políticos supuestamente competentes (o pseudocompetentes)

me sorprende este video que lanzan conjuntamente el ministerio de sanidad, consumo y bienestar social y el ministerio de ciencia, innovación y universidades, dentro de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible,

un video que han aprobado un grupo de políticos supuestamente competentes, vamos a incluir la presunción de inocencia, por favor, que falta les hace, supuestamente competentes e inocentes, sin ninguna intención más allá de la que se ve,

un video al que supuestamente responde así una ciudadana, supuestamente inconsciente o ignorante, o ambas cosas a la vez, una carta tan larga como interesante, a mi modo de ver,

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, 
Estimados Sres. Ministros, 

Antes que nada, quiero agradecerles el sincero interés que demuestran en cuidar de la salud de los españoles.  Estoy segura de que las medidas que están tomando ustedes para prohibir las «prácticas pseudocientíficas» han sido largamente meditadas desde una conciencia del bien común que debe tener todo gobierno democrático. 

Sin embargo, hay algunas cuestiones que me gustaría que nos aclarasen, ya que, en el caso de personas como yo, que no tengo formación suficiente, no llego a comprender. 

En primer lugar, no sé por qué los videos divulgativos que han publicado tienen que tener un tono de broma y de burla, cuando se trata de un tema tan serio como es la salud. Personalmente, no me gusta que la gente que me representa nos tome por tontos. Tampoco me gusta que el Gobierno de mi país se burle de las opiniones, creencias y acciones de muchos de los ciudadanos. Estoy segura de que esa no ha sido su intención, pero creo que los chistes deben quedarse para sus tertulias. 

En segundo lugar, hablan ustedes de prácticas que no tienen ninguna base científica. Quiero decirles que estoy completamente de acuerdo. 

Cuando Galileo trató de convencer a príncipes y cardenales de las teorías de Copérnico, la gente de su tiempo –esa Iglesia que tanto critican ustedes por rancia e intolerante– no pudo entenderlo.  Con el tiempo, el conocimiento humano avanzó lo suficiente como para demostrarlo. 

¿Se han planteado ustedes que hay cuestiones que no resuelve la ciencia porque quizá todavía no sabemos lo suficiente? 

Hay personas que pueden ver hologramas energéticos de otras. Hay otras que sienten la energía a través de sus manos. Ustedes no. Ustedes no las creen. Otras personas sí. ¿Por qué tienen ustedes razón? ¿Acaso son ustedes tan sabios como el Papa Urbano VIII? No voy a entrar en esta cuestión, pero ustedes se autodenominan como un gobierno progresista… curioso. 

Miren, yo sé pocas matemáticas, pero sé cuánto les interesan a ustedes las estadísticas, sobre todo cuando se trata de temas electorales. ¿Pueden hablarnos de estadísticas de fracaso que hay en la llamada medicina tradicional? Deben de ser bastantes casos cuando las personas acuden a las _«pseudociencias»._  Conozco a poca gente que acuda a estas terapias sin haber sido desahuciada antes por los médicos. 

Tengo mucha confianza en los profesionales de la medicina. Han salvado la vida a familiares y amigos muy allegados. Les admiro y considero mucho más que muchos políticos. Me constan que son los más interesados en cuidar de nuestra salud. Les he visto sufrir con sus enfermos y buscar soluciones a sus problemas. No pienso renunciar a acudir a sus consultas. 

Pero, si ellos no me dan una solución, ¿tengo que conformarme a padecer de por vida una dolor crónico, un traumatismo? ¿Por qué negarme una terapia que puede aliviarme? ¿Está la medicina al servicio de las personas o somos las personas esclavas de la medicina? 

Entiendo que piensen que hay quien pueda aprovecharse de la desesperación de un enfermo para ganar dinero. Pero igual que tantos políticos se han aprovechado de los que pagamos impuestos (sí, son «impuestos», no «voluntarios») para enriquecerse. ¿Es más ético, quizá? Yo no pienso que todos los políticos son unos ladrones, igual que no pienso que todas las personas que realizan terapias complementarias son «charlatanas». 

Miren, señores del Gobierno. Yo tengo las dos rodillas artrósicas. He padecido dolores crónicos desde hace 12 años. En 2016 a una afamada clínica del País Vasco donde me inyectaron ácido hialurónico, advirtiéndome que sólo parecía funcionar en un 30% de los pacientes.  No tuve suerte: estuve entre el 70% restante. En 2017 me inyectaron mi propio plasma en una conocida clínica traumatológica de Madrid. Tampoco tuve suerte.  Por cierto, en ambas terapias me gasté cuatro meses de mi suelo, ya que la Seguridad Social no paga estos tratamientos. 

Hace mes y medio que me inyectan árnica en las manos y las rodillas y desde hace dos semanas puedo subir y bajar escaleras sin ningún tipo de dolor.  ¿Me están engañando? ¿Es un placebo? Pues ¡mira que bien! me han quitado el dolor sin efectos secundarios! «Con agüita», que me ha dicho un traumatólogo, con cierta sorna. Y me ha costado 170 euros. 

He sido intervenida dos veces en mi pie derecho por dolores neuropáticos y tras las dos operaciones me he quedado con el pie dormido, el tobillo rígido y dolores crónicos. Por supuesto, tuve que firmar que asumía los posibles riesgos de no quedar bien. Nadie tiene la culpa. 

He sido tratada con magnetoterapia y cromoterapia y el dolor ha descendido considerablemente. La persona que me trató además me ayudó a cambiar mi actitud frente al dolor. 

Mi pregunta es: ¿Tienen ustedes derecho a privarme de algo que me quita el dolor? 
Y si es mi propia sugestión… ¿por qué no me permiten tenerla, si me hace bien? Y si el médico no me ayuda ¿tengo que renunciar a la ayuda psicológica que me aporta la persona que me practica la terapia complementaria? 

Vuelvo a su argumento de que no existe base científica en estas «pseudoterapias». Completamente de acuerdo ¿Y qué? 

Hace unos años, en un hospital de Bolivia, no tenían suficientes incubadoras para los niños prematuros. Pidieron voluntarios simplemente para coger en brazos a los bebés y darles calor. Se demostró que estos niños se desarrollaron más rápidamente y mejor que los que ocupaban las incubadoras. Por favor, señores del Gobierno, explíquenme qué base científica tiene esta práctica, que se realiza ya en muchos sitios. 

Muchas mujeres en edad fértil, sufrimos en la mayoría de los casos alteraciones emocionales durante el período que se conoce como síndrome premenstrual. También pasa en muchos casos de menopausia, o durante el embarazo. ¿Qué base científica explica cómo las hormonas influyen sobre las emociones? Sí, hablemos de neurotransmisores, nervios, etc. Pero ¿por qué no nos pasa a todas las mujeres lo mismo? 

Por favor, queremos una explicación científica 

¿Por qué las matronas de la seguridad social preguntan a las embarazadas si su hijo es un hijo deseado? 

¿Por qué los niños que son amamantados crean un vínculo afectivo con sus madres que les fortalece el sistema inmunológico? 

¿Por qué los enfermos de cáncer que reciben apoyo emocional mejoran en mayor porcentaje que los que no lo tienen? 

¿Por qué los oncólogos hablan de lo importante que es la actitud para superar esta terrible enfermedad? 

¿Por qué cuando un médico da una _«sentencia»_ a un enfermo, se ha demostrado (no científicamente) que se convierte para éste en una profecía de autocumplimiento? 

Por favor, queremos una explicación científica. 

¿Por qué confían ustedes en los ultrasonidos y no en las terapias del sonido? ¿Por qué confían ustedes en los infrarrojos y los ultravioletas y no en las cromoterapias? ¿Es que ven u oyen mejor unas que otras? 

En 1944 se demostró que el ADN era el material genético de los seres vivos ¿Significa eso que en 1943 (cuando no se sabía) el ADN no era material génetico? 

Elizabeth Blackburn (Universidad de California), Premio Nobel 2009, ha investigado cómo los efectos del mindfulness ralentizan la degradación y acortamiento de los telómeros, provocados por el estrés que soportamos. 

Por favor, queremos una explicación científica (estoy segura de que esta señora nos la dará pronto, pero de momento estamos como Galileo). 

El Profesor Kabat-Zinn, fundador de la Clínica de Reducción de Estrés del Hospital Universitario de Massachussets, no es médico, pero es profesor de Medicina emérito en la Massachusetts University Medical School. Les recomiendo, Señores del Gobierno, que lean su libro «Vivir con plenitud las crisis», donde podrán recabar información sobre lo poco que sabemos sobre la salud y la enfermedad. Pregúntenle a él por las curaciones milagrosas. 

Para finalizar, muchas gracias por preocuparse por nuestra salud, pero sólo dos advertencias: no somos tontos y bromitas y burlas… las justas. 

Les deseo de corazón que no tengan nunca que enfrentarse a una enfermedad para la que la medicina tradicional no tenga respuesta. 

Un saludo, 
Amparo Gómez. 
Ciudadana española. 

(Fecha estimada de redacción, 1 de Marzo de 2019). 

unas letras y un video que hablan solitos del nivel de la conciencia (y de la inconsciencia), y que cada quien saque su foto y sus conclusiones, de los unos y de las otras.

así lo vimos…

leo y releo algunos de los comentarios de la supuesta carta que reproducimos arriba, supuestamente la he copiado yo, y me doy cuenta de todo lo que todavía no sabemos de cómo funciona el ser humano,

de la salud y su bienestar, de lo que nos sana y nos enferma, de la influencia de nuestras emociones, nuestro supuestamente rico mundo emocional, en nuestro cotidiano vivir,

afortunadamente no todo es tan etéreo, hay cosas que son mucho más evidentes, y el 28 de abril podemos elegir de nuevo, entre éstos y aquellas, que también han asomado la patita contra las terapias alternativas, casi diría que presiento unanimidad,

y mira que no puedo entender por qué será.

y me imagino un mundo en el que a los políticos, representantes de la cosa pública y de las personas que les votan, promueven la libertad de elección, en el mundo social deberíamos ser libres de elegir,

desde el criterio, no desde la burla, desde la información, no desde la manipulación, desde la apertura de miras a lo que está por venir, desde la experimentación, ¿no es así como avanza la ciencia y la humanidad?

el azul claro, código que representa el orgullo humilde, enmarca la opinión de esta persona, mujer, ciudadana, que supuestamente escribe unas líneas en respuesta a este video, supuestamente responsable, que lanzan 2 ministerios de la casa común.

 

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

hacia abajo, hacia los lados, y hacia arriba

un saludo de Paz y Bien, un saludo de paz y fraternidad con el sol y con la tierra, y este mensaje de nada ser, nada tener, nada poder, nada pretender,  llegan a mi cuenta de correo, un mensaje que tiene su origen en San Francisco de Asís,
un mensaje radical de humildad y de respeto ilimitado a cada ser, una fraternidad de paz, que comparto hoy contigo, espero que alto te aporte.
000
En nuestro país, en medio de un ambiente de mucho odio, destrucción de biografías y mentiras de todo tipo, vale la pena recurrir al espíritu de San Francisco de Asís, a su famosa Oración por la Paz y a su saludo de Paz y Bien. Era un ser que había purificado su corazón de toda dimensión de sombra, convirtiéndose en «el corazón universal… porque para él cualquier criatura era una hermana, y se sentía unido a ella por lazos de cariño”, como escribió el Papa Francisco en su encíclica ecológica» (nº 10 y 11). Por dondequiera que pasaba saludaba a las personas con su Paz y Bien, saludo que entró en la historia, especialmente en la de los frailes que empiezan sus cartas deseando Paz y Bien.

Construyó lazos de paz y de fraternidad con el señor hermano Sol y con la señora Madre Tierra. Esta figura singular, quizás sea una de las más luminosas que el Cristianismo y el propio Occidente han producido. Hay quien lo llama el «último cristiano» o «el primero después del Único», es decir, después de Jesucristo.

Con seguridad podemos decir que cuando el cardenal Bergoglio escogió el nombre de Francisco quiso apuntar a un proyecto de sociedad pacífica, de hermanos y hermanas reconciliados con todos los hermanos y hermanas de la naturaleza y de todos los pueblos. Al mismo tiempo pensaba en una Iglesia en la línea del espíritu de San Francisco. Éste era lo opuesto al proyecto de la Iglesia de su tiempo, que se expresaba por el poder económico y político sobre casi toda Europa, hasta Rusia, con suntuosos palacios, grandes abadías, inmensas catedrales.

San Francisco optó por vivir el Evangelio puro, al pie de la letra, en la más radical pobreza, con una simplicidad casi ingenua, con una humildad que lo colocaba junto a la Tierra, en el nivel de los más despreciados de la sociedad, viviendo entre los leprosos y comiendo con ellos de la misma escudilla.

Para aquel tipo de Iglesia y de sociedad, confiesa explícitamente: «quiero ser un novellus pazzus, un nuevo loco», loco por Cristo pobre y por la «señora dama pobreza», como expresión de total libertad: nada ser, nada tener, nada poder, nada pretender. Se le atribuye la frase: «deseo poco y eso poco que deseo lo deseo poco». En realidad era nada. Se consideraba «idiota, mezquino, miserable y vil».

A pesar de todas las presiones de Roma y de las internas de los propios cofrades, que querían conventos y reglas, nunca renunció a su sueño de seguir radicalmente a Jesús, pobre, junto a los más pobres.

La humildad ilimitada y la pobreza radical le permitieron una experiencia que viene al hilo de nuestras búsquedas: ¿es posible recuperar el cuidado y el respeto hacia la naturaleza? ¿Es posible una sociedad sin odios que incluya a todos, como él lo hizo con el sultán de Egipto que encontró en la cruzada, con la banda de ladrones, con el lobo feroz de Gubbio, y hasta con la «hermana muerte»?

Francisco mostró esta posibilidad, y que tal posibilidad era realizable, al hacerse radicalmente humilde. Se colocó en el mismo suelo (humus = humildad) y al pie de cada criatura, considerándola su hermana. Inauguró una fraternidad sin fronteras: hacia abajo con los últimos, hacia los lados, con los demás semejantes, independientemente de si eran papas o siervos de la gleba, y hacia arriba con el Sol, la Luna y las estrellas, hijos e hijas del mismo Padre bueno.

La pobreza y la humildad practicadas así no tienen nada de beatería. Suponen algo previo: el respeto ilimitado ante cada ser. Lleno de devoción, sacaba a la lombriz del camino para que no fuera pisada, vendaba una rama rota para que se recuperara, alimentaba en el invierno a las abejas que revolotean hambrientas por allí.

No negó el humus original ni las raíces oscuras de donde venimos todos. Al renunciar a cualquier posesión de bienes o de intereses iba al encuentro de los demás con las manos vacías y el corazón puro, ofreciéndoles simplemente el saludo de Paz y Bien, la cortesía, y un amor lleno de ternura.

La comunidad de paz universal surge cuando nos situamos con gran humildad en el seno de la creación, respetando todas las formas de vida y a cada uno de los seres, pues todos poseen un valor en sí mismos, al margen de cualquier uso humano. Esta comunidad cósmica, fundada en el respeto ilimitado, constituye el presupuesto necesario para la fraternidad humana, hoy sacudida por el odio y la discriminación de los más vulnerables de nuestro país. Sin ese respeto y esa fraternidad, difícilmente la Constitución y la Declaración de los Derechos Humanos tendrán eficacia. Habrá siempre violaciones, por razones étnicas, de género, de religión y otras.

Este espíritu de paz y fraternidad podrá animar nuestra preocupación ecológica de proteger a cada especie, a cada animal o planta, pues son nuestros hermanos y hermanas. Sin la fraternidad real nunca llegaremos a formar la familia humana que habita la «hermana y Madre Tierra», nuestra Casa Común, con cuidado.

Esta fraternidad de paz es realizable. Todos somos sapiens y demens, pero podemos hacer que lo sapiens en nosotros humanice nuestra sociedad dividida, que deberá repetir: «donde haya odio, que lleve yo el amor».

 

   así lo vimos…

Tienes más información directamente en estos dos enlaces, que nos acercan al pensamiento y a las propuestas de Leonardo Boff

y me quedo resonando con estas dos preguntas enlazadas, que nos lleva de la realidad más básica, ¿es posible recuperar el cuidado y el respeto hacia la naturaleza?, a un mundo en relación, ¿es posible una sociedad sin odios que incluya a todos?,
porque algún día nos daremos cuenta de que así como obramos con lo pequeño así obramos en lo grande, y vivimos en una evolución de lo más material, el ser piedra, a lo más sutil, el ser humano,
no está de más volver a re-contactar con nuestra relación con la madre naturaleza, con las plantas y los animales, para poder contactar conmigo misma y con el alter, en ese mundo en relación, en el que yo me bien trato a mí misma como te bien trato a ti.
4 reinos para 4 tipos de atención, de escucha, de conversación es un regalo de la teoría U que adaptamos para su comprensión en diferentes ámbitos (en la educación, en el ámbito social y en el desarrollo organizativo).
el cuidado y el respeto son dos características propias de la madre protectora, una de las 3 formas de estar en este mundo que forman parte de el 3ple camino de desarrollo, aplicable a personas, grupos y organizaciones.
quién sabe por qué mi memoria viaja a tiempos pasados, y a esta canción de la Mandragora, Nos ocupamos del mar
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

cómo sería este mundo si…

me levanto con la intención de escribir una entrada titulada “la magia del respeto”, una entrada que tiene como base dos imágenes que captan mi atención el domingo de Munitibar,

pero este texto que me manda Biotz, compañera de el futuro emerge BIO, que está a punto de juntarse con una amiga el finde, pero prefiere honrar su relación con su amiga a solas, qué buena opción, Biotz, y deja nuestra invitación en paso,

este texto que me manda Biotz, decía, resuena terriblemente con mi momento vital, y no puedo esquivarlo, ni lo voy a esquivar, un texto que espero que resuene en ti como resuena HOY en mí, ahí va.

Yo libero a mis padres de la sensación de que han fallado conmigo… 
Yo libero a mis hijos de la necesidad de traer orgullo para mí, que puedan escribir sus propios caminos de acuerdo con sus corazones, que susurran todo el tiempo en sus oídos… 
Yo libero a mi pareja de la obligación de completarme. No me falta nada, aprendo con todos los seres todo el tiempo… 

Agradezco a mis abuelos y antepasados que se reunieron para que hoy respire la vida… 
Los libero de las fallas del pasado y de los deseos que no cumplieron, conscientes de que hicieron lo mejor que pudieron para resolver sus situaciones dentro de la conciencia que tenían en aquel momento… Yo los honro, los amo y reconozco inocentes… 

Yo me desnudo el alma delante de sus ojos, por eso ellos saben que yo no escondo ni debo nada, más que ser fiel a mí misma y a mi propia existencia que, caminando con la sabiduría del corazón, soy consciente de que cumplo mi proyecto de vida, libre de lealtades familiares invisibles y visibles que puedan perturbar mi Paz y Felicidad, que son mis únicas responsabilidades. 

Yo renuncio al papel de salvador, de ser aquel que une o cumple las expectativas de los demás… 

Aprendiendo a través y sólo a través del AMOR… bendigo mi esencia, mi manera de expresar, aunque alguien no me pueda entender. 
Yo me entiendo a mí mism@, porque sólo yo viví y experimenté mi historia; porque me conozco, sé quién soy, lo que siento, lo que hago y por qué lo hago. 
Me respeto y me apruebo. 

Yo honro la Divinidad en mí y en ti… Somos libres. ” 

(Antigua bendición Nahuatl, escrita en el siglo VII en la región central de México, que trata de perdón, cariño, desapego y liberación.)

y me quedo rumiando, mañana vamos a seguir rumiando, con este texto que para mí tiene otros componentes adicionales al perdón, al cariño, al des-apego y a la liberación,

un texto que también habla del respeto, sí respeto hacia mí misma y hacia los demás, un texto que habla de desarrollo del ser en libertad, un ejercicio de libertad desde el amor, y me pregunto cómo sería nuestra vida si viviéramos así,

al menos un poco cada día, para empezar.

así lo vimos…

bendigo mi esencia, mi manera de expresar, aunque alguien no me pueda entender, qué bonito,

Yo me entiendo a mí misma, porque sólo yo viví y experimenté mi historia; porque me conozco, sé quién soy, lo que siento, lo que hago y por qué lo hago. 
Me respeto y me apruebo

sí, para mí este texto habla de la magia del respeto, yo libero a mis padres de su necesidad de dirigirme, y libero a mis hijos (descendientes) de mis necesidades personales, yo vengo a expresar mi camino, ellos el suyo,

y conecto con la madre protectora, esa figura que tiene la llave del amor incondicional, sin condiciones, que es la llave del respeto, y entiendo que quien no respeta a sus semejantes poco tiene de madre, y poco tiene su amor de in-condicional.

una frase da en el clave de la madre protectora, y explica claro uno de los fundamentos del análisis transaccional, Yo renuncio al papel de salvador, de ser aquel que une o cumple las expectativas de los demás,

ya que tenemos que renunciar a las condiciones que nos ponemos y que ponemos al otro (el alter) para volver al fundamento del amor in-condicional, sin condiciones, y al fundamento del respeto, que es la misma cosa.

si quieres, hoy también nos puedes ayudar con este estudio de campo con esta encuesta de una única respuesta, ¿para ti qué es amar?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

la libertad prohibida

por eso de que me gusta escuchar historias, me engancho con una peli que empieza con una que transcurre en un cole, seguramente un recuerdo de un adolescente, espero que te guste,

siempre recuerdo una clase de filosofía donde el profesor nos relató esta historia,

en una caverna se encontraban un grupo de hombres, prisioneros de nacimiento, encadenados de forma tal que sólo podían mirar hacia el fondo de la cueva, una hoguera y figuras manipuladas por otros hombres proyectaban en esa pared todo tipo de sombras,

para los prisioneros las sombras eran las únicas referencias del mundo exterior, esas sombras eran su mundo, su realidad, uno de los prisioneros era liberado y se le permitía ver la realidad entera fuera de la caverna,

¿qué tanto tiempo le llevaría acostumbrarse al exterior después de toda una vida de encierro?, posiblemente su reacción fuera un profundo temor a la realidad, ¿podría entender lo que era un árbol, el mar, el sol?,

lasombradelarbol

asumamos que este hombre puede ver la realidad tal cual es, y entender el gran engaño que era la caverna, el profesor nos explicó brevemente las explicaciones del mito, en relación al conocimiento, la lusión y la realidad,

y cómo posiblemente estemos dentro de una gran caverna que a su vez esté dentro de otra, pero no cabe duda de ese hombre libre de regresar y compartir al mundo lo que había visto,

y una vez que me he enganchado, sigo observando detalles de esta película, que se titula “la educación prohibida”, pero que bien podría haberse titulado “la libertad que la educación limita”,

y observo cómo al principio de la peli, antes de los créditos, se filtra una frase, a modo de dedicatoria, “a todos los niños y jóvenes que quieren crecer en libertad”, y sigo escuchando,

y entiendo el origen de la educación tal como la concebimos ahora, en pleno siglo XX, ¿o hemos llegado ya al XXI?, una educación que tiene mucho que ver con la obediencia, el respeto, acatar las normas, el cumplimiento del curriculum,

y el mundo compartimentado en cajitas,

unas cajitas que nos des-conectan de las historias, de las relaciones, de la comprensión profunda de las cosas, de la vida misma, de la naturaleza, de nosotras mismas, nuestras emociones en relación,

una educación que tiene su origen en la escuela prusiana, allá por el minuto 25, y copio literalmente,

la realidad es que la esencia misma de la escuela prusiana está inmersa en la estructura misma de nuestra escuela, los tests estandarizados, la división de edades, las clases obligatorias, las currículas desvinculadas de la realidad, el sistema de calificaciones, las presiones sobre los maestros y niños, el sistema de premios y castigos, los horarios estrictos, el encierro y la separación de la comunidad, la estrutura verticalista,

todo esto sigue siendo parte de las escuelas del siglo XXI,

y entiendo mejor esa dedicatoria, “a todos los niños y jóvenes que quieren crecer en libertad”, y entiendo mejor que nunca que hay algo que todas nosotras podemos hacer cada día,

no importa que posiblemente esta caverna esté dentro de otra, nuestro camino está en el encuentro de los nuestros, nuestros jóvenes y niñas, con una libertad mayor de la que nosotras mismas pudimos disfrutar.

lasombradelarbolmon   así lo vimos…

Reevo es una asociación que trabaja por la libertad en la educación, y que tiene su origen en esta película, la educación prohibida,

esa educación que surge del respeto a esa persona pequeña (en estatura), a su ser en desarrollo, una educación que le ayda a crecer en libertad desde su conexión consigo misma, y con las personas que le rodean, creando una nueva comunidad,

esa educación que tenemos la responsabilidad de recuperar.

la triformación social habla de 3 esferas en nuestro mundo y 3 leyes que le son propias, la política / judicial con la igualdad, la esfera económica con la fraternidad, y la esfera social con la libertad,

sí, como en la revolución francesa,

egalité, liberté, fraternité,

no me cabe duda de que hoy estamos hablando del ámbito social y de la libertad,

y de cómo otros poderes, seguramente el económico, con la ayuda del mundo legislativo (promulgamos leyes que nos protegen de qué) nos limitan esa libertad que tiene la sociedad para elegir.

mi lugar en el mundo

tulugarenelmundorecibo un correo de Marieta, a la que conozco desde hace unas pocas semanas en una presentación de Fuckup Nights, tras la que entablamos conversación, y encontramos un punto de encuentro en la educación,

me hace llegar un par de enlaces, entre los que se encuentra éste, un corto relacionado con esa TRANSición tan importante, que se produce en segundo de bachillerato, cuando una persona relativamente joven,

aun no formada, tiene que elegir qué carrera estudiar, condicionando en gran medida, qué es lo que va a ser de mayor,

sin el suficiente criterio personal, y muchas veces más sometida a los condicionantes externos del entorno, centro de estudios, amigos, papá y mamá, y la abuelita y el hermano menor, que se permiten opinar, de lo que cabría esperar.

tulugarenelmundomon   así lo vimos…

miro a mi alrededor, entre jóvenes que cursan estudios de bachillerato en mi entorno, Paula, hija de Silvia, Delia y Elva, hijas de Pedro, Sara, hija de Fernando, Gorka, hijo de María, y veo que el corto se parece peligrosamente, en más de un caso, a la realidad,

y me acuerdo de ese proceso de elegir carrera, por el que paso en su día, ya son unos años, con mis padres en un proceso de des-encuentro profundo que va a terminar en divorcio, en esa época en la que en España las mujeres no se separan,

en esa adolescencia en la que me siento a ratos tan terriblemente solo y tan revuelto,

y cómo decido qué carrera estudiar, ingeniería industrial, como otros 6 compañeros de clase y 3 amigos de cuadrilla, y como quería mamá, qué casualidad, y hoy me pregunto si realmente elegí yo,

qué bueno habría sido tener un poco más de orientación y de madurez…

la federación de Castilla contrata a los vascones para domeñar Catalunya (duros a cuatro pesetas en BCN)

aitorleo el wasap y un comentario de Javier, en el grupo 4 mosqueteros, llama mi atención, la final de la copa del Rey se celebra en el Camp Nou.

ceno con Fernando, palentino y castellano de pro, en esas cenas tontas en las que hablamos de lo humano y lo divino, y terminamos con la anécdota, entramos en as y vemos que efectivamente, la final se juega en tierra catalanas, con un par.

mi intención es titular lo que va a salir “duros a cuatro pesetas en BCN”, pero aparece la creatividad de Fernando, en relación al texto que aparece en internet, “Tras dos horas de reunión entre el Barca y el Athletic, no hubo pacto para fijar la sede. La junta directiva de la Federación decidió que se jugará en el campo del Barcelona, el 30 de mayo”, y me dice que los castellanos han contratado a los vascos para conquistar Cataluña.

ante el disenso, el título de hoy es doble, y recuerda un tiempo pasado en el que los bilbainos conquistaron Madrid, buena hora es de conquistar Catalunya, y de una broma que unos aficionados montaron en una final de copa, hace ya muchos años, en Madrid, que he intentado encontrar en internet, sin suerte, poniendo un cartel de vendemos duros a cuatro pesetas, en alusión al dicho castellano de que “nadie da duros a 4 pesetas”.

los bilbainos, ese día, si los dan.

corre la película del tiempo, y me acuerdo de mi primer paseo por Madrid, con Javier, tendríamos 17 o 18 años, no creo que llegasen a 19, en una final de copa, 66 + 18, allá por el 84, a la que llegamos en tren.

me acuerdo de llegar a Madrid y preguntarnos, ¿y a dónde vamos?, para respondernos a continuación, vamos al centro, a Sol, y una señora, muy viejita, que nos increpa a la altura de la puerta de Alcalá, “vosotros, vascos, que sois malos, y matáis a las palomas”

me acuerdo esa tarde en Sol, pidiendo cervezas, entrando y saliendo en tromba en bares que la memoria ha borrado, y pidiendo que nos tiraran ura, ura, agua, agua, de los balcones.

en mi vida el agua se hace presente en ese día, y ya no me abandona, el agua representa las emociones, que me dicen que este año, aunque me habría encantado re-memorar esa final en Madrid, me toca de nuevo coger el tren, o el avión, llegar a Barcelona, invadirla, y pedir ura, ura, y volver a la Rambla de Catalunya a celebrar el triunfo, porque este año, lo he apostado con mis amigos de 4 mosqueteros, la copa del Rey es nuestra.

el día del que me acuerdo, en el que conozco madrid, nos gana el Atletico en su campo.

nuevo rey, nuevo siglo, nueva gabarra, y un viaje en tren, no tengo claro que me apetezca mucho ir en AVE, sí, no, sí, no, no sé si tengo mucha elección, me da la impresión de que el 15 depara una nueva emoción.

aitormon   así lo vimos…

me ha parecido muy bien que el Real Madrid no haya cedido el Santiago Bernabeu, me parece totalmente lícito que no quieran verle ganar al Barcelona en casa, y que no quieren propiciar que en Madrid se pite al Rey.

tal vez, siguiendo la línea argumental del director del as, Alfredo Relaño, hemos perdido la oportunidad para ejemplarizar en este mundo del futbol, tan cercano al otro, el del no futbol, en el que a veces nos falta un poco de respeto, de cariño, y de por favor.

tal vez hemos perdido una oportunidad para debatir por qué dos aficiones que compiten por la copa del Rey no se comprometen a respetarle, una actitud muy diferente a la de no silbarle.

yo, personalmente, creo que las aficiones del Athletic, el burro por delante, y del Barça, si no quieren ganar la copa del Rey, es mejor que no vayan al encuentro a animar, de la misma forma que si los equipos no quieren ganar, mejor que no se presenten a jugar.

es una pena apreciar y despreciar a la vez, un contra-sentido, una estupidez enorme.

un día de estos, todos seremos más congruentes, también en ese mundo del futbol, tan representativo de ese otro mundo, el del no futbol, ese espacio que habitamos todos, en el trabajo, y en casa.

entiendo como nunca la campaña de la UEFA que pide Respect, me encanta Alfredo Relaño, persona cabal, a ver cuándo nos apañamos todos, y esa palabra me incluye, con el ejemplo.

si ha de ganar alguien, que gane el mejor, y que el mejor seamos nosotros, por actitud antes, ure, ure, en las Ramblas, durante, en el campo del rival, en su casa, en su feudo, y después, en la celebración del primer encuentro de la copa de un nuevo Rey, para estrenar después nueva gabarra, ya en la ría del Nervión, ese espacio mítico en el que el mar se tiñe de rojo y blanco, antes frecuentemente, ahora una vez por generación.

me acuerdo lo fea que fue la actitud de la policía nacional en esa final contra el Atlético de Madrid, pero se me borra, se me borra, ¿de qué estaba hablando yo? , piiiiiiiiiiiiiií, porque mejoramos todos, ellos, tú y yo, sin parar.

ya que estrenamos rey, nos toca estrenar gabarra, que Gorka, mi hijo pequeño, tiene 16.

aitorzatoz

en la foto, vemos un niño, que se llama Aitor, o al que le gusta un jugador que se llama Aitor, con una revista en la que una hormiguita manda un mensaje a la masa social del Athletic, Zatoz eta zaindu zure etorzkizuna, vente y cuida de tu futuro.

los que lanzaron el anuncio, un sketch relacionado con un plan de pensiones, no iban tan descaminados. Todos, por medio de nuestros comportamientos hoy, podemos dar ejemplo a nuestros hijos, para que crezcan en un mundo lleno de valores.

compartir en vez de competir, respetar en vez de pitar, ayudar al árbitro en vez de engañarle, ayudar a que el rival se levante o escupirle en el suelo, pequeños grandes detalles de los que todos formamos parte.

Zatoz eta zaindu zure etorkizuna, efectivamente, ellos son parte de ese futuro nuestro.

qué bonito es el toreo (cuando no eres el toro)

3corazones333hoy es 3 noviembre, ese día que sigue al 2 de noviembre, que va casi siempre después del 1 de noviembre, festividad de muertos. No sé por qué aprovecho todos los años para resucitar. Tal vez es por eso. Tal vez porque de pequeñito, sin yo saberlo, me educaron en el respeto de las festividades, de las tradiciones y de los vínculos familiares.

Es por ello que quería aprovechar el día de hoy, como inicio de periodo, qué periodos más raros te marcas, Mikel, para hablar de la piedra fundamental en un camino de desarrollo personal, la que marca un antes y un después en nuestra vida. Esa piedra no es otra que la responsabilidad personal, que algo tiene que ver con el respeto.

Para introducir este concepto tan abstracto, podemos teorizar de conceptos más abstractos todavía. Por ejemplo, de la proactividad de los siete hábitos de Covey, y ese espacio que crece entre estímulo y respuesta. Me acuerdo sin querer de Daniel Beteta y un regalo al final de un proyecto hace ya la friolera de 12 años más o menos. Me viene a la cabeza Dani como ejemplo vivo de desarrollo de esas dos capacidades. Si la proactividad es la capacidad de hacer, el espacio entre el estímulo y respuesta es ese espacio, generalmente de tiempo, en el que el estímulo que hemos recibido se hace pequeño y crece en nuestro interior lo que somos. La contraria es lo que vivimos en el día a día en muchos casos. Estímulo – respuesta, estímulo – respuesta, estímulo – respuesta. Nos ponen el trapo y entramos con los dos cuernos bien bajos y todo nuestro cuerpo empitonado. Nos ponen otro trapo, y ándale, ahí estamos, y volvemos a entrar. Y nos ponen un tercero, y volvemos al trapo.

El primero nos lo pone nuestra pareja, el segundo nuestra jefa, el tercero nuestro hijo o tu madre, que la mía es una santa, o el vecino de enfrente que hoy se ha levantado sensible y eso que haces todos los días hoy es ruido, o el chófer del autobús (por eso algunas personas prefieren el tren), o Rita la cantaora.

En ese espacio de estímulo – respuesta la gente lo pasa fatal. Porque siempre hay alguien, externo a mí, que no se da cuenta de que mi día es perfecto, y me lo va a joder. O simplemente a estropear.

En un ámbito más sutil, y, como todo lo sutil, más demoledor, está el paquete de lo que tenemos que ser. Lo que dice papá, lo que dice mamá (y aquí es conveniente leer PADRE y MADRE, con erre y mayúsculas, porque así ve un ser chiquitín a sus padres), lo que dice el profesor, lo que dice mi jefe, lo que dice mi pareja, lo que dicen mis amigos, lo que dicen mis hijos. Sí. porque hasta mis hijos tienen una idea de lo que tengo que ser.

En este ir y venir por la vida me voy juntando con gente en la que veo una evolución que es mucho más que notoria. Es preciosa. Este grupo se compone de personas que han empezado a tomar responsabilidad de sus respuestas (estímulo – – – respuesta, separados por el tiempo, y por el filtro de “yo soy”). Adicionalmente han tomado responsabildad de sus acciones (accionan palancas de sus vidas sin que medien estímulos, qué tontería, esto lo hacemos todas las personas del mundo, aunque, ahí está la gracia, no lo reconozcamos). Ese grupo de personas, además, porque no hay dos sin tres, están viviendo su vida en función de lo que sí quieren, en vez de en función de lo que no quieren. Porque es mucho más fácil saber lo que no queremos (eso que nos remueve en el alma) que lo que sí queremos.

El primer paso es divertido, y me acuerdo de un ejercicio que hoy re-bautizo como “esto no soy yo”. Por eso en vez de dos círculos concéntricos (el círculo de preocupación y el círculo de influencia de Covey), el post viene acompañado de tres corazones encapsulados. Un corazón como todo el mundo sabe, no tiene centro.

El segundo es más divertido todavía. Se trata de reconocer nuestra capacidad de creación (no paramos de crear) y decidirse a hacerlo con ligereza. YO CREO, YO CREO, YO CREO (no me refiero a creer sino a crear).

El tercero es como jugar al mus y perder. Ganar, Patxi, tiene que ser la hostia. Trabajar en el sí, vivir en el sí, es grandioso (gorgeous en inglés). A la energía de pedir, paso 1, el universo responde, paso 2, y como no hay 2 sin 3, el siguiente paso es el de aceptar. Sé lo que quiero, sé quién soy, para qué estoy aquí, y me permito aceptar. Este paso, el 3, es muy íntimo. A veces decimos con la boca llena “yo sí”, y nuestro espíritu, chiquitito, arrinconado por tanta historia, tanta prueba – error, tanto “Juanito, debes ser así”, tanto “es que tú no”, se encuentra en recuperación, y dice “yo todavía no”. No importa, tiene todo el tiempo del mundo. Si se quiere, si se respeta, si se bien trata, y por eso hoy los corazones encapsulados son tres (tres capitas de cariño y protección, por si las dos del estímulo – respuesta dejan algo por hacer), un día empieza a vibrar en la energía del sí. Sí, sí, sí acepto lo que la vida me da, que es, mira qué casualidad, lo que yo quiero para mí y mi cotidiano vivir.

Para mí y para todas mis compañeras.

3corazones333mon   Así lo vimos…

1 de noviembre, que se convierte en 3. Fiesta de muertos, fiesta de resurrección. O como diría el otro, con la fuerza del 3:

3stímulo – – – respuesta

el toro, animal bravo, pastando en la dehesa, de esa forma que todo el mundo puede imaginar, fuerte y libre

yo cr3o, tal como soy

y soy también un ser creativo, y acepto mi creatividad

yo quiero, yo pido, yo ac3pto

tú también puedes decirle no al fracking (ni aquí ni en ningún otro sitio)

frackingLa torre de babel nos separa de otras culturas que hablan en otros idiomas. Afortunadamente, los subtítulos nos acercan a pueblos indómitos, como los de los ocho apellidos vascos. De Álava, tierra de transición, de esplanadas esplendorosas (según con qué se le compare, ¿verdad?) y de patatas, nos llega un subtitulado que podemos leer, y un mensaje que podemos sentir.

Y si me dejas una opinión, espero que los efectos de los chicos del fracking (tan parecido al frac, mucho más elegante que el traje y corbata, menuda vulgaridad), y sus resultados tan devastadores, no se dejen sentir en tu casa ni en tu comunidad.

un abrazo respetuoso con las personas, con los animales y con el medio ambiente, en resumidas cuentas, con tu comunidad, Mikel

frackingmon   así lo vimos…

 

Para ponerle título al post, le pido una ayuda a Gidor, que resuelve que

fracking EZ, hemen ez, eta inon ere ez

está bien en euskera (vascuence) batua (unificado).

En el euskera de Bermeo, pueblo de mis padres, de Gidor y de mi infancia, sería

fracking EZ hemen ez inon beez

ya supongo que no se entiende desde una lengua latina, y suena más bien raro.

A cachitos, sería algo así:

fraking ez, fracking no

hemen (aquí) ez (no)

Inon (en cualquier otro sitio, en ningún sitio) beez (tampoco), aquí y en ningún sitio.

Preparo unas líneas para la difusión a dos listas de contactos de este post, y me leo escribiendo:

De los indómitos países vascos me llega una campaña.

Una campaña que no me incumbe.

O sí.

Una campaña que puedo dejar en paso,

o en la que puedo participar.

Porque la tierra de mis vecinos puede convertirse mañana en la mía.

Y ya sabes,

“cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”

 

y me acuerdo de un concepto que tuve la suerte de aprender hace casi tres años, en un taller del Arte de Vivir, en el que nos preguntaron de qué somos responsables en nuestra vida. yo pensé en mi responsabilidad con mis hijos, con mi familia, con mi trabajo, mi pequeño mundo.

La respuesta / propuesta de Beatriz, la monitora, me dejó un poco descolocado:

“Somos responsables por todo”

Poco a poco creo que le voy cogiendo el sentido a la frase. En el continuo de la responsabilidad, empezando por la irresponsabilidad absoluta, pasamos a la responsabilidad con mi pequeño mundo, para llegar a niveles mayores de iniciativa y compromiso. En el extremo opuesto a la irresponsabilidad absoluta tenemos la responsabilidad por todo, un concepto muy cercano al amor incondicional hecho acción, porque la responsabilidad por todo es activa, te anima a actuar.

respeto, reconocimiento y referencia

sagradafamilia navego por internet, y mis pasos me llevan a Barcelona, ciudad mediterránea. En lo alto de un hotel, con vistas a la Sagrada Familia, me siento a escuchar una entrevista preciosa. Una entrevista en la que Edita nos cuenta de las tres huellas que deja un jefe (esa persona que ostenta el rol de jefe) entre sus colaboradores, las personas que forman parte de su equipo, la huella pétrea, la huella ambarina y la huella líquida. Una entrevista cargada de sentido común, de sencillez, de buen humor, de cercanía en el trato.

Edita nos va desgranando poco a poco los 3 elementos fundamentales, como el perejil, en el liderazgo inspiracional:

– el respeto,

– el reconocimiento,

– y un marco de referencia.

Re-re-re-quete sencillo, re-re-re-quete potente, re-re-re-quete profundo, siempre desde las premisas en las que fundamenta su quehacer:

– las personas somos buena gente,

– y todo jefe, intenta hacerlo lo mejor posible.

Pero, casi mejor, te dejo con la entrevista, que luego volvemos.

El liderazgo inspirador y la huella líquida, Edita Olaizola.

Todos trabajamos o trabajaremos y es una parte importante de la vida. Tan importante que nos puede hacer más felices, nos puede llevar a la desgracia o por lo menos a rebajar los niveles de bienestar.

7:20 Y eso tiene mucho que ver con las relaciones que se establecen dentro de la empresa. Relaciones que establece el jefe o el responsable de un equipo de trabajo.

Tenemos alguien que hace el papel de jefe. Y digo que alguien hace el papel de jefe porque nadie es jefe.

8:10 también hay un par de supuestos básicos que subyacen:

–          Las personas somos buena gente. Por lo general, no nos dedicamos 8:32 a machacar, fastidiar, incordiar y molestar a los demás. Nos gusta tratar bien, que nos traten bien, y vivir en un ambiente distendido. Eso es bueno porque ayuda a que salga la creatividad, lo mejor de nosotros, eso ayuda a que la persona sea mucho más feliz en el puesto de trabajo, y además consiga mejores resultados, cosa que agradecen siempre las empresas.

–          Las personas que somos buenas, cuando nos ponemos la gorra de jefe, lo intentamos hacer lo mejor posible.

En el vídeo, Edita nos acompaña en la historia de  desarrollo de un jefe, que comienza con la huella pétrea  (10:55),  esa que es antigua y profunda, ese  jefe que empuja.

Nos habla de ese jefe que está aprendiendo a ser jefe. No ha tenido la oportunidad de dirigir un equipo, y ante la situación nueva, “¿y yo qué hago?” decide empujar, “ Venga, venga, venga”,  y mientras el jefe está empujando el trabajador está resistiendo, Tú manda y yo obecezco,  y el jefe está dejando una huella en el empleado. Y no se consiguen los resultados apetecidos. En una fase posterior podemos investigar qué es lo que ha ocurrido, qué sentimientos hay ahí dormidos, que  están provocando comportamientos no adecuados (en los miembros del equipo) para la consecución de los objetivos. Y cómo vive él (en su papel de jefe) esa situación de resistencia, que a él también le afecta.  A su bienestar y a su rendimiento.

Y del jefe que empuja y la huella pétrea pasamos a la huella ambarina (17:40) y al jefe que arrastra. Ven, trae ese proyec to que vamos a hacer entre los dos, ven que yo te ayudo, cuenta conmigo, mi puerta está abierta. Un jefe mucho más versátil, menos profundo, no acaba de gustar, pero no molesta tanto. Con ese jefe, paso de la resistencia al acomodo. Como ya sé que me los va a pedir, revisar, … Un jefe que coarta un poco el desarrollo del equipo, y que es su papel de Yo superviso, insecto o ramita central incrustada en el ámbar… permite hablar más de tú a tú con la persona,  y otro tipo de comunicación

Y esta persona, en el rol de jefe, pasa finalmente a la Huella líquida (23:50) y al jefe inspirador

Un jefe que da a los miembros de su equipo la oportunidad de expresarse y dar lo mejor de sí.  “A mí no me pagan para trabajar, sino para que las personas consigan resultados”.

Un jefe que es como el agua, la tierra lo va absorbiendo, no se ve, pero está, crecen las plantas, penetra y fructifica, pero no se ve.

“Somos personas que tenemos un proyecto común y juntos lo vamos a conseguir, somos capaces, y eso se traslada a todos los ámbitos de la vida”.

30:00 un líder que es capaz de respuesta en función de cada una de las personas

Con suficiente cintura para marcar directrices generales que son de cumplimiento, pero en el acompañamiento, en el sugerir, en el acomodar, para que se llegue a ese resultado, tiene que aplicar diferentes técnicas en función de la respuesta de cada una de las personas. Diferentes en conocimientos, en experiencia, en predisposición, en habilidades, en todo. Una cosa tienen en común, que juntos van a conseguirlo.

33:50 ¿cómo se inspira? si tuviera la receta sería millonaria. No soy millonaria, luego no tengo la receta. Pero sí puedo ir comentando qué cosas se pueden ir haciendo…

compromiso es el vínculo entre la persona que hace la función de jefe, y las personas que forman parte del equipo

35:00 ¿Cómo se puede conseguir el compromiso? Hay muchas fórmulas. A mí me gustar hablar de las tres erres. Que son el respeto, el reconocimiento y la referencia.

1 el respeto porque a todos nos gusta que se nos respete. Si yo soy buena gente y trato con buena gente, lo mínimo es el respeto. Es el punto de partida básico. Saber escuchar, saber relacionarse de forma de no provocar agresiones, … saber recibir, es importante que la otra personas se encuentre reconocida como persona, no como un número.

35:50 recoconida, pero reconocida de verdad. No qué bueno es Pepe o qué buena es María. No. REconocidad de verdad. Poniendo de relieve los logros, poniendo en relieve los comportamientos que ayudan, los comportamientos que acompañan, que enriquecen,  reconociendo cosas concretas, dando publicidad a los éxitos, reconocida de verdad, y no bla, bla, bla, y con frases estándar.

36:13 y la tercera r es la referencia. Hay que tener un  marco de referencia, porque si yo a las personas que tengo en el equipo les digo, “venga trabajar que todos somos muy buenos”, … Tiene que haber un marco, que diga qué cosas se pueden hacer, qué cosas no se pueden hacer, o cómo cómo convendría hacer las cosas. Porque como cada uno tenemos nuestra cabeza y cada uno tenemos nuestro corazón, se puede formar ahí una cosa mixta muy difícil de gestionar.

Poner en claro hasta dónde sí, y hasta dónde no, y de qué manera

37:50 Yo puedo aceptar a mi jefe ciertos comportamientos, y puedo no aceptar ciertos reconocimientos, desde el  respeto, desde el reconocimiento,

Yo soy muy dueña de decidir qué cosas voy a aceptar y qué cosas no voy a aceptar. De mi jefe, de mi subordinado, de mi marido, del vecino,

Poner tus límites.

No es casualidad que las personas nos tratan como nosotros estamos diciéndoles que nos traten. Si yo le doy permiso para que me maltrate, mi jefe me maltrata. Si yo maltrato, estoy dando permiso para que me maltraten. Pero si yo no maltrato, y no permito que me maltraten, costará, pero poco a poco irán recibiendo el mensaje “ojo, a Edita no le gusta que le maltraten, y normalmente reacciona haciendo tal, tal y tal, no me conviene, voy a intentar hacerlo de otra manera. Y entramos en un proceso de respeto.

Sigue la entrevista y Edita recibe un halago de una oyente de la entrevista que la pone por las nubes, como un ejemplo de líder inspirador, y recibe una respuesta espectacular.

46:30 muchas gracias, me gustaría desvirtualizarte

edita5mon   Así lo vimos… con una espectacular cercanía.

Me río, y pienso que Edita es una persona genial. Amena, profunda, y totalmente cercana. Campechana, buena gente. Termina la entrevista poco a poco, la charla que versa sobre liderazgo, los tres pasos que sigue una persona en el desarrollo de su liderazgo, la huella pétrea o el jefe que empuja, la huella líquida, el jefe que tira, la huella líquida, el jefe que se filtra y nutre las plantas de su jardín, que no estando está en toda la vida que se desarrolla a su alrededor, y Edita comenta que en realidad está hablando de ética.

Efectivamente, nos ha compartido la ética de las relaciones, gracias a 3 erres: respeto, reconocimiento y referencia, 3 regalos desde su enorme humanidad, y una base preciosa, en la que las personas somos sustancialmente buena gente, y todos, los jefes y las personas de sus equipos, intentamos hacerlo lo mejor posible. Una base fértil sobre la cual construir.

Y como entramos navegando por Barcelona, navegando salimos de Barcelona, y diviso allá a lo lejos, mi primer trabajo, recién salido de la facultad de ingeniería, trabajando como consultor externo de organización en Nissan, allí enfrente, en la zona franca, a las órdenes de Jesús Calderón, un consultor senior que tenía esa forma tan particular de mandar, con ese ideario tan regio, en el que “el que pregunta se queda de cuadra” y “si mi abuela tuviera trole, no sería mi abuela”, ay, Jesús, todo lo que aprendí. Muchas gracias por dejar en mi vida esa huella pétrea que me ayuda a apreciar tanto la huella líquida de Edita Olaizola.

Edita, gracias por tu regalo. Ojalá un día de estos yo también te pueda desvirtualizar.

como vivimos compitiendo, siempre estamos negando a los demás

Si estás interesada en el desarrollo del liderazgo, te adjunto un par de preguntas sencillas, con sus respuestas, espectaculares, de Humberto Maturana, biólogo y filósofo chileno.

Si no tienes inconveniente, te llevo hasta el final, allá por el minuto 23.

23:49 Y a propósito de eso, en twitter nos preguntan si son compatibles, y cómo son compatibles, la colaboración con el liderazgo.

Una muy buena pregunta. Yo  creo que, como se entiende el liderazgo en general, no son compatibles. Porque en la historia, la historia de la palabra liderazgo, es una historia de aceptar la autoridad de otro. Y en el momento que usted acepta la autoridad de otro, no colabora. Obedece. Se somete. Entonces, confundimos mucho. Es totalmente distinto de la conversación, la coordinación con otros, que permite generar una idea,  y ponerse de acuerdo, y en el momento en que nos ponemos de acuerdo sobre el quehacer, es el acuerdo el que guía el quehacer, no el liderazgo.

No la dominación.

No la obediencia, efectivamente.

24:53 Y si usted atiende bien, se dará cuenta de que cada vez que uno obedece, uno se siente mal.

24:58 ¿Es importante respetar los errores? Este es un mundo que no respeta los errores.

Absolutamente. Porque si no respeto los errores, no me doy cuenta de ellos, o los oculto, o miento. Pero el otro también tiene que respetar mis errores. Cuando yo digo cometí un error, estoy diciendo una cosa muy potente. Me doy cuenta de que hice algo que era inoportuno, aunque en el momento pensaba que era así. Y eso debiera abrir la posibilidad de una conversación para corregir el error, para compensarlo. Bueno, ¿hay errores terribles? Por supuesto que sí, que hay errores terribles, que uno quisiera no quisiera haber cometido, pero resulta que cuando uno hizo lo que hizo no quería cometer un error, pensaba que era válido.

Lo que yo digo aquí es parte de lo que pensamos, hacemos en investigación humana.

http://www.matriztica.cl

maturana

y si quieres viajar hacia adelante, hay otra pregunta tonta, cuya respuesta da que pensar.

17:19 Desde twiter nos preguntan cuál es el camino alternativo a la competencia.

La colaboración. Usted suprime la competencia, y aparece la colaboración.

Entre todos lo vamos a lograr.

Bueno, entre todos. Pero claro. Porque en el momento en el que suplimos la competencia dejo de estar centrado en ser mejor que el otro. Puedo mirar lo que el otro hace, y aprender de él o ella, y el otro puede mirar lo que yo hago porque también no está compitiendo conmigo. Entonces, ¿qué aparece? La posibilidad de hacer algo juntos. Aparece la colaboración. En qué caso, en el que corresponda, en la situación en la que nos encontramos. Suspende la competencia y aparece la colaboración.

y si bajamos un poco más en el tiempo…

9:22 ¿Por qué estamos tan centrados en la lógica de la imposición de nuestras ideas?

Porque vivimos en la cultura de la competencia, del ganar, del progreso, del éxito, del competir. Fíjese que la competencia, implica la negación de lo que uno hace, porque uno hace las cosas en función de lo que hace el otro. Lo que guía mi hacer no es lo que yo quiero, …

Estamos negando a los demás para nosotros conseguir algo, porque pensamos y actuamos como si lograr algo en términos de la calidad de nuestro hacer dependiese del otro, y no es cierto. No depende del otro, depende de la calidad de lo que yo hago.

10:37 ¿Podemos vivir de manera distinta, o estamos condenados a vivir de esta forma?

No, no, no estamos condenados, los seres humanos no estamos condenados, porque siempre podemos reflexionar. Y aquí, a donde lleva la reflexión. La reflexión consiste en que uno se detiene un instante a mirar lo que está haciendo, y se pregunta, “¿me gusta lo que estoy haciendo o no? ” Pero tengo que mirarlo, y para mirarlo tengo que detenerme, tengo que aceptar que posiblemente no sé, no veo. Entonces, en ese acto de reflexión se abre la posibilidad de cambiar de dirección, se abre la posibilidad de que realmente no quiero lo que estoy haciendo. Así que vivir en la competencia, en la lucha, en este esfuerzo continuo del éxito, no hace que hagamos mejor las cosas. No nos abre espacios de reflexión que nos permitan escoger un camino u otro en función de lo que queremos vivir, según lo que queremos conservar en la convivencia.

Gracias, Humberto, por tu pensar, y por tus quehaceres en Chile.

maturanamon   Así lo vimos…

Como un pensamiento nuevo, fresco, que nos transporta a otro espacio, que es el mismo espacio, de otra manera.

 

La Indagación Apreciativa tiene 10 principios. Dos de ellos, el construccionismo (juntos construimos la realidad), y el principio de congruencia (vivimos hoy nuestro futuro / como si), los hemos agrupado en un concepto que se podría agrupar como “las palabras crean”. El coaching ontológico, con figuras como Maturana o Echeverría, es una escuela que todos podemos seguir, y practicar, siendo impecables con las palabras que pronunciamos, viviendo desde nuestras palabras nuestro futuro, un futuro responsable, lleno de reconocimiento, respetuoso, con nosotros mismos y con cualquier otra persona.

Si quieres una presentación de los 5+5 principios que mueven la Indagación Apreciativa, entre los que se encuentran los dos principios anteriores, construccionismo y congruencia, te dejamos una presentación.