cruzando el desierto de mis creencias

Érase una vez que se era…

un joven que va al mercado todos los años atravesando el desierto para vender burros. Todos los años se acerca al mercado con 20 asnos. Y con el dinero que gana de la venta de los burros vuelve a su pueblo y vive todo el año.

Este amanecer se pone en camino con los 20 burros y anda todo el día bajo el sol, hasta que llega la noche. Ve unas palmeras y decide descansar, y ata a los burros con una cuerda a las palmeras. Pero desgraciadamente solo tiene 19 cuerdas, y se dice:

  • Voy a perder un burro y se me va a escapar por la noche.

Esto le fastidia mucho, pero está tan cansado que no puede vigilar al burro. Necesita dormir. Y empieza a llorar, no sabe qué hacer. Y sus lágrimas atraen la atención de un sabio que está meditando detrás de una duna.

El sabio se le acerca y le dice:

  • ¿Por qué lloras?, ¿qué te pasa?.

El vendedor le explica que le falta una cuerda y va a perder al burro.

El sabio le dice:

  • Esto es muy fácil. Haz como si tuvieras una cuerda, haces como si rodearas el cuello del burro con la cuerda y lo ataras.

El joven no sabe hacer nada mejor, y se dice, lo voy a hacer, aunque sea una tontería. Hace los gestos y se queda dormido. El día siguiente, nada más despertarse, mira a ver si el  vigésimo asno sigue allí.

¡Qué suerte, está allí, al lado del árbol!

Desata a los 19 burros y se pone en camino. Y ve que el burro al que había atado simbólicamente no viene. Vuelve a por él y le tira de la cola, le tira de las patas, pero el burro erre que erre, no se aparta del árbol.

Comprende que el sabio ha hecho algún sortilegio, algún extraño tipo de magia. Y va a buscar al sabio. Tras encontrarle, le pregunta cómo se hace para liberar al burro del maleficio.

Y el sabio le dice:

  • No te entiendo, buen hombre, ¿de qué sortilegio me hablas? No hay sortilegio alguno.
  • Pero, mira, el burro no quiere echar a andar.

Y el sabio le pregunta si ha desatado la cuerda con la que ató al burro la noche anterior, y el joven le responde que no, que no tiene caso, ya que no hay cuerda alguna en realidad, a lo que el sabio le responde, no te lo pierdas:

  • Eso lo sabes tú, pero el burro no.

… érase que se era, o así lo vimos, bajo la luz del sol, ¿será realidad o será espejismo?, y bajo la luz de las estrellas, cuando la noche cae, un burro atado a un árbol, con la imaginaria soga de sus creencias,

quién sabe si un día ese animal puede imaginarse una mano que le libera de la soga y del árbol, para desarrollar una vida en libertad.

   así lo vimos…

gracias, Silvia, por este cuento de regalo, una transcripción de aquella manera de este cuento que comparte con vosotras Christian Fleche, en un seminario de biodescodificación,

un cuento que retrata perfectamente cuán irracionales pueden llegar a ser mis creencias, las tuyas, las nuestras, como grupo de personas, como comunidad, de las creencias del burro mejor no hablar.

y me acuerdo de una vida pasada, no tan remota, en la que asociamos el desarrollo personal con 3 movimientos que todas nosotras podemos hacer en nuestra vida, un movimiento de pasado, asociado a las creencias,

un movimiento de presente, asociado con las pasiones, un movimiento de futuro, asociado con los valores, 3 movimientos que todas podemos hacer para vivir en plenitud, en este continuo fluir, ayer, hoy, mañana, que es la vida.

estos 3 movimientos están reflejados de forma perfecta en la teoría U de Otto Scharmer, con 3 movimientos de apertura, Open Mind (abrir la mente / creencias), Open Heart (abrir el corazón / emociones), Open Will (abrir la voluntad / valores),

te lo creas o no, por eso integramos la teoría U en nuestro cotidiano jugar, o al menos eso creo yo, un juego en el que hoy ha tenido especial presencia este ejercicio del OM, sí, del Open Mind (mente abierta), un buen ejercicio, con la soga al cuello,

para empezar…¿Existe alguna creencia en mi vida de la que me puedo liberar hoy?

puedes descargar 7 emociones, un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe, creative commons, desde esta página de nuestra web.

 

 

 

 

el origen emocional de la enfermedad

es 29 de enero, y aprovecho una reunión en el parque tecnológico de Zamudio para acercarme a un taller de Tomás Elorriaga, titulado “el origen emocional de la enfermedad”, en el que voy a tomar 3 fotos,

de las cuales comparto 2, en este año terriblemente par, “claves del inconsciente” y “un nuevo concepto de salud”, por el que la enfermedad es una metáfora con significado, un simbolismo con sentidoclaves

en la primera vemos 7 claves del inconsciente,

1 lo graba todo, 2 se manifiesta automáticamente, 3 no diferencia el yo del otro, por lo que todo es yo, 4 trabaja en presente, 5 no diferencia la ilusión de lo real, todo es real, 6 se expresa de forma simbólica (la enfermedad es una de esas formas de expresión simbólica), 7 opera sin juicio, sin bueno o malo,

katapun txin plas

dalud

y una segunda, con 7 claves (¿no te sorprende?, 7 otra vez),

con un paralelismo de la enfermedad que viven nuestros padres y abuelos (algo malo que nos ocurre por desgracia, quién sabe por qué se dará, no es algo nuestro, es una desgracia, contra la que tenemos que combatir, a base de medicamentos, y que no me exige ninguna reflexión, y mucho menos cambiar),

y esa otra enfermedad que tal vez lleguen a entender nuestras hijas y nietas, por la cual la enfermedad es un aviso de unas pautas de pensamiento, conectadas con nuestro mundo emocional y nuestros hábitos (de vida, alimentarios, …), que nos permite reflexionar, revisarnos, cambiar, para volver a generar estados de salud, desde estados sanadores internos, en procesos de re-generación y TRANSformación interior.

saludmon   así lo vimos…

tomo estas fotos en mi última visita a Bilbao, aprovechando una mañana de viernes para conocer a Tomás Elorrriaga, merece la pena que visistes su blog, y para una entrevista en ZTE,

y compongo estas notas en el viaje de vuelta, en el que se juntan 2 actividades, repetimos entrevista en ZTE, nunca son iguales, y una reunión relacionada con “7emociones y 3 dinámicas en el cole”, en este año terriblemente par,

y no sé cómo le voy a contar a mi madre todo esto de la enfermedad y la sanación desde un nuevo estado interior, no sé si la encuentre entre las cajitas de las pastillas para dormir, y las otras, las de vivir sin dolor.

si quieres hacer un test rápido sobre el origen emocional de la enfermedad, puedes hacer un test aprovechando cualquier enfermedad de un familiar o amiga, tú misma incluida, ya sea crónica (una artrosis) o estacional (un resfriado),

no tienes más que teclear en el buscador de tu móvil, tablet, ordenador, diccionario de las enfermedades emocionales,

sí, ése es,

si lo pruebas vas a alucinar.

pedir permiso o pedir perdón

gato marco geste mes que entra celebramos, si mal no recuerdo, los 25 años de licenciados, por lo que, si no me fallan las cuentas, llevo 24 años trabajando, dos docenitas de años, suena a poco pero es un rato, ¿verdad?,

y por algún extraño motivo me acuerdo de mi primer jefe, Jesús Calderón, en aquellos tiempos, ya remotos, en los que trabajo como ingeniero en las nuevas plantas de ensamblaje de Nissan Motor Ibérica, en Zona Franca, Barcelona,

y me acuerdo de dos frases, que con el tiempo cobran un nuevo sentido, yo creo que ahora Jesús las formularía diferente, adaptándose a los tiempos que corren, tiempos nuevos con nuevas formas de hacer,

2 frases que son un poco la misma frase, “el que pregunta se queda de cuadra”, y “mejor pedir perdón que pedir permiso”, en clara alusión a una actitud que anima a hacer lo que piensas y sientes, mejor que a preguntar, pedir consejo, pedir permiso,

vendría a ser una especie de “haz lo que consideres correcto”, “si crees en ello, simplemente hazlo”, o en jerga comercial del marketing americano “just do it”, ¿a alguien le recuerda a alguna marca?

y esa actitud se refleja en una nueva forma de hacer, que tiene que ver con la relación de los millenials con las instituciones, una reflexión a la que supongo me inducen varios ejercicios en los que estamos viendo qué se muere y qué está surgiendo hoy,

porque ya no hace falta que nadie te publique los artículos en un periódico, los editas tú mismo en tu blog,

porque ya no hace falta que nadie te publique un libro, te lo escribes, maquetas y casi imprimes tú misma, en una edición digital, con una tirada de 200, 300 o 500 ejemplares para empezar, no hace llevar a imprenta 20.000,

porque ya no hace falta tener todo el dinero del mundo, ni la aprobación de un banco para emprender, a veces vale con tener una idea que apoya lo social, y que presentas en una plataforma de crowdfunding,

ya no es necesario tener un gran mecenas, porque puedes optar a tener cientos de pequeños mecenas, que vibran con tu proyecto, tu pequeña idea que se hace grande en relación con las otras personas.

pienso en todo esto antes de acercarme a Liber 15, la feria del mercado de la edición del libro que se celebra del 07 al 09 de Octubre, la semana pasada, en la feria de Madrid, y sigo pensando en este mundo nuevo que se abre en lo social.

pedirpermisomon   así lo vimos…

la tercera frase de Jesús Calderón, porque no son 2 sino 3 las frases que se me quedan pegadas como consecuencia de esos 3 años que paso trabajando en su empres,a es ligeramente diferente a las otras 2, pero también es interesante,

un poco más difícil de entender,

“si mi abuela tuviera trole, no sería mi abuela”,

y no la entendemos porque la generación actual no sabe muy bien qué es eso del trole, un aparato que conecta un vehículo que se propulsa con electricidad al tendido que se encuentra por encima del vehículo,

de tal forma que un trolebus es un autobus que funciona gracias a un trole.

¿te imaginas a tu abuela con trole?, yo tampoco, la verdad, y algo parecido le debería pasar a Jesús, que seguramente en sus tiempos no se cuestionó que la financiación de un proyecto tuviese su origen en 1000 personas individuales, en vez de en un banco,

o que él mismo pudiese publicar en una revista digital, sin pedir perdón ni permiso,

o que pudiese auto-publicarse un libro, con sus conocimientos en un ámbito de expertise, o con sus memorias, o con recetas de cocina de sus amigos de txoko, ese ámbito en el que el hombre se junta, y se hace fuerte con su género,

mañana, por cierto, me reúno con mis compañeros de “a la sal”, es martes y seguimos buscando un cocinillas que se apunte voluntario a experimentar.

no sé por qué siento que a Jesús le abrían hecho gru gru las tripas experimentando este mundo nuevo, en el que sus frases cobran un nuevo sentido, y en el que cada vez más y más personas se activan, y se acompañan, y se apoyan, en el campo de lo social,

sin pedir perdón, y sin pedir permiso.

3 reglas para hacer un memorial

lamemoriadelosmuertosacabo de recibir de vuelta a casa a mi hijo mayor, Gorka, este fin de semana, y veo el domingo una película que alquilo una semana antes, y por algún extraño motivo ha quedado en paso, por qué habrá sido, ¿verdad?

la película en cuestión, “la memoria de los muertos”, habla de nuestro legado ético, de ese resumen que se puede hacer de nuestra vida una vez hemos muerto, a partir de filmaciones que se graban en Zoe, un chip que llevamos instalado.

en esa época futura presente, una de cada 20 personas llevan instalado Zoe, ese chip que forma parte de un programa, que crece con la persona, y graba todo lo que nuestro ojo ve, una especie de guardián de nuestros recuerdos.

Robin Williams es un “editor” de memoriales, una persona que “ve” las vidas que nadie se atreve a ver, y que “secuestra” con delicadeza ciertos recuerdos que pueden dañar la imagen y reputación de una persona.

un recuerdo le atormenta desde su niñez, y en la necesidad de ser perdonado, de perdonar-se, perdona a otras personas, y “las limpia”, una especie de sacerdote new age, tus pecados te son perdonados, en un proceso express, sin mediar el arrepentimiento.

porque para que editen al gusto tu vida sólo hay que pasar por caja.

me encuentro metido en este jardín, no sé si con flores o sin flores, no lo tengo muy claro, cuando recuerdo las 3 reglas para ser editor, que no se entienden perfectamente al empezar la película,

1 un montador no puede vender o regalar metraje Zoe.

2 un montador no puede tener un implante Zoe.

3 un montador no puede mezclar metrajes Zoe de vidas distintas para un Rememorial.

como en muchas facetas de la vida, las reglas son interesantes, pero no perfectas, y nos dejan un amplio margen de actuación, porque más importante que lo que un editor monta, muchas veces, y de eso trata esta película, es lo que el editor no monta, lo que omite.

es muy curioso que en inglés montador se traduzca por “cutter”, cortador, muy significativo, está claro que no se puede montar, ni omitir, lo que no se ha cortado previamente, ¿verdad?

lamemoriadelosmuertosmon   así lo vimos…

 

“the final cut”, título original en inglés, “el montaje final”, es una película que bien podría servir para un cineforum que tenga algún tipo de aspiración ética, o de generar debate en relación a los valores de esta sociedad en la que vivimos, para hablar de cosas varias,

los trozos de nuestra vida de los que estamos orgullosos, y nos gustaría se reproduzcan sin ton ni son entre nuestros amigos, en nuestra familia y en nuestra comunidad son una parte de la vida, la vida en la luz,

y los otros trozos, aquellos de los que también somos protagonistas, acciones que llevan nuestro nombre y de las que no nos vamos a poner a presumir en exceso, si podemos evitarlo, o el hombre en la sombra,

un debate que se puede ampliar si vemos el número creciente de personas que están contra el implante de Zoe, y de ser invadidos en su más estricta intimidad por el ojo que todo lo ve y todo lo filma, en el despacho, en la ducha, en la cama,

en un desesperado canto a la “libertad para ver” el mundo que te rodea cómo tú lo ves, “ve con tus propios ojos”, cree o deja de creer en función de lo que tus ojos te muestran, no lo que te indican que tienes que ver, y que creer,

una libertad para ver que va un punto más allá de nuestra libertad de expresión, a veces tan condicionada.

escribo estas líneas, las leo, y entiendo en una capa más interna la importancia que le damos en nuestros programas a la observación, ver desde la persona, el ojo y la conciencia que mira, y ve,

la observación no condicionada, para poder desarrollar la descripción no condicionada, en un ejercicio de persona no pensada por otros, no sentida por otros, no hecha por otros, no vista por otros, no condicionada,

para llegar algún día al amor in-condicional, no condicionado, total.

hoy, Gorka, mi hijo mayor, está de vuelta por casa, y coincide que esta película viene a visitarme, tal vez me ahorro el montador y le muestro cachitos de mi vida que se pueda llevar en la retina, metrajes que ya decidirá, cuando sea mayor, cómo y cuando cortar.

no sé por qué en el camino me encuentro, se me cruza, un proyecto de Jordi Bartrina Barberí,  un editor, un cutter, que contribuye en el foro de linkedin “community manager 3.0 (organizaciones que enCUENTrAn y CUENTAN cuentos)”

 

Si tienes interés en su propuesta, puedes acceder a la web de ETHicalHERitage, www.ethher.org

de vueltas 13 (con nuestros valores a cuestas)

13cada uno tiene su número favorito, o sus números, en mi caso el 13, el 3, el 5, el 7, tal vez el 8 (único par en la colección) y unos cuantos primos, el 17, suma y sigue.

hoy, preprarando materiales para dos talleres, paso por Ofiárea, compro plastilinas y láminas de colores, la factura arroja un valor que no recuerdo, pero que provoca una devolución de 1,30, con un billete de 20 €uritos, sí, debe haber costado 18,7.

187

de camino a la uni, me quedo escuchando una entrevista a Albert Espinosa, en la que habla de sus padres adoptivos en el hospital, señores y señoras de 60 y 70 años que le acompañan desde sus 14 años, en un proceso de cáncer.

al mandato maternal, “no te juntes con extraños”, “pero si todos son extraños, mamá”, se le juntan las enseñanzas de sus padres hospitalarios, y aprende a celebrar las pérdida, perder una pierna es tener un muñón nuevo, alucinante.

pepey le enseñan, o aprende, lecciones de vida que el común de los mortales, en su comodidad, y en su vida cierta, no aprende.

esas personas mayores, le animan en contraposición al mandado maternal, desconfía de los desconocidos, a arriesgarse, a vivir la vida en plenitud.

estoy escuchando la emisora PEPE, en clara interferencia con otra, quién sabe cuál, y me da miedo perder la señal, con lo que escucho media conversación y media música, que pasa a ser 1/4 de conversación y 3/4 de música, ya estoy llegando, me despido de este encuentro casual con Albert, uno de mis autores favoritos, que nos ha acompañado en el segundo módulo del programa, con su pasión por la vida, y sus ocurrencias, llenas de sabores, de olores, de contrasentidos.

y desembarco camino de la cafetería, donde tomo un agua con Rocío, con una colección de sombreros, plastilinas y hojas para empezar a trabajar nuestros valores, y entre pan y pan un poco de conversación empática, que tras consenso popular queda para el final.

recordamos con la ayuda de los sombreros quién soy y quién no soy, y qué personas se encuentran en nuestra mochila, mientras me acuerdo una historia con mamá, una de Silvia y mamá en Cabo de Gata, y otra de Mikel y mamá en México lindo y querido,

y abrimos un melón largo tiempo esperado, el tercer bloque de 3 de un recorrido en la línea del tiempo (pasado – presente – futuro), creencias, pasiones y valores, ya hemos llegado a los valores.

el primer ejercicio de los valores resulta de lo más socorrido, cada uno escribimos 7 valores que nos inspiran y/o definen, los leemos en alto, e intentamos imaginar qué personaje histórico o qué arquetipo se esconde en esos valores.

aparecen varios arquetipos y diferentes figuras históricas, Rocío se parece a Willian Wallace, Luis a Picasso, y siguen los personajes y los valores, Winston Churchill y la Merkel desfilando por la sala.

aunque el consenso sobre qué nos evocan los diferentes juegos de valores no es total, vamos tomando el pulso al ejercicio, una definición de cada valor, las palabras son plásticas, y hay que delimitar qué si cabe y qué no, modelos (esa persona a imitar, que sí tiene ese valor) y comportamientos asociados, ya seguramente en la siguiente sesión, ya más cerca de terminar, porque los valores los tenemos que “aterrizar”.

yo soy este valor cuando me comporto así, y soy lo contrario a mi aspiración o a mi mejor versión de mí misma cuando hago lo contrario.

la escucha empática, yo me vacío de mis creencias, de mis historias, y de mis valores y juicios, bien, mal, correcto, incorrecto, con un par de ejercicios de ejemplo, nos sirven para cerrar la sesión.

a los 3 hábitos que hemos trabajado hasta la fecha, yo pienso, yo hago, yo siento, le sumamos un adicional, “yo me asombro”, en ese ejercicio en el que el niño natural que todas llevamos dentro se permite alucinar.

por ejemplo, yo he alucinado hoy con una conversación al iniciar el bloque de los valores, el universo ha conspirado para que hablemos de un tema que ocupa a los asistentes hoy, los trabajos de fin de carrera, y la postura personal de las ahí presentes.

un tema tan interesante para pensar como para aterrizar, cuál es mi posición “moral”, si eso existe, o cómo aplico mis valores en este ejercicio diseñado por un psicópata, con una asignación de una hora de trabajo al año, desde luego que algo tiene que cambiar.

13mon   así lo vimos…

no hace falta decir que las plastilinas se van por donde han venido, en la bolsa, hace tanto calor que las saco del coche a la hora de comer, si no se van a derretir, ya es hora de que llegue la primavera a Madrid, o nos vamos a morir de tórrido verano.

miro cómo se ha compuesto el post, observo algún detalle que he omitido, y alguno que ha quedado amplificado, por alguna que otra elección sutil, por ejemplo la foto del monigote, la foto de los cambios, en representación del 13.

y me pregunto hasta qué punto nos contamos la verdad o nos mentimos como campeones, en todo el grupo no hay nadie que pone como importante valores “materiales”, cuánto me alegro.

y sin embargo, no dejo de asombrarme, tal vez ese es el ejercicio de esta quincena, yo me asombro, el vil metal, ¿o no tan vil?, ocupa la foto, y lo que es más importante, los pies (la voluntad) y el corazón (la emoción) del monigote.

y la cabeza no lo ve, curioso, ¿no?

y tal vez entendemos el aparente dilema entre el vil metal y la hora de trabajo asignada para el acompañamiento de un proyecto de fin de carrera, hay personas que tienen 16 proyectos, ahí es nada, 16 horas pagadas, para una cantidad ingente de horas de trabajo real, me imagino su saturación, tal vez entendemos algo cuando alguno de los valores inmateriales, el bien hacer o la responsabilidad personal, bajen a comportamientos.

 

 

y hablamos de valores de nuevo

rectorecibo un correo, y otro, 2 son multitud, que me trazan a un post relacionado con un esquema educativo en Navarra con base en valores, que publica José Iribas, valores que deben cotizar, y me encanta lo que leo,

incluyendo una cita de Aristóteles,

 “educar es templar el alma para las dificultades de la vida”,

con la que no sé si estás de acuerdo, tal vez entiendes más la educación como instrucción,

te dejo con 4 bloques de valores relacionados con 4 ejes que desde navarra se trata de desarrollar en la juventud, valores que facilitan la convivencia escolar, el trabajo y el estudio, el bien-estar personal y en la familia, y comopromiso con la sociedad.

leo y siento que varios se pueden englobar (respeto hacia las personas, las normas y los objetos y el entorno), o se pueden desdoblar, solidadaridad, generosidad y altruismo, con lo que en vez de 16 (4*4), podrían ser 20, 12 o 16.

1.- Hábitos y valores que facilitan la convivencia y la vida escolar:

  • Respeto hacia las personas

  • Respeto hacia las normas

  • Cuidado de los objetos y del entorno

  • Amabilidad y empatía

 2.- Hábitos y valores que facilitan el trabajo y el estudio:

  • Organización y planificación

  • Interés y atención

  • Constancia y perseverancia

  • Responsabilidad

 3.-Hábitos y valores que favorecen el bienestar personal y familiar:

  • Autoestima

  • Confianza en los demás

  • Equilibrio emocional

  • Autocontrol

 4.- Hábitos y valores que favorecen el compromiso con las personas y la sociedad

  • Solidaridad, generosidad y altruismo

  • Cooperación, colaboración, compromiso social

  • Proactividad y optimismo

  • Disposición hacia la justicia.

independientemente de otros juicios, siempre personales, respecto a este grupo de valores, nos quedamos con una pregunta, estos son los suyos, ¿cuáles son los tuyos, los que rigen tu vida?

rectomon   así lo vimos…

amanezco de lunes, una mañana que comienza, y pienso en qué foto me gustaría incluir en el post de hoy, y lo tengo claro, un árbol joven con una de esas estacas, rectas, que le sujetan, y le acompañan en el crecer, para que no se tuerza en exceso.

salgo a buscar por la urbanización y no encuentro ninguno, todos los árboles han crecido un rato, aunque alguno todavía se ve jovencito ya no necesita palito, y me encuentro unas flores, ellas también necesitan acompañamiento en el crecimiento.

de entre todos los grupos de valores, reconozco que hay un bloque que a mí me gusta más que los demás, cómo no, el 3, y otro deficitario, en el que más nos tenemos que desarrollar, ése que habla del otro, el 4,

con la solidaridad, generosidad y altruísmo para empezar, cooperación, colaboracion y compromiso social para seguir, un yo consciente del tú, que empieza a trabajar sin desmayo en clave nosotras.

si una sociedad debe crecer en valores, los jóvenes deben crecer en valores, en su casa y en el colegio, en su colegio y en su casa, porque la educación en casa debería ser congruente y acompañar a la educación en el cole, y viceversa.

en ese afán de encontrar un símil visual de qué es para mí “recto” en la naturaleza, me vuelvo a cuestionar ese afán de dirigir que tenemos los humanos, también los jardineros, con esas estacas que acompañan a las plantas, árboles y flores, en su crecimiento.

en la metodología de “organizaciones con espíritu y corazón” para el desarrollo de una comunicación con base en valores, en vez de rescatar en primera instancia los valores corporativos, hacemos un trabajo con los valores personales, porque nos acompañan personas creciditas, que ya se han desarrollado, con sus correspondientes palitos, y se trata de trabajar desde dentro con lo que nos une.

rectoluz

y en vez de estacas, animamos a que las personas asistentes modelen, con plastilina, sus valores, esto es, la mejor persona que aspiran a ser, que de eso se trata cuando estamos trabajando el bloque de los valores.

un regalo observar a esas plantas ya maduritas, ahora estamos hablando de las madres y los papás en el trabajo de esos niños que están en el cole, a ellas también les pueden tocar tareas de nuevo, y pueden seguir creciendo “rectas” en “su” luz.

3 afirmaciones poderosas (palabras de poder en la luz)

yosoytrabajamos las frases de poder, esas frases en la que no hemos sido educados por nuestros padres, porque ellos no tenían el conocimiento, frases cortas que nos ponen en un sitio nuevo en la vida:

  • yo soy
  • yo puedo
  • yo merezco
  • yo me permito.

Frases que cuando lo hacemos bien se forman con una tercera palabra,

  • yo soy alegría,
  • yo merezco comprensión
  • yo me permito equivocarme (esta última es una excepción que se forma con 4 palabras, ya que ya hemos empezado con 3).

Elijo una de las cuatro raíces, y hoy dedico permitirme 3 regalos, a veces estamos tan nubladitos que no nos permitimos nada, vivimos encorsetados, en una vida intrascendente, que no nos lleva a donde aspiramos estar.

Permitirse cosas es un regalo de ligereza, de buen vivir, de buen trato personal.

Hoy por ejemplo,

  • yo me permito reírme,
  • yo me permito dar mis opiniones de forma sensata
  • yo me permito desarrollar nuevas capacidades de mi interés

Si las miro por orden, y observo quién se permite qué, en relación con la teoría del análisis transaccional (el Padre, Crítico y Protector, el Adulto, el niño, natural, adaptado sumiso, adaptado rebelde),

  • yo me permito reírme, el niño natural se permite reír,
  • yo me permito dar mis opiniones de forma sensata, el Adulto se permite manifestarse en una conversación, expresando y compartiendo su criterior,
  • yo me permito desarrollar nuevas capacidades de mi interés, el padre protector se permite mejorar.

Si las miro en orden, permito que florezcan las 3 “personalidades” que encierro y que aportan luz en mi vida (en lo personal), y en las relaciones que entablo con mis semejantes.

yosoymon   así lo vimos…

te dejo con una teoría corta de el P A n (Padre Adulto niño), análisis transaccional, y del triángulo de karpman, el hombre en la sombra, en desarrollo,

el hombre en la luz

en la teoría del PAn, el Perseguidor sale de la sombra con el ejemplo del Adulto, el Salvador sale de la sombra con el apoyo del Padre protector, y la Víctima sale de la sombra con el apoyo del niño natural.

saco del baúl de las anécdotas, de los “susedidos”, que diría mi abuelo, una con mi madre, las navidades pasadas, en las que vamos juntos a México, y un día de paseo se me ocurre pararme en una tienda y probarme un sombrero mexicano, realmente varios.

– ¿no se te ocurrirá comparte eso?

– me los estoy probando, ama (madre).

y me acuerdo del drama que hace mi madre cuando me compro ese sombrero que hoy está colgado en una pared de mi salón, qué curioso que acepte tan bien que cualquier mexicano pasee por su ciudad con una gorra de baseball americana y yo no pueda pasear con un sombrero mexicano, y sigo paseando en ese ejercicio de “yo me permito”  ser, aunque a mi madre le salga sarpullido, si quiere le acompaño al médico.

 

lo que nos une

open cualquier ámbito de nuestra vida, el trabajo no es una excepción, podemos trabajar en lo que nos une, o en lo que nos separa.

nosotros promovemos trabajar, siempre, siempre, siempre, con base en lo que nos une y en lo que nos da energía.

en el ámbito de los valores, este ejercicio necesita una explicación, que vamos a intentar hacer muy sencilla por medio de 3 dibujos.

en el primer dibujo vemos una organización como se ve, redondita y azul, y a una persona como se ve, verde y con forma de monigote.

or

el área de confluencia es muy pequeña, y las formas de uno y otro son diferentes, muy diferentes.

en el segundo dibujo vemos una organización como se ve, redondita y azul, y a una personas como dice ser, para gustar a la organización en la que trabaja, que le proporciona el sustento, el desarrollo, buena parte de su reconocimiento (seguridades de todo tipo, higiénicas, de seguridad y pertenencia.

la persona, en este segundo caso, también es, qué curioso, redondita y azul.

os

un poco más pequeñita, no necesariamente mucho, el área de confluencia entre la organización y yo, la persona, es muy grande.

en el tercer dibujo, vemos la organización como se ve, y la persona como se ve.

en este tercer dibujo no hay un ejercicio de adaptación de ningún tipo, por lo que la organización y la persona son como son.

hay áreas de la organización que la persona no cubre, y hay áreas de la persona que la organización no cubre, parece natural, ¿no?

opdesde ese área de confluencia, en el que yo soy yo, y también soy tú, podemos trabajar los dos desde la máxima comodidad, y lo que es mejor,  desde ese área de confluencia, represento perfectamente lo que tú quieres seguir siendo.

de esta forma, 1-2-3, si hacemos un ejercicio relacionado con los valores, al trabajar desde mis valores personales, cuando los he identificado, soy capaz de ser un embajador o una emisaria perfecta de los valores organizativos.

oppom así lo vimos…

dentro del programa de las 3 copas, pasado – presente – futuro, creencias – pasiones – valores, explicamos algo, un poco, que tampoco sabemos tanto, de análisis transaccional, la teoría del P-A-n (PADRE ADULTO niño) y de nuestros comportamientos relacionales,

que incluyen relaciones desde el Padre crítico, la Madre protectora, el Adulto, y el niño, ya sea el niño natural o el adaptado (niño rebelde o niña sumisa), puedes cambiarle el género donde quieras

en el primer dibujo tenemos un ejemplo de niña rebelde

or

en el segundo un ejemplo de niño sumiso,

os

en el tercer dibujo tenemos un ejemplo de relación adulta, en la que yo, organización, me reconozco, en la que yo, persona, también me reconozco, y en el que juntas nos reconocemos, y actuamos en consecuencia, para nuestro bien común.

op

yo también decido vivir (awareness of life)

veronikadecidestodiepor azares del destino, este viernes no hemos alquilado película en la biblio, llegamos tarde, y nos ponemos a buscar en internet alguna película para ver en streaming.

y buscando otra cosa, nos encontramos con una película de un libro delicioso de Paulo Coelho, el brasileiro, Veronika decide morir, un libro con un título sumamente lúgubre, de los que no apetece comprar, quién sabe por qué es hoy uno de mis favoritos.

tal vez porque detrás de ese título, y de la historia de una suicida, se encuentra una oda a la vida.

si no quieres verla entera, corre la hora y 35 minutos de la peli, 1:35:00, y el doctor que gestiona el centro de salud de Vilette, narra el sentido de esta historia, en la que le miente a una de sus pacientes, haciéndole sentir que su vida tiene un fin próximo.

hasta que se encuentre con un doctor que le indique a Veronika que se encuentra perfectarmente de salud, nuestra protagonista considerará cada día como un milagro, como un regalo, un mensaje que también nos podemos aplicar todos y cada uno de nos.

como muchas veces, vemos la película cuando nos toca, no cuando hemos programado, una película que hace todo el sentido del mundo en mi vida hoy.

veronikadecidestodiemon   así lo vimos…

 

 

un poquito de presencia mientras pinto mi escama y coloreo tu ragón

ragona veces, sólo a veces, nuestros hijos nos dan la lata y nos los quitamos de encima de mala manera.

enchufándoles a una película, por poner sólo un ejemplo.

a veces, sólo a veces, sacamos un tiempo para voltearnos, verles y preguntarnos qué quieren de nosotros.

a veces, sólo algunas veces, lo único que quieren es un poquito de nuestra atención.

si es el caso, cualquier actividad es buena, un papel en blanco y unas pinturas, o unas cartas, o un libro de mandalas.

ragoninicioyo he probado estas vacaciones para colorear varios mandalas con Maitane, mi hija mayor, que ya pinta mucho más bonito que yo, y hemos hecho  un ragón a 4 manos con sus escamitas de color, colores luminosos ella, colores más densos yo.

 

coloreslos colores vienen y van, qué más da si esta escama es azul oscura o marrón, y algo está pasando en ese espacio intermedio entre tú y yo, en ese espacio compartido que se convierte en presencia, estar estando, pinto mi escama, pinto tu ragón.

ragonmon   así lo vimos…

en el anverso de un libro de mandalas, tal vez encontramos un regalo adicional, en forma de frase que leer, que pensar, que respirar, porque a veces las frases también se sienten, nos emocinan, nos transportan.

alazar

Aunque creo que se lee, copio el texto

Pónganme en compañía de dos personas al azar e invariablemente tendrán algo que enseñarme. Puedo tomar sus cualidades como modelo y sus defectos como advertencia.

Confucio.

Mis vacaciones sirven para recontactar con dos personas en desarrollo, Gorka, mi hijo menor, de 16 años, y Maitane, mi hija mayor, de 12 años, 2 maestros en mi vida, y me acuerdo de una propuesta de las 3 copas (creencias, pasiones y valores).

Ellos también tienen 2 personas que les acompañan, su madre y su padre, para toda la vida.

De ellos, de papá y mamá, tomamos sus cualidades, como modelo, regalos de la vida, y sus defectos, eso que no queremos repetir, como advertencia. O como recordatorio del camino que queremos desarrollar nosotros en la vida.

Mi madre y mi padre no lo tienen, por lo que no me lo pueden dar.

Es parte de mi destino desarrollar esa cualidad, esa virtud, esa competencia, ese valor.

Por todo lo que me has dado en la vida, aita (papá), ama (mamá), muchas gracias.

Por todo lo que no me has podido dar, ama (madre), aita (padre), porque tú no lo tienes, muchas gracias.

Gracias, Maitane, por dejarme pintar contigo tu ragón.

Un regalo de la vida poder estar ese ratito ahí.