hibridando historias nuevas en el camino hacia la innovación

nos encantan los cuentos y las fábulas, cuando somos bebés, cuando somos enanitos, cuando somos adolescentes, cuando somos personas hechas y derechas, ése es uno de los fundamentos del cuentacuentos,

estamos programadas para escuchar y contar cuentos,

pero, y he ahí uno de los problemas, parece que el número de historias que podemos llegar a conocer es finito, y todos conocemos unas pocas historias, vamos a pensar que ésta es una limitación a esta aproximación,

hasta que un día pensamos que podemos componer o hibridar nuevas historias, juntando personajes dispares, que no se habrían conocido entre sí nunca jamás, porque, por ejemplo, pertenecen a dos cuentos diferentes,

y viven otra época, y nada tienen que ver, si te parece vamos a poner un ejemplo para ilustrarlo, ¿te imaginas cómo sería una historia en la que se juntan la Cenicienta  y Shreck?, vaya disparate, ¿verdad?,

pues mira que a mí no me lo parece, y es una dinámica que abre una puerta infinita a la imaginación, a que el niño natural que llevamos dentro juegue, y se permita explorar, eliminando barreras, limitaciones mentales que merman su creatividad,

ése es uno de los fundamentos de la innovación, barrer limitaciones mentales,

y en eso andamos este fin de semana, juntando la historia de Cenicienta, esa niña buena que limpia y limpia sin parar, en casa de su madrastra, con un padre sumiso, que le baila el agua a la bruja, para recibir unas migajas de reconocimiento,

si lo piensas bien Cenicienta encarna la anti-princesa,

y a la que vamos a juntar con Shrek, el rey de la ciénaga, el abominable monstruo de la ciénaga, aquí no hay mayor discusión, la figura prototipo del anti-príncipe, al menos así nos lo han pintado de inicio,

y juntamos a los dos protagonistas con una situación, ahí está el 3, que puede dejar volar tu imaginación, Cenicienta está triste, su mamá, ups, su madrastra, no la ve, y Shrek, que ya vive con ella, quién sabe cómo llegaron a juntarse,

será una historia rara que algo tiene que ver con su transgeneracional,

Shrek no sabe qué hacer para animarla, y se le ocurre salir de compras, ¿qué crees que le puede comprar como regalo a Cenicienta?

   así lo vimos…

escribo estas líneas después de un domingo por la mañana en el ogro de la ciénaga sale a comprar un aspirador con Silvia, no te imaginas qué ilusión le puede llegar a hacer a una anti-princesa este anti-regalo,

que además, de puro contenta, va a acabar pagando ella misma.

el ejemplo de arriba es una dinámica que podemos proponer en cualquier cole, en la dinámica de crear puentes mentales que nos permiten abrir la mente a la diversidad, al otro, a posibilidades nuevas de relación,

pero que también podemos proponer en cualquier organización, en la que el pensamiento se haya tan encorsetado, tan limitado a lo que las buenas prácticas externas dictan, copia y pega de la peor calidad,

y surge después de una conversación disparatada con Javier Goikoetxea, monstruo de la creatividad e impulsor de la economía del bien Común, yo le invito a cenar con unos amigos en Algorta, a 70 km, y el se va a la India con tal de no aceptar,

a Bombai, debe ser la bomba ir a a la India, y me responde con un proyecto que es la bomba, en el que participa en colaboración con Anesvad, y me acuerdo de un cuento, en realidad es una fábula, que puedo relacionar con este proyecto de cooperación,

y pienso en una línea que junta (en realidad barre las barreras mentales entre) un proyecto de cuentacuentos y un proyecto de responsabilidad social corporativa, o un proyecto en el cole y un proyecto en la empresa,

o un proyecto en la India, y muchos como éste, gracias, Javier, y las 7 emociones, un proyecto para extender la responsabilidad emocional en el mundo, y sigo barriendo barreras,

¿qué organización podría estar interesada en un proyecto así? ,

y pienso en Save the children, y pienso en el movimiento de la EBC, y pienso en la fundación alares, en la fundación diversidad, en el pacto mundial, en programas para extender la educación promovidos por la Caixa o Telefónica,

y siento que alguna de estas posibilidades se va a dar, una vez que hemos barrido las barreras mentales, con escoba y pala funciona, pero no te puedes imaginar cómo de bien va con un aspirador AAAA.

este post habla de varias cosas, el cuentacuentos incluido,

pero me gustaría enmarcarlo dentro de la línea de ecosistemas innovadores, una línea que prende sí o sí, como cuando enchufamos la corriente a la aspiradora, la creatividad en las personas y despejamos el camino de la innovación en la organización.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

Anuncios

una de cine (listado de posibilidades)

robinhood es cualquier día a cualquier hora, ya sabes a qué me refiero, no sabes qué has hecho, pero sabes que algo has hecho, su voz, en otro tiempo afable, amorosa, tierna, te castiga con un metálico zasssss, o raca raca,

cada uno sabe qué onomatopeya le suena más metálica,

y empiezas a indagar, mientras sigues conversando como si no pasase nada, hasta que te das cuenta de que el fallo es casi mortal, hace 3 años, cuando tú la conociste, no la miraste así,

es más, nunca la has mirado así,

y recapitulas por las películas del finde, no, la de “un lugar en la cumbre” no es, el tipo es un bueno para nada, un machista redomado, un tío sin fundamento, además ella se acaba suicidando tras la última decepción,

debe ser la otra, mongol, en la que se narra la historio de Ghengis Kan de niño, Temugdin,  un niño mongol de nueve años que parte en un viaje junto a su padre para elegir a su futura esposa, la seleccionada es Börte,

y no está claro si él la elige o la elige ella,

tienen 9 años!!!, y vuelve a por ella no cinco años más tarde, como le promete, sino  que 9 años, más tarde, tarda 4 años más, cuando a ti no te dejan llegar media hora tarde, pero la mira de aquella forma…

y toda tu vida pende de un hilo, tu amada, la chica que te acompaña el jueves, el viernes, el sábado y el domingo, ha percibido, en una peli, que no la miras como mira el héroe de la peli a su novia,

ella, tu compañera, no conoce el amor verdadero, y tú, infeliz, yo en este caso, tampoco, y todo por ver una peli, joder, me equivoqué otra vez,

y me acuerdo de un tiempo lejano en el que mi pareja, ahora mi ex, después de ver una película similar, Robin Hood, en una de sus versiones buenas, me miró así como raro, de lado, como si no fuese yo muy Robin Hood,

y de esa conversación final en la que quedaba claro un abismo, mi hija, Maitane, entonces tenía 8 añitos, sí me veía todavía como al héroe de la película, cuando su madre se había dado cuenta de que no era capaz de robar el dinero de los ricos,

ni siquiera de mis clientes, para dárselo a los pobres, nosotros, pobrecitos de nosotros,

y recordando me sonrío, y des-dramatizo, y encuentro 5 motivos por los que un hombre no debería ver nunca una película con su pareja, amada, novia, esposa, amiga, con o sin derecho a roce, por si acaso,

porque ella sí cree que lo que ahí pasa es real,

como nosotros sí creemos que lo que pasa en el terreno de futbol es real,

pero no le miramos al terminar el partido a nuestra pareja con esa cara de “tú no ganas en toda tu vida el dinero que gana Messi esta tarde, y sin marcar un gol, ni marcarse una carrerita”,

y vuelvo a la realidad, y no sé qué hacer para volver a cabalgar por la estepa, sobre un montón de polvorones, que todavía estamos apurando la cola de la navidad, y mirar a mi novia como sólo los héroes de peli saben mirar.

robinhoodmon   así lo vimos…

y decido hacer una lista de las películas que sí puedes ver con tu pareja de sexo femenino.

“un lugar en la cumbre” para empezar, como película es muy mala, pero el protagonista es de lo más desastre, machista, poca cabeza, un sin sal integral, te pone de mal humor seas hombre o mujer, primera opción.

como segunda opción cualquiera de guerras con mucha acción, no se sabe por qué las mujeres des-conectan a la décima lucha.

como tercera opción, ese hombre que, aunque parece rekete-híper-buen-chico, resulta ser mejor yerno que pareja, tipo Robert Redford en “memorias de Africa”, o Clint Eastwood, en una actuación sin sombrero, en “los puentes de Madisson”.

es muy importante diferenciar muy mucho este tipo de hombre con un tipo parecido pero diferente,  por ejemplo, un tipo sin escrúpulos pero con escrúpulos, hay que evitar como la peste varias de esas películas en el que el héroe es terrible pero muy sensible

  • Humphrey Bogart en Casablanca,
  • Russell Crowe en Gladiator,
  • Clive Owen, en el Rey Arturo,
  • Russell Crowe, otra vez, en Robin Hood.

ha pasado el tiempo y no me he recuperado, sigo sin saber robar a los ricos y a mis clientes, Maitane sabe también que no soy Robin Hood, es sólo cuestión de tiempo, y de género.

conversaciones en Madrid Río (Matadero 2015)

matadero son las 11 y cuarto de la noche y llego a casa tras una tarde plagada de conversaciones en Madrid, con la extraña sensación de que este mundo en el que vivimos es, cada día más, conversaciones y miradas y experiencias compartidas.

de alante hacia atrás, o en el otro sentido, de una forma casual, se entrelazan dos grupos de personas diferentes pero iguales alrededor de una mesa en una cafetería en la plaza central de Matadero, mesa que sirve como soporte para cafés, pipas, agua y cervezas, tanto da, una mesa abierta al flujo de la conversión, opinión viene, opinión va.

en la magia de la conversación, empezamos por donde empezamos y derivamos hacia donde tenemos que derivar, hablamos de la conciencia en el desarrollo del ser y en los cambio de creencias suconscientes (pnl, hipnosis, Psy-k), y de la polaridad de los principios masculino – femenino, y del amor incondicional, en medio de un universo que ha secuestrado los principios femeninos, y así le va.

si hago caso de las opiniones de mis amigos, por poner un ejemplo, el matriarcado vasco, del cual soy un sub-producto en desarrollo, es un matriarcado (dominio de la madre en la casa) dentro de un mundo totalmente masculino (dominio del hombre fuera de la casa), una especie de enfermedad dentro de otra enfermedad mayor, un auténtico dislate.

la conversación fluye, buscamos ejemplos de amor materno in-condicional en nuestras vidas, y vemos mucha madre enferma, no están claros los ejemplos de energía femenina aplicada y vivida de forma positiva en este mundo, ejemplos de madre nutricia en este mundo tan bonito en el que hemos elegido vivir, en nuestra sociedad y en el trabajo, mientras que sí son frecuentes los ejemplos de mujer masculinizada, encarnando valores masculinos de competitividad y aplicación de la fuerza en su vivir.

van acercándose las 7 de la tarde, hora de cambio en esa primera mesa que empieza a las 5, y me llueven consejos de aplicación próxima, aplicables en la acogida a Gorka, mi hijo varón, que vuelve a Madrid, tras 2 años de estudios en México.

Paco me ofrece un hombro para llorar, mientras yo pienso que también me puede hacer falta un puching-ball, mucha falta, un muñeco enorme al que atizar sin romperme la mano, cómo nos cuestra reconocer y canalizar la rabia en nuestra sociedad, y me regala una pelota roja, blanca y roja, tras despedirse y volver, “Mikel, esto es para ti”.

en la silla de Paco ahora está Carlos, autor de Lovetopía, y la conversación vuelve a tornar, con la presencia adicional de Carmen, poco antes de que se despidan Eva y Fernando, mientras yo hago el acordeón, entradas y despedidas, la conversación toma, “yo te conozco”, otro cauce, qué curioso que acabo de convocar a dos personas, Xana es baja de última hora, que se conocen  de algo.

investigan e investigan de qué, o de dónde, mientras vamos desgranando parte de nuestras historias y azañas, con la Economía del Bien Común y la posibilidad de crear un nuevo campo de energía en Madrid Río como hilo conductor de la nueva conversación.

poco a poco nos vamos acercando, con la segunda cerveza, qué bueno que en la primera sólo me animo a un café, si no serían tres, a la reflexión de que tal vez no sea interesante asociarse a un movimiento demasiado formal para una intención tan amplia como la que nos acerca aquí, una intención que está mucho más cerca de relacionar mundos próximos, que se necesitan, y que a buen seguro pueden acercarse y colaborar.

seguramente no haya un nuevo campo de energía de la Economía del Bien Común en Madrid, todo parece que Madrid Río puede esperar otra vida, lo que hagamos juntos, a la vera de Cullera, de eso se conocen Carmen y Carlos, tendrá el tiempo, nombre y forma que le toquen, si hay una segunda reunión seguramente haya una tercera, en la que tal vez estamos hablando, quién sabe cómo se llame, de una Economía con Corazón.

mataderomon   así lo vimos…

son casi las 10 de la noche, todavía tengo que (auto-obligación e interés más que mandato) pasar por casa de Pedro, en esta tarde en la que 2 + 3, 5, por el culo te la hinco, las conversaciones se hacen presentes de forma bestial en mi vida.

compartir miradas, compartir palabras, compartir emociones y experiencias, creo que de eso se trata.

realidad o ficción, recorto un par de fotos que tomo antes de entrar en Matadero Madrid, en este espacio tan cerquita del río, con una reflexión de lo que nos gusta y nos cuesta a los hombres y a las mujeres fluir…

Madrid es una ciudad curiosa, que se encuentra a 666 m sobre el nivel del mar.

del otro lado de la castellana podemos encontrarnos con una estatua de Lucifer, el ángel caído, en un paseo ya dentro del parque del Retiro, en la continuación de la cuesta de los libreros, ¿se llama Moyano o me lo he inventado?

de este otro lado de la castellana, en la plaza de Legazpi, otra estatua de mármol, qué elegante y qué frio es el mármol, evoca otra escena angelical, ¿es el hombre que asciende al cielo o es un ángel que encarna en la tierra, todavía colgado del blanco?

estatuamarmol  tierraocielo

desde el otro lado de la plaza, tras jugarme la vida corriendo delante del autobús,

matederoencirculos

desvelo en perspectiva, esto es Castilla, la intención última del artista, que ha retratado a su forma y manera a don Quijote de la Mancha, famoso hidalgo, adarga antigua, rocín flaco, qué pena que no se aprecia muy bien la figura de Sancho y su famosa Panza.

donquijoteconsulanza

la o de oé corazón

laomuchas veces hacemos cosas que no entendemos en absoluto hasta que pasa un tiempo. Pasan unos días, unas semanas, unos meses, o unos años, cada uno tiene su ritmo, y encuentras un significado a una elección del pasado, una “causualidad” del camino.

a mí me acaba de pasar hoy con la O de “oé corazón”, ese símbolo que adoptamos quién sabe por qué. Sucede unos meses atrás, al componer un logo para “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos”, que posteriormente incorporamos en la tarjeta de presentación de oé corazón (organizaciones con espíritu y corazón).

la primera imagen que compro para su uso en un repositorio de imágenes contiene ese arco iris doble que contiene nuestra O.

y han pasado unos días para llegue, en medio de una meditación, de una de esas que dirige Leo en nuestras reuniones de ATEOs (Aprendemos Todos + Escuela Oliver), en las que normalmente aprovecho para dormirme, para sentir el sentido profundo de la O.

en el arco iris, como en la vida, estamos acostumbrados a ver la parte superior del arco. Hay imágenes, fotos que puedes encontrar en internet,  muy bonitas, en las que el arco es doble. Realmente hay un arco principal y una réplica, más tenue y más grande, atrás.

por algún extraño motivo cuando elijo la O de oé corazón, de “organizaciones que encuentran cuentos”, de “historias que transforman organizaciones”, el arco iris es doble, y al superior,al que vemos, le añadimos uno inferior, completando un círculo de color.

este círculo, con los 7 colores del arco iris, simboliza, lo entiendo hoy, la réplica externa de lo que en nuestro interior acontece.

para que algo en el mundo exterior tenga lugar tiene que encontrar un acomodo primero en nuestro mundo interior.

y esto, que no está probado, aplica en las personas, en los grupos de personas y en las organizaciones.

a todos los niveles.

por poner un ejemplo burdo, pero efectivo, “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” promueve una comunicación interior a partir de lo que ocurre en un entorno protegido, el pequeño grupo, que en el hacer, en el encuentro, consigue la capacidad.

yo me re-conozco, yo te re-conozco, y juntos re-conocemos una realidad más grande de la que formamos parte, y a la que damos vida. Y cuando se da en el grupo pequeño, protegido, estamos preparadas para integrarnos en el grupo grande.

y cuando desarrollamos un proceso de comunicación interna en el grupo grande, tan grande como nos atrevamos, el siguiente paso es la comunicación externa, y el grupo enorme.

aprendemos dentro, incorporamos capacidades, confianza  personal y del equipo, crecemos en nuestro grupo de pertenencia, y somos capaces de saltar al abismo, pero hacia arriba, en la siguiente etapa de la pirámide de Maslow, la motivación del logro.

cubiertas las tres capas de la base de pirámide, que habla de necesidades, entramos en las cuatro capas superiores, que hablan de motivación.

cuando lo de dentro es bueno, bonito y verdadero, podemos compartirlo en el grupo grande, en el exterior.

agradezco a Leo, a Marina, a Silvia, y a todas las personas que me acompañan en este proceso de crecimiento interior que se vierte en el desarrollo exterior de compañeras de camino y de grupos, aprehender y transformar, qué bonito regalo.

en su día entiendo el significado de la e, y hoy el de la o, 1 año y 4 meses después de constituir oé corazón, 2 años después de publicar posts, con el de hoy son 495, algo más que medio montón.

laomon   así lo vimos…

en realidad son un montón, el que se ve, el exterior, y el que no se ve, el interior, porque las realidades externas, si son reales, tienen una realidad, igual igualita, en otra capa, más interna.

los 7 colores del arco iris son los mismos que sirven para representar los 7 chakras. 1, rojo, miedo, 2 naranja, apegos, 3, amarillo, ira, para completar el grupo de 3 subdiafragmal, o nuestra existencia en la sombra.

4, verde, el bien pensar, 5, azul clarito, el bien decir, 6, azul índigo, el bien pensar, para completar otro grupo de 3, que completa el bien vivir, la puerta al 7, la conexión, violeta, o la comunidad, común unidad, ese violeta en el que nos disolvemos en el universo.

desde el 3, el amarillo, nuestra ira nos puede llevar en dos direcciones, hacia abajo, el 2, donde se encuentra nuestra falta de capacidades, o nuestra duda respecto las mismas, entrando a saco en la sombra, apegos y miedos, o hacia arriba, conectándonos con la motivación por el logro, subimos al 4, superamos el diafragma, que separa la sombra y la luz, estamos entrando en el buen sentir, la puerta al buen vivir.

hoy, qué bueno, la meditación ha hecho hincapié en el 4, y seguimos subiendo.

y no sé por qué me parece que un día de estos le toca a Maslow un dibujito, que divide las necesidades higiénicas, 3, fisiológicas, de seguridad (y ahí está la confianza, o su ausencia), de pertenencia, de las motivaciones, 4, para sumar 7, que empiezan en la motivación por el logro, pasando por motivación cognitiva y estética, y que terminan en la autorrealización.

hoy entiendo un poco mejor la O, esa que hacemos los del canuto, y veo con cariño un título de un programa de futuro, “la organización violeta”, una organización de 7, tan cerca de la comunidad, común unidad, y del universo, unum versum.

yo soy partidario de la escuela pública (me gusta mezclar)

es noche del martes, y estamos en la cocina cenando, Fernando, mi compañero de piso, y yo. Es muy curioso. Acabamos de estar hablando de nuestra etapa de primer trabajo en Madrid, hace más de 20 años, en una situación que no es tan diferente a la de aquel entonces. Fernando vive y trabaja entre semana en Madrid, y vuelve los fines de semana con su mujer y chavales a Palencia, y yo, que me he quedado solito este año en Madrid, estoy encantado de compartir casa con una persona tan agradable, positiva, alegre, buena gente.

Porque siempre me ha gustado la gente, y me parece terrible una casa de uno solo.

En eso estamos, charlando, cuando ya hemos llegado al queso y al yogur, y repasamos la historia de nuestros hijos, todos ellos repetidores. Dani, su hijo pequeño, con una cara de pillo que no se puede quitar de en medio, repitió segundo de primaria, coincidiendo con la marcha de la familia de vuelta a Palencia, de la misma forma que mi hija pequeña, Maitane, está repitiendo quinto de primaria, coincidiendo con el cambio de domicilio, acompañando a su madre en un viaje de vuelta, a México. Pablo, su mayor, también repitió, y Gorka, mi hijo mayor, también. Gorka, qué curioso, repitió el último año de jardín de infancia. Un caso para explicar, porque yo no sabía que se podía repetir jardín de infancia.

A Gorka, cuando detectamos en primero de primaria (era octubre recién comenzado) que no estaba bien adaptado al centro en el que cursaba estudios (le tenían etiquetado como la oveja negra de clase y nos aconsejaron que lo medicásemos con Ritalín), le cambiamos de centro educativo. El diagnóstico de la jardinera, que se resume en dos frases, “a Gorka le falta jugar”, y “Gorka le tiene miedo al profesor”, fue un antes y un después en su vida y en el de todo el grupo familiar.

Gorka perdió un año, como Dani, que es disléxico, o Pablo, ídem de lienzo, o Maitane, que se ha encontrado en un cambio de residencia y de exigencias, que le llevan a repetir año. Y nos reímos Fernando y yo, que aunque no nos gustaba la idea, a todos nos han enseñado que es muy importante no perder el tiempo, reconocemos hoy que la vida es una maratón, una carrera muy larga, en la que no todos los años son de provecho.

Quién soy, a dónde voy, qué es de mi vida, son preguntas que rondan a muchas personas de nuestra edad, en la frontera de los 49, y digo bien 49, que no 50.

Y reconocemos, que aunque en nuestra juventud no perdimos año, ni en primaria ni en secundaria, ni siquiera en la carrera, Fernando es químico y la orla colgada en el salón de casa de mi madre dice que yo soy ingeniero industrial, luego hemos tenido tiempo de sobra para perder un año, y tal vez dos o tres.

Al final, la vida es muy larga, y el paseo muy entretenido, y a veces nos metemos en caminos que no son para nosotros, y no siempre nos damos cuenta a la primera de cambio.

Sigue la conversación, y Fernando me cuenta, ya lo sé, que él es partidario de la enseñanza pública, yo también, un entorno en el que es más fácil mezclar. Diferentes personas de diferentes culturas, niveles económicos, orígenes, mezcla pura y dura. No me deja de hacer gracia, porque a mí también. De toda la vida me gusta mezclar. Desde que dejé el colegio de pago en el que cursé EGB y me fui a apuntar al instituto público al lado de mi casa, en Getxo, al que luego le siguió la universidad, también pública. Me acuerdo de esos tiempos de instituto y de las primeras paellas en el pueblo de mi juventud, las famosísimas paellas de Aixerrota, este verano tampoco estoy, en Santiago, anda, si es hoy, noooo, que no es el 25 de Junio, sino el 25 de Julio, quién sabe si pueda ir, esas fiestas en las que yo me apuntaba siempre al comité de logística, ese que se ocupa de que haya hubiese suficiente sangría en sangre cerquita del fuego, donde son tan bien recibidos los cocinillas.

Sangría, mezcla de refresco y vino, azúcar y frutas, y todo lo que quieras echar, en este mundo en el que todos somos únicos, y sin embargo iguales, en el que es tan bonito mezclarse y mezclar.

sangriamon  Así lo vimos…

tomando algo de postre, acompañado de vino, en este ritual de charla común y corriente que se convierte en homenaje a la vida, viendo pasar el tiempo, que no es tan importante como creemos, o nos han hecho creer.

El guerrero de la luz se concentra en los pequeños milagros de la vida diaria.

Si es capaz de ver lo bello, es porque trae la belleza dentro de sí, ya que el mundo es un espejo y devuelve a cada hombre el reflejo de su propio rostros. Aun conociendo los defectos y limitaciones, el guerrero hac  lo posible por mantener el buen humor en los momentos de crisis.

Al fin y al cabo, el mundo se está esforzando en ayudarlo, aun cuando todo a su alrededor parezca decir lo contrario.

Manual del guerrero de la luz, Paulo Coelho