativa y compromiso. En el extremo opuesto a la irresponsabilidad absoluta tenemos la responsabilidad por todo, un concepto muy cercano al amor incondicional hecho acción, porque la responsabilidad por todo es activa, te anima a actuar.

el puente más largo del mundo

puentespeqMe acuerdo de una fábula, un cuento, el puente, que incluimos hace unas fechas en este blog, que habla de la relación rota entre dos hermanos por culpa de una disputa familiar y un proceso de comunicación “mejorable” a todas luces, y de cómo se encuentran de nuevo en el camino con la ayuda de un artesano (arte – sano), un espíritu independiente especializado en “inventar” y mejorar especificaciones de producto / servicio.

Me acuerdo de esta fábula porque en el fondo de RS PYMES se encuentra el espíritu del puente.

La historia de RS PYMES es muy sencilla. Hace ya casi tres años, cómo pasa el tiempo, un chaval pensó en una posibilidad; la de crear un puente en materia de responsabilidad social entre España y América Latina, por medio de una aplicación web. Sigue leyendo

¿estamos gobernando la globalización?

Paseando por internet, encuentro otro vídeo de José, presidente de Uruguay, una voz interesante, una voz diferente, una voz personal. Si tienes 10 minutos para vivir, tienes 10 minutos para este vídeo.

Expresamos la íntima voluntad como gobernantes de acompañar todos los acuerdos que esta nuestra pobre humanidad pueda suscribir. Sin embargo, permítasenos hacer algunas preguntas en voz alta: Sigue leyendo

generando y consumiendo energías verdes

GOIENERTEKECuando estudiamos modelos de negocio muchas veces estamos muy (excesivamente) centrados en cómo se genera el dinero (muchos pocos hacen un mucho, y pocos muchos también). Mucho más que en los modelos de relación que se establecen entre las partes (organización, proveedores, clientes, administración). En el País Vasco nos gusta levantar troncos y cortar piedras (como a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), para que no digan que no nos gusta innovar. Aunque tradicionalmente los hombres se esconden de las mujeres en txokos (en vez de pretenderlas) y tenemos formas raras de hacer negocios (un apretón de manos ha sustituido tradicionalmente muchos contratos) y cierto espíritu emprendedor.

Entre otras rarezas de este mundo poco civilizado, se encuentran las cooperativas, ese esquema raro en que además de trabajadores (fuerza laboral) somos propietarios (fuerza económica), y en el que todas las personas somos un poco más iguales Sigue leyendo

asuranceturix el bardo (un adelantado medioambiental)

nocantarasEn mi tierna infancia disfruté como un enano con las aventuras de Astérix el galo. Algo de irredento y de contracultural debía haber por ahí para que me gustase tanto. Piratas a los que les hundían en barco, historias inverosímiles en cualquier parte del mundo (Europa, América, África), y las maravillosas legiones de Julio César laminadas por el poder de un grupo de aguerridos y resistentes galos. La astucia del pequeñín, la fuerza bruta del hombretón, la fidelidad del perro, el druida, el jefe, un elenco digno de la mejor función.

Pero entre todos, déjame que me quede hoy con el bardo, un auténtico adelantado a su época. En Astérix le utilizaban como arma de derribo contra los enemigos (canta, por favor) o para prevenir que el cielo cayera sobre sus cabezas (no cantes, por favor). Sigue leyendo

la vasija agrietada

cuentosconalmaUn cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que   colgaban de los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra   era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie, desde   el arroyo hasta la casa de su patrón; pero cuando llegaba, la vasija rota   sólo contenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente; desde   luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía   perfecta para los fines para los que fue creada.

Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su   propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de   todo lo que se suponía que era su obligación. Sigue leyendo

Dejarme que cambie la palabra ReSponsabilidad por ReSpeto

respect

JUEVES 15 DE ENERO DE 2009 10:46, Diario Responsable, Mikel BILBAO GARAY

Si a mí me preguntan hoy de responsabilidad social, tengo un enfoque muy simple. La responsabilidad empieza en los fundamentos de nuestro día a día. En la educación de nuestros niños. En el ejemplo de todos nosotros. El ejemplo al recoger del suelo o tirar una simple colilla, el respeto en nuestras relaciones, el ejemplo de Gidor, un amigo de infancia, recogiendo con escasos 16 años troncos de la playa que tenían un clavo, doblándolo y dándose un paseo de 100 metros para “retirarlo” de donde podía hacer daño. Sigue leyendo