corriendo la marathon de la vida

esta aparece de visita por casa Mikel Lekube, compañero de juventud de la cuadrilla de Algorta, enfundado en una camiseta de la Marathon de Malmo, en Noruega, una experiencia que tiene lugar a las 12 de la noche,

en esos veranos en los que no se pone la luz del sol,

y enlazamos una conversación que tiene todo que ver con las marathones y medias marathones que ha corrido, cómo prende en él el gusto de correr, gusto que se conviete en vicio, hasta que se para de seco hace unos pocos años,

y me acuerdo de esas dos únicas pruebas en las que yo participo, hace cosas ya de 7 u 8 años, la media Marathon de Madrid, en la que desfallezco en el km 7, y en Marathon que se celebra dos semanas más tarde, y en la que paso de 30 kims,

no puedo sino sonreír al echar la mirada atrás, 7 años no son nada, y sono todo un mundo, en un septenio la vida nos cambia de forma drástica, si en un ciclo de un año cambia, ¿cómo no va a cambiar en 7?,

y observo este anuncio de esta prueba en el 2019, e intento buscar fotos de la misma prueba en el 2020, y no las encuentro, ¿qué habrá pasado?

  así lo vimos…

echo un vistazo atrás, en el cuaderno de bitácora en el que se ha convertido el blog, y encuentro esta entrada de hace 2 años, que hace referencia a un evento de 7 años antes, son ya 2 + 7 = 9 años de ese evento,

supermaSomenoS casi se muere hace 7 años en la media MAD

Éxito de las pymes en la respetuosa maratón de la vida

mi primera y última media maratón en Madrid, mi primera y última maratón en Madrid, si las junto con la San Silvestre Vallecana, que sí acabé, me parece que ya he llegado, otra vez, al número 3.

en el ejercicio de mirar hacia atrás, recuerdo ese 2011 y el proceso de divorcio que seguiría a continuación, la separación de mis hijos, Gorka y Maitane, el año del naufragio, la despedida de mis hijos, tiempos duros,

y conecto con ese espiritu olímpico que nos hace seguir en la carrera de la vida, aunque no acabemos con este hito específico, todavía necesita mejorar, ¿qué es una prueba fallida en la maratón de la vida?,

¿qué es un año, si a un año le sigue otro?, ¿qué son 7 si a esos 7 les siguen 7 más?

y tú, ¿de qué estás orgullosa en este último año, en la marathon de la vida?

¿qué no había en tu vida que ahora sí hay?

en mi vida, este año he introducido un hábito nuevo, se llama caminar, y lo desarrollo en paralelo con Silvia, mi pareja, que se descargó un podómetro el pasado mes de agosto, faltan 63 días para cumplir un año,

y ya lleva (el podómetro) cosa de 3000 km, casi 3 caminos de Santiago, 2 de ellos con vuelta incluida, no está nada mal para un hábito nuevo, es que la vida es un poco más larga que la maratón.

y miro hacia adelante, qué raro que no encuentre imágenes de la maratón de Madrid 2020, ¿se habrá vuelto loco internet?, y progreso mi mirada hacia el 2021, a ver si a esta nueva maratón me vuelvo a apuntar, y empiezo otro ciclo nuevo,

por supuesto de 3.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad– compasión– coraje,

3 palabras que sintetizan 3 aperturas, apertura de mente, de corazón y de voluntad, 3 palabras que resumen 3 grupos de características, relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo personal, de los grupos y de la organización, ya que

  1. la curiosidad es la llave de la creatividad grupal en organizaciones innovadoras,
  2. la compasión es puerta de los grupos saludables y de organizaciones sanas,
  3. el coraje es la llave de la responsabilidad en organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional cc inspirado en el arco iris, en la teoría del color de Goethe, en la teoría U de Otto Scharmer, un modelo que compartimos desde este enlace.

te deseamos amor y orgullo sano para el desarrollo de entornos de confianza,  y te mandamos 3 abrazos, plenos de curiosidad, compasión y coraje, que el camino nos encuentre,

feliz 2020 y buen camino.

amar la trama más que el desenlace

 

por algún extraño motivo esta canción de Jorge Drexler se cuela en esta mañana de jueves, en la que el desayuno nos lleva a revisitar un proyecto empresarial con un resultado funesto,

por delante de la convocatoria que nos llega de fuckupnights, en su tercer aniversario de eventos de fracaso, historias de emprendedores que se anidan de alguna forma en este resultado  tan poco deseado,

personas que vuelven a re-hacerse desde los restos de la anterior aventura, y que vuelven a dar lo mejor de sí mismas, en este ejercicio tan interesante de pensar – sentir – hacer de forma congruente que es la vida.

   así lo vimos…

y no puedo sino copiar el texto de esta canción, todo parece que la convocatoria de fuckupnigths queda para otra ocasión, 3 años de personas resucitando, 3 personas por sesión, la próxima convocatoria en este enlace,

Súbitamente así sincronizados
Dos paseantes distraídos 
Han conseguido que el reloj de arena 
De la pena pare, que se despedace 
Y así seguir el rumbo que el viento trace

 

y me pregunto cómo sería esta vida cuando nos hacemos uno con la trama, y nos liberamos de la necesidad desesperante y desesperada de que el desenlace sea como yo quiero que sea, tan cerca del objetivo mental y de lo que las expectativas dictan,

y así seguir el rumbo que el viento trace,

mientras camino por Madrid en tu compañía.

La trama y el desenlace

Camino por Madrid en tu compañía
Mi mano en tu cintura copiando a tu mano en la cintura mia
A paso lento, como bostezando
Como quien besa al barrio el hilo pisando
Como quien sabe que cuenta con la tarde entera 
Sin nada más que hacer que acariciar aceras
Y sin planearlo tu acaso como que sin querer lo bailo azul 
Te vi cambiar tu paso hasta ponerlo en fase
En la misma fase que mi propio paso
Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener, entrar y salir de fase
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Fue un salto ínfimo, disimulado
Un mínimo cambio de ritmo apenas
Paso cambiado y dos cuerdas que resuenan 
Como un mismo número en distintos lados
O el paso exacto de los soldados
Como dos focos intermitentes
Súbitamente así sincronizados
Dos paseantes distraídos 
Han conseguido que el reloj de arena 
De la pena pare, que se despedace 
Y así seguir el rumbo que el viento trace
Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener, entrar y salir de fase
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Por ahí como en un film de Eric Rommer
Sin esperar que algo pase
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Te vi cambiar tu paso, hasta ponerlo en fase
En la misma fase que mi propio paso
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Amar la trama más que el desenlace
Camino por Madrid en tu compañía
Autores de la canción: Jorge Abner Drexler / Jorge Abner Drexler Prada
Letra de La trama y el desenlace © Warner/Chappell Music, Inc
el púrpura es un color que surge de la mezcla del violeta y el rojo, la alegría del hacer conjunto y el miedo, un color que no exploramos en 7 emociones, pero que un día nos puede dar cancha para una nueva aventura.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, 2 alemanes, qué curioso, o 2 almas sensibles,
depende cómo lo quieras mirar,
como Jorge Drexler, como tú y yo, quién sabe qué nos une, camino por Madrid en tu compañía, ya somos 10, y así seguir el rumbo que el viento trace, que puedes descargar desde este enlace.

la realidad supera una vez más a la ficción

polillotres jóvenes se juntan a ver el partido que cierra la eurocopa de Francia preguntándose cuál de nuestro vecinos prefieren como sucesores, los del norte, más allá de los Pirineos, o lo del oeste, más allá de quién sabe qué dificultades geográficas,

y las dudas se disparan, “a mí me gustaría que ganase Portugal si no jugase Cristiano Ronaldo”, “yo prefiero que gane Francia por Griezmann”, “yo prefiero a los portugueses, qué majos son”,

está claro que el resultado no va a ser bueno para todos, pero da lo mismo, porque lo que queramos o no, sólo vamos a tardar 120 minutos para reconocerlo, el tiempo del partido normal y la prórroga, para percatarnos una vez más,

lo que quieran o no un grupo de mortales, hoy está claro que la mayoría reunida quiere que gane Francia, le va a influir bien poco a la Diosa del Futbol, esa prima hermana de la Diosa Fortuna,

que trae una mensajera para despedirle entre sollozos a Cristiano Ronaldo, el gol de Portugal, por el minuto 25, en el ecuador de la primera parte, “hoy no vas a ser el mejor jugador del partido, ni vas a meter un gol”,

en forma de polilla, hay que ver qué caprichosas son las diosas, y cuántos idiomas dominan los astros de este deporte, el castellano, el portugués, el francés, para saludarle a Platini al recibir el trofeo (uy, hoy no ha venido),

y el polillo (idioma de la emisaria de la diosa), que sigue presente en la retransmisión aquí y allá,

está claro cuando el vendaval de futbol que desata Francia amaina, tras la lesión del crack portugués (nos han dicho que le peguemos, ya le hemos pegado, ¿y ahora qué?), y esa Portugal pausada de los veranos sin estrés se asienta en el campo,

y la polilla que sigue escribiendo su guión, y nos saluda de nuevo en el monitor, en el descanso de la primera parte,

está claro cuando a punto de terminar el partido un cabezazo de Griezmann lame el travesaño, y un chutazo envenenado muerde la cepa del poste, hoy parece que no es el día de Francia,

está claro cuando Éder, los comentaristas acaban de comentar cómo Portugal ha tenido históricamente muchos jugadores buenos, pero no ha tenido nunca un nueve, jugando sus primeros minutos en la eurocopa con el nueve a la espalda,

mete su primer gol del torneo,

convirtiendo a la peor tercera en el grupo de fases (hay 6 primeras + 6 segundas + 3 terceras selecciones mejores) en campeona del torneo, por primera vez en la historia del país,

sin el concurso del mejor jugador de su historia,

y es que cuando la diosa se pone a escribir guiones cualquier cosa absurda se convierte en realidad, y cualquier afán de control por parte de los hombres se convierte en vano intento de controlar la vida, tan incontrolable e inesperada como el guión,

más nos valdría aprender polillo, y poner en todas nuestras acciones nuestra mejor intención, e intentar dar la mejor versión de nosotras mismas, que no es cosa mala, independientemente del dorsal que nos pinten en la espalda,

y del guión que nos toque interpretar en la representación de la gran obra.

polillomonasí lo vimos…

Francia no sacó en el arreón final para ganar este partido a Benzema ni a Gameiro, hombres versados en el oficio de 9, porque no los convocó, y Portugal ganó porque su entrenador no sabía que su país nunca se caracterizó por tener buenos nueves,

y sacó a Éder al campo, un nueve del montón, todo lo que necesita una quisquillosa diosa para desmantelar en un chispazo una tradición.

 

,

 

 

tan escasa en

 

en estas fechas de verano informal que preceden al verano formal hemos observado estos días cómo la diosa del fútbol otro guión improbable, y cómo la realidad supera con creces nuevamente a la ficción,

en una final de la eurocopa con un desenlace in-esperado,

yo soy partidario de la escuela pública (me gusta mezclar)

es noche del martes, y estamos en la cocina cenando, Fernando, mi compañero de piso, y yo. Es muy curioso. Acabamos de estar hablando de nuestra etapa de primer trabajo en Madrid, hace más de 20 años, en una situación que no es tan diferente a la de aquel entonces. Fernando vive y trabaja entre semana en Madrid, y vuelve los fines de semana con su mujer y chavales a Palencia, y yo, que me he quedado solito este año en Madrid, estoy encantado de compartir casa con una persona tan agradable, positiva, alegre, buena gente.

Porque siempre me ha gustado la gente, y me parece terrible una casa de uno solo.

En eso estamos, charlando, cuando ya hemos llegado al queso y al yogur, y repasamos la historia de nuestros hijos, todos ellos repetidores. Dani, su hijo pequeño, con una cara de pillo que no se puede quitar de en medio, repitió segundo de primaria, coincidiendo con la marcha de la familia de vuelta a Palencia, de la misma forma que mi hija pequeña, Maitane, está repitiendo quinto de primaria, coincidiendo con el cambio de domicilio, acompañando a su madre en un viaje de vuelta, a México. Pablo, su mayor, también repitió, y Gorka, mi hijo mayor, también. Gorka, qué curioso, repitió el último año de jardín de infancia. Un caso para explicar, porque yo no sabía que se podía repetir jardín de infancia.

A Gorka, cuando detectamos en primero de primaria (era octubre recién comenzado) que no estaba bien adaptado al centro en el que cursaba estudios (le tenían etiquetado como la oveja negra de clase y nos aconsejaron que lo medicásemos con Ritalín), le cambiamos de centro educativo. El diagnóstico de la jardinera, que se resume en dos frases, “a Gorka le falta jugar”, y “Gorka le tiene miedo al profesor”, fue un antes y un después en su vida y en el de todo el grupo familiar.

Gorka perdió un año, como Dani, que es disléxico, o Pablo, ídem de lienzo, o Maitane, que se ha encontrado en un cambio de residencia y de exigencias, que le llevan a repetir año. Y nos reímos Fernando y yo, que aunque no nos gustaba la idea, a todos nos han enseñado que es muy importante no perder el tiempo, reconocemos hoy que la vida es una maratón, una carrera muy larga, en la que no todos los años son de provecho.

Quién soy, a dónde voy, qué es de mi vida, son preguntas que rondan a muchas personas de nuestra edad, en la frontera de los 49, y digo bien 49, que no 50.

Y reconocemos, que aunque en nuestra juventud no perdimos año, ni en primaria ni en secundaria, ni siquiera en la carrera, Fernando es químico y la orla colgada en el salón de casa de mi madre dice que yo soy ingeniero industrial, luego hemos tenido tiempo de sobra para perder un año, y tal vez dos o tres.

Al final, la vida es muy larga, y el paseo muy entretenido, y a veces nos metemos en caminos que no son para nosotros, y no siempre nos damos cuenta a la primera de cambio.

Sigue la conversación, y Fernando me cuenta, ya lo sé, que él es partidario de la enseñanza pública, yo también, un entorno en el que es más fácil mezclar. Diferentes personas de diferentes culturas, niveles económicos, orígenes, mezcla pura y dura. No me deja de hacer gracia, porque a mí también. De toda la vida me gusta mezclar. Desde que dejé el colegio de pago en el que cursé EGB y me fui a apuntar al instituto público al lado de mi casa, en Getxo, al que luego le siguió la universidad, también pública. Me acuerdo de esos tiempos de instituto y de las primeras paellas en el pueblo de mi juventud, las famosísimas paellas de Aixerrota, este verano tampoco estoy, en Santiago, anda, si es hoy, noooo, que no es el 25 de Junio, sino el 25 de Julio, quién sabe si pueda ir, esas fiestas en las que yo me apuntaba siempre al comité de logística, ese que se ocupa de que haya hubiese suficiente sangría en sangre cerquita del fuego, donde son tan bien recibidos los cocinillas.

Sangría, mezcla de refresco y vino, azúcar y frutas, y todo lo que quieras echar, en este mundo en el que todos somos únicos, y sin embargo iguales, en el que es tan bonito mezclarse y mezclar.

sangriamon  Así lo vimos…

tomando algo de postre, acompañado de vino, en este ritual de charla común y corriente que se convierte en homenaje a la vida, viendo pasar el tiempo, que no es tan importante como creemos, o nos han hecho creer.

El guerrero de la luz se concentra en los pequeños milagros de la vida diaria.

Si es capaz de ver lo bello, es porque trae la belleza dentro de sí, ya que el mundo es un espejo y devuelve a cada hombre el reflejo de su propio rostros. Aun conociendo los defectos y limitaciones, el guerrero hac  lo posible por mantener el buen humor en los momentos de crisis.

Al fin y al cabo, el mundo se está esforzando en ayudarlo, aun cuando todo a su alrededor parezca decir lo contrario.

Manual del guerrero de la luz, Paulo Coelho