el deporte necesita ejemplos como el de Salah (el rey de Egipto)

re-conozco que sé de la biografía íntima de Salah lo mismo que de métodos asistidos en la reproducción del salmón del norte, nada, o prácticamente nada, es la verdad, pero hay algo en este titular que captura mi atención de pasada,

Salah, el rey solidario de Egipto,

y en las pocas líneas en las que se desarrolla que me dicen que hay algo de verdad en este chico, y que vive las dos grandes leyes sobre las que se sustentan la abundancia en esta vida, voy a copiar textualmente,

No se le conocen grandes lujos en su vida diaria. Él prefiere hacer labores sociales y ayudar a los más desfavorecidos. Son frecuentes sus donaciones a hospitales, centros de rehabilitación, escuelas y casas religiosas en Nagrig.

porque Salah, aparte de ser rico, claro, es futbolista de la Premier, esto es como ser gladiador con amplias cotas de libertad / sin tener que morir este fin de semana o el que viene en estos tiempos modernos, así yo también, dirás,

este es el primer elemento, es capaz de generar más,

es austero, “no se le conocen grandes lujos en su vida diaria”, y prefiere hacer otras cosas, labores sociales y ayudar a los más des-favorecidos, no olvidando su origen, tararí tarará,

este es el segundo elemento, necesitar menos,

y es muy fácil de ver, al menos así me lo parece, porque cuando conectamos con la magia de un mundo abundante, y en nuestra capacidad natural de generar más, una capacidad que nos rodea por doquier,

no hay más que ver lo que está lloviendo esta primavera, cuánta agua, y lo fresquita que viene, cuánto frío, y la de flores que van a brotar, cuánta vida, la abundancia nos rodea a nada que salgamos del cemento, ahí crecen pocas cosas,

y con nuestras capacidades que nos ayudan a depender menos de iguales o mayores ingresos en el futuro, ahí está una de las claves de la resiliencia, ya que no gasto tanto cuando ingreso más, con lo cual dejo de ir pillado,

se generan bolsas de abundancia, que si estoy sano puedo compartir, por medio de esta receta sencilla, capacidad de ingresos alta, necesidades derivadas de mi forma de vida comparativamente bajas,

éxito financiero, e independencia (libertad) de entidades de crédito, lalí, lalá, la receta parece sencilla cuando eres rico, futbolista de la premier, pero es igual de sencilla cuando trabajas en la ventanilla de un banco o de un lineal de alimentación.

   así lo vimos…

en las franjas de ingresos bajos, la primera parte de la ley se hace terriblemente difícil de aplicar, ya que nuestra mente entra en una dinámica de escasez, que viene a ser como sigue,

como siempre ando pillado, nunca me sobra dinero, tengo que trabajar muchas horas para sobrevivir, no elijo en qué trabajo ni me desarrollo, mis capacidades están poco diferenciadas, soy sustituible, mi salario horario es más bajo,

todas mis horas y más son necesarias para la supervivencia, a nada que gaste un poco, el universo parece confirmar que no me llega, nunca tengo suficiente, estoy acongojado, si dejo de pagar el banco me quita lo poco que tengo,

la casa sobre la que he pedido una hipoteca, y tengo menos, el propio miedo a perder me tiene atado a una vida de escasez, de penuria, no invierto en mí misma, en mi formación, en mi desarrollo, sigo siendo una persona no diferenciada en una jungla,

entiendo el concepto del pan y el circo, pero, lejos de la imagen del gladiador, vitoreado y famoso, estoy muy cerca de ser carne “barata” para los leones, o para las hienas, tanto da.

en un mundo progresado no hay tantas diferencias entre los que tienen, que hoy en día tienen demasiado, y son en general bastante in-solidarios, y los vamos conociendo según van siendo procesados por evadir impuestos al fisco,

léase Xabi Alonso, Messi, Marcelo, Alexis, Ronaldo, la lista es demasiado larga, y por su participación en casos y tramas de corrupción, aquí cambiamos de lista y pasamos a cargos y puestos políticos, y el partido de turno en el poder,

ahora PP, luego PSOE, ahora PP, luego PSOE, un juego que se va a repetir cuando cambien los partidos en el poder, ahora ciudadanos, luego podemos, ahora ciudadanos, luego podemos,

uy, se me olvida que a podemos no les van a dejar gobernar hasta que sean dóciles, bueno, van en camino, tiempo al tiempo, casi me derivo de la línea de pensamiento, ¿verdad?,

en un mundo progresado no hay tantas diferencias entre los que tienen, que hoy en día tienen demasiado, y los que tienen menos, por lo que ambos, los del mucho, que ya no es tanto, y los del menos, que ya no es tan poco,

tienen, cuando han aprendido a vivir de una forma un poco más austera, bolsas de seguridad, pero estas bolsas son cada vez menos necesarias, porque todas las personas a nuestro alrededor nos pueden ayudar,

los tejidos relacionales son ricos, las relaciones son fértiles, nos sentimos arropados porque arropamos, nos sentimos capaces porque hemos tenido tiempo para progresar nuestras capacidades y dones naturales,

hemos ahorrado dinero, que se ha convertido en tiempo y libertad, que nos ha facilitado nuestro desarrollo personal y en grupo, somos seres diferenciados y valiosos, en una enorme red solidaria,

y no nos acordamos cómo empezó todo, en algunos casos ingresando más, en otros gastando menos, en otros dejando de acumular para quién sabe cuándo, una situación que tal vez nunca llegue,

porque se ha extendido en mi vida, hoy, ahora, el bien estar.

en su última gesta en el coliseo, Salah, jugador del Liverpool, y por lo tanto rojo, tumba al todopoderoso Manchester City, otrora un equipo sin prestigio, hoy en día en la cima del mundo mundial, gracias a los petrodólares,

si te fijas el sub-suelo es terriblemente generoso también, no solo pasa con la primavera, también son generosos el sub-suelo, el mar, el aire, convertido ahora en oxígeno y luego en viento, hay infinita energía renovable, qué buena noticia,

petrodólares, ya estoy de vuelta, hola, que sirven para pagar el talento de Guardiola, el nuevo mago del futbol, convertido en tiki-taca, hasta que le tumban a golpe de ariete, o de picotazos de mosquito, muchas gracias, Salah, por tus sutiliezas,

la magia del fútbol está aquí, que no siempre gana el más rico, el club más azul clarito, y a veces gana también el rojo.

en el código de colores de 7 emociones el rojo representa la energía del miedo, del no soy, del proletariado, que forja su vida a base de sangre, sudor y lágrimas, como en las minas, no sé si te suena de algo,

rojo como el cuasi – extinto partido comunista, como el PSOE, rojo como el comunismo,

y el azul clarito representa la energía del orgullo, un orgullo que en su vertiente buena es un orgullo humilde, que abre las puertas a la colaboración, y en su vertiente tenebrosa es un orgullo pendenciero y chulesco,

que amasa plusvalías del trabajo y de la corrupción, del sudor de las otras personas, con descaro, con total indiferencia del reguero de dolor que causa en las clases des-favorecidas,

azul clarito como no me acuerdo qué partido político ni qué club de fútbol, antagonista tradicional del partido rojo y del club de furgo rojo.

si me das a elegir, de mayor me gustaría encontrarme con la energía positiva del azul clarito, pero con la buena, la del orgullo humilde, un orgullo raro, yo soy la pera limonera y sólo yo sé lo que me ha costado estar aquí,

y no me olvido del camino, y te miro, y entiendo que tú también estás ahí, en un punto del camino, en medio de tu desarrollo personal, sí, yo soy la pera limonera, … y tú también.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace,

hoy ilustrado con la fábula de David y Goliath, con la ayuda de Salah.

 

Anuncios