el anciano, el muchacho y el burro (educación y aprendizaje)

Un joven y un viejo viajaban con un burro. Mientras se acercaban a una aldea los dos iban caminado junto al animal. En un momento dado, los niños de una escuela empezaron a reírse al verles pasar y empezaron a decirles:

  • Mirad esos tontos. Tienen un buen burro y, sin embargo, van caminando. !Al menos el viejo podría ir montado en él!

Al oírlos, los hombres se dijeron:

  • ¿Cómo podemos arreglarlo? Esa gente se está riendo y ya nos acercamos al pueblo. Es mejor que sigamos sus consejos.

Así que el viejo se montó en el burro y el joven empezó a caminar tras ellos.

Entonces se encontraron con un grupo de gente que se puso a mirarlos diciéndoles:

¡Mirad! El viejo montado en el burro y el pobre muchacho caminando. ¡Qué tontos! El viejo debería andar y dejar que el chico montara en el burro.

De modo que cambiaron sus puestos: el viejo empezó a caminar dejando que el choco montara el burro.

Entonces se les acercó otro grupo de gente que les dijo:

  • ¡Mirad! ¡Que muchacho más engreído! Quizá el viejo sea su padre, o su maestro, y tiene que ir caminando mientras que él, el joven, va montando en el burro. Eso contradice todas las normas.

¿Qué hacer ahora? Al unísono decidieron probar la única posibilidad que les quedaba: montarse los dos en el burro. De modo que montaron en él.

Entonces otro grupo se les acercó y les dijo:

  • ¡Mirad! ¡Qué gente tan malvada! ¡El pobre burro está ya medio muerto! ¡Mejor sería que lo cargaran sobre sus hombros!

De nuevo se pusieron a discutir qué hacer y, mientras, llegaron a un puente que cruzaba un río. Casi habían llegado al pueblo, de modo que decidieron comportarse como la gente del lugar para que no les creyeran tontos.

Buscaron un bambú, lo cortaron, lo colocaron sobre sus hombros y colgaron de él al burro llevándolo a cuestas. El burro, atado por las patas, se resistía – como cualquier burro haría – y trató de escapar porque no creía ni en la sociedad ni en la opinión de los demás. Pero los dos hombres estaban empeñados en su solución y obligaron al burro a claudicar.

Estaban cruzando el puente cuando una multitud se congregó a su alrededor mientras les gritaba:

¡Mirad a estos tontos! No hemos visto nunca unos idiotas semejantes. En vez de montar en el burro lo llevan a cuestas. ¿Es que os habéis vuelto locos?

Entre tanto, el burro fue poniéndose tan y tan nervioso que dio un salto y cayó desde el punte al río, matándose en el acto. Los dos hombres bajaron hasta el río, donde el animal yacía muerto, y, sentándose junto a él, el viejo le dijo al muchacho:

  • Ahora, escúchame…

por cierto, ¿qué crees que le dice el viejo, acuérdate que son las palabras de un maestro, al muchacho, su aprendiz?

   así lo vimos…

Estas son las palabras del viejo:

  • Mira, al igual que el burro, acabarás muerto si le das excesiva importancia a lo que dicen los demás. No te preocupes por lo que los demás digan. Hay millones de personas y todas tienen sus propias ideas  y cada una te dirá una cosa diferente. Si atiendes a las opiniones de los demás, estás acabado.

Esta no es una historia corriente: el viejo era un maestro sufí, un Iluminado, y el joven su discípulo.

El Maestro trataba de dar una lección al discípulo, porque los sufíes siempre crean esas situaciones. Dicen que, a menos que vivas una situación, no puedes aprender su verdad.

el cuento que has leído arriba forma parte del libro de Osho titulado “Tantra: la suprema comprensión”.

Y así nos pasa en tantos procesos educativos, en los que tenemos tanto de educación y aleccionamiento, y tan poquito de aprendizaje, tanto de memorizar y de adoptar sin cuestionarnos la verdad que nos dictan,

y tan poco de aprender (a mí me encanta la palabra apreHender, ya sé que no existe) o hacer propia esa verdad recién descubierta, y que me puede acompañar, según la confirmo y crece, a lo largo de mi vida.

la comprensión, azul índigo, es una de las emociones que promovemos en los procesos de acompañamiento que desarrollamos con base en 7 emociones

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otro Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que puedes descargar por medio de este link

Anuncios

apreHender con a minúscula, apreHender con H mayúscula, aprender con X

como soy un poco lento, en la vida me lleva su tiempo apreHender, y siento que a mucha gente le pasa lo mismo, que confunde apreHender con aprender, integrar en el cuerpo y entender con la cabeza, tan diferentes entre sí,

porque en el cole nos enseñan a aprender, en la mayor parte de los casos memorizamos cosas, aprendemos rutinas, cómo se hacen las cosas, despejas la x a la derecha, y entonces el factor pasa a dividir el término independiente, y tal y tal,

es lógico que aprender sea tan fácil, muchas veces es muy mecánico,

mientras que apreHender, sinónimo de integrar, de hacer propio, requiere de un tamiz por el que pasamos lo externo, requiere de un proceso de calentamiento del material en estudio, requiere de un proceso de relacionar,

¿cómo casa lo nuevo con lo viejo?, ¿hay algo en el camino que frena que lo nuevo ocupe su lugar?, ¿niega lo nuevo parcialmente algo de lo que ya existe en mi mundo actual?,

y lo que es más importante, ¿qué peso tiene este apreHendizaje en mi vida?, ¿es anecdótico?, ¿es finito y profundo?, ¿es como una apisonadora o es como un alfiler?, ¿me va a servir como guía o como recordatorio puntual?,

es lógico que apreHender nos lleve más tiempo, el tiempo que dista la teoría (lo que otros dicen del mundo) de la práctica (lo que el  mundo observado por mí dice de las cosas),

una práctica que tiene una resonancia emocional, porque no vale con ver, no vale sólo el intelecto, ah, ya lo he entendido, no, eso no vale, todos los sentidos entran en concurso, todo mi ser entra en juego,

y se produce una resonancia interna entre el pensar, el sentir, y el hacer, cabeza – corazón – voluntad, y lo nuevo pasa a estar enteramente a mi disposición, está incorporado en mi mundo,

y observo cómo apreHender me lleva mi tiempo, del primer taller de triformación Social con Luis Espiga, hace cosa de 5 años, hasta hoy, del segundo taller del Ulab al tercer taller del Ulab a la fecha,

pasan años hasta que apreHendemos de verdad, mientras estamos procesando lo nuevo, digiriéndolo, calentándolo, relacionándolo, no puede ser de otra forma, es la alquimia de la vida.

   así lo vimos…

me acuerdo de una serie de posts relacionados con el apreHendizaje personal, basados en una charla de Luis, y entiendo el proceso vivido la semana pasada en el Ulab, con base en la teoría U,

y empiezo a formar la Hache mayúscula con dos Us, la U superior que representa un proceso de interiorización personal, para salir disparadas hacia arriba, en ese proceso en el que las personas conectan entre sí,

y dan paso a la inteligencia colaborativa,

para ello mucho antes se ha tenido que dar un proceso del que somos herederos, en el monte Gólgota, Jesús hombre se hace presente en un evento que va a traer la posibilidad de la libertad al ser Humano,

por cierto, ¿tú eres Golgotian?,

en esa reflexión estoy, convirtiendo una U mayúscula que mira hacia arriba y otra que mira hacia abajo, en dirección contraria, en una H mayúscula,

al menos esa es mi intención

y observo cómo lo que aparece es una X,

que también se puede ver como un Ser humano corriendo a su destino,

y pienso que tal vez el ritmo al que apreHenden las organizaciones es más rápido,

no lo tengo muy claro, pero me parece muy buen momento  para intentar acercarnos a cómo apreHenden, con X, corriendo, claro, las organizaciones, buen tiempo para empezar a eXplorar.

en nuestra particular forma de ver el mundo un proceso de apreHendizaje es fundamentalmente emocional, nada está apreHendido si no está presente la emoción,

es por ello que te facilitamos la lectura de 7 emociones, una publicación CREATIVE COMMONS, algún día todas tendremos una comprensión básica de las emociones fundamentales que operan en nuestro interior,

y que condicionan tanto nuestras relaciones.

 

 

el profesor del futuro tiene que enseñar lo que no sabe

petersenge Paco me remite para empezar bien la mañana una entrevista a Peter Senge, en la que el título no puede ser más sugerente, el profesor del futuro tiene que enseñar lo que no sabe, en clara alusión a lo que nos viene, procesos de co-aprendizaje,

en el que la barrera del conocimiento se diluye, lo que sabemos ya está en los libros, ya está en internet, y va a ser más o menos fácil hacerse con ello, cada vez más, pero se van a requerir capacidades nuevas,

capacidad de relacionar todo lo ya existente, y de explorar con un ánimo diferente en lo nuevo, en esquemas colaborativos, frente al modelo actual, tan centrado en el control, y la autoridad desde el conocimiento,

esa autoridad que separa en vez de acercar, yo soy el maestro, tú no, no eres, no tienes ni idea, que en tantos casos se trasnforma en eres un mindundi, a día de hoy me acuerdo de dos profesores que nos tiraban tizas,

y uno en especial que nos decía que sólo servíamos para hacer jabón, qué broma más bonita para unos niños de sexto de primaria, definitivamente venimos de un modelo muy pero que muy mejorable,

y extraigo unas pocas perlas,

Tecnología moderna y pedagogía anticuada, mala mezcla, No tiene sentido dividirles en cursos por edad. La escuela industrializada, ése es el problema, … La evaluación más efectiva es la del propio alumno analizando su progreso, la autoevaluación, 

mucho mejor de lo que yo escriba, mejor matamos al mensajero, y lees en primera persona la entrevista, un auténtico regalo, Peter Senge, autor de la quinta disciplina, iniciador de SOL (Society for Organizational Learning).

petersengemon   así lo vimos…

y aquí estoy, de finde, tras el segundo taller de 7 emociones, visión nocturna, con ese grupo que se forma tras la primera sesión en INNOBASQUE, en un taller que nace con el apoyo del CIE,

y pienso en esa paradoja, por la cual nos metemos e intentamos enseñar lo que nosotros mismos necesitamos apreHender y desarrollar en nuestras vidas, claro que sí, el profesor del futuro tiene que enseñar lo que no sabe,

estoy totalmente de acuerdo, en presente continuo, ahora, ahora, ahora.

la o de oé corazón

laomuchas veces hacemos cosas que no entendemos en absoluto hasta que pasa un tiempo. Pasan unos días, unas semanas, unos meses, o unos años, cada uno tiene su ritmo, y encuentras un significado a una elección del pasado, una “causualidad” del camino.

a mí me acaba de pasar hoy con la O de “oé corazón”, ese símbolo que adoptamos quién sabe por qué. Sucede unos meses atrás, al componer un logo para “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos”, que posteriormente incorporamos en la tarjeta de presentación de oé corazón (organizaciones con espíritu y corazón).

la primera imagen que compro para su uso en un repositorio de imágenes contiene ese arco iris doble que contiene nuestra O.

y han pasado unos días para llegue, en medio de una meditación, de una de esas que dirige Leo en nuestras reuniones de ATEOs (Aprendemos Todos + Escuela Oliver), en las que normalmente aprovecho para dormirme, para sentir el sentido profundo de la O.

en el arco iris, como en la vida, estamos acostumbrados a ver la parte superior del arco. Hay imágenes, fotos que puedes encontrar en internet,  muy bonitas, en las que el arco es doble. Realmente hay un arco principal y una réplica, más tenue y más grande, atrás.

por algún extraño motivo cuando elijo la O de oé corazón, de “organizaciones que encuentran cuentos”, de “historias que transforman organizaciones”, el arco iris es doble, y al superior,al que vemos, le añadimos uno inferior, completando un círculo de color.

este círculo, con los 7 colores del arco iris, simboliza, lo entiendo hoy, la réplica externa de lo que en nuestro interior acontece.

para que algo en el mundo exterior tenga lugar tiene que encontrar un acomodo primero en nuestro mundo interior.

y esto, que no está probado, aplica en las personas, en los grupos de personas y en las organizaciones.

a todos los niveles.

por poner un ejemplo burdo, pero efectivo, “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” promueve una comunicación interior a partir de lo que ocurre en un entorno protegido, el pequeño grupo, que en el hacer, en el encuentro, consigue la capacidad.

yo me re-conozco, yo te re-conozco, y juntos re-conocemos una realidad más grande de la que formamos parte, y a la que damos vida. Y cuando se da en el grupo pequeño, protegido, estamos preparadas para integrarnos en el grupo grande.

y cuando desarrollamos un proceso de comunicación interna en el grupo grande, tan grande como nos atrevamos, el siguiente paso es la comunicación externa, y el grupo enorme.

aprendemos dentro, incorporamos capacidades, confianza  personal y del equipo, crecemos en nuestro grupo de pertenencia, y somos capaces de saltar al abismo, pero hacia arriba, en la siguiente etapa de la pirámide de Maslow, la motivación del logro.

cubiertas las tres capas de la base de pirámide, que habla de necesidades, entramos en las cuatro capas superiores, que hablan de motivación.

cuando lo de dentro es bueno, bonito y verdadero, podemos compartirlo en el grupo grande, en el exterior.

agradezco a Leo, a Marina, a Silvia, y a todas las personas que me acompañan en este proceso de crecimiento interior que se vierte en el desarrollo exterior de compañeras de camino y de grupos, aprehender y transformar, qué bonito regalo.

en su día entiendo el significado de la e, y hoy el de la o, 1 año y 4 meses después de constituir oé corazón, 2 años después de publicar posts, con el de hoy son 495, algo más que medio montón.

laomon   así lo vimos…

en realidad son un montón, el que se ve, el exterior, y el que no se ve, el interior, porque las realidades externas, si son reales, tienen una realidad, igual igualita, en otra capa, más interna.

los 7 colores del arco iris son los mismos que sirven para representar los 7 chakras. 1, rojo, miedo, 2 naranja, apegos, 3, amarillo, ira, para completar el grupo de 3 subdiafragmal, o nuestra existencia en la sombra.

4, verde, el bien pensar, 5, azul clarito, el bien decir, 6, azul índigo, el bien pensar, para completar otro grupo de 3, que completa el bien vivir, la puerta al 7, la conexión, violeta, o la comunidad, común unidad, ese violeta en el que nos disolvemos en el universo.

desde el 3, el amarillo, nuestra ira nos puede llevar en dos direcciones, hacia abajo, el 2, donde se encuentra nuestra falta de capacidades, o nuestra duda respecto las mismas, entrando a saco en la sombra, apegos y miedos, o hacia arriba, conectándonos con la motivación por el logro, subimos al 4, superamos el diafragma, que separa la sombra y la luz, estamos entrando en el buen sentir, la puerta al buen vivir.

hoy, qué bueno, la meditación ha hecho hincapié en el 4, y seguimos subiendo.

y no sé por qué me parece que un día de estos le toca a Maslow un dibujito, que divide las necesidades higiénicas, 3, fisiológicas, de seguridad (y ahí está la confianza, o su ausencia), de pertenencia, de las motivaciones, 4, para sumar 7, que empiezan en la motivación por el logro, pasando por motivación cognitiva y estética, y que terminan en la autorrealización.

hoy entiendo un poco mejor la O, esa que hacemos los del canuto, y veo con cariño un título de un programa de futuro, “la organización violeta”, una organización de 7, tan cerca de la comunidad, común unidad, y del universo, unum versum.