des-conectado de la red / conectado con el universo

aprovecho el cambio de planes forzoso, para buscar el cable que me he dejado ayer olvidado en un bar, para experimentar lo que muchas personas en Madrid viven a diario, de 8 a 9 sumergido en el tráfico que se va convirtiendo en frustración,

y voy experimentando, cuando ya pasa más de la hora al volante, intentando integrarme en la M-30 dirección norte, para enganchar la nacional I, todavía no he llegado al nudo de Manoteras, una sensación que se convierte en ajá,

esto de la gran ciudad es un timo monumental, y le llamo a Silvia para conpartir el gran timo en el que vive la humanidad, muy en especial los ciudanitas, 2 horas o 3 horas al día pegados al coche o al transporte público,

2 o 3 horas que podrían estar dedicadas a cualquier otra actividad de nuestro interés, tocar la guitarra, aprender inglés o alemán, cultivar un huerto, o tocarnos descaradamente la bandurria,

pero no, eso no debe ser interesante para el sistema, que prefiere tener gente des-conectada, de sí misma, para empezar, la gran des-conexión, que nos permite des-conectar del otro, por medio de la competición,

y des-conectar del todo, y de la abundancia de la naturaleza.

   así lo vimos…

en el camino hacia el norte, tengo que parar en Aranda y Burgos, es una de las ventajas que tiene hacer viajes comunitarios, hoy Julio y su pareja son mis únicos compañeros de viaje, ellos eligen por mí dónde voy a parar,

y pienso qué puedo hacer con el tiempo que me va a sobrar en el camino,

son las 9 de la mañana y hasta las 16:00 no he quedado en Bilbao, y llamo a Gidor, tal vez me puedo juntar a comer con él en Legutiano, qué pena que hoy está en Donosti, ésta no va a poder ser, qué pena, y llamo a Ricardo, que trabaja en Aranda,

y hoy sí me recoge la llamada, es curioso, llevo 6 intentos de contactar con Ricardo en el último año fallidos, y hoy me invita a saludarle, aunque está a otra cosa, por Torremilanos, la finca familiar en la que desarrolla su actividad,

donde me voy a encontrar con una cuadrilla desenterrando unos nutrientes, preparado 500 les llama Ricardo, que van a servir para fertilizar el campo, en un nuevo ciclo eterno, y pienso en las causualidades de la vida,

este ritual sólo tiene lugar 1 día al año, los cuernos llevan durmiendo en el subsuelo medio año, todo el otoño y todo el invierno, y se retiran de la madre tierra en 1 día concreto, que en este caso es hoy,

y agradezco la magia de la vida, que me permite volver a saludarle a Ricardo, qué bien te veo, pirata, no me extraña que estés tan bien, tan cerca como estás de la naturaleza, conocer a tu primo, con el que quiero encontrarme desde hace 2 años,

conocer a Ángel, experto externo a la finca en biodinámica, lo que estoy viendo es un evento en el mundo de la agricultura biodinámica, yo quiero saber más de esto, mientras Silvia me pasa por wasap la imagen del libro que acaba de llegar a casa,

y me sonrío al imaginarme, sólo ha llegado un libro de los cinco que pedí, cuál puede ser, mientras todo está siendo.

en mi segunda parada en el viaje, Burgos, saco un tiempo para comer, el ticket me da margen hasta las 13:13, bonito número, en viva la Pepa, un restaurante con música chill-out, que hace un puente entre el agua y la piedra,

un bar desde el que vuelvo a llamarle a Silvia, convencido de que en un tiempo próximo ella también va a vivir así de bien, en la fluidez más absoluta, dejándose llevar a quién sabe dónde,

hoy a Aranda y a Burgos, muchas gracias, Julio, por elegir tan bien, más cerca de la tierra, más cerca de los otros, más cerca de sí misma.

quién sabe por qué conecto esta jornada en el campo con los huertos urbanos que Ricardo Colmenares promociona desde la fundación de Triodos Bank, y con el jardín ecológico de calidad Pascual,

y con el buen trato que llevo en forma de semillas en una bandolera nueva, la bandolera de la madre protectora, y con el futuro emerge, ese movimiento en el que la emoción, la madre y el niño (fundamentales en cualquier familia sana) están presentes,

y no puedo evitar imaginar una mesa en la que Ricardo Colmenares, Angel Amurrio, Ricardo y Javier Estefanía, otro loco biodinámico que tiene una plantación de estevia en la vera, están presentes,

y con la triple des-conexión que Otto Scharmer nos explica en la teoría U, y con el 3ple camino de desarrollo que compartimos desde 7 emociones, un regalo que se hace visible en este mundo de la mano del proyecto “escuchar es amar (la app)”,

tal vez lo que pasa es que está creciendo mi capacidad para re-conectar, y crear lazos de infinito y puentes entre mundos separados, donde antes sólo había tierra yerma, puedes llamarle desierto, o la palabra que en ti evoque la des-conexión.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios

zza es el 3

por alguna extraña razón el grupo de BCN de el futuro emerge no ha ido adelante, un hecho que me extraña sobremanera, si tengo en cuenta con qué personas y con qué potencial cuenta el grupo,

empezando por Luis Espiga, maestro mío de triformación social, una de las personas que tiene algo que aportar en España en el movimiento de la teoría U, y de la transformación del campo social asociada,

siguiendo por Jaume Gurt, otra de esas personas que tienen energía y un algo diferencial que aportar a este mundo, tan bonito, en el que hemos decidido vivir, y desarrollarnos,

por algún extraño motivo, que no consigo descifrar, BCN no está presente, y ya tampoco se le espera, y en su lugar, es la magia de la vida, en forma de causualidad, qué bonito cuando nos abrimos a las causualidades,

Alberto Pardos, responsable de facilita, compañero de la economía del bien común y practicante de la teoría U, me lleva unos cuantos años de práctica, y de hacer cosas en diferentes espacios y formatos,

me invita a un taller de SPT (Social Presencing Theatre), una técnica mal traducida en castellano, un día le vamos a buscar un nombre nuevo, un taller al que me apunto, yo sólo sé que tengo que estar ahí,

un taller en el que aprovechamos para ponernos cara, charlar, sentirnos, y compatir nuestros proyectos vitales, dos proyectos que bien pueden entrelazarse y caminar juntos, si tiene que ser así, así sera,

y si no tiene que ser, ni aunque nos pongamos en la fila.

   así lo vimos…

recibo la respuesta de Alberto el día después de el taller de SPT, ya de vuelta en ZZA, todo parece indicar que la recepción de la idea, todavía estamos ahí, ha sido buena, y me manda un dibujo con un camino que juntas podemos desarrollar.

gracias, Alberto, por este regalo tan grande, ya estoy buscando fechas en abril para juntarme con vosotras, y conocer tu red de amigas, en este ejercicio de dibujar la U por el norte y por el sur.

si tienes interés, puedes leer algo más de “el futuro emerge”, este proceso en el que indagamos en la sostenibilidad de las relaciones humanas, y el liderazgo colaborativo del siglo xxi, en la web que hemos creado al efecto.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

y Arancha nos felicita el 18, un año lleno de caminos

acabo de publicar el post de la obra viva, por medio del cual agradezco a Alfonso Llorente la “causualidad” de conocerle, y su maravillosa e invisible participación en la existencia de 7 emociones en mi vida,

tras el que escribo unas pocas palabras para distribuirlo a un grupo de amigos, en las que reconozco estar pasando unos días de aquella manera, y recibo esta tarjeta de felicitación de Arancha Merino, a la que conozco de aprendemos todos,

y que comparte con nosotras el Metamodelo de Análisis Transformacional de Preciada Azancot, y que sirve de inspiración, junto con la teoría U, la teoría del color de Goethe, y la teoría de emociones de la escuela Oliver, para 7 emociones,

es como si Arancha hubiese percibido en tiempo real este proceso de agradecimiento y hubiese levantado la mano, diciendo al viento “yo también quiero estar ahí, Mikel, acuérdate del MAT”,

sí, va a ser que sí,

y me alegro al leer esta felicitación tan bonita, cargada de luz y de esperanza, y que copio a continuación, así me parece de bonita.

Un nuevo año siempre abre caminos.

Solemos pensar más en lo que necesitamos que en lo que tenemos.

Damos más importancia a lo que nos falta, a la carencia, que a la abundancia de la que ya disponemos.
Es por eso, que este año te propongo una reflexión que te sitúe en un lugar diferente.
Cambia la perspectiva con la que miras tu vida y conecta con la gratitud.

Sé consciente de toda la abundancia que hay en tu vida.

Valora tu recorrido hasta llegar aquí. Cada piedra, cada bache, eran una señal para empujar tu evolución.

Agradece y sonríe, pues todo lo que necesitas ya lo tienes.

qué bonita felicitación, Arancha, gracias por esta sonrisa compartida.

   así lo vimos…

y sí, no puedo sino compartir este agradecimiento contigo, Arancha, y con Leo, por compartir conmigo esos dos modelos de inteligencia emocional que son tan parecidos pero tan distintos, que se entrelazan y que se separan,

terreno fértil que sirve como base para 7 emociones, con la ayuda de una inspiración que surge de la teoría U, de ese orgullo humilde que nos acerca a la puerta de la comprensión, porque Yo soy … y tú también,

y de la teoría del color de Goethe, esa puerta a una vida llena de color.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, creative commons, al menos desde este enlace

pinturas inconclusas, arte inconcluso, personas en desarrollo y TRANSformación

salgo del desayuno que ha organizado AECOP acompañando a Carmen Cayuela, que me cuenta de la publicación y presentación de un libro que acaba de escribir, y me pregunta si sé que ella pinta,

y me muestra 2 de sus obras en proceso, qué curioso, cuando me cuenta que no le gusta acabar los cuadros me hago otra imagen mental de un cuadro inacabado, y de lo que voy a ver, que contrasta tanto con lo que Carmen me muestra,

si te soy sincero me cuesta encontrar qué tienen estos dos cuadros de inacabados, pero sí, quedan rastros de esa obra en evolución, y Carmen me explica cómo ella se siente satisfecha cuando ese gesto que buscaba ya está ahí,

y me quedo pensando, qué bonito, qué interesante, y no puedo sino preguntarle hace cuánto tiempo que pinta, 3 años, Carmen es autodidacta, y mi asombro crece, no voy a reprimir mi intención de pedirle que me envíe uno de sus cuadros para el blog,

si puede ser ese negrito, que mi mente asocia con la pulsera azul que Matilde Fernández, presidenta del comité español de ACNUR, nos acaba de regalar, al terminar la conversación,

y en mi mente se asocian la pintura de Carmen, la pulsera azul, que reza Refugees Refuxiados Réfugiés Refugiats Errefugiatuak Refugiados y se vuelve a repetir, claro, es una pulsera sin principio ni final, ya he dado la vuelta,

y pienso en todas esas obras de arte inconcluso, como el negrito que ilustra hoy el post, gracias a ese gesto que capta y comparte con todas nosotras Carmen, como el negrito, decía, como tú y yo,

arte inconcluso, arte en desarrollo, en proceso, en continua TRANSformación, quién sabe todas las cosas que nos han ocurrido, todas las cosas que ya hemos hecho, y las que nos quedan por hacer.

   así lo vimos…

en este mundo de causualidades, me maravilla coincidir con Carmen otra vez, en el ascensor que nos sube al cuarto piso desde este portal en la calle Velázquez, donde hoy nos acoge esta presentación de AECOP,

y siento que hoy nos teníamos que juntar, Carmen, y lo que ocurre dos veces a buen seguro que va a ocurrir una tercera, nos volveremos a juntar, a ver cómo puedo colaborar con vuestra asociación de coaching educativo, Carmen,

no puede ser más evidente que el futuro se siembra en una nueva educación, y en unas condiciones que permiten a los seres humanos cubrir las necesidades básicas (comida, cobijo, salud, …), plataforma necesaria desde la que progresar.

y recontacto con lo que ha pasado antes de bajar con Carmen en el ascensor, el mismo ascensor que nos sube y utilizamos como descensor, tras esta charla conversación que organiza AECOP,

en un formato que no es habitual, que tiene mucho más de conversación que de charla magistral, o de pregunta – respuesta, un juego que Matilde prende y que es muy interesante observar, tras 40 o 50 minutos de presentación,

la siguiente hora se cruzan preguntas, se anidan preguntas y comentarios, sí, son dos rondas de preguntas y comentarios tras los cuales Matilde interviene nuevamente, no estamos ante el formato de charla maestra ni de pregunta – respuesta,

estamos más cerca de ese tipo de conversación, generativa, que queremos prender en el futuro emerge, en el que un grupo de personas, se juntan, conversan, calientan el tema, y ofrecen una devolución al grupo,

que no es tanto una reflexión mental, mucho menos una batería de reflexiones mentales, como una comunicación empática, en la que lo que tú has aportado a mí me mueve, y devuelvo algo al grupo,

una posición nueva desde la que todas podemos, juntas, evolucionar.

hoy estoy aquí gracias a Montse Rossell, muchas gracias, Montse, que me hace llegar esta invitación para tomar un café con líderes emergentes, en concreto el liderazgo emergente en el ámbito social,

a ver si un día de estos extendemos unas líneas con ese enfoque que Matilde Fernández comparte con todas nosotras antes de desayunar.

7 emociones, creative commons, es un modelo creative commons de responsabilidad emocional que integra el buen trato en nuestras vidas con el desarrollo personal y grupal (atención, presencia, conciencia) para el desarrollo de la innovación.

 

 

 

 

 

ovejas, borregos, corderos y el camino

salgo de casa de Gidor, tras charlar de mañanita sobre nuestras vidas, no tengo mucha prisa para la siguiente reunión, que va a tener lugar en el Txakoli, en Artxanda, donde nos juntamos un grupo de amigos a las 2, para hablar de “el futuro emerge”,

por lo que le voy a acercar a recoger el coche, supongo que en algún lugar de Vitoria, al fin y al cabo no es tan grande la ciudad, un lugar de Vitoria que está más lejos de lo que había pensado, de hecho cruzamos toda la ciudad,

y me encuentro, qué casualidad, a dos manzanas de la casa de Tomás, el que fuera varios años mi jefe en AENOR, hoy reconvertido en cariño, al que había llamado ayer para saludar, aprovechando este rato de parada sin prisa en Vitoria Gasteiz,

y al que vuelvo a llamar, para tomar un café, todo parece indicar que esta vez sí que puede ser, un café en el que recordamos aquella reunión en la que dibujamos juntos un cohete, que simboliza el desarrollo de la innovación,

y el desarrollo de ecosistemas innovadores en el terreno empresarial, un espacio al que nos vamos acercando progresivamente desde la teoría U, esta teoría de Otto Scharmer que aplica tanto al desarrollo del mundo social como al corporativo,

un café en el que revisamos la necesidad de un comercial, una especie de traductor,

que ponga en valor en el mundo empresarial el mensaje de “organizaciones con espíritu y corazón”, y tal vez un socio que acompañe el proceso de dotar de elementos adicionales al muñeco,

indicadores de gestión y mecanismos anti-retorno, que permiten consolidar los avances, y nos animan a seguir adelante, no hay vuelta atrás, qué bueno volver a compartir contigo este rato y esta reflexión, Tomás,

y des-ando, poco a poco, el camino que me trae hasta Uleta, por Legutiano, camino hacia Bilbao, hoy voy a bajar por Urkiola, quién sabe por qué, donde, casi a la altura del alto, un rebaño de ovejas llama mi atención,

tal vez me acuerdo de Gorka, mi hijo pequeño, al que tanto le gustaban estos animales de pequeñín, ahora ya tiene 19 añazos, y me paro en el alto, para desandar unos metros, y sacar unas fotos al rebaño,

desde donde una oveja al loro del proceso me mira con atención, y saco una foto, dos y tres, y el rebaño se acerca, he captado su atención, y me despido y me acompaña, mientras me acuerdo vagamente de una cita en un libro de Coelho, ¿puede ser?,

en la que el cordero simboliza a Dios,

en este espacio entre Vitoria y Bilbao, las conversaciones pasadas y la conversación de “el futuro emerge”, que viene a continuación, bajo la fina lluvia, si me quedo aquí en medio me voy a calar, y lo que va a emerger es un constipado,

mejor me despido de este sirimiri, o calabobos, y del rebaño, convertido en símbolo vivo de algo que tal vez no soy capaz de aprehender, y sigo el camino, mientras pienso que es muy curioso este mundo lleno de “causualidades”,

en el que ayer aparece ese libro, “muchos pequeños granos de arena”, de la mando de Gidor, que hoy de mañanita me acerca a la hora del desayuno a casa de Tomás, sí, parece que nos teníamos que juntar, sí o sí, antes de pasar por aquí.

   así lo vimos…

y me acuerdo de aquel primer programa que presentamos hace unos años en Rockwool, que tiene como base este espacio, el santuario de Urkiola, en el nacimiento de “organizaciones con espíritu y corazón”,

un programa en el que proponemos una reflexión sobre el Yo, el Tú, convertidos en nosotros y en comunidad, en la que prende, y en la que se desarrolla, desde este territorio nutritivo y fértil, alimentado por el agua fina, la innovación.

si tienes interés en el desarrollo del liderazgo colaborativo en las organizaciones puedes enlazar aquí.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer, que facilita procesos de desarrollo del liderazgo colaborativo en las organizaciones,

desde el desarrollo del campo de la atención, la conciencia y la intención.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace.