si el machismo es malo, ¿cómo podemos llamar a esa otra forma de estar en el mundo?

leo este artículo de Arantza en el blog de inteligencia emocional de EITB, educar en el feminismo, palabra que me gusta tan poco como machismo, y que no llego a entender bien, de hecho incluyo un comentario en su entrada que no sé si se entiende bien,

porque la palabra feminismo, como contrapuesta a machismo, siguiendo la identificación de los géneros, fémina frente a macho, es muy mala elección para salir de la dinámica que el machismo plantea,

en la que podemos visibilizar toda la falta de respeto con la que el macho trata a la fémina, y el hombre a la mujer, empezando con faltas fragantes en lo que a igualdad de derechos y oportunidades se refiere,

ya que toda persona debería ser igual a cualquier otra persona, independientemente de su género, raza, etnia, origen cultural, afinidad u orientación sexual, nivel económico, para empezar, y en este saco cabe también la igualdad del hombre y la mujer,

y más allá de los derechos y oportunidades básicos tendríamos que hablar de todas las formas en las que nos relacionamos, cómo nos hacemos sentir bien o mal, cómo nos bien tratamos o nos mal tratamos,

y cómo somos congruentes y respetuosas con nuestras diferencias, porque más allá de lo que nos une, a nada que exploremos, y la biología es una buena carretera por la que adentrarnos, hay diferencias palpables,

entre las cuales no se puede obviar la capacidad de la mujer para tener hijos, que se desarrollan en su interior, y su capacidad, también natural, de amamantarlos, dos capacidades de las que el hombre no está provisto,

para entrar en el arquetipo de la madre nutricia,

y todo lo que de ello se deriva, incluyendo los usos y costumbres relacionados con el sexo en ambos géneros, antes de tener hijos y después de tener hijas, y cómo estos usos y costumbres condicionan a la una y al otro de diferentes formas,

de verdad que no me imagino la vida con la regla una vez al mes, y con los cambios hormonales aparejados, en verdad creo que una educación más explícita respecto a las diferencias de género es necesaria desde bien pequeñas,

una educación que nos permita entender al otro, a veces tan diferente, tan diverso, un día respecto al otro, con comportamientos tan cambiantes, cómo nos relacionamos ahora en el bis a bis, cómo nos relacionamos luego dentro del grupo,

hoy somos amigos, mañana somos pareja, y todo es igual pero todo ha cambiado,

una educación en la igualdad y en la diferencia, en la diversidad y en los fundamentos que nos hacen iguales, una educación que nos permita explorar ese espacio del orgullo sano, con la puerta del yo soy, el orgullo humilde,

una educación en la comprensión, que nos ayude a entender los espejos que nos pone la vida para que nuestro ego salte, esos curiosos mecanismos en los que veo lo peor de mí reflejado en mis comportamientos,

¿qué ha ocurrido para que hoy me comporte así ante esta situación?, ¿qué provoca tal desproporción entre lo que ha sucedido y cómo me comporto?, ¿qué está pasando que no me reconozco en mis actos?,

¿qué provoca esta diferencia entre lo que aspiro a ser, lo que pretendo ser, y lo que soy aquí y ahora?, ¿qué media entre la reacción y mi respuesta serena?, ¿qué media entre ese orgullo sano, yo soy, y la comprensión del mundo en relación, en el que yo soy tú?,

preguntas sin respuesta que tal vez abren el campo a la observación, un regalo de nuestro niño natural, a una mirada más compasiva, hacia ti y hacia mí misma, seguramente es el mayor regalo que puede hacer la mujer al hombre,

en realidad el arquetipo de la madre nutricia al ser adulto (hombre o mujer),

regalos que nos conectan con el mejor ser humano que podemos construir juntas, quién sabe por qué lo denominamos el 3ple camino, un camino que nos lleva del azul clarito al azul índigo, del orgullo sano a la comprensión,

y de la comprensión, azul índigo, al violeta, nuestra capacidad de evolucionar juntas, en respuesta a esa pregunta que se abre nosotras, porque si yo soy, y yo soy tú, la pregunta cae de su propio peso,

¿qué podemos hacer juntas, en colaboración?

así lo vimos…

miro este puño cerrado en señal de protesta, tan cercano a la pelea, como aparezcas en mi camino te meto, y mi mente viaja a la rabia, esa energía que pugna a dentelladas por re-establecer la justicia, en el mundo material, amarilla como la bilis,

una energía tan cercana y tan lejana, igual y diametralmente opuesta, a la de la alegría, el hacer conjunto, le evolución de la cosa, personas tan diferentes y tan iguales, desde el respeto, el cariño, el asombro, la responsabilidad personal, en celebración.

y me viene a la mente una conversación con una compañera de la fundación ANAR, aparentemente los fondos dedicados por las instituciones de la cosa pública enfocados al buen trato en el cole se han reducido a niveles testimoniales,

fondos que se derivan una vez más a campañas para frenar el bullying, la demostración palpable de que la cosa no está funcionando, en esta sociedad tan enfocada en los resultados,

tan lejos de los procesos, de lo orgánico y de lo sistémico, de la comprensión de la cosa, que generalmente no es tan sencilla como queremos o nos la quieren hacer ver, blanco o negro, de lo salutogénico (la generación de salud), tan necesario,

y pienso en ese mundo por venir en el que el puño se abre y la mano se tiende, no estamos en la pelea y en la revolución, nos podemos entender entre diferentes iguales, desde el respeto, el asombro y la curiosidad, el cariño y la celebración.

y un día abrimos el puño y tendemos la mano, en este mundo que tiende irremisiblemente al violeta, un color que todas necesitamos, como el azul clarito y el azul índigo, sí o sí, comprender mejor.

y no sé cómo llamaría yo a ese movimiento que no es ni machista ni feminista y que crea una tercera vía al mal trato, en procesos de desarrollo de una comunidad sana, a partir de personas sanas,

sana ella y sano él, tanto monta, monta tanto, lsabel como Fernando.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

el género y la felicidad (el test de la felicidad)

me llega un wasap de estos tontos, que hablan de género, una pregunta que bien puede ser mentirosa, ¿por qué los hombres son tan felices?, aparentemente respondida, como sigue, por una mujer,

  1. porque tienen una vida relajada
  2. conservan su apellido toda la vida,
  3. el garaje  es todo suyo,
  4. pueden tomarse una docena de cervezas sin remordimiento,
  5. nunca quedan embarazados,
  6. los mecánicos no les ven la cara de tontos,
  7. las arrugas les añaden carácter,
  8. las canas les agregan atractivo,
  9. los zapatos nuevos no les hace mierda los pies,
  10. las llamadas telefónicas duran 30 segundos,
  11. para unas vacaciones de 15 días necesitan sólo una maleta,
  12. pueden abrir todos los frascos y botellas sin pedir ayuda,
  13. le importa un pepino si alguien aparece en una fiesta con la misma ropa que ellos,
  14. no les importa usar el mismo traje en las últimas 12 bodas,
  15. se pueden comer un banano en sitios públicos. pueden ver televisión con un amigo en silencio total, durante horas, sin pensar si estará enojado conmigo,
  16. su ropa interior cuesta 1/3 de lo que cuesta la ropa de mujer y viene en paquetes de tres unidades,
  17. tres pares de zapatos son más que suficientes para todo el año,
  18. el mismo peinado les dura años, quizás décadas,
  19. no se les daña el esmalte de uñas ni se les corre el rímel en una fiesta,
  20. sólo tienen que afeitarse la cara,
  21. pueden tener juguetes toda su vida,
  22. pueden ponerse traje de baño  sin importarles cómo lucen sus piernas,
  23. pueden dejarse el bigote,
  24. pueden comprar los regalos de Navidad para 25 parientes, el 24 de diciembre, en 25 minutos,
  25. no se preocupan nunca qué vamos a preparar mañana de comida,
  26. no tienen que probar que son buenos al volante aunque choquen 4 veces al año,
  27. pueden aumentar tres kilos y ni se dan cuenta,
  28. con panza o sin panza, siguen teniendo novia,

y lo peor de todo, ¡¡¡es que es cierto!!!,

no puedo evitar reírme de la tontería, y paso a contrastar los 28 supuestos, en primera persona, sí, yo mismo hago el test, convirtiendo los enunciados en preguntas, un ejercicio siempre sencillo,

¿qué te parece, te animas?

   así lo vimos…

de los enunciados anteriores, uno me parece especialmente sexista, no se preocupan nunca qué vamos a preparar mañana de comida, parece que los hombres no cocinamos, qué absurdo, en mi casa cocino yo,

alguno me parece exagerado, 25 regalos de navidad en 25 minutos, aunque entiendo de qué va la cosa, a veces no somos tan empáticos ni tan perfeccionistas, con lo cual la vida es un poco más fácil, y las frustraciones son menos, y menores,

tal vez de eso se trata, en última instancia, hacer muchas cosas, más que menos, con mortal des-enfado, no estamos aquí para toda la vida, ni se espera de nosotros que cambiemos el mundo,

la vida puede ser más fácil,

tal vez se trata, si acaso, de que cambiemos nosotras, viviendo un poquito mejor, día a día, viviendo y dejando vivir, o procurando ese ambiente en el que nos podemos desarrollar en comunidad, común unidad, tan diversas, tan diferentes,

y sin embargo tan iguales.

en una segunda lectura siento que muchas de las preguntas están relacionadas con una mayor simplicidad, en algunos casos con cierto des-enfado, o falta de compromiso, que puede derivar en la más absoluta dejadez, quién sabe, ¿verdad?

si te animas, puedes hacer un listado complementario, que se titule por qué las mujeres son tan felices, y nos lo haces llegar, tal vez leyendo la contra-lista, o las dos listas en paralelo, nos lo pasamos mejor.


sólo en el supuesto de que consideres que no se trata de un test sobre la felicidad, tú, ¿cómo retitularías el test?

en el modelo de responsabilidad emocional 7 emociones, y es muy importante la palabra responsabilidad, no incluimos la felicidad, sino la alegría, una emoción que tiene todo que ver con la capacidad que tenemos de hacer cosas juntas,

una vez tenemos una comprensión del todo, del eco-sistema, diferente, del otro y de las relaciones, de eso se encarga la comprensión, que nos permite conectar con otras personas sanas, de eso se ha encargado antes el orgullo humilde,

en un proceso en el que pasamos 3 puertas, como la de la foto de hoy, que se recorren en orden inverso, azul claro – orgullo humilde – la puerta del yo soy, azul índigo – comprensión – la puerta del ecosistema, violeta – alegría – la puerta del hacer conjunto.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que comparitmos desde este enlace.