con el niño des-atado en el tractor

en este ejercicio de acercarme a mi 52 cumpleaños con la vida, no sé dónde he leído que los 12 días anteriores son importantes, como lo son los 12 siguientes, encuentro que mi niño natural está des-atado,

es curioso a más no poder,

y conecto con ese ser precioso que todas llevamos dentro, un niño que entra en una tienda de instrumentos musicales y quiere tocar todas las guitarras, y todos los bongos, y todas las armónicas, y todos los instrumentos raros,

hay que ver qué culo es el ukelele,

y entro en una tienda antes de la cena del miércoles del futuro emerge en Bilbao  a la que decido volver el día siguiente por la mañana, en el último hueco que deja la agenda, y vuelvo, y juego con el sonido del tren, y con el vapor del Mississippi,

qué útil internete que nos corrige, usted quiso decir tal cosa, con más o menos pes,

y el niño natural se lo quiere llevar todo, él sí que es abundante, de la misma forma que quiere jugar todos los juegos, y tiene una imaginación des-bordante, una imaginación que todo lo conecta, y que ve puentes donde otras personas sólo ven disputas,

y se encuentra asistiendo a la primera asamblea del CIE, el Consorcio de Inteligencia Emocional del País Vasco, aunque ya es socio desde hace 3 años, y se pregunta si esta asociación se disolverá, y ésta va a ser su primera y su última reunión,

y se ofrece para formar parte del grupo tractor, supongo que le encanta la idea de jugar con el tractor, y pasarse de vez en cuando por la granja, con los animalitos y las plantas, jo, qué chulo, un tractor,

porque el gesto del niño natural es el del voluntario, esa persona que se ofrece, sin la amargura y las precauciones que la vida nos deja, el niño no está todavía resabiado, y no sabe que es imposible,

y como no lo sabe nada es imposible, y veo el transcurrir de esta reunión en la que un grupo de gente nueva toma el relevo de otro grupo precioso, y decidimos quitar las cuotas de los socios, por fin está claro que el CIE no tiene afán de lucro,

ni modelo de negocio asociado, qué bien, se acabó la negación del ocio, nos lo podemos pasar bien, plantar nuestras semillas, dis-frutar, que se entiende mejor que sin-frutar, aunque digan lo mismo, estamos en una granja okupa,

en la que podemos compartir el tractor, y los aperos de labranza, y las vallas, y la caseta de las herramientas, y podemos traer nuestros cachibaches para hacer nuestros trucos de magia, las pelotitas y los silbatos,

anda con cuidado, no te vayan a atizar con las pelotas, peor todavía, no te vayan a pasar por encima una segadora, una cosechadora, un tractor, que el niño está suelto, ha salido de la cárcel en la que le metió el perseguidor.

   así lo vimos…

en nuestro proceso de reflexión sobre las capacidades positivas que el adulto, la madre protectora y el niño natural tienen, hemos llegado a la conclusión de que el niño natural se caracteriza por el gesto de entrega,

y no hay mayor entrega que presentarse voluntario a la aventura, ¿alguien es voluntario?, y un par de manos surgen de la espesura, yo, yo, yo, yo quiero, batiendo el aire con entusiasmo,

en este camino que hemos denominado el 3ple camino, un viaje que se hace en paralelo, porque podemos desarrollar las características del niño en paralelo con el desarrollo de las del adulto y la madre protectora,

es la magia de la vida, porque no somos 3, sino 3 en 1.

en el proceso de dar rienda suelta al niño veo que maneja la misma tarjeta de crédito que utilizan el adulto y la madre, y veo cómo se acaba de comprar una guitarra eléctrica y un montón de cachibaches que hacen ruido,

y un par de botellas de quién sabe qué licor, porque lo importante es la botella, con unos dibujos de las baldosas de Bilbao, que tanto le gustan, y unos caramelitos para regalar, claro, lo importante otra vez es la caja, tan bonita,

y unos pasteles, no de los de comer, sino de los de pintar, cuando él nunca ha pintado nada, casi no se acuerda la última vez que hace una acuarela, ay, qué frágil es la memoria,

horror, que le quiten la tarjeta de crédito al niño,

y conecto con otra de las características del niño, sí, todo me temo que el que es realmente abundante de los 3 es el niño, sí, él es el que más cerca está de la tierra, del juego, del inicio de todo, de la energía inagotable de este universo,

tan bonito, tan bueno, tan epatante, el niño se pregunta qué significará la palabra, pero le gusta, qué chula, por eso se anima a usarla, en el que hemos decidido vivir.

en la reunión del CIE el niño aprovecha para hablar de uno de sus juguetes, el futuro emerge, e invita a sus compañeras de aventuras a subirse al proyecto, no es extraño que lo haya llamado el tran tran del tren y los juegos artificiales,

no es serio que les dejen poner los nombres a los niños, siempre debería haber un adulto para ponerles nombre, que si no pasa lo que pasa, y además se ve.

todo parece indicar que el futuro emerge se está consolidando, con el apoyo de SOL España en Madrid (SOL solecito de Society for Organizational Learning, ahí puso el nombre el adulto, mientras que el acrónimo lo hizo el niño),

con el empuje y la ilusión de Alberto (facilita que te facilita) en ZGZ, y con la ilusión de esta etapa nueva del CIE en el País Vasco, una etapa llena de pasteles y de tractores, silbatos y pelotas, cada día tengo más ganas de volver a juntarme por aquí,

en este territorio en el que tan buenos ejemplos hay de liderazgo colaborativo, esa capacidad que el mundo nuevo necesita, y que no nos vamos a cansar de explorar, con la ayuda de nuestro niño natural.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U del color y la teoría Otto de Goethe que compartimos desde este Scharmer enlace.

NON profit y FULL profit organizations

barco Coincido en skype, ese maravilloso invento gratis, como wordpress o wasap, con Carlos Carrera, compañero de fatigas y amigo, al que dejo enganchado a intenet cuando me acuesto, pasadas las 12:30 de la noche, y al que encuentro enganchado cuando me levanto, a eso de las 6:45.

Carlos es uno de los 3 promotores, junto con Marina Escalona y Jaime Buhigas, de “aprendemos todos”, un movimiento social por una nueva educación en España.

Aparte de saludar, tengo una intención clara, y se la voy a contar.

Estas últimas semanas he estado moviendo una presentación relacionada con dos movimientos contrapuestos y complementarios, que he titulado “los fuegos artificiales y el tran tran del tren”, dos movimientos que tienen por objeto mover la energía en una organización, de forma puntual (los fuegos artificiales) y con un enfoque de continuidad (el tran tran del tren). Estos 2 movimientos me han hecho pensar y me han movido finalmente a mí mismo.

Contacto con Carlos para animarle a “animar” y “movilizar” la tribu de aprendemos todos. Aquí, aparece una casualidad, siempre hay una casualidad en el camino, en forma de libro que estoy ojeando, “por qué necesitas un coach”, de Juan Carlos Cubeiro, un libro que he intercambiado con Silvia. En el capítulo 7, ¿quiénes te apoyan?, Cubeiro cita a Seth Godín, experto en marketing, autor de la vaca púrpura, que leí el verano pasado, y de Tribus, un libro que me va a interesar leer.

Según Godín, hoy el marketing va de engancharse con la tribu, y de entregar productos y servicios CON HISTORIAS que se difunden. Definitivamente, me interesa ya.

Para él, toda tribu es un canal mediático, como lo eran antaño los periódicos, las teles, las radios, que se mueve por 6 principios

  • transparencia
  • solidaridad
  • crecimiento
  • colaboración
  • exclusión (de aquellos que no pertenecen)
  • y desarrollo (apoyando el desarrollo de los que sí pertenecen),

y que tienen 5 elementos:

  • un manifiesto,
  • un mecanismo fácil para la conexión de nuevos miembros
  • un mecanismo de interconexión de los miembros,
  • la idea clara de que la cosa no va de dinero,
  • y una forma de evaluar los progresos.

Yo lo leo y me vienen a la mente los amantes de las Harley, o del 600, o del mini, o los clientes convertidos en fans y apóstoles de la manzanita. Por alguna extraña conexión neuronal, tal vez tengo una ruta imperfecta, he conectado de nuevo con el movimiento “aprendemos todos”.

Hace un par de semanas escaso, el 26 de Julio, me volví a encontrar con Marina y Jaime en un acto que era encuentro y despedida, ya que se celebraba el cierre del espacio abierto de la fundación Tomillo, qué extraño juego de palabras, con el que estaba interesado en colaborar. Como no tenía vida previa allí no sentí pena. Simplemente pensé que esa era una puerta que no se iba a abrir para mí. Allí charlé con Marina, ofreciéndole mi apoyo para reactivar la comunidad, una palabra que para mí tiene más sentido que tribu, de aprendemos todos. Y me acuerdo de Javier Estefanía, amigo con el que he compartido ayer comida y charla, según el cual estamos cerrando los viejos lazos (mi sangre, mi religión, mi tribu), y para crear nuevas formas y espacios de vinculación personal.

En eso estoy, charlando por skype con Carlos, y me dice que él no está este año, recién aterrizado en Kansas City, Missouri, en búsqueda de nuevo trabajo y desarrollo profesional, para actividades non profit. Me hace gracia escucharle después de la aventura del año pasado con Prepárate Madrid, evento, como los fuegos artificiales, en el que colaboramos como voluntarios con una alta implicación.

Me quedo pensando que es cierto. Es muy diferente el evento, el fuego artificial, del desarrollo en el día a día de la iniciativa (el tran tran del tren). Y le animo a Carlos a ser de nuevo voluntario, qué bonito es ser voluntario, y apoyar “aprendemos todos” desde un blog que no llegó a activarse mucho, y crear de nuevo comunidad, desde las ideas (los valores), con historias pequeñas del camino (a modo de comportamientos observables, observados y compartidos). Vamos hablando de posibilidades, 2 familiares ligados con el mundo de la educación, una relación con su hermana y su cuñado que actualmente residen en México DF, un congreso en el que, por casualidad, se ha apuntado para la semana que entra, en el que se trabaja el eje Canadá, EUA, México, en ámbitos de negocio (full profit) y de sociedad (non profit).

Me acuerdo de las 3 esferas de la triformación social (el viernes me junté a comer con mis compañeros del curso pasado, liderado por Luis Espiga), y la separación de las tres esferas, legislativa, social y económica, con las tres leyes que le son propias (igualdad, libertad y fraternidad), y pienso que bien podemos hacer cosas aquí y allá. Aquí (en España) y allá (EUA y México), full profit y non profit.

Le dibujo un escenario de posibilidad a Carlos, que pasa en el corto plazo por el non profit y aprendemos todos, para mover una tribu en el tran tran del tren con su ayuda, y un escenario full profit con el tran tran del tren (y el cuentacuentos) aplicado en organizaciones de su nuevo entorno vital en los estates, gracias por la geolocalización, Carlos.

Y empezamos a dibujar nuevos escenarios juntos. En uno, tan bonito como interesante, nos juntamos estas navidades en Distrito Federal, con su hermana y su cuñado y con mis hijos. Y aprovechamos para una segunda ronda comercial (y lo que pasa 2 veces volverá a pasar una tercera) en México.

madrid df latam

Desde luego es maravilloso este nuevo espacio de posibilidades. Entro en Google y me pongo a trazar rutas que llevan (Canadá – EUA – México) y traen (México – España) de aquí para allá, como he hecho para estas vacaciones de agosto. Pienso en un mundo en el que el full y el non son compatibles, un mundo en el que las organizaciones se abren al concepto de la fraternidad, y en el que el espacio y el tiempo no son tan importantes. Sin querer, mi mente se ha echado al mar. Estoy creando nuevas realidades, nuevos espacios de posibilidad, navegando de aquí para allá, y pienso en una nueva ruta comercial a abrir. Una imagen de un barco me acompaña. Lógico, si tengo que cruzar el mar.

enbarcomon   Así lo vimos…

Y apuro el tiempo mientras preparo la mochila del viaje. La semana que viene me tomo vacaciones, para juntarme a una singular escuela de verano. Se trata de una escuela de padres. Un poquito el mundo al revés. Un montón de adultos que nos juntamos para ser niños… otra vez.

Si te parece bien, mañana te hablo de la iniciativa de “aprendemos todos” que tiene lugar la semana que viene en Prado Luengo, Burgos.

 

la e de oé corazon

laemonLos días que no tenemos nada especial que contar, a diferencia de lo que hacen en otros blogs, más cabales, nosotros seguimos contando cosas. Pueden ser interesantes o no, pero son nuestras cosas, pequeñas piedras que recogemos en el camino tan bonito que es la vida.

En un mundo en el que prima el resultado y los grandes objetivos cumplidos, lo grande, nosotros defendemos lo pequeño y el camino. De esta forma, siempre hay algo que contar, un resumen de lo vivido, lo más reciente, lo que nos ha pasado ayer, o hace un rato.

Por poner un ejemplo, según escribo estas líneas, en el correo me llegan en paralelo:

– una nueva funcionalidad de linkedin, para escibir posts,

– una invitación a participar en una actividad de la fundación el Arte de Vivir,

– y una denuncia de Avaaz denunciando una violación de unas niñas en la India.

Siempre, siempre tenemos algo que contar, si nos calzamos las gafas de nuestras creencias, de nuestras pasiones y de nuestros valores, los tres elementos que nos ayudan en nuestro cotidiano vivir a pensar, sentir y vivir la vida, en eso que se conoce como experiencias.

Hoy, en pleno proceso de lanzamiento de un programa que hemos denominado temporalmente “los fuegos artificiales y el tran tran del tren”, qué nombre más diferente, hago un zoom a varias piedras del camino.

Nuestros colores, azul, verde, rojo y amarillo, como el parchís, se han ido ordenando en estos tres añitos. El azul (valores, intangibles y elevados, como el cielo), el verde (como la tierra y el césped, como la vida sana), el amarillo, ese color que nunca me ha gustado mucho y que ahora acepto (en representación de la desinhibición, que facilita la comunicación, ese sol que nos calienta) y el rojo (la pasión, curiosidad que se convierte en creatividad, actividad de crear y de innovación), se han ordenado.

El azul arriba y el verde abajo conforman la vertical de la persona adulta. Antes no estaban así. 

4coloresorigen

El amarillo a la izquierda y el rojo a la derecha. Antes de una reunión con Tomás, el que fuera mi jefe en Aenor hace ya más de 15 años, cómo pasa el tiempo, Calimero, estaban justo al revés. Con Tomás, un día en su casa en Vitoria, qué parecido a victoria, repasamos el para qué de oé corazón, en su intención de facilitar el desarrollo de organizaciones innovadoras. En esa reunión pinté un cohete rojo en una página de esa agenda que me acompaña, y el cohete salía de la derecha, porque de alguna forma quería avanzar y no retroceder. Si fuese musulmán, o hebreo, ahora lo pienso, el rojo estaría a la izquierda. Todo es relativo si lo piensas bien.

coheteazul

En una reunión en Barcelona, con Joan Pau, amigo de Prepárate, reviví un proceso de consultoría en una organización cliente en el que los valores bajan a nivel de comportamientos. Del azul arriba, al verde abajo. Una flecha que lo representa.

azulverde

y hé ahí que nos encontramos con un proceso en el que empezando por el cuentacuentos, amarillo, subimos a los valores y el cielo, azul, para bajarlos a la tierra, al pasto, al verde, y que continúa, si todo va bien, y el ecosistema está iluminado y regado convenientemente, hacia el rojo de la innovación.

Trazo en el aire el dibujo y me encuentro oeste hacia el este, subimos al norte, bajamos al sur, acercándonos por el oeste a la pista de aterrizaje, y seguimos hacia el este, y con la fuerza que llevamos subimos, subimos, subimos, y hemos pintado una peculiar e.

lae3

Esta e, es la e de espíritu, una palabra que en el mundo de los negocios no se usa, porque suena mal. Desde nuestro comienzo, desde la constitución de organizaciones con espíritu y corazón s.l., cuyo acrónimo es oé corazón, reconocemos el elemento espiritual de una organización, un componente que se hace muy visible cuando en una organización las personas vivimos los valores de la organización.

En ese ejercicio, todas las personas contribuyen a la creación de un hoy mejor, ayudando a crear, a hacer cierto en la tierra algo que sólo estaba en el azul del cielo, y en un primer pensamiento de alguien relacionado con algo que podría llegar a ser.

Han pasado tres años de aquella reunión con Dani Beteta en Gestamp Toledo, qué bueno, Dani, en la que se origina el nombre de nuestra organización, en una reunión en la que un cuadrado se convirtió en 4 triángulos representando la cabeza, el cuerpo, el corazón y el espíritu.

3 añitos, qué bonito número, en los que se va gestando poco a poco el significado de lo que hemos venido a hacer,  traer el azul al verde, los valores a comportamientos, y el cielo a la tierra,con un para qué y un desde dónde tan nuestros.

laemon   Así lo vimos…

La é de oé corazón se vive en el cuentacuentos, y en un proceso de bucear en el sí (que las personas formales denominan cumbres de indagación apreciativa), que dan forma a uno de nuestros programas diferenciales.

“los fuegos artificiales y el tran tran del tren” habla de 2 formas para elevar la moral, ilusión y energía de una organización, y para fomentar que la organización viva conforme a sus valores para traer el cielo a la tierra, y el azul al verde.

habla de una de juegos artificiales (un evento en el que desarrollar y juntar toda la energía positiva y voluntades del sistema) para empezar,

y de la energía del tran tran del tren (la fuerza del acompañar en el día a día), por medio del cuentacuentos, para afianzar esa nueva forma de trabajar desde las personas, desde lo positivo, desde las fortalezas y el sí.

si quieres más info siempre te puedes bajar una de nuestras presentaciones. Cualquier día de estos cuento una historia sobre la magia de la plastilina.

 

juegos artificiales y el tran tran del tren