disfrutando de la herrería, de la panadería, y de 3 bicis de vuelta a la casa mía

manifiestatusdeseos es domingo por la mañana y vamos a jugar al padle cuando observamos que están entrando en la pista nuestros amigos profesionales. Vencemos la frustración y nos encaminamos al Escorial, al bosque de la Herrería. Hace ya un mes que ha entrado el otoño, y aunque el día es de verano, la naturaleza rara vez miente. Seguramente podamos ver los efectos del mes de octubre en un bosque de hoja caduca.

De camino pasamos por “el 42”, un bar que se encuentra según dejas la A-6 camino de Guadarrama. Anoche hemos visto una película con ese título, 42, que trata la historia de la vida de Jackie Robinson, una historia de la lucha contra la segregación racial en Estados Unidos, una peli que se merece unos cortes, que tal vez podemos compartir en un rato de estos.

Llegando al bosque de la herrería, el otoño se abre espectacular, con una temperatura y una sensación más cercanos a la primavera o al verano, ante nosotros. Pasamos el bosque, y nos dirigimos a la silla de Felipe II, al que le ponían las pelotas “a huevo”, y que dejaría otros 3 reyes por medio, del tercero al quinto, hasta llegar al actual, ya son 6 Felipes, cuando nos damos cuenta, a la altura de la carretera que atravesamos antes de la ermita, que hay una prueba de ciclocross con meta probablemente en el Escorial, justo al lado del monasterio.

El camino, la subida, la bajada, el cruce con otros peregrinos, qué bonita palabra, padres y madres cargados con enanos a la espalda, enanos más crecidos que preguntan cuánto falta para llegar, las fotos que saco en el camino, la selección de piedras y palos que se convirtió casi en seña de identidad, y la conversación, son preciosos. Tal vez empezamos a disfrutar del acto de apreciar, o de observar con admiración todas las maravillas del camino.

Nos paramos a pensar en el libro que nos ha regalado este mismo viernes Rocío, con la que hemos comido después de casi un año, más o menos, sin juntarnos a tres. El libro, con título Manifiesta tus deseos, de los autores de “la ley de la atracción” y “pide y se te dará”, habla, entre otras cosas extrañas, del “punto vibratorio de atracción” y de la “fuente de energía”.

Echando un ojo a “Pide y se te dará” me quedé clavado en el capítulo 10, en el que resumen el proceso en tres fases, que empieza con la primera, “pedir”, y termina con la tercera, que es “permitir”. Según los autores, Esther y Jerry HIcks, el universo es como un terrible supermercado gratis. Tú pides y lo tienes al instante. Sólo hay un pequeño detalle. Para llevarte la mercancía tienes que vibrar con lo que te vas a llevar por la puerta. Si no vibras en consonancia con lo que has pedido, no te lo vas a llevar. Como hace bastante congruencia con mi experiencia personal, y un proyecto anterior en el que se da una fase de “creer dudando”, que es muy parecido a “creer sin creer”, me apunto la idea en el arcón de “a estudiar”. Me parece interesante. Va a ser que sí. Y forma parte de la excursión del domingo, también de la conversación.

De vuelta a casa leo la escala de las emociones, o de las frecuencias vibratorias con las que sintonizamos en nuestro proceso de pedir, y sobre todo, de aceptar.

En el número 1, “alegría / conocimiento / poder personal / libertad / amor / apreciación”.

No me hace falta nada más, ni escribir la lista completa, que llega a 22, las últimas energías más negritas que las primeras, ni llegar al 3 o al 7, para montar el post.

Entiendo otra vez, desde otro ángulo, lo importante que es el proceso de apreciar (al mismo nivel que el de amar, expresar la alegría, desarrollar la libertad o el poder personal). Cuando apreciamos lo que la vida nos da, cuando realmente resonamos, disfrutamos con y de lo que es, estamos diciéndole al universo que queremos más de eso, que estamos dispuestos para recibir más.

tu energía resuena, y eso tan raro que los autores llaman “punto vibratorio de atracción actual”, se ha alineado con tu fuente de energía. Eso de lo que tu atención se hace eco, eso que es objeto de tu atención, eso que te acerca a esa emoción tan positiva, tan limpia, tan bonita, que la gente normal definimos como estar bien, a buen seguro que se vuelve a manifestar en tu vida.

Meto en el coche 3 piedras y 2 palos. Silvia una bolsa con hojas y una botella con bellotas. En el próximo paseo estoy seguro que volvemos a encontrar más.

manifiestatusdeseosmon   Así lo vimos…

De vuelta a casa, antes de volver a pasar por el 42, un coche lleva tres bicicletas en el porta, justo delante nuestro. 2 miran hacia adelante, 1 hacia atrás, con el número 1297, un número corriente, como cualquier otro. Como hice una carrera de ciencias (números), y estoy acostumbrado a sumar y restar, hago una operación muy sencilla. 1300-3=1297. Ahí delante se juntan 2 de mis números favoritos, el 3 y el 13, amplificado 2 veces con el cero, aunque tengo más, porque es algo natural en el proceso de apreciar. Apreciando hoy un poco mañana somos capaces de apreciar más.

1297el 8, o dos al cubo, una forma de convertir el 2, el patito, en un infinito, está esperando su oportunidad para aparecer en el blog. 13, 3, 2, 8, qué bonito es esto de apreciar, y maravillarse con todo lo que hay.

camino virutas roble

ayúdame, me deshielo

fundidoBuenos días a todas las personas pobladoras de las zonas templadas. Recibo un correo frío (viene del Ártico) en el que nos animan a visitar una web de Avaaz, en la que nos explican el impacto que está teniendo en el Polo Ártico el calentamiento global, y nos animan a movilizarnos a 30 meses vista de la cumbre de París, reunión en la que jefes de gobierno decidirán el destino de nuestros esfuerzos para combatir el cambio climático.

El plan es sencillo, pero requiere de tiempo y compromiso. Porque el cambio climático es el máximo desafío a nivel global que requiere acción colectiva y cooperación intergubernamental. Y Avaaz es esa solución de acción colectiva, con millones de personas unidas con una visión común a través de todas las naciones. Éste es nuestro momento para construir un mundo para nuestros hijos cuya belleza coincida con la de nuestros sueños. Son 30 meses para conseguir que los líderes adecuados lleguen al poder, acudan a esa cita, reciban de los ciudadanos un claro plan de acción y podamos obligarles a rendirnos cuentas. Hay 5 líneas de acción en las que Avaaz avanza: Sigue leyendo

y nuevamente ser… (verde te quiero verde)

miturmalinaCapas de olas verdes borbotean en mi Ser, revolviendo burbujas plateadas que pugnan por emerger. La esperanza y la alegría que irradio por ser, mientras estoy siendo, disimula mi alma ígnea, un fuego interno que me empuja a la acción desde un recóndito espacio. ¿Estoy realmente siendo? ¿Llegaré un día a ser? Mi energía, mi voluntad inquebrantada, lanza una nueva ola, dibujada en mil burbujas nuevas que proyectan un sinfín de dardos negros, al encuentro de blancas fuerzas en las que manifestarse, dibujando en el encuentro nuevos colores y realidades por descubrir.

Sigue leyendo

una ley para el Wert-edero

Va a hacer un mes que recibí un correo de Luis Espiga en el que ponía en paralelo los siguientes párrafos, referentes a la educación promovida por la LOE y la LOMCE (la ley Wert)

  • Primer párrafo del Anteproyecto de la LOMCE (2012) (Ley Wert):“La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y las cotas de prosperidad de un país; su nivel educativo determina su capacidad de competir con éxito en la arena  internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro. Mejorar el nivel de los ciudadanos en el ámbito educativo supone abrirles las puertas a puestos de trabajo de alta cualificación, lo que representa una apuesta por el crecimiento económico y por conseguir ventajas competitivas en el mercado global.” Sigue leyendo

Dejarme que cambie la palabra ReSponsabilidad por ReSpeto

respect

JUEVES 15 DE ENERO DE 2009 10:46, Diario Responsable, Mikel BILBAO GARAY

Si a mí me preguntan hoy de responsabilidad social, tengo un enfoque muy simple. La responsabilidad empieza en los fundamentos de nuestro día a día. En la educación de nuestros niños. En el ejemplo de todos nosotros. El ejemplo al recoger del suelo o tirar una simple colilla, el respeto en nuestras relaciones, el ejemplo de Gidor, un amigo de infancia, recogiendo con escasos 16 años troncos de la playa que tenían un clavo, doblándolo y dándose un paseo de 100 metros para “retirarlo” de donde podía hacer daño. Sigue leyendo