y tú, ¿sabes hacer la U con un canUto?

utheopeq hubo un tiempo en el que las personas tontas no sabían hacer la O con un canuto, hace tanto tiempo que debería haber empezado con la mítica entradilla de los cuentos, “érase una vez que se era”

y ese tiempo hace tiempo que pasó, y ahora, en el presente, es la gente inteligente, chicos y chicas, que ya han aprendido a hacer la O con el canuto, esas mismas personas, esa misma gente, la que no sabe hacer la U con el canUto.

algo ha cambiado y algo permanece.

en esta entrada de domingo, medio seria, medio broma, queremos girar el foco a un mundo cada vez más complejo, cada vez más global y diverso, en el que no podemos dejar de percibir lo que tenemos delante de la nariz.

la O se ha abierto por arriba, y para subir de nuevo tenemos que bajar, tenemos que pasar al valle para volver a las alturas.

en el proceso de viajar tenemos 3 enemigos, una mente cerrada, unas emociones cerradas, y una voluntad des-conectada de nuestro ser esencial, es por ello que tenemos que hacer 3 ejercicios,

abrir la mente, open will,

abrir la emoción del corazón, open heart,

y abrir la intuición verdadera que nos conecta con nuestro camino de desarrollo personal.

si quieres tener más información, nosotros no somos muy listos, de cómo hacer la U con el canUto, puedes contactar con el Presencing Institute, un desarrollo del MIT (el massachUsetts institUte of technology), de los eUa.

es muy curioso que en el Intituto tecnológico de massachUsetts nazca una metodología que habla de re-contactar con el Ser, o el Self (con mayúsculas), que del minúsculo self (o ego) ya tenemos bastante, para re-conectar con la organización y con la sociedad.

re-conectar o hacer un algo nUevo, difícil de explicar porque eso de “traer el fUtUro que viene” debe ser un poco diferente a lo que estamos acnstumbrados a hacer, copypaste de lo que se ha hecho antes y aparentemente funciona.

lo dicho, 3 ejercicios para sanar al individuo, a la organización, y a la sociedad, con la ayuda del MIT, si lo han dicho los americanos será verdad, es curioso que ni mamás, ni papás, ni papanatas, ni hijos e hijas se escriban con u, qué raro.

utheopeqmon   así lo vimos…

es curioso cómo la U parece dibujar una sonrisa en nuestro monigote, que también se escribe sin u, vamos tener que renombrarle como mUñecote, y reUbicar esa energía de nuestros mayores, abUelos y abUelas, que nos podrían enseñar a ver de nUevo,

para más info de pintar sonrisas en un mundo nUevo (personal, organizacional y social),

puedes consultar la web del Presencing Institute

 

 

yo me asombro

albert-einstein-cita-3 lavidaesunmilagro

la antroposofía es una filosofía de vida que pone en conexión a la especie humana con las piedritas (reino mineral), las flores y plantas (reino vegetal), los animales (reino animal), y el universo.

en este ejercicio de andar, caminar y descubrir, en el que hace propio un aprendizaje, que se convierte en aprehendizaje, en una capa de nuestra piel y nuestro ser, aprehender para influir, aprehender para transformar nuestro entorno, la antroposofía propone 5 ejercicios básicos, para despertar al caminante del sueño del camino, despertar al observador, que se hace consciente de las experiencias del camino.

si enuncio los 5 ejercicios básicos des-mitificados, es para partirse de risa, por lo sencillos, ahí van, que son,

yo pienso para empezar

yo hago para seguir,

yo siento para completar el primer trío,

yo me asombro, ya van 4,

yo veo el vaso medio lleno.

estamos al final de dos procesos experimentando el 4, yo me asombro, cuando me llega, más propio sería decir me toca, porque la conozco de hace tiempo, una cita de Alberto, ese gran ser al que conocemos por la ley de la relatividad.

hay dos formas de ver la vida

una es creer que no existen los milagros,

la otra es creer que todo es un milagro

no sé por qué crece en mí la sensación de que Einstein nos acerca por medio de esta cita a esa actitud tan bonita del aprendiz, que dice “yo me asombro”, ese niño natural que se permite observar el mundo con ojos limpios y nuevos … otra vez.

lavidaesunmilagromon   así lo vimos…

3 reglas para hacer un memorial

lamemoriadelosmuertosacabo de recibir de vuelta a casa a mi hijo mayor, Gorka, este fin de semana, y veo el domingo una película que alquilo una semana antes, y por algún extraño motivo ha quedado en paso, por qué habrá sido, ¿verdad?

la película en cuestión, “la memoria de los muertos”, habla de nuestro legado ético, de ese resumen que se puede hacer de nuestra vida una vez hemos muerto, a partir de filmaciones que se graban en Zoe, un chip que llevamos instalado.

en esa época futura presente, una de cada 20 personas llevan instalado Zoe, ese chip que forma parte de un programa, que crece con la persona, y graba todo lo que nuestro ojo ve, una especie de guardián de nuestros recuerdos.

Robin Williams es un “editor” de memoriales, una persona que “ve” las vidas que nadie se atreve a ver, y que “secuestra” con delicadeza ciertos recuerdos que pueden dañar la imagen y reputación de una persona.

un recuerdo le atormenta desde su niñez, y en la necesidad de ser perdonado, de perdonar-se, perdona a otras personas, y “las limpia”, una especie de sacerdote new age, tus pecados te son perdonados, en un proceso express, sin mediar el arrepentimiento.

porque para que editen al gusto tu vida sólo hay que pasar por caja.

me encuentro metido en este jardín, no sé si con flores o sin flores, no lo tengo muy claro, cuando recuerdo las 3 reglas para ser editor, que no se entienden perfectamente al empezar la película,

1 un montador no puede vender o regalar metraje Zoe.

2 un montador no puede tener un implante Zoe.

3 un montador no puede mezclar metrajes Zoe de vidas distintas para un Rememorial.

como en muchas facetas de la vida, las reglas son interesantes, pero no perfectas, y nos dejan un amplio margen de actuación, porque más importante que lo que un editor monta, muchas veces, y de eso trata esta película, es lo que el editor no monta, lo que omite.

es muy curioso que en inglés montador se traduzca por “cutter”, cortador, muy significativo, está claro que no se puede montar, ni omitir, lo que no se ha cortado previamente, ¿verdad?

lamemoriadelosmuertosmon   así lo vimos…

 

“the final cut”, título original en inglés, “el montaje final”, es una película que bien podría servir para un cineforum que tenga algún tipo de aspiración ética, o de generar debate en relación a los valores de esta sociedad en la que vivimos, para hablar de cosas varias,

los trozos de nuestra vida de los que estamos orgullosos, y nos gustaría se reproduzcan sin ton ni son entre nuestros amigos, en nuestra familia y en nuestra comunidad son una parte de la vida, la vida en la luz,

y los otros trozos, aquellos de los que también somos protagonistas, acciones que llevan nuestro nombre y de las que no nos vamos a poner a presumir en exceso, si podemos evitarlo, o el hombre en la sombra,

un debate que se puede ampliar si vemos el número creciente de personas que están contra el implante de Zoe, y de ser invadidos en su más estricta intimidad por el ojo que todo lo ve y todo lo filma, en el despacho, en la ducha, en la cama,

en un desesperado canto a la “libertad para ver” el mundo que te rodea cómo tú lo ves, “ve con tus propios ojos”, cree o deja de creer en función de lo que tus ojos te muestran, no lo que te indican que tienes que ver, y que creer,

una libertad para ver que va un punto más allá de nuestra libertad de expresión, a veces tan condicionada.

escribo estas líneas, las leo, y entiendo en una capa más interna la importancia que le damos en nuestros programas a la observación, ver desde la persona, el ojo y la conciencia que mira, y ve,

la observación no condicionada, para poder desarrollar la descripción no condicionada, en un ejercicio de persona no pensada por otros, no sentida por otros, no hecha por otros, no vista por otros, no condicionada,

para llegar algún día al amor in-condicional, no condicionado, total.

hoy, Gorka, mi hijo mayor, está de vuelta por casa, y coincide que esta película viene a visitarme, tal vez me ahorro el montador y le muestro cachitos de mi vida que se pueda llevar en la retina, metrajes que ya decidirá, cuando sea mayor, cómo y cuando cortar.

no sé por qué en el camino me encuentro, se me cruza, un proyecto de Jordi Bartrina Barberí,  un editor, un cutter, que contribuye en el foro de linkedin “community manager 3.0 (organizaciones que enCUENTrAn y CUENTAN cuentos)”

 

Si tienes interés en su propuesta, puedes acceder a la web de ETHicalHERitage, www.ethher.org

Alicia en el país de las maravillas (un ángel se persona en Pradoluengo)

barcopirataesta semanita de reclusión en Pradoluengo, Burgos, como no puede ser de otra forma, ha estado plagada de extrañas coincidencias. El miércoles, terminada la jornada, nos sentamos Maite y yo a hablar en la plaza del pueblo, a resguardo de la luna en una sombrilla. La conversación, casual, entra en un terreno común. Mi hijo mayor, Gorka, que también es el pequeño, ya que sólo tengo un hijo varón, fue diagnosticado TDH (síndrome de atención e hiperactividad) en su primer colegio, cuando empezaba a cursar primaria. Maite se dedica, entre otras cosas, a eso, al apoyo en el diagnóstico de la hiperactividad en jóvenes.

Le cuento la historia de Gorka. El día en el que nos animaron a tratarle con Ritalín en una prestigiosa institución en Madrid fue su último día en ese colegio. Contactamos con José Manuel Piedrafita, y rescatamos un consejo que nos llevó a dos opciones de aprendizaje alternativos, el Montesori o la antroposofía en la escuela Micael. Tras dos semanas a prueba (una ventana se abrió, ya que un niño acababa de cursar baja y 7 personas en la lista de espera no respondieron a la llamada), Gorka, todo parecía indicar en este sentido, estaba en un nuevo esquema educativo, perdiendo un curso. A Gorka le faltaba jugar y tenía miedo al profesor. Ese fue, al menos, el diagnóstico de su jardinera (profesora de jardín de infancia). Pasamos 4 años en el colegio, y a Gorka le apoyamos de las formas que nos indicaron en el colegio, hasta que le hicieron, ya en cuarto de primaria, una evaluación de reflejos.

Gorka, si bien no estaba medicado, era un desafío constante para sus profesores, y para alguno de sus compañeros y compañeras de clase. Un niño inquieto donde los haya.

En el test de reflejos que le hizo Alicia Bastos tenía un surtido majo, dentro del cual destacaba el reflejo de Moro, y tenía problemas de hiperacusia. Estábamos entendiendo por qué el niño se hacía bolita cuando le gritaban en el anterior colegio. Gorka oía demasiado.

La Escuela Micael fue un regalo para Gorka, porque no le machacó, ni le medicó. Y Alicia fue un ángel para Gorka. Tras más de un año de trabajo diario, estimulación por medio de ejercicios, unos CDs para corregir los defectos de audición y trabajos en la oscuridad del baño con una linterna, Gorka estaba libre de un par de problemas subcorticales, que le impedían sentarse correctamente, gatear bien y defenderse de las sorpresas, escuchar los graves y los agudos y ver con sus propios ojos.

En eso terminó la noche, con Maite pidiéndome el teléfono de Alicia Bastos. “Te la localizo mañana”, le dije. Hacía más de dos años que no la veía. No es mal tiempo para llamarla, y quedar con ella, recordando una llamada previa, que se convirtió en una invitación para que me apuntase al primer congreso de Aprendemos todos, en noviembre del 2011.

La mañana siguiente, cuál no sería mi sorpresa, Alicia estaba a media mañana entre nosotros. La primera persona a la que se presenta, acompañada por Marina, qué divertida es esta vida, es a Maite, claro que si, en la entrada del teatro de Pradoluengo.

– Maite, te presento a Alicia.

– ¿Alicia qué?

– ¿Por qué me preguntas eso?

– No, por nada.

– Alicia Bastos.

Maite, otro azar del destino, tiene ya su teléfono al mismo tiempo que yo vuelvo a coincidir con Alicia. Mi llamada de hace tres años para tomar un café, transformó el café en mi asistencia al primer congreso de Aprendemos todos en Madrid. Mi ejercicio de contacto entre Maite y Alicia en la primera escuela de verano de Aprendemos todos en Pradoluengo, Burgos, seguro que tiene vida propia.

y yo que sigo sin tomarme esa cerveza ni ese café (tampoco he aprovechado este jueves y viernes, qué bruto soy) con Alicia, ese ángel vestido de – peuta que transformó la vida de Gorka, mi hijo mayor, mi hijo pequeño, y con él la de toda su familia.

Lo que ocurre una vez, puede no volver a ocurrir, pero lo que ocurre dos veces ocurrirá una tercera. Esta semana sigo conociendo un grupo de gente preciosa que ya ha  realizado dos congresos en Madrid, y un grupo de gente nueva, que ya ha realizado dos actividades (un congreso y una escuela de verano) en Burgos. Como habrá una tercera, ya no me cabe la duda, sólo me queda esperar cómo aparece esta vez Alicia.

barcopiratamon   Así lo vimos…

y recreo en mi retina un tiempo bonito y pasado en el que hice un ejercicio, acompañando a mi hijo, rima que te rima, canta que te canta, la canción del pirata, de Espronceda

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,                 5
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

  La luna en el mar rïela,
en la lona gime el viento,               10
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,          15
y allá a su frente Stambul:

  «Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza                  20
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

  Veinte presas
hemos hecho
a despecho                               25
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.                              30

  Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
                                         
  Allá muevan feroz guerra               35
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.              40

  Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de  esplendor,
que no sienta                            45
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

  Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,            50
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.


El caso de Gorka es uno más entre millares de niños mal diagnosticados. 
Niños que no requieren de medicación alguna. Ánimo, Maite.

3 historias de “un mundo nuevo, ahora” (puede ser)

un mundo nuevo ahoraEn un cruce de correspondencia electrónica, ésa que va tan rápido que ni te enteras que ha llegado, con Dani, una persona encantadora que primero fue cliente para pasar a ser un cariño grande con el paso del tiempo, un amigo, me hace referencia a un libro que acaba de leer, de Eckhart Tolle, el poder del ahora.

Reviso la biblioteca y además de este libro de Tolle, coincido con Dani, un librazo, echo un ojo a “Todos los seres vivos somos uno”, un libro de citas, y “un mundo nuevo, ahora”, un libro que tengo la suerte de haber subrayado.

Abro el libro por tres marcas (hojas dobladas en la esquina inferior) que dejan señalado el camino, y me encuentro con 3 historias, fábulas o cuentos, de ésas que dejan un poso bonito, y que siempre es agradable compartir.

2 ya las hemos transcrito. Si te parece bien, terminamos con la tercera.

Un sabio ganó un coche de lujo en un sorteo. Su familia y amigos se alegraron mucho por él y acudieron a celebrarlo. “¡Qué estupendo!, dijeron. ¡Qué suerte tienes!” El hombre sonrió y dijo:

“Puede ser”.

Durante unas semanas disfrutó conduciendo el coche. Pero un día, un conductor borracho se estrelló contra su coche nuevo en un cruce y él fue a parar al hospital, con múltiples heridas. Su familia y sus amigos fueron a verlo y dijeron: “Esto sí que ha sido mala suerte”.  Una vez más, el hombre sonrió y dijo:

“Puede ser”.

Mientras estaba en el hospital, una noche hubo un corrimiento de tierras y su casa cayó al mar. Sus amigos volvieron al día siguiente: “qué suerte has tenido al estar aquí en el hospital”. Y él dijo otra vez:

“Puede ser”.

 unmundonuevoahoramon   Así lo vimos…

En la explicación del texto, Tolle apunta a la interconexión entre todas las cosas y sucesos, independientemente de todas las etiquetas que acostumbramos utilizar, de lo que es bueno y malo, que no dejan de ser aproximaciones limitadas, desde una visión fragmentada de la realidad, que no llegamos a entender en todo su esplendor.

El puede ser de este sabio implica una negativa a juzgar lo que es. En lugar de juzgar lo que es, lo acepta, y de esta forma se sitúa en sintonía con un orden superior.

Sabe que para la mente es imposible entender qué lugar ocupa un suceso aparentemente casual en la totalidad de la existencia. Sabe que no hay acontecimientos casuales, no hay sucesos que existan en sí mismos y para sí mismos, aislados del orden general.

En uno de los 5 ejercicios básicos que trabajamos desde oé corazón con nuestros grupos (yo pienso, yo siento, yo hago, …) tiene un espacio especial la ecuanimidad, esa característica del ánimo, virtud, o cualidad del alma, no sé cómo definirla, que nos permite encontrar ese equilibrio de ánimo, y nos conduce desde ese no juicio y ese estado de fluidez a ese nuevo contento.

3 historias de “un mundo nuevo, ahora” (¿ah, sí?)

un mundo nuevo ahoraEn un cruce de correspondencia electrónica, ésa que va tan rápido que ni te enteras que ha llegado, con Dani, una persona encantadora que primero fue cliente para pasar a ser un cariño grande con el paso del tiempo, un amigo, me hace referencia a un libro que acaba de leer, de Eckhart Tolle, el poder del ahora.

Reviso la biblioteca y además de este libro de Tolle, coincido con Dani, un librazo, echo un ojo a “Todos los seres vivos somos uno”, un libro de citas, y “un mundo nuevo, ahora”, un libro que tengo la suerte de haber subrayado.

Abro el libro por tres marcas (hojas dobladas en la esquina inferior) que dejan señalado el camino, y me encuentro con 3 historias, fábulas o cuentos, de ésas que dejan un poso bonito, y que siempre es agradable compartir.

Si te parece bien, seguimos con la segunda de las tres

El maestro zen Hakuin viviía en una ciudad de Japón. Era muy respetado y mucha gente acudía a él en busca de enseñanzas espirituales. Sucedió que la hija adolescente de su vecino de al lado quedó embarazada. Interrogada por sus indignados y severos padres acerca de la identidad del padre, acabó diciéndoles que era Hakuin, en maestro zen. Furiosos, los padres corrieron a ver a Hakuin y le dijeron con grandes gritos y acusaciones que su hija había confesado que él era el padre. Lo único que respondió Hakuin fue” ¿Ah, sí?”

La noticia del escándalo se difundió por toda la ciudad y fuera de ella. El mestro perdió su reputación. Esto no le preocupó. Ya nadie iba a verlo. Permaneció impasible. Cuando nació el niño, los padres se lo llevaron a Hakuin. “Tú eres el padre, o sea qu cuida de él”. El maestro cuidó al bebé con cariño, Un año después, la madre, presa de remordimientos, confesó a sus padres que el verdadero padre del niño era el joven que trabajaba en la carnicería. Angustiados, corrieron a ver a Hakuin para disculparse y pedirle perdón. “Lo lamentamos mucho. Venimos a llevarnos al niño. Nuestra hija ha confesado que tú no eres el padre”. “¿Ah, sí?” se limitó a decir Hakuin mientras les entregaba el niño.

unmundonuevoahoramon   Así lo vimos…

En la explicación del texto, Tolle explica que Hakuin permite que la forma del momento, buena o mala, no importa cómo la etiquetemos, sea como es. De este modo no se convierte en un participante más del drama humano. Para él sólo existe el momento presente, y el presente es como es. Está tan en comunión con lo que ocurre, con lo que es, que lo que ocurre ya no tiene poder contra él.

Porque cuando no te resistes ante lo que ocurre, no estás a merced de ello, y el mundo no determina tu felicidad ni tu infelicidad.

En uno de los 5 ejercicios básicos que trabajamos desde oé corazón con nuestros grupos (yo pienso, yo siento, yo hago, …) tiene un espacio especial la ecuanimidad, esa característica del ánimo, virtud, o cualidad del alma, no sé cómo definirla, que nos permite encontrar ese nuevo contento.

eltoroencimamon

y no entrarle al trapo a la realidad de una forma tan salvaje…

3 historias de “un mundo nuevo, ahora” (el anillo)

un mundo nuevo ahoraEn un cruce de correspondencia electrónica, ésa que va tan rápido que ni te enteras que ha llegado, con Dani, una persona encantadora que primero fue cliente para pasar a ser un cariño grande con el paso del tiempo, un amigo, me hace referencia a un libro que acaba de leer, de Eckhart Tolle, el poder del ahora.

Reviso la biblioteca y además de este libro de Tolle, coincido con Dani, un librazo, echo un ojo a “Todos los seres vivos somos uno”, un libro de citas, y “un mundo nuevo, ahora”, un libro que tengo la suerte de haber subrayado.

Abro el libro por tres marcas (hojas dobladas en la esquina inferior) que dejan señalado el camino, y me encuentro con 3 historias, fábulas o cuentos, de ésas que dejan un poso bonito, y que siempre es agradable compartir.

Si te parece bien, para no atosigar, empezamos por una de las tres

Según un antiguo cuento sufí, en algún país de Oriente Próximo vivía un rey que estaba constantemente oscilando de la felicidad al abatimiento. Las cosas más nimias le molestaban mucho o le provocaban una intensa reacción, y su felicidad se transformaba en decepción y desesperación. Llegó un momento en que el rey por fin se hartó de Sí mismo y de la vida, y empezó a buscar una salida. Hizo llamar a un sabio que vivía en su reino y que tenía fama de estar iluminado. Cuando llegó el sabio, el rey le dijo: “Quiero ser como tu. ¿Puedes darme algo que aporte equilibrio, serenidad y sabiduría a mi vida? Te pagaré el precio que tú pidas”.

El sabio dijo: “Tal vez podría ayudarte. Pero el precio es tan alto que todo tu reino no sería suficiente para pagarlo. Por lo tanto, será un regalo, si tú cumples”. El rey dio su palabra, y el sabio se marcho.

Semanas después, regresó y le entregó al rey una caja ornamentada y tallada en jade. El rey abrió la caja y vio que dentro había un sencillo anillo de oro. El anillo tenía grabadas unas letras. La inscripción decía “También esto pasará” “¿Qué significa esto?”, preguntó el rey. El sabio le dijo. “Lleva siempre puesto este anillo. Pase lo que pase, antes de que digas si es bueno o malo, toca este anillo y lee la inscripción. De ese modo, siempre estarás en paz”.

unmundonuevoahoramon   Así lo vimos…

En la explicación del texto, Tolle apunta que este texto no nos anima a no gozar de lo bueno de la vida, ni pretende simplemente aportar un consuelo en tiempos de sufrimiento. Tiene un propósito más profundo: ayudar a hacernos conscientes de lo efímero de cada situación, que se debe a la transitoriedad de las formas, buenas o malas. Cuando nos hacemos conscientes de todas las formas, disminuye nuestro apego a ellas, y dejamos de identificarnos con ellas en cierta medida. Estar desapegado no implica que no podamos disfrutar de todo lo bueno que el mundo ofrece. De hecho, lo disfrutamos más.

Cuando vemos y aceptamos la transitoriedad de todas las cosas y la inevitabilidad del cambio, podemos disfrutar de los placeres del mundo mientras duran, sin miedo de perderlos y sin angustia del futuro.

En uno de los 5 ejercicios básicos que trabajamos desde oé corazón con nuestros grupos (yo pienso, yo siento, yo hago, …) tiene un espacio especial la ecuanimidad, esa característica del ánimo, virtud, o cualidad del alma, no sé cómo definirla, que nos permite encontrar ese nuevo contento.

adivina, adivinanza (y déjate llevar)

Directamente desde el centro del País Vasco, región famosa por los famosos ocho apellidos, y por la gestión de la cosa, desde zona no romanizada aledaña a la aldea de Astérix y Obélix, los famosos galos, que tampoco fueron romanizados hace unos siglos, pero parecen haber caído, un amigo, César, uy, qué contradicción, me hace llegar una adivinanza imposible.

adivina adivinanza

Si necesitas una pista magnífica, te copio el título del correo:

Lo sencillo que es y lo complicado que lo hacemos. Déjate llevar. No pretendas nada y te saldrá. Sólo déjate llevar…

adivina adivinanzamon    así lo vimos…

y si no tienes mucha prisa, puedes acompañarte de un poco de buena música.

En este caso, de Chambao, déjate llevar.

Por cierto, si necesitas más pistas, Chambao con 7 letritas, grupo de un pueblo cercano al conquistador de los ocho apellidos, que sí fue romanizado, te puede ayudar. Letrita, singular, también con 7. Cáspita, también con 7, y con acento. ¿Andaluz? No, diéresis, que no es lo mismo que diría seis.

Patxi, joder, ahí va la hostia, ¿para qué te vas tan lejos, habiendo como hay neskas politas en tu tierra?

o no te dejes llevar, ¿eh?

the charming one (otras formas de jugar y de ganar)

pellegriniManuel Pellegrini es un técnico de perfil bajo. Tiene el perfil tan bajo que se fue del Real Madrid en una temporada en el que el Madrid sólo pudo ser segundo de la liga, haciendo frente al mejor Barcelona de la historia. Era un equipo en el que había una revolución pendiente, que ayudó a acometer, la baja de Raúl y de Guti, dos jugadores de la casa. En el año en el que fue entrenador del Real Madrid, deja unos cuantos registros históricos para el club: mayor porcentaje de puntos sobre los posibles (96 puntos de 114), mayor número de victorias en casa (18), mayor número de victorias fuera (13) y mayor número de victorias totales (31), quedando a sólo cinco goles del récord del equipo (102 goles). Por razones que sólo los interesados conocen, Pellegrini fue cesado y no hubo la posibilidad de ver qué ocurría en la segunda temporada al frente del equipo.

Le sustituyó José Mourinho, con el que tuvo algún que otro roce, tras unas declaraciones de José, the special one, referentes a que él nunca entrenaría un equipo como el Málaga, el que fue el destino del chileno, un club del montón si lo comparamos con el Real Madrid, sin mayor historia, que, montado en la billetera grande, montó un proyecto interesante. Con Pellegrini el Málaga ha cosechado los mayores éxitos de su historia como club de fútbol, incluida una participación en la Champions, al igual que ocurriera en su etapa anterior, en la que clasificó al Villareal, otro equipo sin el potencial económico para semejante aventura.

Hoy, su éxito en el Manchester City, tan cerca de la otra City inglesa, Londres, en la que tanto admiran a José, en los pagos azules del magnate Ruso Román Abramóvich, no me deja de maravillar. Frente al estilo de patada y contrataque rápido de José, Pellegrini ha plagado su equipo de gusto por la pelota, frente al exabrupto la prudencia, frente al special, el charming.

Veo de rondón una imagen en la celebración de la liga Inglesa, that charming man, ese hombre amable, y pienso que también se trata de eso, de ganar tratando bien a la gente, de jugar bonito, de sacar las fortalezas de la gente, empezando por uno mismo.

Me reconozco, me respeto, te reconozco y te respeto, reconozco el entorno en el que me muevo, y sí se puede.

pellegrinimon    Así lo vimos…

Mi primer jefe, hace unos años comentaba que “si mi abuela tuviera trole, no sería su abuela”, en referencia a la idea de que las cosas son como son, y no como queremos que sean. Los jóvenes no conocen el significado de la palabra trole, que es ese palito que convertía un bus en trole-bus, una autobús alimentado por energía eléctrica, un precursor de los trenes ligeros y tranvías.

Hoy me apetece hacer el ejercicio del trole. ¿Qué habría sido del Real Madrid si Manuel Pellegrini hubiese contado con 3 ejercicios, como contaron otros compañeros de oficio?  ¿Qué resultados de negocio, cuántas champions, ligas, copas, supercopas, habría cosechado?

Entretenido ayer a la noche en una página de Marca o de As, qué le voy a hacer pero soy hombre y simple, me pasé un buen rato viendo los comentarios del foro, relacionados con el no saludo entre Arbeloa y Casillas, cuando el míster sustituyó a Arbeloa, y el sí saludo cuando sustituyó a otro compañero. Todo parece indicar que hubo un topo debajo del césped del estadio, que a alguien le rompieron algo en la mano sin querer, o con queriendo, como decía Maitane, mi hija pequeña, y que están preocupados por el asunto, que hay varias facciones dentro de la casa blanca: los madridistas de pro, los mouriñistas de pro, que también son madridistas, según algunos comentarios, y no tanto según otros, y los Florentinistas, por no comentar los que son de Madrid y de Del Bosque. El balance social del último periodo, por ponerlo en palabras que podamos mantener, digamos que es tenso.

¿Qué resultados de cohesión social habría tenido el Real Madrid si hubiese seguido Pellegrini?

Y hablando de perfiles bajos en la casa blanca, ¿qué resultados de cohesión social habría tenido el Real Madrid si hubiese seguido Del Bosque?

Como esto se está poniendo muy trole, vamos a felicitar todos a Pellegrini por lo que sí ha conseguido. Primer entrenador no europeo que es campeón de la premier, algo sabe este joven de dirigir equipos de personas altamente cualificadas, algunas de ellas con un ego no pequeño. Pellegrini, perfil bajo, que parece haber gustado a dos aficionados ingleses, gente pacífica, que sujetan una pancarta, this charming man, que evoca las palabras serenidad, confianza, respeto.

y ya terminado el post, me llega una idea que no me aguanto. Pellegrini no pudo ser un líder blanco, pero siendo como es, eligió un color blandito, y hoy es un líder azul clarito. Si quieres ver una charla preciosa sobre liderazgo, yo te animaría a abrir la presentación adjunta, sobre el liderazgo líquido, que incluimos en un post anterior, http://wp.me/p3iA9W-Oo, de Edita Olaizola. Un regalazo.

El liderazgo inspirador y la huella líquida, Edita Olaizola.

yo también soy más tonto que un plato de habas

Hablo con Silvia por teléfono que me sorprende con una frase preciosa de despedida. “Dime algo”. Le pregunto qué, y se ríe. “Dime algo, lo que quieras, si al final me conformo con bien poco. Si soy más tonta que un plato de habas”.

Es el cierre de una conversación en la que hemos hablado de los problemas que tiene una amiga suya, Belén, en una relación que mantiene con Diego, su actual pareja, en la que se ha obsesionado con la limpieza, en la que le controla el qué y el cómo, y en la que él recibe estímulos que aparentemente no le hacen caminar en la dirección correcta, al menos en términos del desarrollo de la relación.

Es el cierre de una conversación en la que me cuenta que en un tiempo ella también fue super-híper-requete-perfeccionista con la limpieza y el orden, un tiempo en el que estaba también muy sumida en la melancolía, en la tristeza, en el pesar. Un tiempo en el que no entendía los comentarios de su hermano que le animaba a no escuchar música que le pusiera más depre.

Hoy Silvia está viviendo un proceso en el que se permite mucho más jugar, reír, ver series tontas, escuchar música alegre, en el que ha empezado a practicar padel con una amiga, en el que se da sus regalos, sus paseos para desconectar del trabajo, ya que es autónoma y trabaja desde casa colgada todo el día al teléfono y a internet.

Cuelgo el teléfono, tras bromear nuevamente sobre mis honorarios, “ya sabes que cobro por resultados”, acabo de fregar los platos del desayuno, y me acuerdo de una sonrisa preciosa, la de mi hijo Gorka, que no es especialmente pródiga, pero sí que es fenomenal, una sonrisa enorme, plena, que ilumina la estancia en la que se da, y me cuelgo a mi ordenador, a ese monstruo que devora horas y horas, algunas productivas, otras no tanto, y me pincho a una sonrisa y a un sentimiento agradable, algo así como el calorcito interior.

Pienso en lo bonito que es vivir en el sí, en la sonrisa, en la alegría de lo pequeñito, en la celebración, en el asombro, en los detalles.

Se me juntan los detalles y la figura de Diego, y me acuerdo de hace ya un tiempo, ¿son 20 años ya?, un comentario de mi hermana, que le comenta a mi madre de vuelta a casa tras una visita que me hizo en Barcelona, en mi primer trabajo, que no es que Mikel sea sucio, “es que no ve el polvo”.

Me sonrío con la mirada en el retrovisor de mi vida, ahora que he aprendido a barrer, a lavar y a planchar, a cocinar y a lavar, ánimo, Diego, que se puede, y entiendo que hay detalles, como el polvo, que es mejor no mirar, y que hay otros, qué razón tienes, Silvia, que no hay que dejar pasar. Unos nos llenan la mochila del no. Otros nos calientan el corazón.

Sigo sonriendo, más tonto que un plato de habas, y pienso en la próxima llamada de teléfono, la siguiente oferta con plastilina, la siguiente sonrisa inalámbrica o en papel.

Silvia, Belén, Diego, Susana, Gorka, qué bueno que estáis en mi vida. Qué bonito es compartir.

solmon   Así lo vimos…

y así lo oímos … con Maná

y apareciste con tu luz, no, no me abandones, no, nunca mi amor, gloria de los dos, tú eres mi sol, tú eres mi todo, todo, todo, tú eres bendición, …

… porque enseñamos a contar cuentos, otros más formales lo llaman story telling, con recursos varios, también con videos de Maná.

Porque somos lo que oímos, lo que comemos, lo que bebemos, lo que leemos, lo que pensamos y sentimos, y las historias que contamos, con polvo o sin polvo, tú eliges.