brave, viendo una peli con Ainhoa

braveestamos de Navidades, y Ainhoa, mi sobri, está en casa, y pasan una peli en la tele, Brave, esa película que habla de una princesa, llamada a ser reina, para lo que le educan sus padre, pero sobre todo su madre,

Brave es una princesa peculiar, muy parecida a su padre, y su afición es el arco, no le va mucho eso de los vestidos, ni la formalidad, ni el “polite”, es una princesa, como anuncia el título de la peli, brava,

que no transige en la idea de que se tiene que casar con el primogénito de uno de las 3 clanes que, conjuntamente con el suyo, componen el reino de sus padres, en un casamiento sin amor,

¿cómo va a amar a una persona que no conoce?,

pero no es importante lo que la película trae, al menos no tanto como lo que se despliega el día siguiente, ya de mañanita, en el desayuno, en ese rato que utilizamos para el cine-forum, o conversación con base en,

¿de qué iba la película de ayer?, ¿y en tres palabras?, ¿cómo resumimos el de qué va en 3 palabras?, 3 para Silvia, 3 para Ainhoa, 3 para Mikel,

y aparecen varias, respeto, destino, aceptación, liderazgo, responsabilidad,

palabras que sirven para desencadenar un juego, y formulamos una pregunta al revés, ¿tú sientes, Ainhoa, que a vosotros los niños os tratamos con respeto?, ¿os tratamos con respeto en casa?, ¿y en el cole?,

y Ainhoa empieza a soltar ejemplos en los que ese respeto no está nada pero que nada claro, qué fácil es hablar con un niño de sus cosas cuando no está la autoridad autoritaria presente,

bravemon   así lo vimos…

de la dinámica del día después se empieza a mover una idea, en una línea que permite a los padre tratar temas relacionados con los valores de la familia, con sus hijos pequeños, con las jóvenes adolescentes, con base en pelis,

¿qué te parece la idea?, ¿te gustaría contar con un repositorio de películas, con clasificadores relacionados, que te permita hablar de otros temas que no son nosostras, para hablar de ese tema que en casa tanto nos interesa?,

porque cuando hablamos de lo que nos interesa no tenemos que hablar de lo que nos pre-ocupa,

porque cuando nos OCUPAMOS, pre-ocuparnos no tiene caso.

respeto es una palabra que se conjuga en primera persona de indicativo, yo respeto, y mi respeto hacia las otras personas no depende de esas personas, sino de mí misma.

si queremos desarrollar una juventud respetuosa, podemos invertir esa primera persona de indicativo con esa persona en desarrollo.

respeto tiene mucho que ver con preguntar y escuchar, mucho más de lo que parece, mucho más que en explicar qué sí y qué no, cómo sí y cómo no,

en ese proceso que convierte la enseñanza en aprehendizaje.

 

3 niveles de la escucha empática

escucha empaticaa lo largo de este último trimestre, antes de vacaciones de verano, seguimos trabajando la escucha empática en el teléfono de la esperanza.

para aprehender algo, en vez de formularlo como algo totalmente nuevo, que no he hecho en mi vida, muchas veces me resulta interesante ponerme en esa situación en la que he hecho, inconscientemente, sin querer, algo parecido.

en mi caso, siendo como soy una persona que mientras conversa gusta de interrumpir y confrontar, y de contar anécdotas personales, sin llegar al tan típico “y a mí más”, el perfil típico de un toca-pelotas profesional, lo de la escucha empática digamos que me cuesta.

sin embargo, me doy cuenta de que lo hago con naturalidad con los artesanos, si te parece bien me explico mejor.

en cualquier mercado de artesanías, me paro en un puesto, miro, me quedo mirando, y observo la belleza de las obras, qué bonito, qué bonito, qué bonita pieza, y me abstraigo un punto del mundo (estoy entrando en un proceso de apreciar).

a continuación, contacto con la persona, y cruzo ese sentimiento, qué bonito lo que haces (más que un pensamiento), y le pregunto si lo ha hecho ella misma, muchas veces se suelta con una explicación técnica, muchas veces sólo agradece el comentario.

a veces a raíz de su acento, a veces a través del nombre de su taller, surge una pregunta adicional, ¿de dónde eres?, los artesanos tienen un punto de trashumantes, ya que no están tan ligados a la tierra como las agricultoras y los ganaderos.

en la mayor parte de los casos, la historia se suelta, y te empiezan a contar de su vida, está aquí desde hace una semana y se queda hasta el lunes, porque la feria termina el domingo, y se queda en casa de una amiga de juventud, vivió en Madrid cuando era joven, lleva 7 años en un pueblo del pirineo leridano, fíjate qué diferencia de vida, ¿verdad?, ¿no se te hace muy agresiva la gran ciudad?

esta es la fase que yo denomino soltar carrete, en la que es muy importante dejar el yo a un lado, y escuchar, seguir su hilo, que mi propia historia ya la conozco de sobra, qué rollo contármela una vez más.

después de la calidez en la entrada, y después de vaciarme de mí, en ese proceso de soltar carrete, en una conversación sobre su vida, que puede durar 3 minutos o 20, normalmente no compro nada, cojo una tarjeta, le pregunto su nombre, le digo el mío, le deseo buen día, o buena tarde, y sigo mi camino en la feria, hay otros puestos, y otras artesanas.

cada vida encierra una historia, que es una acumulación de muchas pequeñas historias, de muchos cuentos.

el arte de la conversación empática lo entiendo mejor gracias a esa actitud de re-conocimiento en el camino personal de los artesanos (arte sano, qué bonito), ese ejercicio de calidez en la aproximación, de soltar carrete y aprehender (algo de esa vida tan diferente a la mía me llevo tras la conversación), y de despedirme con cariño, las tres fases que nos enseñan, con otras palabras, en el teléfono, acogida, escucha y cierre.

si la persona que llama quiere que adicionalmente le ayudes en la resolución de un problema (lo cual es muy difícil, porque los problemas son problemáticos, y además resistentes, porque tienen orígenes persistentes, que incluyen enfermedades, relaciones tóxicas y adictivas, así como creencias), puedes entrar en procesos de re-estructuración del problema.

a mí me encantan los mercados de artesanos porque no hay ningún problema que resolver, y yo no soy Lobo.

y en ese marco, en el que si tienes un problema te lo quedas, como me quedo yo el mío, el respeto en el contacto y en la relación es muy fácil de conseguir, te escucho, y veo que te sientes así porque, si es el caso te lo devuelvo, no te juzgo, te aprecio, y sigo mi camino, generalmente a gusto, porque se ha establecido un contacto personal profundo, alguien ha escuchado, y alguien se ha sentido escuchado, mirado, valorado + mente.

escuchaempaticamon   así lo vimos…

este mismo sábado tengo otra oportunidad de practicar, en el mercadillo del cole de mis hijos, unos hijos que ya no están en mi casa, cómo les echo de menos.

en un puesto en el que hacen los muñecos de lana más bonitos que conozco me voy a parar, voy a coger una tarjeta, y como ya me conocen, me van a decir que no he escrito en el blog de ellos.

este año hay sorpresa, ya que no voy a escribir después de, sino antes, en concreto hoy.

aunque esta teoría no la recibo en el Teléfono de la Esperanza, me permito formularla yo.

el nivel superior de escucha empática es el nivel 1, y se aplica a cualquier persona, cuando viene con su problema.

el segundo nivel se aplica a una persona que tiene un conflicto contigo. Por ejemplo, un padre con sus hijos cuando hay bronca, “porque tú…”, y tiene un grado de dificultad evidente, ya que nuestra tentación es la defensa, la justificación o el contra-ataque.

si nos resistimos a la tentación, el proceso es exactamente el mismo, pero necesita un grado adicional de separación.

y el nivel 3 es la escucha empática hacia nosotros mismos, cuando entramos en ese proceso de auto-flagelación, o de victimización, somos muchas veces los peores verdugos y víctimas de nosotros mismos.

ese nivel es de órdago, y necesita dos grados de separación.

¿se puede? ¿es posible?, bueno, vamos a seguir practicando con el nivel 1, que la práctica hace al maestro.

si te fijas en las fotos incorporadas en la entrada de hoy, vas a poder observar un muñeco que no tiene cara (ojos, oídos, boca) en representación de la persona con la que puedes practicar la escucha empática, esto es, cualquier persona.

la energía de apreciar es equivalente a la del amor, la energía más potente que hay en el universo, como ejemplo el corazón del gorro.

escucha empatica 1si le das la vuelta al muñecote, te encuentras un trébol de 4 hojas, que se dirige a un lauburu (cuatro cabezas, símbolo vasco, regalo de Juanjo, padre de Aitor, marido de Susana, hermana de Mikel, ése último soy yo, 3 grados de separación, o de unión), otra artesanía, junto a unos cristales (posavasos) que compré en Hydra, Grecia, mar, tierra y aire, personas que escuchan, unidas por la energía del amor, creo que de eso se trata.